¿Quién me paga a mí?


Víctor Angel Fernández
Víctor Ángel Fernández

Víctor Ángel Fernández

Sobre el tema de la contratación de atletas cubanos, para insertarse en equipos fuera de Cuba se ha venido hablando –y ejecutando—en los meses más recientes, no obstante, en mi opinión, con tardanza en función de las realidades del mundo exterior.

Están aprobadas regulaciones, se firman varios convenios, aunque el desconocimiento o el descontrol, hayan llevado a un par de situaciones realmente desagradables, ambas de dominio público y aún con sombras sobre lo explicado. El béisbol, el voleibol y el ajedrez, retoman intentos previos, también del voleibol y en momentos más antiguos, con el baloncesto y el pequeño experimento que no fructificó, en equipos latinoamericanos de ese deporte.

Como era de esperar, estas decisiones han traído toda la gama posible de opiniones en las conocidas peñas oficiales, en momentos de descanso de la jornada laboral o simplemente en una conversación callejera, sobre todo si la palabra “conversación” se le puede aplicar a esos espacios de abierta discusión cubana.

Un tema muy repetido, es el derecho que tienen esos deportistas, a recibir el pago total y la “obligación” del estado de cumplirlo, pues, como se aduce, lo obtenido en el contrato, no es más es el fruto de su propio esfuerzo del atleta, para lograr jonrones, remates, ELO, o también encestes, carreras, saltos o disparos, cuando un día, estas opciones se amplíen a toda la gama de deportes practicados en Cuba.

La explicación más socorrida para esa propuesta del “todo a la cuenta del competidor” es que las grandes figuras del deporte profesional en el mundo, lo hacen así mismo y se llevan a sus casas o a sus balances bancarios, el total de lo que dice el contrato.

No me imagino si esa posición se debe a ingenuidad, desconocimiento o a la peligrosa unión de ambas, pero buscando sólo un poquito de información es fácil refutar el argumento. Un par de ejemplos.

David Beckham, ya con el declinar de su carrera, al salir del Real Madrid hacia un desconocido equipo de Soccer en Estados Unidos, pues allí el nombre genérico de fútbol se le aplica a otro deporte, recibía un contrato muchísimo menos jugoso que en Chamartín, pero la nueva cláusula firmada, le permitía quedarse con la mitad de su contrato de publicidad, que hasta ese momento engrosaba las arcas del equipo merengue. En simple conclusión: no todo era de él.

El segundo ejemplo se puede aplicar a decenas de jugadores que, también en el ocaso, se ven obligados a “alargar” su vida deportiva en innombrables equipos de Dubai, Qatar, Turquía, Corea del Sur, pues al parecer, sus grandiosos salarios anuales como parte de la galaxia del más universal de los deportes, se va por algún agujero negro o en “la verdad verdadera”, no es tanto o tan significativo, lo que va a sus bolsillos.

Representantes, publicistas, cazadores de talento, entrenadores deportivos y comunicacionales, personal administrativo de los clubes, incluido el fisco, son los reales receptores de la carne limpia y los mejores cortes en el grueso del contrato. La testaruda vida demuestra que casi ninguno de ellos, al final de su carrera llega a formar parte de los selectos clubes de FORBES u otras publicaciones dedicadas a la farándula adinerada del mundo. Mientras que una buena cantidad, cierran su recorrido vital como grises entrenadores, de algún perdido equipo en una ignorada ciudad del país que los vio nacer y los aplaudió hasta el delirio.

Pero entonces al hacer el análisis de los deportistas cubanos, se olvidan, valga la redundancia, de la realidad cubana.

Vale la pena recordarles a los de corta memoria, que en Cuba, de forma GRATUITA, la progenitora del deportista empezó a recibir cuidados –no olvidar que los pagamos todos nosotros y además, con mucho gusto, como razón de nuestro real y deteriorado salario— desde que ese atleta era un simple embrión. El tratamiento, al igual que para todas las cubanas, incluyó vacunas, chequeos dentales, reforzamiento de la dieta, canastilla, reposo y licencia de maternidad completamente pagada, sin el miedo –una constante en el mundo—a perder el trabajo por ese estado natural de la mujer. Todo con extrema profesionalidad, incluido el parto hospitalario controlado. El niño o la niña desde el primer día, asimismo recibieron, vacunas y atención médica especializada. Casualmente, como al descuido para los desmemoriados, todo ese proceso es reconocido por instituciones internacionales y ubica a Cuba, país lleno de dificultades e incomprensiones, en el tope de la lista de los mejores países del mundo para que una mujer pueda embarazarse y culminar exitosamente su parto.

