Que Francisco crea o no en su propio discurso es irrelevante


Atilio A. Borón

FranciscoDiscursoMovimientosPopulares_CapturaYoutube_090715Después del discurso de Francisco ante el Encuentro de Movimientos Sociales no tardaron en surgir voces advirtiendo que sus palabras no debían tomarse en serio habida cuenta de la larga historia de la Iglesia como guardiana del orden capitalista y responsable de incontables crímenes.

Se imponía la incredulidad e, inclusive, una vigilancia militante para evitar que el mensaje papal frustrase el ansiado desarrollo de la conciencia crítica de los pueblos oprimidos. Discrepo de esas opiniones. Es más: creo que éste no es un tema que debería preocuparnos.

Desde el punto de vista de la construcción de un bloque histórico anticapitalista –aunque no desde la abstracción de un juicio ético– el hecho de que Francisco crea o no en su propio discurso es irrelevante y no tiene sentido discutir aquí. Lo que sí interesa es que esas palabras fueron vertidas en una importante reunión de líderes y dirigentes sociales latinoamericanos y que alcanzaron de inmediato una impresionante resonancia mundial.

Que el Papa diga que el capitalismo es un sistema agotado, que ya no se lo aguanta más, que el ajuste siempre se hace a costa de los pobres, que no existe tal cosa como el derrame de la riqueza de la copa de los ricos, que destruye la casa común y condena a la Madre Tierra, que los monopolios son una desgracia, que el capital y el dinero son “el estiércol del demonio”, que se debe velar por el futuro de la Patria Grande y estar en guardia ante las viejas y nuevas formas de colonialismo, entre tantas otras afirmaciones, tiene efectos políticos objetivamente de izquierda que son de una importancia extraordinaria.

Claro, todo esto ya lo habían dicho Fidel, el Che, Camilo, Evo, Correa, Chávez y tantos otros en la teología de la liberación y el pensamiento crítico de Nuestra América. Pero sus juicios eran siempre puestos bajo sospecha y toda la industria cultural del capitalismo se abalanzaba sobre ellos para burlarse de sus certidumbres, descalificándolas como productos de un anacrónico radicalismo decimonónico. Las tecnócratas al servicio del capital y los “biempensantes” posmodernos decían que aquellos nostálgicos no comprendían que los tiempos del Manifiesto Comunista habían pasado, que la revolución era una peligrosa ilusión sin porvenir, y que el capitalismo había triunfado inapelablemente.

Pero ahora resulta que quien lo cuestiona radicalmente, con un lenguaje llano y rotundo, es Francisco y entonces ese discurso adquiere una súbita e inédita legitimidad, y su impacto sobre la conciencia popular es incomparablemente mayor. Con sus palabras se abrió, por primera vez en mucho tiempo, un espacio enorme para avanzar en la construcción de un discurso anticapitalista con arraigo de masas, algo que hasta ahora había sido una empresa destinada a ser neutralizada por la ideología dominante que difundía la creencia de que el capitalismo era la única forma sensata –¡y posible!– de organización económica y social. Ya no más.

El histórico discurso de Francisco en Bolivia instaló en el imaginario público la idea de que el capitalismo es un sistema inhumano, injusto, predatorio, que debe ser superado mediante un cambio estructural y que, por eso, no hay que temerle a la palabra revolución. Dejemos que filósofos, teólogos y psicólogos se entretengan en discutir si Francisco cree o no en lo que dijo. Lo importante, lo decisivo, es que gracias a sus palabras estamos en mejores condiciones para librar la batalla de ideas que convenza a todas las clases y capas oprimidas, a las principales víctimas del sistema, que hay que acabar con el capitalismo antes que ese infame sistema acabe con la humanidad y la Madre Tierra

13 pensamientos en “Que Francisco crea o no en su propio discurso es irrelevante

  1. Desde luego que es irrelevante y mas los medios que deben seguir respetando
    a Francisco o se le destruye la base ideologica judio-cristiano del sistema.

  2. Estoy plenamente de acuerdo con Atilio Boron en la irrelevancia que apunta, pero mi opiniòn personal es que en alguna medida este papa cree en lo que dice, y que no sòlo es una táctica para detener el éxodo y sumar fieles, aunque para eso también sirve el cambio del discurso papal. Por lo demás, lo que dice con respecto al orden actual es tan evidente que sòlo se puede ver como un escándalo que se siga ocultando y en todo caso sus palabras funcionan como un detonante importante de ciertos círculos de creyentes y otros no creyentes…aunque ya, y desde hace mucho tiempo, el escándalo nada importa a la derecha más obtusa que se sabe dueña del poder y de la economía mundial…Como dijo cínicamente un gran representante de los multimillonarios: esta es una guerra y la estamos ganando nosotros…Lo que no se ve aún es el modo de ganarla desde la otra orilla y a ello contribuye en algo este papa, literalmente caído del cielo…

