Elecciones en España: mucho ruido y pocas nueces. Por Marcos Roitman Rosenmann


Nunca en estos 40 años de monarquía parlamentaria los medios de comunicación han jugado un papel tan determinante en el proceso electoral. Han condicionado –hasta el extremo de ignorar candidatos, coaliciones, formaciones políticas e invisibilizar opciones– para favorecer una visión manipulada e interesada de quienes se jugaban ser alternativa de gobierno. En este sentido ninguno de ellos constituye una amenaza para el sistema. Los cuatro están de acuerdo en lo fundamental y gozan del beneplácito de los empresarios, la banca y las instituciones europeas, más allá de los discursos estridentes.

Por hacer memoria. En el plazo de un año de vida Podemos ha pasado de promover el a la renta básica, el impago de la deuda, la salida del euro, la nacionalización de las compañías eléctricas, las telecomunicaciones, la banca, los transportes, el sector sanitario, a un no sin paliativos. Ya no defiende la jubilación a los 60 años y se suma a la reforma laboral del PSOE y del PP.

Asimismo, del no a la OTAN pasa a un . Igualmente, de rechazar las empresas de trabajo temporal a reconocer su valía. Y en política internacional no ha sido menos su transformación. No es de extrañar que el presidente de la Cámara de Comercio y la presidenta del consejo de administración del Santander señalen que no hay por qué temer a Podemos. Ahora ellos mismos han pasado a definirse como nuevos socialdemócratas, continuadores de la labor progresista de los primeros gobiernos de Felipe González y Rodríguez Zapatero.

En otro orden de cosas, tampoco habíamos asistido a una mentira construida para hacer creíble un discurso falaz y maniqueo: presentar la realidad política de España como un sistema bipartidista, imperfecto, pero al fin y al cabo bipartidismo. En España nunca ha existido tal situación; cuestión diferente es la existencia de partidos hegemónicos, Partido Popular y Partido Socialista. Ambas organizaciones, en momentos determinados, han conseguido la mayoría absoluta, lo cual les ha permitido gobernar en solitario.

No es lo mismo partidos hegemónicos que bipartidismo. Mientras uno de los dos partidos gozó de la mayoría absoluta, aplicó la política del rastrillo. Así aprobaron recortes, la guerra del Golfo, privatizaciones, rescates bancarios y concesiones de soberanía y seguridad, sin olvidar las leyes mordaza y de restricción a las libertades ciudadanas.

Sin embargo, cuando tal situación no se ha producido, Partido Popular y PSOE han sido obligados a pactar, negociar, llegar a acuerdos y construir legislaturas abiertas y con coaliciones de coyuntura. Para estos fines han servido las minorías vasca, catalana, navarra o partidos regionales con uno o dos diputados.

La situación que hoy se presenta como novedad no lo es tanto; la diferencia estriba en la emergencia de nuevos actores que sustituyen a otros o, mejor dicho, expresan nuevas voluntades, que en nada suponen desestabilizar el régimen, más bien lo apuntalan. Bien es cierto que parte de los votos de los partidos hegemónicos han ido a parar, mayoritariamente, a sus hermanos de sangre: Podemos, con respecto al PSOE, y Ciudadanos, en relación con el Partido Popular. En este sentido los datos son elocuentes: con 96.2 por ciento de los votos escrutados, según cifras oficiales del Ministerio del Interior, el PP logra 123 diputados y el PSOE 90. Entre ambos conservan 50 por ciento de los votos emitidos, el equivalente a 13 millones de votos de los 25 millones que acudieron a las urnas (73.6 por ciento de participación).

Por otro lado, Ciudadanos alcanza 13.9 por ciento, 3 millones y medio de votos, y 40 diputados; Podemos se sitúa con 12.6 por ciento de los votos y 42 diputados. Constituye una manipulación mal intencionada concederle como suyos los diputados electos pertenecientes a las coaliciones de las cuales forma parte junto con movimientos sociales y partidos de izquierda. Anove, en Galicia; Compromis, en Valencia, e Izquierda Unida, Iniciativa, PSUC e independientes, en Cataluña. Lo cual no supone desconocer un porcentaje mayor si fuese posible desagregar a quienes votaron a Podemos dentro de las coaliciones. En otras palabras, no todos los diputados electos de estas listas pertenecen a Podemos.

Lo cierto es que el mapa electoral se rediseña y un gobierno de coalición se advierte como resultado de la fragmentación del voto. Pero no será viable a cuatro bandas. Se intuye una legislatura inestable, a lo cual hay que agregar una hipotética convocatoria de elecciones anticipadas a medio plazo. Salvo sorpresas de última hora, acuerdos a tres bandas, entre los cuatro primeros más votados, se antojan improbables. Unos y otros han mostrado su reticencia bien a Podemos, al Partido Popular o Ciudadanos. Recordemos que el congreso lo conforman 350 diputados, situándose la mayoría para formar gobierno estable en 176 curules.