Luego vendrá el círculo infantil, el jardín y la enseñanza primaria. Todo, a veces se olvida, de forma gratuita. Ya en esa etapa comienzan los sistemas competitivos cubanos: categorías 7-8 años; 9-10 años; 11-12 años; 13-14 años; juveniles, cadetes, sub 20, sub 21 o sub 23. También Juegos Escolares Nacionales, Juegos Juveniles Nacionales, campeonatos nacionales de cuanto deporte se practica en Cuba y, repitamos el tema, ninguna de esas categorías, hablando en buen cubano, produce un quilo partido por la mitad. Pero el Estado cubano, léase, cada uno de nosotros, realiza las erogaciones, no obstante los errores y las reales insatisfacciones que existan.

No dejar de lado las escuelas deportivas especializadas en todos los niveles, desde el básico hasta el superior, donde esos atletas se superan y al final de su vida deportiva poseen un título para que la insuficiencia competitiva muscular, no los tire al olvido, como es común en la actualidad del mundo o también lo fue en nuestra querida Cuba del siglo pasado.

Profesores, sicólogos, entrenadores, médicos generales o especializados, con destaque para la reconocida ortopedia cubana. ¿De cuánto es la inversión? Pelotas, bates, uniformes y guantes. ¿Cuál es el monto de los gastos? Bicicletas, pistolas, sables, tabloncillos, terrenos sintéticos, pizarras electrónicas, transmisiones radiales y televisivas. ¿De dónde sale el dinero? Viajes, villas, dietas, sustento. ¿Quién los paga?

Un día, al pasar 15 o 20 años, un atleta se convierte en el punto de mira de los cazatalentos. Se prenden las luces, comienza la carrera. En ese tiempo transcurrido, estuvieron recibiendo licencias deportivas, y en los casos más destacados casas y autos, además -desde que se implantó la nueva y justa política de estímulo- de salarios y primas por actuaciones relevantes, gastos que, repito, son pagados entre otros componentes, con la parte del salario que el resto de los cubanos no recibimos. Y aquí tampoco debe obviarse que investigadores, científicos, profesores universitarios y obreros de altísimo rendimiento, no reciben esos reconocimientos, aunque en la vida diaria aportan miles y miles para que, entre otros rubros, se mantenga el deporte a todos los niveles.

Llegado el momento, algunos deciden hacerlo por cuenta propia y probarse en la Gran Carpa norteña, aunque sean sometidos a la abierta discriminación, por el simple delito de haber nacido en la Isla que costeó su formación –no son especulaciones, lo dicen el contrato y las leyes que, del lado de allá del charco, casualmente, meten la política dentro del deporte, no obstante ese tema estar siempre asociado a las posiciones desde dentro del verde caimán—otros, en tanto, se mantienen en el esquema cubano y poco a poco se van insertando en esas posibilidades de examinarse en otros niveles.

Regresando a la tan citada experiencia mundial, los Messi, Cristiano, Neymar y compañía, no han tenido ninguna de esas bondades estatales, pero sus representantes, los verdaderos ganadores del premio gordo, dejan bien claro que su dinero puede ser el último que entre al juego, pero será el primero en salir y, además, limpio de polvo y paja. Les propongo volver a ver Jerry Maguire, la película de Tom Cruise de 1996.

Para todos ellos, mi respeto por las decisiones tomadas, aunque con algunas no esté de acuerdo y, si tengo que escoger, me simpaticen más los que reciben un premio no tan alto y prefieren no ponerle precio a su dignidad, no obstante que esta última afirmación me traiga el desacuerdo de muchos lectores, pero debe ser también respetado mi derecho a dar opiniones, aunque sean discrepantes.

Lo que nunca aceptaré será que, en cualquiera de los casos, se soslaye el ladrillo –y mucho más de la construcción– que cada uno de nosotros ha puesto para que primero compitan, se exhiban en la vitrina, exista el interés, el contrato, más tarde la cifra numérica del mismo y que después vengan, los que se pintan de ingenuos y olvidadizos, a expresar, así gratuitamente, el derecho absoluto que tienen los deportistas cubanos de –usando expresiones cubanas— llevarse completo el gato al agua, porque fueron ellos SOLOS los que se lo ganaron.

Si así fuera y esas personas reclamaran su –cuestionado— absoluto derecho, a la hora de la repartición, el resto de los cubanos, también cuidando el suyo propio, pudieran preguntar: Entonces: ¿quién me paga a mi?

