Parece que envejezco


Víctor Angel Fernández
Víctor Ángel Fernández

Víctor Ángel Fernández

Debo empezar a preocuparme, pues en el decursar de este año 2015, en dos ocasiones he sido acusado de viejo.

No es que la condición de adulto mayor me preocupe, pues llevo con orgullo mis seis décadas de existencia y además, cada día mi vida cotidiana, me recuerda los números que pesan sobre mi cuerpo.

Lo realmente preocupante es la razón por la cual me han echado encima la acusación de adultez avanzada.

En ambos casos, se han referido a las características de mis ideas y de mis posiciones particulares, sobre temas que mezclan razones sociales y tecnológicas.

Aunque no lo desee, el conflicto generacional es casi una ley de la vida. Nuestros padres cuestionaron a sus mayores y, es obvio, que nuestros hijos tengan la misma posición de debate hacia nosotros. Es, al decir de Carlos Varela, la lucha cotidiana para que el hijo de Guillermo Tell tenga voz en la disputa.

Sobre todo, esas opiniones son muy válidas, cuando el accionar del adulto, se abroquela en concepciones pasadas, las cuales han perdido validez o son, de cualquier modo, insostenibles.

Confieso que estoy de acuerdo con la discrepancia y levanto manos y pies para apoyarla. Es más, me gusta promover el debate sobre el tema, incluso, cuando no haya solidez suficiente en los argumentos de las partes, pues pienso que la sola condición del intercambio, puede ser beneficiosa para todos, al permitir, como mínimo, conocer posiciones diferentes, en ambos sentidos. Creo que ayudan a corregir puntos de vista, y quién sabe, a lo mejor hasta llegan a mejorar las opiniones finales.

El caso es que en estas dos oportunidades a las que me refiero, no se ha debido esta discrepancia a la posible posición vieja u obsoleta que yo pudiera sostener, sino simple y llanamente, se expusieron porque yo difería con argumentos, por demás actualizados, de la posición de la otra parte que también tenía sus propias tesis.

Me queda una tranquilidad, nunca he utilizado como argumento en una discusión, la variante etárea, para conceder o restar validez a los argumentos del respetable contendiente.

Pero en el más reciente recordatorio, el otro ni siquiera viene al caso, ya dentro del terreno más socio-político, me preocupó no la acusación, sino la razón sobre la cual discutíamos.

Nos centrábamos en el tema de la seguridad, como componente primigenio del proceso de la informatización en Cuba. Los argumentos que me expresaron, fueron sencillos: para ustedes “los adultos”, la seguridad es el tema principal, pero para nosotros los más jóvenes, ese no es un elemento de mayor importancia, pues lo verdaderamente relevante, es la mayor inclusión posible y el acceso pleno a Internet, al igual que en todo el mundo. Esta última, una frase que no por manida y poco sustentable, deja de repetirse machaconamente.

Respeto los argumentos de otros, pero si no tenemos seguridad y, sin ser apocalítptico, por ese camino llegara a perderse nuestro proyecto social, con todo y sus imperfecciones, ¿de cuál inclusión juvenil estaríamos hablando? ¿Acaso la de navegación por Internet en Ayotzinapa?

Olvidó este actualizado joven, que la tasa de desempleo juvenil, en otros proyectos sociales, se ubica a nivel mundial en casi un 13%, mientras que las de los adultos, sólo llega al 5%. O que los jóvenes conforman el 24% de los trabajadores pobres. Mientras que la OIT, señala que las principales víctimas del desempleo a nivel mundial, son los jóvenes menores de 24 años.

En el caso de que la preocupación por la seguridad, no estuviera dirigida a proteger las conquistas cubanas, repito la pregunta: ¿a cuál inclusión nos referimos? La memoria puede tener las piernas tan cortas como se desee, pero llamo no sólo a mirar lo que sucediera en Cuba durante épocas ya pasadas, sino a lo que transcurre, día a día, en el mundo que nos rodea.

Los que me conocen, saben que respeto las opiniones de los jóvenes, tanto que soy copartícipe de cualquier intercambio de ideas y me gustan más las discusiones, mientras más opiniones discrepantes existan. Creo que ese es el único camino para perfeccionarnos o al menos, para aprender de las posiciones de todos.

En cuanto al lapso vivido, no es esa mi preocupación actual, creo que el conocimiento, su cultivo y cuidado permanente, son los auténticos componentes del problema. En ese entorno, la edad para mi es algo, de veras secundario.