La casi desaparición de la izquierda política en el parlamento, por el descalabro de Izquierda Unida, acosada por una campaña espuria llamando al voto útil para traspasarlo a Podemos y el PSOE, le hace perder 800 mil votos. Ayer, con dos diputados, alcanza 3.7 por ciento de los votos. Unión Progreso y Democracia (UPD) desaparece. La que sí mantienen su fuerza con altos y bajos es la derecha vasca y catalana. El voto nacionalista se decanta mayoritariamente hacia el PNV, Ezquerra Republicana y la nueva derecha salida de la ruptura de Convergencia y UPD, con el proyecto independentista.

En conclusión, mucho ruido y pocas nueces. No habrá crisis de régimen, gobiernos de izquierda, cambios constitucionales de gran calado o un cuestionamiento de la casta. Ahora se antoja un tiempo de espera en el cual, lo más probable, será una restructuración de los dos grandes partidos hegemónicos bajo la atenta mirada de Estados Unidos, la Troika y el Ibex 35.

(La Jornada)

Otros textos de Marcos Roitman Rosenmann

9 pensamientos en “Elecciones en España: mucho ruido y pocas nueces. Por Marcos Roitman Rosenmann

  1. Estimado cro.: la discusión acerca del grado de “izquierdismo” de Podemos o algunos de sus aliados, la voy a dejar para los viejos propietarios del “izquierdómetro”, padres seculares de lo bueno y lo malo, como en la iglesia católica, con capacidad para excomulgar a muchos que a veces ni la menor gana tienen de ser comulgados. Probablemente el tipo común y silvestre que le votó a Podemos y aliados, y que ayer andaba con una cara llena de juguetes, no entienda que es un tonto utilizado. Pero le voy a pedir un favor: déjelo estar contento, deje que al menos por un rato crea que ha dado un paso con el que las viejas familias cierran las ventanas porque un fantasmin anda queriendo mover un dedo meñique en medio de tanta quietud. Admito las sapiencias de los puros, las respeto, y sé que los tontos no los entienden, pero déjelos sonreir un rato, que a fin de cuentas mientras los puros purifican, ellos siguen haciendo, mal, pero haciendo. Chau

  2. EXCELENTE COMENTARIO!!, nada que objetar, solo añadir algo nuevo que, seguramente, M.R.R. habrá tomado nota.
    Podemos juega ahora a que se realicen nuevas elecciones, con la seguridad de obtener mejores resultados; afirmando que “cada vez que se han abierto las urnas, Podemos sale fortalecido”.
    ¿Como pretenden forzar a nuevas elecciones?, poniendo, lo que ellos llaman “las líneas rojas”, entre ellas está la de un referendo para Cataluña y una reforma de la constitución. Ambas cosas imposibles de lograr con un senado con mayoría del PP y con Ciudadanos que también están en contra de esto.
    Entre esas líneas rojas de Podemos, no está la defensa de las pensiones, ni de la sanidad, ni la de los trabajadores,al parecer se transformaron el “líneas blancas” que son fáciles de saltarse.
    Felicitaciones nuevamente a Marcos Roitman Rosenmann, por su análisis.
    Saludos, Miguel A.

    • Saludos, la oposición en Venezuela gana segun algunos por el apoyo de los medios, la oligarquía y el imperialismo! Quien de estos apoyo a Podemos? No se dejen engañar, En los dos casos es el pueblo q está cansado de cuentos. por desgracia en Cuba no tenemos estas posibilidades!

      • Podemos no ha ganado, por delante de Podemos están -con distancia- el PP y el PSOE. Sobre lo demás, lee lo que dice Marcos Roitman, parece no has leído al menos el inicio de su texto:

        “Nunca en estos 40 años de monarquía parlamentaria los medios de comunicación han jugado un papel tan determinante en el proceso electoral. Han condicionado –hasta el extremo de ignorar candidatos, coaliciones, formaciones políticas e invisibilizar opciones– para favorecer una visión manipulada e interesada de quienes se jugaban ser alternativa de gobierno. En este sentido ninguno de ellos constituye una amenaza para el sistema. Los cuatro están de acuerdo en lo fundamental y gozan del beneplácito de los empresarios, la banca y las instituciones europeas, más allá de los discursos estridentes.

        “Por hacer memoria. En el plazo de un año de vida Podemos ha pasado de promover el sí a la renta básica, el impago de la deuda, la salida del euro, la nacionalización de las compañías eléctricas, las telecomunicaciones, la banca, los transportes, el sector sanitario, a un no sin paliativos. Ya no defiende la jubilación a los 60 años y se suma a la reforma laboral del PSOE y del PP.