38 pensamientos en “¿Quién me paga a mí?

  1. Saludos, por ese analisis fue q subsistio la sociedad feudal. el feudalalista era el dueño de todo lo que crecía en su feudo. no, no, no el echo que hayamos nacido y formado en una sociedad de utopias, error de otros. despues, mi querido Victor, cada cual hace lo q mejor entiende. por eso existen las ciencias sociales.

    • Saludos Valladares, lo entiendo pero su análisis, con perdón sea dicho, es peor, o al menos muy exagerado. Si un club forma a un jugador, sea donde sea puedes estar seguro que ese jugador no se irá así como así al primer contrato que le pongan delante. Eso es feudalismo?, no, capitalismo, porque el atleta es vendido como simple mercancía, (no lo lee Ud todos los días?. Nosotros después de muchas reticencias, pues no veíamos bien esto, salimos al mundo, y tenemos que ser compatibles con sus reglas, escritas y no escritas. Es justo que el INDER o la federación sean retribuidos en parte por sus esfuerzos.
      Por otra parte tampoco comparto la tesis del periodista en cuanto a las “gratuidades”, en mi opinión totalmente absurda (por eso le dije que lo entiendo), ni creo que sea esa la intención del gobierno. Los derechos que hoy disfrutamos son derechos recogidos en la Constitución que todos aprobamos y los deportistas como cualquier cubano tienen esos derechos sin condicionamientos.
      En fin, es muy justo que parte del monto del contrato sea para el INDER o la Federación porque ellos son sus preparadores y patrocinadores e incurren en gastos altísimos, además deben pagar impuestos, al menos que se pongan de acuerdo y en el descuento ya se incluya la OBLIGACIÓN TRIBUTARIA QUE ES LA OBLIGACIÓN DE TODO CIUDADANO COMO RETRIBUCIÓN DE LO QUE NOS ENTREGA LA SOCIEDAD INCLUIDA ESAS GRATUIDADES DE QUE HABLA EL PERIODISTA. ,

  2. Quizas Victor no tiene hijos que practican algun deporte y por lo tanto no sabe cuanto le cuesta a la familia apoyar a sus hijos en sus suenos de ser deportista. Los padrees son los que mantienen el deporte escolar y juvenil, se encargan de comprar todo lo necesario, pelotas guantes , bates, uniformes, zapatos, transporte, medallas,pagar a los arbitros en fin, el INDER no ayuda en el nacimiento de ese deportista, muchos talentos se pierden en el camino por no poder los padres costear los suenos. El INDER prioriza el alto rendimiento y la base esta completamente olvidada,

    • Debe ser por los padres que en Cuba florecen los talentos deportivos mucho más que encualquier otro país de sus dimensiones.
      ¿No será por un sistema educativo que no deja fuera a nadie, independientemente de quiénes sean y cuánto tengan sus padres y un sistema social y de salud que exluye la desnutrición infantil e inmuniza a todos los niños contra trece enfermedades sin que cueste un centavo a las familias?

      • En el deporte si pasa, si no tienes manera de apoyar economicamente te quedas fuera, la corrupcion tambien impera en la base donde muchas veces los regalos favorecen a ninos y jovenes, lo digo por experiencia propia.

  3. É muito perigoso e simplista este comentário que pretende comparar o que não é comparável.Na sociedade feudal el feudalista nunca se preocupou nem com a educação, nem com a saúde e nem tão pouco com aqueles que tinham fome.Será que o Jesus sabe o que é o”droit de cuissage”?

    • Muy bien dicho José en portugués! Cómo se le ocurre al Valladares comparar un feudo con nuestra sociedad actual?! Y menos la cubana!Èl es quien debería experimentar el “derecho de pernada”, a ver si le gusta la idea!
      Además de que lo explicado por Victor Àngel es clarísimamente transparente. Esa es la forma en que nuestra Cubita puede costear nuestros “derechos iguales” para tanta gente.
      Cada vez que me preguntan por qué somos “taaaan pobres en Cuba”, les respondo como Einstein: “…todo es relativo”. Y que matemáticamente, poco entre muchos, tocan a menos… Pero algo “tocan”!