11 pensamientos en “Parece que envejezco

  1. Desde Colombia los saludo y envío mi felicitación por este valioso artículo, que coloca las cosas en su sitio. Es importante que la juventud comprenda que no basta tener acceso a Internet porque en el capitalismo la anarquía del sistema hace que la información esté fuera de control e incida negativamente en todos los ámbitos de la vida. el problema no es la edad sino la visión clara que se tenga sobre estos aspectos. Ernesto Aristizábal Reyes.

  2. De acuerdo plenamente, no solo en la importancia de la seguridad informática, sino, sobre todo, en la importancia del análisis, la discusión, la polémica, la reflexión sobre asuntos tan complejos y definitorios del futuro, con la participación de los jóvenes.

  3. Excelente artículo, lo felicito Víctor. Efectivamente, conozco “viejos” con pensamiento siempre nuevo y en renovación, y jóvenes con pensamiento “viejo y estancado”. Por último, quiero referirme al empleo del verbo perfeccionar, en el siguiente párrafo: “Los que me conocen, saben que respeto las opiniones de los jóvenes, tanto que soy copartícipe de cualquier intercambio de ideas y me gustan más las discusiones, mientras más opiniones discrepantes existan. Creo que ese es el único camino para perfeccionarnos o al menos, para aprender de las posiciones de todos.” Considero se abusa del mismo e, incluso, es mal empleado; se han puesto a pensar que el objeto de nuestro análisis llegue a ser “perfecto” en algún momento, pues inmediatamente dejaría de serlo, es una cuestión de la dialéctica; por eso recomiendo se sustituya por mejorar, superar, desarrollar o algunos sinónimos más; disculpen si me extendí, muchas gracias.

    • Gracias por su comentario. Lo tendre en cuenta para próximos escritos. Creo que el camino de la perfección debemos emprenderlo todos, no sólo con el ánimo final de ser perfectos, sino con la esperanza real de ir mejorando, aunque sea pasito a pasito.

      • Agua de Dios, Cundinamarca, COLOMBIA, junio 01 de 2015 *A qué se llama “inclusión”.* Debo agregar, a mi anterior comentario al artículo PARECE QUE ENVEJEZCO, esta corta nota porque ¿qué llamamos inclusión? Inclusión no es solamente tener posibilidad de activar (prender) un computador a la hora que se quiera -como sucede acá en el capitalismo-, o de abrir la red de Internet en cualquier momento; tampoco es poder abrir cuantas páginas haya en ella. La inclusión implica poder orientar los contenidos y mensajes que circulan, hoy sesgadosa favor de las mafias del sector privado, y poderlos controvertir y modificar, algo imposible en el capitalismo neoliberal que destruye las conquistas alcanzadas por la civilización humana a través de tantos milenios. Es algo similar a la tan manida “libertad de prensa y de expresión” la cual se enarbola en el capitalismo por el solo hecho de existir miles de periódicos, radiodifusoras y canales de televisión, cuando todas y todos ellos responden a un mismo libreto. Por eso, pueblo cubano y juventud cubana: *seguridad, mucha seguridad*. Ernesto Aristizábal Reyes (profesor de matemáticas).

  4. La mayoria de los cubanos debe estar preparado para no sucumbir a la informacion tonta en Intenet.
    Lo peor es la creacion de la dependencia en esa parte de la poblacion para la cual el contenido no importa que de por si es la mas inclinada a ser manipulada.

  5. Cultura de Internet es lo que necesitan la mayoría de los cubanos y como pasar esta a sus hijos para no caer en las cosas malas de esta (como mismo le ensenamos a nuestros hijos que un cuchillo sirve para cortar el pan y que matar con el es inhumano), asimilemos podemos tomar por ejemplo otras culturas de primer mundo que ya conviven desde hace mas de diez años con ese medio.
    Saludos

  6. Te apoyo Víctor en esos comentarios, casualmente la pasada semana el sitio IDG.es, en una de sus notocias decía, “Más de 4000 millones de personas aun no se conectan a internet”, No comment.

  7. Victor;
    Recuerde que el Socialismo se cayó en bloque por cuidar más de la seguridad que del desarrollo tecnológico.
    Hablar de seguridad poniendo todos los huevos en la cesta de Microsoft parece una broma…

  8. Las apariencias a veces engañan🙂 !!!Que gran reto tenemos delante!!!, cómo lograr intercambiar y discrepar con respeto?….cómo aportar valor al intercambio? Tenemos que trabajar juntos, no queda otra

    Gracias por compartir esta experiencia……

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s