        “Asimismo, del no a la OTAN pasa a un sí. Igualmente, de rechazar las empresas de trabajo temporal a reconocer su valía. Y en política internacional no ha sido menos su transformación. No es de extrañar que el presidente de la Cámara de Comercio y la presidenta del consejo de administración del Santander señalen que no hay por qué temer a Podemos. Ahora ellos mismos han pasado a definirse como nuevos socialdemócratas, continuadores de la labor progresista de los primeros gobiernos de Felipe González y Rodríguez Zapatero.”

      • Estimado Iroel:
        Creo que no son ni justos ni oportunos, en sentido general, los comentarios que usted y el articulista hacen sobre una fuerza alternativa como Podemos, que a pesar de vérsela muy difícil en un escenario tan complejo como el español, ha dado muestras de un nivel de conexión con las necesidades de la gente, de un sentido común en sus propuestas, de una dimensión organizativa en menos de 2 años de vida, de una transparencia y ciudadanización sin parangón en el financiamiento de la campaña, y de una capacidad para remontar obstáculos, que más bien deberían ser ejemplo para los movimientos de izquierda, en un mundo donde en muchas ocasiones la derecha ha logrado hasta arrebatarnos los símbolos y las banderas de lucha.
        Decir, refiriéndose a las 4 fuerzas políticas mayoritarias del escenario español, que: “Los cuatro están de acuerdo en lo fundamental y gozan del beneplácito de los empresarios, la banca y las instituciones europeas, más allá de los discursos estridentes” es desconocer en absoluto, tanto el programa de Podemos como los puntos que, a partir del resultado del 20 de diciembre, ha puesto como eje central para el inicio del diálogo, y no como líneas rojas como plantea el artículo. Si leemos con detenimiento solo esos puntos, tal y como los expuso Pablo Iglesias (blindaje por ley de los derechos sociales; reforma del sistema electoral que “lo adapte a la proporcionalidad que establece la Constitución”; puesta en marcha de una “moción de confianza ciudadana” (es decir, a los dos años los ciudadanos pueden revocar por referéndum al gobierno); y, por último, concretar un “nuevo acuerdo territorial que respete la plurinacionalidad constitutiva del país”) creo que no son puntos que los demás partidos compartan y que, por su propia disrupción con respecto al status quo, creo también que ni los empresarios, ni la troika, ni el Ibex 35 compartan.
        ¿Le doy mi apreciación general sobre el artículo?: muestra dolor por el descalabro de Izquierda Unida y apunta su rencor hacia el objeto equivocado, pues no es por Podemos que IU pierde aún más terreno. Tenemos que admitir que, entre otras cosas, IU en mucho tiempo no ha sabido encontrar la estrategia comunicativa adecuada para llevar su mensaje y hacer que prenda lo suficiente en la gente, y Podemos sí ha dado cátedra de ello: de ahí los resultados de ambos.
        Dejemos los izquierdómetros que tanto daño nos han hecho, no echemos el manto de la sospecha y miremos con buenos ojos las nuevas propuestas políticas que con tanta fuerza están emergiendo.

    • Estimado Miguel A:

      La defensa de las pensiones, de la sanidad, la de los trabajadores, no se han transformado en “líneas blancas” para Podemos: si leemos bien las cinco propuestas de una hoja de ruta que hizo Pablo Iglesias el pasado 20 de diciembre, a solo unas horas de saberse los resultados de las elecciones, la primera de ellas es el blindaje constitucional de los derechos sociales (entiéndase derecho a la educación y salud públicas, a la vivienda, al trabajo, etcétera).
      Es lógico que con la composición actual del congreso en España es difícil, pero seamos objetivos y miremos el corre, corre que tienen los tradicionales PP y PSOE con solo saber que Podemos tiene una representación, aunque sea de 69 diputados. Con solo ese número pueden dar guerra política y ya hoy la están dando, a tal punto, que es incierta la investidura de Rajoy y no precisamente por la presión del PSOE, sino más bien por la presencia de Podemos que como espada de Damocles está orillando al PSOE a no pactar con el PP, cosa que en otras circunstancia ha hecho con mayor o menor solvencia política.

  3. Deberíais hacer una corrección: los socios de Podemos en Galicia no han sido Anove (sic). Anova y EU (federación gallega de IU) formaron la Marea y ésta se unió con Podemos.

  4. Ahora si se leen bien los post, al fin le encontré sentido a que Edmundo viva en Miami!!!

    Bueno!!, creo que hay malas noticias, “dicen” que a partir de Enero se podrán comprar pasajes hacia Cuba directamente en las aerolineas atreves de la Internet.,

  5. Pingback: Elecciones en España: mucho ruido y pocas nueces. Por Marcos Roitman Rosenmann | Oktyabr63's Blog

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s