Cuba-Venezuela: El fracaso de los profetas


Pongo en la sección Noticias de Google las palabras “Cuba recesión Venezuela” y leo en orden descendente los resultados:  “Desconectar ayuda de Caracas arrastraría a Cuba a una recesión profunda” (Cubaencuentro), “Venezuela en recesión”  (Cubanet), “Cuba acelera ley de inversión ante crisis en Venezuela” (El Universal, de Venezuela),  “¿Qué será de Cuba sin el petróleo del aliado venezolano?” (ABC, de España) “Crisis en Venezuela incentivó a Cuba a acercarse a EEUU” (La Verdad, de Venezuela), “Analistas: La crisis económica venezolana amenaza con una recesión a Cuba” y “La economía cubana sin Venezuela” (El País, España). 

googleTres de los resultados son de diarios venezolanos opositores  al gobierno bolivariano,  dos de periódicos españoles de similar militancia antichavista y anticastrista y tres pertenecen a la gama de medios financiada contra Cuba por  la National Endownment for Democracy (NED) de EEUU, considerada hasta por The New York Times una pantalla de la CIA. A pesar del sesgo evidente que privilegia Google escojo Diario de Cuba por lo de “analistas” y por citar a una agencia de prensa, allí  se dice:

“La crisis económica de Venezuela, más que las incertidumbres de su sucesión presidencial, amenaza la diplomacia del petróleo que desplegó el fallecido mandatario Hugo Chávez, poniendo en riesgo el bienestar de varios países”

(…)

“Cuba es el caso más evidente. El petróleo que despacha Caracas cubre la mitad de su consumo de combustibles, una cuenta que colocó primera a Venezuela entre los socios comerciales de La Habana, reporta la agencia IPS.”

(…)

“El economista cubano Pável Vidal, profesor de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, Colombia, considera otros datos. “Venezuela representa hoy alrededor de 20 por ciento del intercambio total de bienes y servicios (de Cuba), mientras que con la Unión Soviética la dependencia llegaba a 30 por ciento”, dijo a IPS.

“De esa forma, el riesgo actual es menor, pero aun así “una disminución (incluso gradual) de los vínculos con Venezuela provocaría una recesión”, evaluó.

“El modelo econométrico de Vidal apunta, simulando escenarios, una contracción de hasta 10 por ciento del producto bruto interno, en una recesión de dos o tres años, por una merma de ingresos de divisas, depresión de inversiones, restricciones financieras externas e importaciones más caras, sin facilidades de pago de la factura petrolera. Tal crisis demandaría un ajuste “complejo y doloroso”.”

Por la preminencia en el buscador y por la inercia con similares lecturas recientes, en un primer momento no me había percatado que la fecha no es actual sino marzo de 2013, con posterioridad al fallecimiento del Presidente Hugo Chávez. Reparo entonces en que todas las noticias que me devuelve Google con excepción de la de ABC son viejas, como también lo es la aspiración de golpear a Cuba  mediante la desestabilización de Venezuela con la guerra económica y mediática financiada por EEUU a la que se suman medios oligárquicos de España y América Latina.

Algo han logrado pero no la recesión en Cuba del 10% anunciada por los “analistas”. En la Isla la economía creció en 2015 4% y como expresó el Presidente cubano, Raúl Castro, ante la Asamblea Nacional:

“El próximo año continuará creciendo el Producto Interno Bruto, pero lo hará a un menor ritmo, el 2%, como consecuencia de que se proyectan limitaciones financieras asociadas a la caída de ingresos en los rubros exportables tradicionales por la disminución de sus precios en el mercado mundial, como por ejemplo el níquel.

“Por otra parte, si bien la tendencia a la baja de los precios del petróleo nos beneficia al reducirse la factura de importación de alimentos, materias primas y productos manufacturados, no es menos cierto que se han generado desde este propio año 2015 afectaciones en las relaciones de cooperación mutuamente ventajosas existentes con varios países, en particular con la República Bolivariana de Venezuela, sometida a una guerra económica para revertir el apoyo popular a su Revolución.”

