Colombia: Parar la guerra después de la guerra


Iroel Sánchez

minas_antipersonal_0_0A veces son noticia, a veces nada más. Unos mueren, otros -casi siempre niños, casi siempre campesinos, casi siempre pobres- sufren amputaciones de una de sus extremidades inferiores y duelen en el paisaje de lo que fueron zonas de guerra, saltando con su única pierna, porque muchas veces ni para muletas, prótesis o sillas de ruedas tienen.

Es una imagen muy común en países que estuvieron envueltos en largos conflictos militares la de las víctimas de las minas antipersonales que siguen estallando años y décadas después de finalizada una guerra. En Colombia, aún en guerra, desde 1990 11.000 personas han resultado muertas al tropezar con ellas y se calcula que en los suelos de 668 municipios de los 1100 que tiene ese país se ocultan esos artefactos listos para explotar.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y el gobierno de ese país que negocian en La Habana en búsqueda de la paz han acordado un plan piloto de desminado en dos departamentos: Antioquía y  Meta. El proceso tiene seis etapas: selección de sitios, reconocimiento técnico con las comunidades, desactivación de las minas de manera conjunta, proceso de verificación y la entrega a la comunidad de las áreas despejadas.

De ser así, supondría en esos lugares un cese bilateral de fuego. Algo en lo que la guerrilla ha venido insistiendo desde que se iniciaron las conversaciones y a lo que el gobierno se ha opuesto, presionado por los militares y las fuerzas ultraconservadoras que lidera el ex presidente Álvaro Uribe.

“Para que se multiplique el piloto de desminado humanitario hay que llegar a un cese bilateral al fuego en aras de aliviar la situación de las comunidades. Pero mientras no se pacte un cese bilateral del fuego definitivo es difícil que pensemos en una descontaminación total de los territorios que hay con explosivos en el país”, señaló desde La Habana el Comandante guerrillero Luis Eliecer Rueda.

Aún no se alcanza un cese al fuego pero a quienes se oponen a él les será más difícil su labor después de este paso en el que guerrilleros y militares trabajarán juntos, vestidos de civil y desarmados, para que la guerra no siga cobrando víctimas después de que los fusiles hayan callado. (Publicado en CubAhora)

Un pensamiento en “Colombia: Parar la guerra después de la guerra

  1. Son los que se defienden los que pagan el costo de las guerras, los mas pobres , los campesinos, cuando los humildes se alzan en armas es porq ya no resisten el abuso, ya no soportan la iniquidad por parte del Estado q protege y estimula el acoso de terratenientes y hacendados contra los campesinos y esta confrontación seguirá latente porq los elementos desencadenantes del conflicto sobreviven al tiempo ,las aguas y los intereses de clase; y la geopolítica ahora q es el nuevo ingrediente q le han echado a la sopa y dentro de los elementos desencadenantes de este conflicto armado q ya lleva mas de 70 años de una guerra popular super prolongada en que las clases dominantes: Burguesía,Ejército y Narcotráfico han conformado un triángulo terríble al servicio de intereses exógenos que incluso han subastado la soberanía Colombiana dejándo que se instalen Bases Militares de los EEUU que al momento ya suman siete o nueve convirtiendo a la Nación Colombiana en territorio ocupado generando como lógica consecuencia en una forma de gobierno híbrido que ya no es de los Colombianos solamente si no que comparten el poder con los EEUU que la utiliza como cabeza de playa para la intervención militar en Latinoamérica es decir nuestra querida Colombia convertida en el patio trasero de los Yankys asi de facil y hay q decirlo con todas las letras ..y ésto pone en peligro la Paz hemisférica.. La instancia diplomática de los Diálogos en La Habana se desarrolla satisfactoriamente a pesar del Uribismo que desde sus inicios boycoteó toda posibilidad de Acuerdos con los grupos guerrilleros alzados en armas, pero basta una orden del Pentágono y se le baja el perfil al “Padrino” Alvaro Uribe recadero de la oligarquía Colombiana y Padrino del Narcotráfico y su expresión en armas llamados autodefensas . El paramilitarismo es un elemento incluido por el imperialismo para cometer fechorías y acusar a la gerrilla revolucionaria, sin embargo estos bandoleros no pueden ser convocados a las Conversaciones de Paz porq quienes manejan a Alvaro Uribe son los dueños de ese Circo de despropósitos llamado “EL PENTÁGONO”, pero los q si deberían hacer presencia en La Habana son los organismos Continentales como la UNASUR por el carácter exógeno del problema por el ejército de ocupación de EEUU acantonado con sus Bases a lo largo y ancho de su territorio porq la utilización de minas personales en la guerra vienen por parte del ejército Colombiano y una ofensiva diplomática de UNASUR ante la ONU podría estar generando la observancia de la prohibición de este recurso militar cuya Normativa prohibe .Y los elementos desencadenantes del conflicto superados a traves de una Constituyente en la q el pueblo Colombiano tenga la última palabra en la q se disponga la mas amplia participación democrática del Pueblo..es mas la próxima Cumbre Continental debería tener en cuenta el tratamiento de este problema de la guerra en Colombia que lamentablemente nos afecta a todos los Latinoamericanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s