Para desterrar el abandono. Por Iroel Sánchez


En dos ocasiones me he referido al tema de la presencia en nuestras ciudades de personas en condiciones de precariedad y la atención urgente que requiere en una sociedad como la cubana, donde nadie debe quedar abandonado:

Decía yo en el primero de esos textos:

“La presencia en algunas zonas céntricas de la capital, y otras del país, de fenómenos que prácticamente desaparecieron del paisaje cubano con la Revolución, como la mendicidad y el “buceo” en los depósitos de basura, no puede ser vista con indiferencia ciudadana e inercia institucional. Y detrás de las condiciones para que ocurran hay algún vacío en la articulación concreta de ese tejido social para con cualquiera de esos cubanos y cubanas que primero que todo son hijos de la Revolución aunque muchas veces sus familias les hayan dado la espalda. Con el mismo empeño que se salva la vida de cualquier hombre o mujer sin preguntar si tiene o no cuenta bancaria, hay que evitar el daño progresivo a la dignidad individual y colectiva que puede suponer que uno solo de los seres humanos que habita en esta isla asegure su existencia desde una situación así.”

Alienta ver en el diario Juventud Rebelde que ha dedicado en los últimos días tres amplios reportajes a esta problemática- cómo se ha venido organizando una respuesta humanista e integral al tema en la capital del país:

Falta abordar si -como seguramente ocurre-  se están implementado acciones similares en el resto de las provincias, difundir en los medios de comunicación informaciones que orienten cómo proteger desde la comunidad a las personas que puedan estar en situación de riesgo por abandono familiar o propensión al alcoholismo  y profundizar en el estímulo que constituye a fenómenos como el “buceo” el modo en que se ¿organizan? actividades económicas como la compra de materias primas, porque reitero lo que decía en junio de 2014:

“”Si una empresa ingresa millones de dólares reciclando materia prima y provoca de manera indirecta pero creciente que un grupo de personas —no solo ancianos— arriesgue su salud hurgando en los desechos en busca de aluminio, plástico, cristal y cartón, en el socialismo próspero y sostenible al que aspiramos tal empresa debería ser responsable de organizar la entrega segura de esos desechos a esas personas por los establecimientos gastronómicos y comerciales que los generan antes de que lleguen a los contenedores de basura.

“”Suministrarles a un precio en relación con sus ingresos medios de protección, ropa e instrumentos de trabajo y transporte, conveniar con las organizaciones de la comunidad lugares para entregarlos, como antes ocurría en las farmacias con los frascos de medicamentos, sería una vía entre muchas posibles.

“”Se ha explicado, con toda razón, que no podemos elevar salarios y pensiones sin aumentar la productividad y crear riqueza, pero lo que no debería ocurrir en una sociedad como la nuestra es que alguien gane dinero convirtiendo en normal y frecuente que seres humanos hurguen entre lo que otros desechan, mientras ponen en peligro su salud y la de la comunidad, y verlos regresar a los inicios del homo sapiens machucando en plena calle latas de cerveza y refresco con una piedra.

“Como planteó el Che, la salud y la dignidad de uno solo de ellos vale mucho más que todo lo que pueda recaudarse con eso. Por ese peligroso camino, mañana nos podría parecer normal que entre quienes hagan esa labor haya niños y pasado que esos niños duerman en las calles como ocurre en casi todos los países “normales”.

“Otra cosa es el fomento al vandalismo que provoca aceptar cualquier cosa como materia prima, que en ciudades como Santa Clara —según escuché en un reportaje radial— ha llevado a que la búsqueda de aluminio y bronce a cualquier costo deje sin identificación calles y casas. A pesar de lo que declaró un empresario al diario Granma, explicando por qué su entidad estuvo quince años contaminando las aguas del río Cuyaguateje, en el socialismo el mercado no “es quien dice la última palabra”.

“El mercado es en el socialismo, como lo definen los Lineamientos, un instrumento que puede ser muy útil, pero nunca el sustituto de la política ni de la acción social. A mediados de la década de 1960, en su libro Capitalismo y libertad, el fundador del neoliberalismo, Milton Friedman, confesó la relación entre mercado y política:

““Cuanto más amplio sea el uso del mercado, menor será el número de cuestiones en las que se requieren decisiones expresamente políticas y, por tanto, en las que es necesario alcanzar un acuerdo”.