Para ello, afirma Raúl:

“Nos corresponde potenciar al máximo las reservas de eficiencia, concentrar los recursos hacia las actividades que generan ingresos por exportaciones y sustituyen importaciones, hacer más eficiente el proceso inversionista y crecer en las inversiones del sector productivo y de infraestructura, priorizando la sostenibilidad de la generación eléctrica y el crecimiento de la eficiencia en el uso de los portadores energéticos.

“Al propio tiempo, debemos reducir cualquier gasto que no sea imprescindible y aprovechar los recursos de que disponemos con más racionalidad y con vocación de desarrollar el país.

“A pesar de las limitaciones, se asegurarán los servicios sociales que se brindan gratuitamente a todos los cubanos en niveles similares a los de los últimos años.”

Como he escrito antes, comentando los dichos de otro “analista” privilegiado por El País y ABC, que anuncia  en esas páginas “Cuba vivirá una grave crisis si termina la ayuda venezolana”, Cuba no solo tiene reservas de eficiencia económica sino también de eficacia social: una información del diario  Granma afirma que de más de 100 000 planteamientos en el más reciente proceso de rendición de cuentas  de los delegados del Poder Popular “cerca de la mitad se relacionan con ilegalidades e in­disciplinas”, o sea, soluciones que pueden elevar la calidad de vida de los cubanos sin depender de si viene más o menos petróleo de Venezuela. En esa dirección van los recientes debates en el parlamento cubano que colocaron en el blanco a especuladores y “pillos” que irritan a la población. 

Los “analistas” ven otra solución, casualmente la misma de Barack Obama, “acelerar las reformas” en dirección al mercado, como propuso a los dirigentes chinos Milton Friedman, poco antes de los sucesos de Tienanmen -citado por Naomi Klain en su libro La doctrina del shock, Friedman dijo “Yo hice especial hincapié en la importancia tanto de la privatización y los mercados libres como del hecho de que se liberalizase de golpe”. Hoy en China, según el Banco Mundial, la esperanza de vida es cuatro años inferior a la de Cuba y la mortalidad infantil es el doble de la de la Isla, pero Obama hace una de las afirmaciones más mediocres de su vida diciendo en una entrevista a Yahoo News que Raúl es el Deng Xiaoping cubano

Ignorando la importancia que desde José Martí tienen el internacionalismo y el antimperialismo entre los revolucionarios cubanos, el Presidente de EEUU nos ha revelado una de las claves para entender por qué cuando cometió la torpeza de declarar a Venezuela amenaza a la seguridad nacional de EEUU calculó erróneamente que Cuba la dejaría sola para no dañar su incipiente relación con Washington. Como es conocido, el entonces máximo dirigente chino le insistió a sus interlocutores en el gobierno norteamericano de Ronald Reagan en que su vecino socialista, Vietnam, no era más que “otra Cuba” a la que -como hicieron en una guerra que Xiaoping desató inmediatamente de regresar de una visita a EEUU donde hizo la citada afirmación sobre Cuba- sus vecinos mayores debían castigar  porque, según él, estaba planeando conquistar Tailandia y abrir las puertas del Sur de Asia al Ejército Rojo, y EEUU debía hacer lo mismo con la Isla caribeña. 

Hoy la situación es otra, y en su mensaje al Presidente Nicolás Maduro tras las elecciones parlamentarias que dieron mayoría al antichavismo en la Asamblea Nacional, Fidel termina

“La República Popular China y Rusia conocen mucho mejor que Estados Unidos los problemas del mundo, porque tuvieron que soportar las terribles guerras que les impuso el egoísmo ciego del fascismo. No albergo dudas que por su tradición histórica y su propia experiencia revolucionaria harán el máximo esfuerzo por evitar una guerra y contribuir al desarrollo pacífico de Venezuela, América Latina, Asia y África.”