  3. Complicado, mas ao menos que seja o papa a dizer estas verdades em tempos de profunda crise moral e social do sistema vigente capitalista. Grande tarefa pôr os cardeais do Vaticano a pensar e a agirem em conformidade (sabe-se que constituem um grupo tradicionalista-reaccionário e onde andarão agentes da cia vindos do tempo da colaboração do papa polaco), os bispos (sempre ligados à politica dos ricos, senão podem seguir o caminho de D. Romero) e os padres (que como grupo já quiseram ser operários e camponeses e foram desautorizados e proibidos, senão assassinados). Em todo o caso é um bom começo e uma ajuda para as forças e os povos progressistas de países católicos, em especial na américa do sul. Mas as suas palavras recentes não tiveram eco de maior na europa onde a religião é a do dinheiro e da tecnologia a-social e não-ética que aliena os crentes e subjuga toda a sociedade.

  4. El problema de Atilio A. Borón y Cia, radica en donde encontrar “lideres” y “naciones” que sirvan de ejemplo a ese movimiento anticapitalista mundial, solamente unos dias atras, toda la izquierda internacional, proclamaba al Primer Ministro Griego, Tsipras, como su ejemplo.

    Hoy el Gobierno Griego de Tsipras, aprovo las propuestas que estaban rechazando desde hacia cinco meses y que llevaron al pueblo griego a las urnas, de manera democratica y libre, se dijo bien claro y fuerte NO a las propuestas, Tsipras, le da la espalda a todos sus seguidores y a la mayoria del pueblo.

    Según una encuesta de Bridging Europa, la friolera de 79% de los encuestados dijeron que están en contra de la tercera propuesta de rescate del gobierno griego, con un 74% más dice que ellos creen las propuestas del gobierno griego van en contra del 61% de los griegos que han votado “No” en el referéndum.

    Los ejemplos de Tsipras y el Papa Francisco, son las razones por las cuales, el llamado movimiento anticapitalista mundial, no acaba de “despegar”, muchas palabras, muchos manifiestos, pero al final uno le da la espalda al pueblo y el otro sigue viviendo como un “supercapitalista”.😉 Saludos🙂🙂🙂

  5. ¿En qué parte del discurso dice Bergoglio que no hay que temerle a la palabra revolución? Reconozco que suena rompedor y entiendo que pueda animar las esperanzas de la oprimida y explotada clase trabajadora y campesina latinoamericana, tan marcada por la fe católica, pero no puedo por menos que desconfiar de las intenciones, ya no del propio Bergoglio, sino del estado Vaticano y la institución a la que representa. ¿Se van a aplicar esa revolución ellos mismos, o más bien pretenden llevarse al rebaño a su redil con su discurso, apoyado por el mejor marketing de dominación cultural que ha conocido la historia? Sí, habla de cambios, pero ¿cuántos cambios prometidos se han quedado en simples lavados de cara, en cambios gatopardianos? Por desgracia la historia nos enseña que ningun cambio prometido ha revertido el orden imperante ni ha desposeido a la clase dominante de la propiedad y riqueza usurpada durante siglos de saqueo para repartirlas entre todos, lo que no es sinónimo de pesimismo sino de la necesidad de aprender de la historia. Pienso que el Papa hilvana habilmente un discurso que puede “sonar parecido” al marxismo, pero obviando totalmente lo que significa la lucha de clases o la propiedad privada de los medios de producción (el simple concepto de clase p. ej. no lo nombra ni una vez), obviamente no es marxista ni va a tirar piedras sobre su propio tejado. Me temo que lo que viene a decirle a los oprimidos es “únanse, sean solidarios, construyan juntos por su futuro, por su comunidad (muy bien), pero no se me desmadren con ideas comunistas ni cosas por el estilo”, en cambio a los ricos no les pide que devuelvan lo robado y se pongan a trabajar al mismo nivel que los explotados (que dejarían de serlo).

    Esta frase de su discurso creo que resume bastante bien lo expuesto “La Iglesia, sus hijos e hijas, son una parte de la identidad de los pueblos en Latinoamérica (cierto, pero para desgracia de esos pueblos, aunque lo hecho con anterioridad ya no se puede cambiar, y parece advertir: “¡No se olviden!”). Identidad que tanto aquí como en otros países algunos poderes se empeñan en borrar, tal vez porque nuestra fe es revolucionaria, porque nuestra fe desafía la tiranía del ídolo dinero.” Bien, que me explique alguien qué poderes de los que imponen la tiranía del dinero (¿los que siempre han ido de la mano con la Iglesia Católica, se refiere a esos?) se empeñan en borrar la identidad de la Iglesia en Latinoamérica, porque “su fe es revolucionaria ya que desafía la tiranía del ídolo dinero”. Claramente el mensaje de esto último viene a decir que lo único revolucionario y que desafía la tiranía del dinero es la fe católica, y no toda la historia de análisis y práctica revolucionaria basada en el marxismo. Creo que hasta que no sustituyamos la fe por el razonamiento, el creer por el pensar, no va a haber dios que cambie las estructuras del capitalismo.