“¿Diremos en Cuba adiós a la movilización política para la promoción de una cultura del reciclaje y la salud? ¿No hacen falta ya acuerdos entre los CDR, la Organización de Pioneros y la Empresa de de Recuperación de Materias Primas? ¿Todo lo resolverá el mercado? ¿Dejamos sólo a las Direcciones de Servicios de Comunales el cuidado del ornato público y la higiene colectiva? Basta asomarse al paisaje sucio y enyerbado que ofrecen no pocas esquinas de La Habana para ver lo bien que nos va.

Como afirmó Raúl en un Consejo de Ministros “no es perfecto lo que hacemos, a veces nos falta experiencia en algunos temas y cometemos errores, por eso cada asunto tiene que estar sometido constantemente a las observaciones críticas”. Los mecanismos solos no resuelven los problemas, es necesaria la actuación comprometida de las personas y la regulación que evite a tiempo distorsiones y efectos indeseados. La insistencia de Fidel, durante el proceso de rectificación de errores y tendencias negativas, en que no son los mecanismos los que construirán el socialismo está hoy —a mi juicio— más vigente que nunca. Se necesita una nueva mentalidad, cambiar y crear mecanismos, pero sin abandonar algo que nos ha traído victoriosos hasta aquí: la educación, participación solidaria y acción consciente del pueblo. A eso llamó en aquellos años Raúl con su enérgico “Sí se puede” que permitió atravesar lo más duro del llamado Período Especial con muchas carencias, pero sin que el paisaje urbano se poblara de lo que llamamos indisciplina social y que no es más que la actuación en parte de nuestra cotidianidad de la ley de la selva propia del capitalismo subdesarrollado.

“En aquellas sociedades se maneja con represión y a veces con algo de caridad lo que no puede tener solución en los marcos de ese sistema. En el socialismo estamos obligados a solucionarlo con la solidaridad, la participación y la educación, que no excluye en última instancia la coerción basada en la legalidad y el trato humanista, hurgando primero que todo en las causas del problema. Porque como reconoció en el Encuentro Eclesial Cubano la Iglesia Católica, en lo que el reverendo Raúl Suárezcalifica como su mejor documento desde 1959: “La sociedad socialista nos ha enseñado a dar por justicia lo que antes dábamos por caridad”.

“Precisamente, en los días del proceso de rectificación —ante el escepticismo de unos y la duda de otros— andaba Fidel prometiendo que Cuba sería una potencia médica e impulsando en medio de escaseces la biotecnología al servicio de nuestro pueblo. A los que reniegan de Fidel y sus ideas y los presentan a él y al Che como responsables de nuestras carencias económicas, vale recordarles que esa concepción humanista y solidaria de la medicina -que hace a los médicos cubanos ir a donde muy pocos de sus colegas de otros países han puesto un pie y tratar a cualquier persona como un igual- es la que le reporta hoy al país su mayor ingreso por exportaciones, 8 200 millones de dólares este año, según se informó a raíz del aumento salarial a los trabajadores de la salud.

“Es también su visión de la formación masiva de profesionales —procedentes de los sectores más humildes del pueblo— en todas las ramas la que permite hoy que Cuba pueda proponerse atraer la inversión extranjera en condiciones más ventajosas que cualquier otro país de nuestro entorno.

“Como pidió el Che, la Revolución pintó la Universidad de negro, de mulato, de obrero y de campesino. El hecho de que mediante el fraude, como viene evidenciándose en los últimos años, algunos quieran volver a pintar la Universidad del color del dinero no es un síntoma aislado sino prueba de la emergencia de quienes piensan que todo puede tener un precio, incluyendo la sanidad y la educación. Es el mismo espíritu actuando en realidades distintas el del que vende lo que tiene a mano, ya sea un examen, una gestión pública o alcohol metílico, poniendo en peligro la salud ética y hasta la vida misma de sus conciudadanos, y el de quienes en un lenguaje aparentemente cultivado edulcoran el propósito de arrebatarle a nuestro pueblo sus conquistas por invitación de un poder extranjero.