Lejos de congraciarse con EEUU, o callar la solidaridad cubana con Venezuela que, por cierto al igual que Cuba mantiene actualmente excelentes relaciones con China, Raúl la ha ratificado el 29 de diciembre de 2015 en su discurso ante el parlamento cubano: 

“Estamos seguros de que vendrán nuevas victorias de la Revolución bolivariana y chavista bajo la dirección del compañero Nicolás Maduro Moros, presidente de la República Bolivariana de Venezuela, frente a la permanente embestida desestabilizadora de la derecha, alentada y apoyada desde el exterior.

“Confiamos en el compromiso de los revolucionarios venezolanos y de su pueblo, mayoritariamente bolivariano y chavista, con el legado del inolvidable presidente Hugo Chávez Frías.

“Estamos convencidos de que, tal como lo hizo en el 2002 al impedir que se consumara el golpe de Estado contra el presidente Chávez, el pueblo venezolano y la unión cívico-militar no permitirán que se desmantelen los logros de la Revolución y sabrán convertir este revés en victoria.

“Al reiterar la solidaridad de Cuba, que estará siempre junto a la Patria de Bolívar, llamamos a la movilización internacional en defensa de la soberanía e independencia de Venezuela y para que cesen los actos de injerencia en sus asuntos internos.”

Es que lo malo de algunos profetas es cuando profetizan a partir de sus deseos o peor, de cómo actuarían ellos en la misma circunstancia según su escala de valores, por eso se equivocan tanto.

(Al Mayadeen)

 

33 pensamientos en “Cuba-Venezuela: El fracaso de los profetas

  1. El cacareo mediático de estos medios intosicadores es lo más parecido a una masturbación mediática porque al igual que la masturbación sexual, aquí también el deseo, en este caso el deseo de destruir a Cuba y Venezuela es suplantado por la imaginación, en este caso se desahogan con un imaginario escenario de la derrota de sus enemigos

  2. Iroel;
    el único esfuerzo digno de crédito hoy día para Cuba es la privatización; de todo menos lo estratégico, lo relativo al acervo cultural, humanitario y patriótico.
    ya eso lo probó un emperador japonés cuando en Manzanillo el padrazo anunciaba un nuevo despertar del sol tras el Turquino; con la diferencia de que nosotros ya teníamos capitalismo y los japoneses todavía no tenían ni apellido.
    coño, mira que ustedes tienen que darle vuelta a la noria para entender que lo que es de todos no es de nadie.

    • A ver Mike: estás equivodadísimo. lo que es de todos es de todos por igual. En la misma medida en que lo que es de cada cual lo es de igual forma. Algo que tú (evidentemente y sin muchas luces) no podrías entender. Yo hago como Silvio Rodríguez: “Vaya con Dios el que se cree astuto porque ha logrado acumular objetos” Yo llevo amor, solidaridad, amistad, revolución, paz. Tú sólo llevas eso: “cosas”.

  3. La discusión de números no lleva a ningún lado, porque ¿qué significa que la economía cubana crezca un 4%, si la vida sigue igual? Tampoco llevan a ningún lado los lineamientos, porque al igual que tantos otros planes y proyectos económicos no se alcanzan y siempre tendremos la justificación de que fue por error humano. Lamentablemente, el mercado ha demostrado ser mejor regulador de la economía que cualquier mastermind, llámese JUCEPLAN, Humberto Pérez, José Luis Rodríguez o Mariano Murillo.

  4. Bravo Iroel tú siempre tan certeroen en la exposición de nuestra realidad, allá los que traten de engañarse, estén adentro o esten afuera, al buen entendedor con pocas palabras basta. Cuba no negocia sus principios y para atrás ni para coger impulso

    • Miriam;
      En vez de darle hurras a Iroel, mejor trate de aprender a argumentar como él hace.
      Lo suyo son consignas y artículos de fé.
      Así no va a convencer a nadie.
      Y ese consejo no es sólo para usted; es para la inmensa mayoría de los ñángaras.

