Cuba: Palabra a la defensa


Roger Grévoul/Cuba Coopération

salim-libroEl académico Salim Lamrani, estudioso de Cuba, publica un nuevo libro titulado Cuba, parole a la defense!,  con un prólogo de André Chassaigne, Presidente del grupo Francia-Cuba de la Asamblea Nacional y miembro de honor de la asociación Cuba Coopération.

Roger Grévoul: Salim Lamrani, usted acaba de publicar un libro bajo el título Cuba, parole a la defense! ¿Qué nos puede decir al respecto?

Salim Lamrani: Todo empezó a partir de la siguiente constatación: Cuba es un tema mediático que suscita debates y controversias. Esto es particularmente cierto, sobre todo ahora con el proceso de normalización entre Washington y La Habana desde diciembre de 2014 y la visita histórica del presidente francés François Hollande a la isla en mayo de 2015. No obstante, conviene apuntar que sólo el pensamiento único sobre Cuba es aceptable. La isla se encuentra regularmente en el banquillo de los acusados y regularmente surge la tradicional retórica sobre la democracia, los derechos humanos y la libertad de expresión. Todo el mundo tiene derecho a la palabra, puede expresar su opinión y compartir su punto de vista, desde luego, siempre que señale con el dedo a Cuba y a su sistema y emita críticas negativas. Los cubanos de la isla, particularmente sus dirigentes, nunca tienen derecho a la palabra y, por consiguiente, no pueden hacer partícipe de su verdad y responder a los ataques, cuando son los principales actores del destino de Cuba. Por eso decidí dar la palabra a la defensa compuesta de diez personalidades cubanas e internacionales que han podido expresar su punto de vista en estas conversaciones francas.

RG: ¿Quiénes son estas personalidades?

SL: Conversé con siete figuras cubanas y tres personalidades internacionales para que compartieran su visión de Cuba, de su historia y de su futuro. Se trata de Mariela Castro Espín, Directora del Centro de Educación Sexual e hija del Presidente Raúl Castro; Ricardo Alarcón, presidente del Parlamento cubano de 1993 a 2013; Max Lesnik Menéndez, director de Radio Miami y fundador de la revista La Nueva Réplica; Miguel Barnet Lanza, presidente de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba; Eusebio Leal Spengler, historiador de La Habana; Abel Prieto Jiménez, ministro de Cultura durante cerca de quince años y en la actualidad asesor del presidente de la República; Alfredo Guevara Valdés, padre del cine cubano y del Nuevo Cine Latinoamericano; Wayne S. Smith, último embajador de Estados Unidos en Cuba; Jean-Pierre Bel, Presidente del Senado francés de 2011 a 2014 y actualmente asesor especial del Eliseo para América Latina y Álvaro Colom, presidente de Guatemala de 2008 a 2012.

RG: ¿Cuáles son los temas abordados?

SL: La idea del libro era dar la palabra a los cubanos y a los partidarios de la soberanía de las naciones y de la autodeterminación de los pueblos. No obstante, el principio fundamental era realizar conversaciones no complacientes.  Por ello se abordan los temas más polémicos en todas las entrevistas, sea la democracia, los derechos humanos, la libertad de expresión, las figuras de Fidel Castro y Raúl Castro y su presencia en el poder, los episodios oscuros de la Revolución Cubana, las discriminaciones, el espacio reservado al debate plural o la disidencia.

Se abordan también otros temas como las relaciones con Estados Unidos, las sanciones económicas, la actualización del modelo económico, la diversidad sexual, el papel de la comunidad cubana de Estados Unidos, la importancia de la cultura, la preservación del patrimonio arquitectónico de La Habana, el auge del turismo, la solidaridad de Cuba con los desheredados del planeta, el cine en Cuba, el relevo generacional a la cabeza del país, el futuro de Cuba y la integración latinoamericana.