““¡La Revolución sigue igual, sin compromisos con nadie en absoluto, solo con el pueblo!”, dijo Raúl el 1ro. de enero en Santiago de Cuba. Permitir que por interés empresarial o personal, por desidia burocrática o insensibilidad política, se pongan en entredicho los valores que nos han traído hasta aquí y que un oportunista lucre en base a ello, cuestionando la lealtad al espíritu fundacional de la Revolución que expuso Fidel en La historia me absolverá, al enseñarnos quién es el pueblo, sería traicionar la gloria que se ha vivido y perder un tesoro que va con el orgullo de ser cubanos.”

10 pensamientos en “Para desterrar el abandono. Por Iroel Sánchez

  1. Pingback: Para desterrar el abandono. Por Iroel Sánchez | Golpeando el Yunque

  2. Senalamientos que van directamente a las practicas cotidianas de nuestro proyecto de nacion. Un aldabonazo a la conciencia de todo verdadero revolucionario.
    “Déjeme decirle, con el riesgo de parecer ridículo, que el verdadero revolucionario está guiado por grandes sentimientos de amor. Es imposible pensar en un revolucionario auténtico sin esa cualidad”.
    Ernesto Che Guevara, Carta a Carlos Quijano, Semanario Marcha, 1965.

  3. Gracias, Iroel, por este artículo tuyo. “Vas bien, […].”, pues “hay que poner el dedo en la llaga” acá, allá y acullá. Un placer leerte…

  4. Lo que falta en Cuba es la represion de las conductas de ese tipo. Todo no se puede dejar a la conciencia.
    Recuero que al triunfo de la Revolucion a la ciudad de Guantanamo se llevo un juez ( Villate) que acabo con las conductas un tanto diriamos sucias de parte de algunas personas, pero lo hizo a base de mano
    dura y no de consejos.

  5. Muy buen análisis, Iroel, muy justo y muy necesario!!! En absoluto acuerdo con Antonio Gonzalez el 28 noviembre, 2015 a las 21:19, hay mucha anarquía porque no hay quien ponga orden, no hay autoridades que se hagan cargo, no se puede dejar que la justicia y el orden se impongan por la ciudadanía porque eso crearía más problemas de los que resuelve, la policía y los tribunales tienen que funcionar mejor, más rápidamente, de modo más eficiente, contra todo el que vulnere un derecho, quebrante el orden, viole la Ley, sea una persona natural o jurídica.

  6. Buen articulo. Hacen falta reflexiones como esta. Como muchos cubanos que estamos del lado de la Revolución y la Patria, a pesar de todos los defectos que tengamos en nuestro proyecto, me preocupa mucho la caotización creciente de la sociedad cubana. El desorden, el no respetar absolutamente ninguna regulación, incluso leyes, la irresponsabilidad y la indiferencia están caotizando la sociead cubana. Y una sociedad caótica se auto-destruye. Desde el guaguero que no para hasta el que bota los escombros donde le parece , desde el vecino que molesta a los demás hasta los funcionarios corruptos impunes, todo eso destruye a nuestro pais. Los motivos son muchos, pero es una enfermedad muy grave que estamos obligados a enfrentar entre todos si nos interesa nuestra patria

  7. Bravo, Iroel! Estas son batallas que hay que librar con todos y por el bien de todos. Recuerdo hace poco mas de 10 años todo lo que se hizo para personas con discapacidades y en situación muy precaria, fue una verdadera movilización de recursos, ingenio y humanismo, se puso a prueba lo que llamamos intersectorialidad. Fue una verdadera lucha contra la insensibilidad, el burocratismo, el “noismo”, y se logró facilitarle dignidad a muchos compatriotas. Ningún revolucionario o ciudadano decente puede dormir tranquilo ante la precariedad de otros ciudadanos. A qué socialismo entonces aspiramos?

  8. A luchar por calles sin mendigos. Galeano y San Rafael son las calles donde mas me he topado con esta triste situacion.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s