Memoria de Adriano


Víctor Casaus
Adriano Rodríguez

Adriano Rodríguez

Para recordar en su partida la presencia de Adriano Rodríguez entre nosotros, traemos el momento, hermoso y simbólico, en que recibió el Premio Pablo, en el patio de las yagrumas, celebrando así juntos los primeros diez años de A guitarra limpia, el espacio creado para todas las generaciones y tendencias de la nueva trova cubana.

Junto a la obra del maestro Sosabravo recibió Adriano el diploma que lo definía de esta clara y justa manera en sus párrafos centrales:

trovador de muchas épocas,
que ha traído su voz hasta nuestros días
para enriquecer los caminos interminables
de la nueva trova cubana
 

“Dado con admiración y  amor, en la Habana Vieja, Ciudad de La Habana, Cuba, a los 22 días del mes de noviembre de 2008”, aquel diploma y aquel Premio expresaban también el cariño de las trovadoras y los trovadores que construyeron ese espacio de la imaginación y la belleza en el patio de Muralla 63.

El Premio Pablo ha sido otorgado en más de una veintena de ocasiones, “a personalidades e instituciones cubanas y de otros países que se hayan destacado en investigaciones, obras de creación y acciones encaminadas a promover y defender los valores de la identidad cultural y la solidaridad entre los pueblos”.

Allí Adriano nos expresó su agradecimiento emocionado “no solamente por haber recibido

el Premio Pablo, sino porque a través de muchos años jóvenes y viejos amantes de la música en general y de la trova en particular me han tratado con mucho cariño y respeto”.

Aquella tarde el periodista e historiador de la trova Lino Betancourt, que tuvo a su cargo la entrega del Premio, pronunció las palabras de elogio para el trovador: “hacemos justicia honrando a Adriano Rodríguez, quien a través del tiempo ha tenido la dicha inmensa de cantar con todos los grandes de la trova cubana”.

Adriano, recordó Lino, cantó con Sindo Garay y con Manuel Corona y un poco más acá con Silvio y Pablo, entre otros importantísimos músicos cubanos y latinoamericanos.

Este trovador, dijo, “nos ha honrado con su voz magnífica: ¡gracias por tu sabiduría, por tu ejemplo y las bellas virtudes que te adornan; gracias por tu hidalguía llena de cubanidad y patriotismo!; eres en estos momentos el gran patriarca de la trova cubana”.

Para recordar en su partida la presencia del trovador legendario entre nosotros, traemos esta Memoria de Adriano, este homenaje de las trovadoras y trovadores que han pasado, durante más de quince años, a guitarra limpia y corazón en mano, por un patio querido de La Habana Vieja.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s