RG: Subraya en su libro la paradoja de ver a Cuba, víctima de las pretensiones hegemónicas estadounidenses y asediada desde hace más de medio siglo, ubicarse en el banquillo de los acusados.           

SL: Efectivamente Cuba vive bajo estado de sitio desde hace más de medio siglo. No se ha librado de nada: unas sanciones económicas anacrónicas, crueles e injustas que afectan todos los sectores de la sociedad y a las categorías más vulnerables de la población desde 1960; una sangrienta invasión militar que orquestó la CIA el 17 de abril de 1961 y que causó cientos de víctimas civiles; una amenaza de desintegración nuclear durante la crisis de los misiles de octubre de 1962; la campaña terrorista más larga de la historia con más de 10.000 atentados planificados desde Estados Unidos que costaron la vida a 3.478 personas e infligieron secuelas permanentes a otras 2.099, así como daños materiales por varios cientos de millones de millones de dólares; sin olvidar una implacable guerra política, diplomática y sobre todo mediática contra su pueblo, sus dirigentes y sobre todo contra su sistema político y social.

Sin embargo la vindicta mediática señala a Cuba como culpable. ¡Qué constatación más extraña!

RG: ¿Cómo explica este ensañamiento contra Cuba? 

SL: El crimen imperdonable de Cuba es haber elegido el campo de los desheredados y haber ubicado al ser humano en el centro de su proyecto nacional procediendo a una repartición equitativa de las riquezas. El pueblo cubano propone a la humanidad una alternativa de sociedad eficiente, a pesar de los límites inherentes a todo proyecto edificado por mujeres y hombres, que muestra que los más humildes no están condenados a la indiferencia y a la humillación.

RG: André Chassaigne, presidente del grupo parlamentario Izquierda Republicana y Demócrata y del grupo Francia-Cuba de la Asamblea Nacional, es también miembro de honor de Cuba Cooperación. Redactó un hermoso prólogo a su obra.

SL: André, un gran amigo de la Revolución Cubana, me ha hecho el inmenso honor de asociar su pluma fina e incisiva a mi libro. Es un hombre que tiene la causa de los humildes y de los humillados en el corazón. Es sensible a la necesidad imperiosa de una mejor repartición de las riquezas y de ofrecer a los más vulnerables una vida digna. Como muchos de nosotros, ve en Cuba un símbolo de resistencia y de generosidad. 

Cuba, parole à la défense !

Paris, Editions Estrella, 2015

20€

ISBN : 9782953128444

Disponible en Amazon :

http://www.amazon.fr/Cuba-Parole-Defense-Salim-Lamrani/dp/2953128441/ref=sr_1_fkmr0_1?s=books&ie=UTF8&qid=1440191112&sr=1-1-fkmr0&keywords=Cuba%2C+parole+%C3%A0+la+d%C3%A9fense

Para copias dedicadas contactar con Salim Lamrani : lamranisalim@yahoo.fr

Contraportada

 

            Cuba, petite île de la Caraïbe, vit sous état de siège depuis plus d’un demi-siècle. Rien ne lui a été épargné : sanctions économiques, invasion militaire, menace de désintégration nucléaire, attaques terroristes et une guerre politique, diplomatique et médiatique contre son peuple, ses dirigeants et surtout son système politique et social.

            Pourtant, malgré son indéniable statut de victime, cette nation se retrouve régulièrement sur le banc des accusés. La rhétorique ressassée à son encontre par les grandes puissances occidentales et leurs relais médiatiques opposés au processus révolutionnaire est connue : droits de l’homme, liberté d’expression, démocratie. A la différence de tout tribunal digne de ce nom et respectueux des droits de la défense, Cuba est systématiquement privée de son droit à répondre aux attaques, à exposer ses arguments et à exprimer sa vérité.