  4. De acuerdo con Víctor Ángel, qué bueno sentir voces y pensamientos tan bien fundamentados y estimulantes.

  5. Iroel ese sistema deportivo y las políticas que rigen a este, también salen del lomo de los pocos padres que aportamos economía a esta sociedad, por ende es criticable que muchos de ellos no tengan dinero ni para comprarle un guante a sus hijos, es cierto que Cuba tiene muy buenos sistemas para incluir a personas de bajos recursos (entre ellos los que aportan y no reciben casi nada material y los que dan un palo al agua porque para que si otros pueden mantenerlos, ya sea el estado y sus familiares en el exterior), No podemos andar ciegos por ahí, hablando de una manera que da la impresión que que todo es perfecto, pongamos los pies en la tierra y reconozcamos que nos queda mucho camino aun para construir un socialismo sostenible,
    Saludos

      • Iroel el comentario era para ti, respondiendo al que dejaste tu (comentario: 18 mayo, 2015 en 16:26) no para víctor, lo que creo que me confundí en el lugar que lo deje.
        Saludos

    • NADA NUESTRO ES PERFECTO, PERO…
      Nadie con el salario de ningún país puede acceder a la vez a tantos servicios como hace el cubano: escuela con libros de texto y un maestro o profesor hasta la universidad (si tienes seso para el estudio o te aplicas); de cuyas escuelas te gradúas y no tienes que pagar un préstamo estudiantil de por vida; sales de ahí y te brindan una plaza de trabajo fija (el que sea), con derecho a vacaciones pagadas y seguridad que si te enfermas, te pagan el certificado médico al 60% de salario; un médico de familia en cada esquina más hospitales en cada canto de cada una de las provincias; usar zapatos buenos o malos, comer arroz diariamente, sea de 25 centavos o de 5 pesos (aún vale la mitad de lo que en Brasil), tener una Policía Nacional en quien confiar y una seguridad ciudadana envidiable; puedes contratar un abogado por un precio irrisorio sin el peligro de que te endeudes de por vida… En fin, son tantas cositas que sumadas hacen un cosón!!!
      Es que observando lo que veo en otros lugares, hay TANTAS cosas aparentemente estúpidas y dadas por sentado a los que tenemos acceso los cubanos, que tener internet y cable, es una bobería. Todos en el mundo trabajan mucho-mucho, para nunca-nunca ser rico.

      • Mutel por favor…, me Imagino que con eso de que “Nadie con el salario de ningún país puede acceder a la vez a tantos servicios como hace el cubano” sea una metáfora y no un texto literal, tenemos que dejar de generalizar tanto, porque las personas pueden tomarnos por fanáticos inquisidores del XXI y ya bastantes armas tiene el imperialismo como para añadir nosotros ignorancia al fuego, le sugiero que se enfoque mas en nuestros problemas serios aun sin resolver y menos a compararnos para ver si estamos mas o menos jodidos que ellos, porque la realidad es que nuestros jóvenes profesionales que trabajan en cualquier sector de nuestro estado socialista aun no pueden comparar una casa a pazos con su salario, para poder formar las futuras familias que tanto necesitamos, en nuestra cada vez mas envejecida sociedad.
        Saludos

      • MICHEL: En ningún otro lugar CASI NADIE puede comprarse una casa a plazos ni sin plazos. Eso es una estupidez. El 99% de las personas viven una casa que no es propia, sino alquilada, que cuando el dueño dice “tienes que irte”, te vas y punto.
        No, tampoco la mayoría de los cubanos podemos costear un carro. En el resto del mundo también es igual. Solo que los que estamos en la islita “conocemos”, “sabemos”, y miramos el mundo “desde esa igualdad” que en el fondo queremos todos. Y lo que no te das cuenta es que “conocemos y sabemos de igualdad” es GRACIAS A LA REVOLUCIÓN que te ha enseñado a pensar… porque sino, ojos que no “ven”, corazón que no siente!
        AH! y mi apellido es MULET. Hay pocos, pero a veces duelen!

      • Disculpe por poner mal su apellido, fue sin intención… Mulet mi punto es que que nos queda mucho por hacer aun, para que nuestros jóvenes puedan (con su salario) comprar a plazos una necesaria vivienda (tampoco se pueden alquilar estos con sus salarios, pero no puse esta variante en la opción rápida que necesitamos en Cuba porque para ese estilo de vida se necesitan muchos mas inmuebles), una vez mas se concentra en decir lo que las personas con un poco de cultura ya sabemos de otros lugares del mundo, me refiero a que la mayoría de los jóvenes del primer mundo (y algunos el vías de desarrollo), que estos tienden a alquilar casas y no a comprar estas por plazos (ya sea por una causa y otra de sus respectivos sistemas) y sin embargo no le dedica una linea a reconocer siquiera que tenemos que logar cuanto antes establecer políticas para mejorar las condiciones de vivienda y familiares de nuestros jóvenes.La exhorto a que que no mire mis ideas tan literalmente y que se de cuenta que eso de que asegurar que casi nadie puede comprarse una casa a plazos en el primer mundo es un hecho y ni siquiera pensar que a lo mejor muchos de los jóvenes prefieren alquilarse que meterse comprar casas a plazo, es decir sus argumentos son un poco subjetivos, sobre todo para moralmente sentirse bien diciendo que pensar diferente a usted es una estupidez.
        PD: Lo de hablar de la revolución y eso no se a que vino, pero si coincido con usted en que gracias a la revolución (que no es mas que el fruto del sacrificio de todos los cubanos dignos que aportamos a esta causa) podemos hablar como personas civilizadas y un poco mas objetivas.
        Saludos