  5. Pingback: Cuba-Venezuela: Il fallimento dei profeti | progetto cubainformAzione

  6. Una hipotética ruptura de las relaciones entre Venezuela y Cuba perjudicaría especialmente a la primera nación, ya que la nación caribeña podría adquirir combustibles fósiles a 1/3 del precio de referencia de hace tan sólo un año entre distintos proveedores, mientras que la nación bolivariana tendría graves problemas para sustituir a los más de 30.000 profesionales cubanos en sectores como la sanidad y la educación, pero esto no parece preocupar a los medios de comunicación venezolanos, españoles y de otras nacionalidades que dan cobertura al crimen organizado y cuya aspiración es devolver a millones de venezolanos al limbo jurídico y existencial anterior a Chávez.

    El culto al mercado, que muestran obsesivamente algunos comentaristas de este blog y que forma parte de la sabiduría convencional de la Caja de Skinner, tendría algún sentido si fuera la variable utilidad marginal la que se lograra maximizar, como resultado de una demanda responsable, madura, crítica y libremente formada entre los consumidores, a la que mostraran máxima fidelidad los productores. Sin embargo, ya hace décadas que autores del prestigio de John Kennet Galbraith, demostraron suficientemente que el control de la economía privada está en manos de la oferta, que no persigue la eficiencia ni la utilidad social a la hora de determinar qué, cómo y para quién producir sino la maximización de beneficios, con el mismo descaro que lo hacía Al Capone, cuyos principios convirtió en ciencia económica la escuela de Chicago, con Milton Friedman a la cabeza. Es a través de la publicidad comercial y de la influencia absoluta de los medios de comunicación de la oligarquía económica sobre el imaginario colectivo que se la logrado la manipulación y complicidad de las mayorías en modelos de sufragio universal hacia el más perverso, criminal e ineficiente de los modelos, por el simple hecho de que posibilita el incremento en la tasa de acumulación de la minoría privilegiada.

    A los Mike Palomino y Angleton no parece importarles que la opulencia del mercado norteamericano tenga pilares tan poco satisfactorios como un gasto sanitario, que representa el 18% del PIB, centrado en el fomento de la enfermedad y que tiene en el propio sistema la tercera causa de morbi-mortalidad, o el disparatado gasto en defensa, que no ha dudado en inventar nuevos guiones y enemigos tras la caída del campo socialista con tal de evitar la pérdida de su cuota de mercado y la reconversión. También podríamos mencionar el volumen del PIB que representan las actividades relacionadas con el tráfico de drogas, la prostitución y la ingeniería finaciera o el despilfarro que suponen el transporte privado del automóvil y la obsolescencia programada. Si algo debería estar fuera de toda duda a estas alturas es que un mercado controlado por la oferta y cuyo único estímulo es el incremento de la tasa de beneficios, que se ha convertido en un modelo adictivo de juego patológico, es un seguro camino de servidumbre y autodestrucción.

    • Sinpermiso;
      A veces conviene ver otras cosas en vez de la mesa redonda solamente.
      Así que el sistema sanitario está basada en el fomento de la enfermedad!
      Será por eso que la gente se está muriendo en las calles de Ybor City!
      El Sistema de salud en USA está colapsanndo precisamente porque la gente va a las salas de emergencia sin seguro y son atendidos incurriendo en gastos inmensos que nadie paga.

    • A mí lo único que me importa es cómo mejorar al país. Ya no tiene sentido alguno criticar a EE. UU., porque la mayoría de los cubanos no viven allí. Es perder el tiempo, como nuestro flamante Osvaldo Martínez dando un cursito por televisión sobre la crisis de la economía mundial, que hubo que sacarlo del aire porque la gente se preguntó: Y si sabe tanto, ¿por qué nosotros estamos tan jodidos?