            Parole à la défense ! Voilà le but de cet ouvrage qui donne la parole à d’éminentes voix cubaines et internationales qui proposent une vision alternative de la plus grande île des Antilles. Loin des rengaines médiatiques traditionnelles, elles proposent un autre point de vue sur Cuba, une société complexe, imparfaite, mais qui a le mérite d’avoir choisi le camp des déshérités et d’avoir placé l’être humain au centre de son projet national.

« Dans ce contexte, l’ouvrage de mon concitoyen auvergnat Salim Lamrani arrive à point nommé. Non seulement il nous permet de mieux comprendre le présent, mais il permet aussi d’être optimiste sur l’avenir. La lecture des témoignages conforte la conviction que la société cubaine d’aujourd’hui est construite sur des bases solides. L’éthique de ses dirigeants et la maturité du peuple cubain génèrent une intelligence collective pas prête d’être balayée par les vents de l’ouest venus du grand voisin yankee ! »

Extracto del prólogo de André CHASSAIGNE

Cuba, parole à la défense !

Paris, Editions Estrella, 2015

20€

ISBN : 9782953128444

4 pensamientos en “Cuba: Palabra a la defensa

  1. Yo creo, Iroel, que el gran “pecado” de Cuba es haber puesto en evidencia la pérdida de legitimidad del empresariado. La desaparición de la URSS disfrazó la situación durante las últimas décadas, pero la catástrofe capitalista, y la subsistencia de la Revolución Cubana los está poniendo en evidencia.
    En sociedades esclavistas o feudales, la legitimación de la existencia de ricos y pobres provenía de Dios. Ese era su orden social. En la Modernidad, la justificación de la riqueza de los empresarios, junto a la pobreza del pueblo, es su racionalidad. Por motivos egoístas, buscando aumentar sus ganancias, los empleadores incrementan su eficacia y su eficiencia, y al hacer más racional a la sociedad, su progreso arrastra el progreso de todas las clases sociales. Claro que sus atributos de talento, conocimientos técnicos, ambición, y aceptación de los riesgos de las inversiones, los hacen irremplazables en esa función que cumplen.
    Luego de haber traído progreso a todas las clases sociales (por necesidades propias), alfabetizando a casi toda la población, y creando la Salud Pública, transportes, comunicaciones, etc. ese avance se frenó, y el choque entre las fuerzas productivas y las relaciones sociales de producción invirtió su dirección.
    Hoy, sólo generan exclusión y desempleo, recortes del salario histórico (que debía comprar una canasta familiar básica con un salario mínimo), pérdida de los derechos sociales (algunos sociólogos liberales ya sostienen que es anacrónico seguir hablando de derechos sociales), y destrucción del medio ambiente con un grado de irracionalidad difícil de imaginar años atrás.
    La Revolución Cubana se rebeló contra el incumplimiento de los burgueses de su palabra de llevar progreso a toda la sociedad.
    La Revolución Cubana demostró que la anarquía de la producción capitalista era inferior, en sus resultados, a la racionalidad de la economía planificada estatalmente, cosa ya lograda por la URSS con anterioridad, a pesar de múltiples errores y obstáculos.
    Cuba demostró que no necesitamos burgueses. Por el contrario, son un estorbo.
    Por eso, tanta saña contra Cuba. Es un modelo que enfurece a los burgueses de todo el mundo, porque no sólo los asusta, sino porque propone, implícitamente, la única forma de organizar el trabajo humano capaz de sacar a la Humanidad de la barbarie. Tienen que silenciarla, como mínimo, mientras encuentran la manera de destruir su Revolución. Los países socialistas son un antibiótico que puede acabar con una infección que los capitalistas no quieren que sea combatida, ya que de ella viven como reyes. No van a descansar hasta que hayan destruido esa amenaza. Pero .., no van a lograrlo. Cada vez más, somos más justos y más fuertes.

  2. Pingback: Cuba: Palabra a la defensa. Nuevo libro de Salim Lamrani - Asociación Suiza-Cuba

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s