  6. Coincido plenamente con Víctor. Cuanto le cuesta al país formar los técnicos que han trabajado con esos niños, desde el humilde profesor de Educación Física de su escuela primaria, en las edades donde se desarrollan las cualidades motoras básicas que si no se logra en ese momento no se hará en el resto de sus vidas. Y com plantea Víctor, el resto de la sociedad que se pone en función del desarrollo de cada persona-
    Varios equipos de Grandes Ligas tienen academias en países latinoamericanos porque les resulta más barato preparar niños latinos que hacerlo en Estados Unidos.

  7. C…!!!!! Apreto el autor, a poco se remonta a la etapa de espermatozoide y ovulo. Pero al asunto, lo GRATIS no se cobra, ni hay que estar batiendo el cuero continuamente para recordarlo. Es una obligacion que el Estado asumio por su cuenta, dando en contrapartida al individuo el derecho correspondiente a recibirlo. Obligacion y derecho refrendados en la Constitucion y en las Leyes; una suerte de contrato entre el individuo y la sociedad. Agradecerlo, pero no estar sujeto.

    Cierto que los deportistas contratados en los circulos profesionales no reciben la totalidad de los contratos firmados. Los millones de dolares de disuelven en vericuetos de promotores, scouts y otros sujetos bien insertados en el sistema. Otros millones se esfuman en impuestos y en la vida requerida para figurar como estrella. Sin embargo, no veo apropiados los ejemplos de figuras retiradas; despues de todo, si fueron inteligentes, sus milloncitos le quedaron para convertirlos en inversiones.

    El Inder podria servir de agente como hasta ahora, pero seria bueno buscarle un balance al asunto. Experiencias hay de lo funesto de fungir como Juez y Parte. El atleta debe tener respaldo para ahora y para el futuro. Hablamos de atletas, figuras mas o menos aisladas, pero existen otros sectores integrados por cientos y hasta por miles con situaciones bien parecidas. Lo comun, ingresos en dinero fuerte, provenientes de contratos generalmente en el exterior. El tratamiento, completamente diferenciado, sin ajustarse a normas equilibradas. Diria que arbitrario e injusto. El Estado debe participar en los ingresos en justa medida, cobrar impuestos, imponer tasas y todos estaremos contentos. Quizas haya que hacer una legislacion al efecto, desconoco si en el Codigo del Trabajo se aborda el asunto aunque en todo caso no seria suficiente.

    Que hace diferente a un atleta de un musico u otro tipo de artista. Que lo distingue de un medico, de un arquitecto o de cualquier otro profesional cubano contratado en el exterior.
    Todos recibieron los mismos beneficios sociales. Todos van por la misma canalita y cada uno aporta lo suyo. Indague por curiosidad con los medicos bajo contrato en Brasil. Trato diferente es DISCRIMINACION monda y lironda. Los musicos traen tambien muchas glorias y mucho dinero y ellos funcionan con otras reglas mas ventajosas. Quizas no todos, pero unos cuantos disponen de jugosas cuentas bancarias aqui y mar afuera; viajan a su arbitrio sin estar en listas invalidantes en Inmigracion. Viajan con sus familias a pasar vacaciones al exterior. Funcionan como Empresas Privadas, se dan el lujo de hacer declaraciones a otros vedadas y hasta emigran y luego regresan con la aquiescencia de quienes excomulgan a otros.

    Me parecen muy bien las medallas alcanzadas en el Deporte. Dan mucho lustre internacional al pais. Lastima que no se obtengan medallas en cuestiones mas concretas como en los niveles de produccion agropecuaria y demas ramas de la economia. Vaya, en el Reino de Ese Mundo. Saludos.