      • Criticar a EU gratuitamente no pero decir cómo influyen sus políticas en nuestra economía es parte de una realidad que no se puede ignorar

      • Ese cuento es más largo y nada tiene que ver con lo que dice Simpermiso, que me acusa de “culto al mercado” como si no estuviera más que probado —y como dije: lamentablemente— que el mercado es el mejor regulador posible de la economía.
        A Estados Unidos no lo podemos cambiar y a lo que hay que meterle el coco es a como mejorar a pesar de esas políticas, sobre las cuales no tenemos control, y eso solo puede hacerse implementado políticas que sí controlamos. A este último respecto no tenemos mucho para enorgullecernos.

  7. Coincido con Iroel en muchos puntos. Destaca una observación, anda por ahí, en el sentido de ver si la oposición venezolana tendría pantalones para renunciar a los acuerdos con Cuba, que han creado una alianza geopolítica trascendente. Por otra parte, un hecho terco: la economía cubana no ha logrado ni la sostenibilidad que requiere, ni un PIB per cápita digno del Desarrollo Humano al que aspira.

  8. “La cosa” está durísima en Venezuela. El proyecto social está amenazado. Esa es mi opinión. La lección de luchar por defender lo que han logrado ya la tienen. Siempre nos preguntamos que hubiera sido de Cuba si la naturaleza nos hubiera dado el petróleo que tiene Venezuela. Tal vez ni bloqueo yanqui. Ellos allá tendrán que hacer grandes “cosas” además de llenar los mercados de comida. Un saludo.

  9. A Mike Palomino y sus mariachis les tengo que decir que, para hablar mal del sistema sanitario norteamericano y de cualquier país capitalista, no hay que ser seguidor de la Mesa Redonda sino que basta con vivir en las entrañas del monstruo y no dejarse influenciar por la propaganda oficial. La enfermedad y la mortalidad tienen sobre todo causas ambientales, que están intimamente relacionadas con el estilo de vida de cada sociedad y las políticas sanitarias, salvo que Palomino y CIA nos demuestren que nacemos predestinados por instancias sobrenaturales, ante las que nada podemos hacer (fatalismo religioso).

    Que la gente no enferme o se muera en las calles de Ybor City como consecuencia de un plan maquiavélico y explícito no significa que las autoridades norteamericanas o el sistema sanitario de esa nación no sean responsables en gran medida de los altos niveles de morbilidad o del disparatado gasto sanitario (casi uno de cada cinco dólares se destinan a este sector económico).

    Hay dos formas básicas de planificar la atención sanitaria, que produce resultados muy diferentes: la atención programada y la atención a demanda de morbilidad. La primera tiene como objetivo proteger la salud y prevenir las enfermedades mediante programas de salud activos dirigidos a todos los grupos de riesgo, mientras que la segunda (típica de los países capitalistas) no sólo acostumbra a esperar que la enfermedad se manifieste para empezar a intervenir sino que incluso se muestra muy tolerante e incluso protector respecto de multitud de factores y conductas de riesgo.

    La epidemia de obesidad que existe en Estados Unidos tiene mucho que ver con la complaciente actitud de las autoridades de esa nación hacia los negocios de comida basura, al igual que la epidemia de cáncer, enfermedades autoinmunes y endocrinas con la complaciente actitud hacia las grandes corporaciones biotecnológicas y químicas de síntesis, con poderosas conexiones hacia la industria farmacéutica y sanitaria. En cualquier nación donde la salud fuera realmente un derecho, todos estos negocios que tienen una alta incidencia en la morbilidad y la mortalidad estarían prohibidos y/o rigurosamente controlados, haciendo de la atención programada el núcleo central de la política sanitaria y de la enfermedad un fallo del sistema y no el principio legitimador del modelo sanitario.