    Por cierto que no es la primera vez que la Iglesia Católica se “atreve” a cuestionar y criticar el capitalismo. En la siguiente encíclica de Pablo VI (http://w2.vatican.va/content/paul-vi/es/encyclicals/documents/hf_p-vi_enc_26031967_populorum.html) lo hace bastante explícitamente, entre otras: “Capitalismo liberal 26. Pero, por desgracia, sobre estas nuevas condiciones de la sociedad, ha sido construido un sistema que considera el provecho como muestra esencial del progreso económico, la concurrencia como ley suprema de la economía, la prosperidad privada de los medios de producción como un derecho absoluto, sin límites ni obligaciones sociales correspondientes. Este liberalismo sin freno, que conduce a la dictadura, justamente fue denunciado por Pío XI como generador de «el imperialismo internacional del dinero».” No veo que desde entonces hayan cambiado a mejor ni la Iglesia Católica ni la sociedad, ni las condiciones de saqueo, explotación y opresión de los pueblos.

      • Leí el discurso del papa, que es lo que está en el enlace que me pones, y por supuesto que lei la nota de Atilio Borón que publicas aquí. No veo lo negativo de desconfiar de los discursos bonitos, incluso que suenen revolucionarios, salidos de los poderes que histórica y sistemáticamente han oprimido a los pueblos, ni de lo que llama “vigilancia militante para evitar que el mensaje papal frustrase el ansiado desarrollo de la conciencia crítica de los pueblos oprimidos”. ¿Porqué precisamente ahora que esa conciencia va creciendo, y que la Iglesia Católica ha perdido parte de su nefasta influencia, hace falta que la retome? Me temo que lo que pretende la Iglesia es influir en los procesos de cambio ya iniciados y en los que pueden estar por venir, para pastorearlos a su manera.

      • Precisamente lo irrelevante de todo esto son las propias palabras del Papa, que no es más que el representante de una gran empresa capitalista que es la Iglesia Católica. Venirnos con el cuento del Papa revolucionario comunista es otra engañina de los trotskos que han sido siempre el caballo de Troya de la burguesía dentro de la clase obrera.

  6. Totalmente relevante. Francisco no habla por hablar. Es totalmente consciente de lo que está diciendo. Las atrocidades y desviaciones que ha tenido la iglesia en su devenir no van a ser eternas. Vendrán, están llegando, hombres probos con orientaciones correctas para los que aún creemos. Se van decantando las ideas y se impondrá la razón. Válido para el proceso de paz en Colombia…. A pesar de tanto “monseñor”.

  7. “¿Por qué el Papa visita a pueblos que se revelan contra el capitalismo y no viene para Guatemala u Honduras a denunciar a este sistema que nos mata?, se pregunta un dirigente campesino católico, indígena quiché, al comentar la visita de Francisco I a Ecuador, Bolivia y Paraguay, y el II Encuentro Mundial de Movimientos Populares con el Papa, realizada en Santa Cruz, Bolivia.

    Esta pragmática interrogante motiva a reflexionar, más allá del temor de creyente o del sentimiento de culpa, la histórica correlación del poder político-económico hegemónico occidental y el poder hegemónico espiritual.”

    “(…) En este contexto de entropía evidente, los agentes del sistema-mundo-occidental nominan como Papa a un católico latinoamericano (región donde se encuentra más del 40% de católicos del planeta, reservorio de cuantiosas riquezas naturales y culturales que el sistema necesita, y donde la rebeldía popular al saqueo comenzó a dar pasos). A Francisco I lo sentaron en la silla papal con tareas puntuales: Persuadir y moderar a los pueblos creyentes opuestos a los designios caprichosos del Imperio de las corporaciones. Evitar que fenómenos de rebeldía como el de Bolivia, Ecuador, Cuba (para septiembre próximo está la visita del Papa a Cuba) o Venezuela, se consoliden como referentes éticos y políticos a seguir en el mundo. Él tiene la misión de domesticar a esos pueblos rebeldes mediante la espiritualidad y moral cristiana de la “humildad”, “mansedumbre”, “prudencia”, etc. Por eso dijo en Bolivia: “La ideología desune. Sólo la fe y la humildad une”.”

    “Eh aquí algunas de las razones del por qué el Papa no va a desenmascarar y a denunciar públicamente y en persona a los agentes económicos y políticos del sistema-mundo-occidental-cristiano-capitalista. No va a los EEUU, Guatemala, Honduras, o África, porque allí no peligra la vigencia boyante del sistema neoliberal letal. En estos y otros países, aún la dosis de la creencia y obediencia cadavérica aún tiene su efecto para rato… El que no quiera ver, que no vea.”

    Leer más: http://servindi.org/actualidad/135070

  8. Me parece que es el mejor. Los anteriores bien pudieron manifestarse así y no lo hicieron. Solo sus palabras son un acicate para hacer reflexionar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s