      • Iroel, muy de acuerdo. Soluciones distintas para sociedades distintas pero se requiere que los integrantes de la sociedad, o al menos la mayoria, las consideren justas. Imposible conciliar todas las opiniones pero un primer paso es que: a circunstancias similares tratamientos similares. Voy mas alla, tratamientos refrendados por Leyes, no por instrumentos legales de menor nivel de Ministros u otros funcionarios que son GOBIERNO, NO ESTADO. Que, de paso, en Cuba se confunden con facilidad.

        Estoy convencido de que usted tiene mayor acceso a estadisticas e informes pero percibo que son miles quienes ejercen sus profesiones (y oficios) mediante contratos en el exterior en diferentes sectores y no reciben tratamiento igualitario ni en la proporcion de los ingresos ni en el tratamiento general como ciudadanos. Aclaro que no me refiero a nada truculento sino a otros aspectos laborales y migratorios de ellos y sus familiares. Aclaro nuevamente, un contrato de trabajo en el exterior es migracion temporal.

        Le aseguro que es un tema espinoso y bien molesto. Unos si pueden pero otros no, por que. Me resisto a creer que todo lo decidido por “instancias superiores” es perfecto y debe ser acatado como palabra divina. Tocare de soslayo un tema que ha motivado serio disgusto. Sin el menor deseo de motivar controversias llamo la atencion sobre el conocido tema de la estancia como acompanantes de los familiares de los medicos contratados en Brasil. Esta en el contrato y es contra los ingresos del medico. Sin embargo ha recibido todos los obstaculos posibles. Saludos.

      • Me gustaria que fuera mas explisito, mas claro……No entiendo la relacion ahora mismo.
        “El Maranon aprieta la boca, pero, eso no quiere decir que sirva para la EMORROIDES”

    • Así que “una obligación que asumió el Estado por su cuenta”?!

      Y en Cuba, quién es el Estado sino todos?! Por esa forma de pensar es que la producción agropecuaria no florece. Porque gran parte piensa …para qué voy a producir “para el Estado”? Y quién sino nuestros niños el círculos infantiles y escuelas que brindan almuerzo, centros de trabajo, hospitales y etc, se comen eso que se produce?A lo mejor no tienes hijo, pero hay sobrinos en tu familia, primos o hijos de tus primos. Es lo mismo que se explica con el deporte. Esas personas SOLAS, el 99.9%, se hubieran quedado en GANAS de ser DEPORTISTA!
      Esto nos muestra qué poco se sabe de Economía en Cuba!

      • Estimada Madeline: Y… , mire que si, no me arrepiento, “una obligación que asumió el Estado por su cuenta”. El Estado es una entidad juridica, con existencia fisica en un territorio e integrado por cierto numero de habitantes que concuerdan en intereses. El Estado representa al pais, unidad territorial, y recibe el encargo de sus habitantes, pueblo, de garantizarle a sus miembros seguridad y bienestar equivalente. El equilibrio entre ESTADO e individuo se refrenda en las Leyes. Mire de nuevo… Equilibrio. Los individuos aportan a un Estado que organiza el esquema general de distribucion de los recursos, los de todos. Si la Ley recoge un derecho del individuo y ese derecho implica un gasto publico, el individuo queda liberado de sus responsabilidades particulares. Concuerdo en que debia agradecerlo siendo mas eficiente, pero si le da por ser ingrato, es cuestion moral y hasta ahi.
        En Cuba la practica tiende a confundir terminos, Estado, Gobierno, Sociedad, Ley, Derechos se sustituyen y entremezclan; pero conste, tratan de lo mismo pero no lo son. Finalmente se desea velar tanto por el bienestar del individuo que la persona queda anulada.
        Supongo que a usted realmente no le importe si tengo hijos o no, pero bien, tengo cinco hijos, cuatro universitarios graduados gracias a las facilidades ofrecidas por el Estado cubano, es decir, gracias al esfuerzo suyo y al de varios millones mas. Por supuesto al mio y al de la madre que asumimos junto al resto de FAMILIA, la pesada carga de hacerlos hombres y mujeres de bien en medio de tantisimas dificultades espirituales y materiales que sufrimos los cubanos. O es que para usted la familia carece de valor. Ah!!! y nuestra tarea fue GRATIS, SIN ESPERAR NADA MAS QUE SATISFACCIONES VIENDOLOS REALIZADOS, Caramba… y resulta que en su momento cada uno de ellos hizo lo que le acomodo a sus planes, cada uno tomo su camino. Por nuestra parte la familia jamas les ha reclamado nada. No se si el ESTADO tendra reclamaciones pendientes.