    Hay que estar muy ciego o muy manipulado para no ver la directa conexión entre el estilo de vida y los hábitos de consumo que promocionan determinados sectores económicos (casi siempre en manos de grandes corporaciones, a menudo interconectadas con las empresas del sector medicofarmacéutico), los altos niveles de morbilidad y la alta facturación del sector sanitario privado (ya sea en modelos sanitarios privados, como el norteamericanos, o públicos, como el español, en que se permite e incluso privilegia la actividad privada).

    Señor Palomino: el alto nivel de morbilidad existente en la sociedad norteamericana no tiene otra explicación que el alto nivel de facturación y rentabilidad del sector sanitario privado, del mismo modo que el hipertrófico uso del automóvil encuentra explicación en la alta rentabilidad de las poderosas empresas relacionadas con su fabricación, los combustibles y sectores auxiliares. Es la vida de las personas al servicio de la maximización de beneficios en su más cruda y dramática expresión.

    No es casualidad que siendo el sida y la hepatitis C dos graves enfermedades de fácil diagnóstico y costoso tratamiento de por vida, en mi país (España) la mitad de los enfermos no conozcan su estado ni se implementen políticas públicas activas para su rápido diagnóstico y prevención de la transmisión. Como podrá percibir, estamos ante un claro modelo de crimen organizado, que no es un caso aislado sino que contribuye a definir en lo que se puede convertir la economía de mercado cuando se permite a las grandes corporaciones controlar las instituciones, la opinión pública y el consumo, sin otro norte que la maximización de beneficios. Y lo más deprimente es que, como resultado del control que los intereses de las grandes corporaciones privadas ejercen sobre las políticas públicas, para que favorezcan al negocio privado, el sector público ha caído en un inmerecido y grave descrédito, siendo las políticas neoliberales hegemónicas el contrapunto de las que debería hacer el sector público en defensa de los derechos humanos y el bienestar de nuestra especie. Perdón por haberme extendido, pero a contracorriente todo requiere una mayor argumentación.

    • Sinpermiso, lo felicito por la claridad y contundencia de su analisis, pero sobre todo por poner en su lugar al mala sombra que criticó acremente a Miriam García y a otros foristas a quienes calificó despectivamente de “ñángaras”

      • Perdón el nombre correcto es Miriam Ruiz García con quien por cierto me identifico y le mando un saludo

    • Don Sinpemiso;
      Lamento no poder contestarle pues, a pesar de haber leído su extenso mensaje, no he entendido nada.

      • Le comprendo perfectamente, Don Mike L Palomino. En su país de acogida (Estados Unidos), miles de personas trabajan a jornada completa todos los días, en uno de los mayores oligopolios (de ámbito casi planetario: falsimedia), con el único propósito de que usted no entienda nada de lo que ocurre a su alrededor.

        Alguien dijo sobre la primera guerra mundial que, si los soldados conocieran las verdaderas razones por las que van a sacrificar su vida, la guerra se acababa en menos de 24 horas. Algo parecido se podría decir del capitalismo. Si los norteamericanos conocieran las verdaderas razones de que uno de cada cinco dólares de su renta se convierta en gasto sanitario, de que el presupuesto del complejo industrial-militar no deje de crecer en una economía global regulada por las leyes del mercado y donde sus gobernantes declaran ser abanderados de los derechos humanos, del culto al crecimiento económico y al derecho de propiedad, de que tengan un sistema fiscal regresivo, de que la banca no sea pública y el sector financiero esté cada día menos regulado, de que la oligarquía económica invierta tanto dinero en medios de comunicación, de que los representantes públicos puedan prometer cosas que después no cumplen y carezcan de responsabildades, de que la competitividad y el individualismo sean valores fundamentales o de que las condiciones de vida de las clases humildes se deterioren cada día más mientras la renta de los privilegiados no deja de crecer, ya no sería necesario refundar el capalismo por la sencilla razón de que este sería arrojado al basurero de la Historia para nunca más volver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s