      • Saludos, y todavía ante estas realidades de la llamada revolución cubana, hay quien se sigue reconociendo como marxista leninista. Esta experiencia, que inauguro Lenin en Europa, Mao en Asia, fidel en America, esta mas q demostrada q ha sido un fracaso de proyecto social.

  8. Gracias a todos los que han comentado pues ejercen su derecho a opinar, igual que he ejercido el mío. Pero quisiera recordar que en este artículo y en otros de temas similares, nunca he dicho que nuestra sociedad sea perfecta. Todo lo contrario. Incluso en el mismo primer párrafo expongo que el proceso se comenzó de forma tardía.
    No estoy ajeno a los problemas y para los que preguntan, mis hijos hoy son mayores, pero también debimos ayudar en el área deportiva donde participó uno de ellos, al igual que diariamente se sigue ayudando.
    Precisamente, por todas esas ayudas de y a ese Estado que conformamos todos es que viene la idea central del artículo, pues es muy triste que luego de construir entre todos, venga alguien y se guarde el derecho de decir que este es SOLO el logro de él o de ella.
    Gracias de nuevo por las opiniones, tanto las favorables como las discrepantes, así es como se construye mejor, entre muchos y con muchos puntos de vista. No hay nada de qué asombrarse.

  9. Muy buen análisis y no menos bueno el comentario final del autor. Qué bueno recordar que el Estado no es un ente extraño, aunque algunos de sus funcionarios hagan mucho por hacerlo ajeno al pueblo. Asunto polémico, pero, con todas las imperfecciones y asuntos pendientes por resolver, la esencia está ahí. De nuevo, en otro plano, la eterna pelea de David contra Goliath. El gigantón, lamentablemente, no sólo tiene la fuerza bruta, sino también, lo mas peligroso, los dulces cantos que enturbian o endormecen las mentes de no pocos.

  10. La opcion de los oportunistas, (de apropiarse del fruto ajeno) y de los ignorantes, que hablan como cotorras amaestradas; casi siempre haciendoles el juego a los poderozos, no reconocen algo tan obvio y tan logico como lo que espreza, Victor A Fernandez.
    Todo lo critican y en todo le dan la razon al poderoso y en contra del Estado (que somos todos) aunque al final de la carrera reconoscan que estaban errados.

  11. No sé quiénes ni dónde dicen que a los deportistas cubanos hay que pagarles el total de sus ingresos por concepto de contratos en el exterior y medallas. Al menos yo no he escuchado eso, lo que sí se reclamaba desde hacía mucho tiempo es que ellos recibieran la mayor parte de sus ganancias por contratos y medallas como se aprobó en septiembre del 2013. Un ejemplo que pudiste haber puesto es que en varios países la mayoría de los contratos millonarios incluyen un impuesto del 50 por ciento y eso lo sabe mucha gente…
    Es penoso que siempre nos saquen por cualquier costado los de las gratuidades y de nuestra obligación a retribuirlas. Entiendo el sentido de su aclaración, pero, ¿hasta cuándo nos van a sacar en cara una conquista que es nuestra también y que es algo absolutamente normal para nosotros? A veces dan ganas de decir com Buena Fe: “No me regales más nada, déjame ganármelo yo, no me lo cobres luego a pedradas…” Ya para los universitarios existe el llamado servicio social que también puede ser entendible, al menos para mí lo es esta forma de retribución; pero lo que no se aguanta más, al menos mi generación, que ya ronda los treintialgo es que insistan con viejos discursos que hoy ya son completamente inadecuados.
    Lo que tenemos que conquistar es justamente o que nos falta. Para seguir con el tema deportivo, ¿para cuándo nuestra gran prensa empezará a dar noticias de los cubanos en las Grandes Ligas? ¿O sencillamente de las Grandes Ligas en general? Existen las ligas de fútbol, pero no la MLB, precisamente por estar insertados allí varios cubanos. El pasado domingo, milagrosamente, Tele Rebelde transmitió un partido de la MLB con el cubano Kendry Morales, no obstante haberle quitado ridículamente una vez al bate abriendo inning. Pero en cuanto a noticias cotidianas, los cubanos no existen allí, es decir, seguimos ocultando la información a contrapelo de lo que ha pedido, curiosamente, un alto dirigente de nuestro país… No aplaudo a los que deciden abandonar la posibilidad de integrar el equipo nacional por saltar a ligas foráneas, teniendo que dejarlo todo atrás, pero, cuidado, no por eso dejan de ser cubanos. ¿Para cuándo nuestra gran prensa criticará que no se permitan representar a nuestro país a esos destacados peloteros, voleibolistas, los del atletismo y otros tantos que quieren hacerlo, pero que por obra y gracia de nuestras barbaridades ya han dejado de ser cubanos elegibles… Aquí sí que mezclar política con deporte es un arte. ¿O es que se hará un experimento para el Clásico del 2017? Si fuera así, sería injusto con los que desde ya pudieran beneficiarse con la medida y participar en eventos muy importantes como mundiales (atletismo, este año) y los juegos olímpicos del próximo año. En fin, necesitamos otras conquistas, empezando por el campo de la comunicación, no solo esta de Internet, sino la que llega a la mayoría de los cubanos, esa mayoría que a pesar de lo que parece que se quiere en algunos temas, no está tan mal informada…

    • Primero, gracias por dedicar su tiempo a leer el artículo y luego comentarlo. Le expreso un par de opiniones.
      Puede que usted no haya escuchado a nadie hablar del tema, respeto su opinión,pero yo lo he oído bastante y también he discutido bastante sobre el particular. Eso fue lo que expresé.
      En cuanto a lo que dice de las gratuidades, sigo siendo defensor de ellas, que son parte intrínseca de nuestro proyecto social, pero creo firmemente que debe existir una retribución hacia atrás, por una razón sencilla: esos serán los aportes para que otros sigan disfrutando de gratuidades. Le recuerdo una frase martiana: al venir a la tierra todo hombre tiene derecho a que se le eduque y después, en pago, el deber de contribuir a la educación de los demás. O sea, deberes y derechos. de forma balanceada, y además no estuvo dicho por el INDER.
      En mi opinión es demasiado simplista eso de reducir algo a no me des nada gratis. Valga la canción de Buena Fe, pero por favor, no la saque de contexto.
      Por último, usted pregunta que para cuándo nuestra gran prensa va a ofrecer información sobre los resultados de los peloteros cubanos en MLB. Le pregunto yo a Usted: ¿Para cuándo la MLB en coordinación con el Departamento de Estado y el Departamento del Tesoro de los EE.UU. va a dejar de discriminar a los deportistas cubanos y limitarle sus derechos? ¿O es que esa parte de la historia tampoco la ha escuchado?

      • Nosotros no podemos esperar a que EE.UU. (en el caso de la MLB y en todos los casos) haga lo que le corresponde; primero tenemos que destrabar el autobloqueo de información y de todo tipo. Y sobre la canción de Buena Fe, claro que está llevada al extremo, era la idea para que no continúen sacándonos en cara lo que es nuestro y queremos, sino para conquistar lo que nos falta.
        Mis saludos respetuosos.

    • No le veo utilidad el dar tantas noticias sobre el deporte profesional de los Estados Unidos. No sé cual sería el beneficio para los deportistas y los aficionados cubanos. Es un mundo en donde se pondera el lucro y el individualismo.

    • “No me regales más nada, déjame ganármelo yo, no me lo cobres luego a pedradas…” de la canción de Buena Fe no tiene relación con el individualismo y egoísmo que usted pregona.

  12. Victor Fernandez; para usar una frase de la que abusan los deportistas !!!Estoy 110 % de acuerdo contigo!!!,
    No se de que modo hacen los cálculos algunos compatriotas, pero si le pagamos millones a los deportistas, quien les está pagando ¿El Estado Cubano?, !de verdad!, y de donde el Estado Cubano irá a sacar el dinero, pues necesariamente lo saca de mi salario y el del todos los compatriotas que tienen un elevado impuesto a sus ingresos para garantizar la renta social de salud, deporte y educación gratuita.
    En los últimos tiempos muchos deportistas se han convertido al mercantilismo más chocante, si de mi depende, pues se pueden ir todos del país, que queden solo los dignos de vivir en nuestra tierra, y se que algunos quedarán.
    Me preocuparía más si en vez de los deportistas emigraran los médicos, los profesores, los campesinos, los constructores….. en fin, muchos otros que sí son imprescindibles para vivir.
    Cualquier deportista que tuviese un poco de dignidad y responsabilidad debería estar preocupado de donde saldrá el dinero para formar a las nuevas generaciones de atletas, garantizarles la salud a ellos ya sus familiares, y compañeros que quedan en Cuba. Si eso no les preocupa, pues que se vayan y mejor que ni regresen más.
    Estoy por ver una peña deportiva en la que se genere un acalorado debate sobre cuanto le estan pagando al profesor de sus hijos, al médico, al juez…..,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s