Dos refranes para Obama en vísperas de su viaje a Cuba. Por Iroel Sánchez


A menos de un mes de la visita a Cuba del Presidente Barack Obama, cual alfombra roja que lo preceda,  el gobierno estadounidense  ha venido adoptando en secuencia acciones que en nada contribuyen a sus objetivos de generar simpatías en el pueblo cubano.

El 26 de febrero la Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, multó por 304 mil 706 dólares a la empresa Halliburton por prestar servicios a la compañía cubana Cuba Petróleo, demostrando con esa acción que como denunció Josefina Vidal, Directora de  América del Norte de la cancillería cubana, en su cuenta en de la red social Twitter, que “el bloqueo a Cuba sigue aplicándose con rigor por EEUU”.

El 2 de marzo,  An­tony Blinken, Subse­cretario de Estado de los Estados Unidos asoció en el Consejo de Dere­chos Hu­ma­nos de la ONU, que sesiona en Ginebra, la visita de Obama a Cuba a pronunciamientos injerencistas y repitió el discurso hostil que EEUU ha sostenido tradicionalmente en esos espacios para justificar el bloqueo. La delegación diplomática cubana presente allí respondió aludiendo a las prácticas represivas y discriminatorias muy frecuentes en territorio estadounidense -“la discriminación ra­cial, la violencia policial, el mal­trato a los inmigrantes y la tortura a detenidos”- reiterando que el bloqueo contra la Isla

“es la principal violación que se comete contra los derechos humanos de todo un pueblo, y que durante los últimos meses se ha agudizado con la imposición de sanciones millonarias contra entidades bancarias y financieras internacionales, con el fin de intimidarlas y obstaculizar las transacciones económicas y financieras de Cuba

Casi inmediatamente después, se conoció que no se efectuaría una anunciada visita del Secretario de Estado John Kerry a La Habana, quien en una audiencia del Congreso estadounidense el 23 de febrero había dicho con respecto a Cuba:

“Debo ir allá en una semana o dos, para tener específicamente un diálogo sobre derechos humanos”

Los medios de comunicación no pueden concebir que una relación entre iguales supone que el país pequeño y que no es una potencia económica, militar y mediática se sienta ofendido y juzgue inconveniente la visita del jefe de Blinken después de las agresivas palabras de este en Ginebra pero la lógica indica que es eso lo que puede haber sucedido. Los medios tampoco tuvieron en cuenta que fue Cuba la que en julio de 2014  propuso a Estados Unidos sostener un diálogo bilateral sobre derechos humanos, que fue reiterada en enero de 2015, cuando fue aceptada por las autoridades estadounidenses, efectuándose un primer encuentro el 31 de marzo de ese año en Washington, y que concluida  esa reunión, el jefe de la delegación cubana, Pedro Luis Pedroso Cuesta, declaró en con­­ferencia de prensa que el clima de trabajo fue respetuoso y profesional, y que las partes habían decidido “mantenerse en contacto por los canales diplomáticos respecto a po­­si­bles nue­­­vos intercambios, sus fechas, se­des y agendas.” No han existido nuevos encuentros bilaterales sobre el tema pero la diplomacia estadounidense aprovechó un foro multilateral de la ONU para agredir a la Isla, vinculándolo a la visita de Obama.

Acaba de anunciarse que Ben Rhodes, asesor adjunto de Seguridad Nacional del Presidente Barack Obama, viajará a Miami la próxima semana para reunirse “con los líderes de la comunidad cubanoamericana y aliviar las preocupaciones sobre el histórico viaje del mandatario a La Habana a finales de marzo”. Lo anterior pareciera revelar el objetivo de las declaraciones de Blinken en Ginebra, sobre todo si se sabe que para la Casa Blanca “los líderes de la comunidad cubanoamericana” son los congresistas de extrema derecha y miembros de organizaciones financiadas tradicionalmente por el gobierno norteamericano para la desestabilización de la Isla. La popularidad de esas personas ha venido retrocediendo en los últimos tiempos precisamente por oponerse a la nueva política de EEUU hacia Cuba. A esas mismas personas va dirigido el mensaje que se filtró a la prensa sobre la supuesta firmeza con que Washington estaría defendiendo la posibilidad de que Obama pueda dirigirse por televisión a los cubanos y encontrarse con los “disidentes” que están vinculados en todos los casos a estos grupos de Miami y que a través de ellos reciben los recursos que les asigna el gobierno estadounidense, a pesar de que los propios diplomáticos norteamericanos en La Habana los han descalificado como oposición creíble y han señalado su desconexión de la sociedad cubana. 

Pero es insólito que la prensa estadounidense presente como resultado de un pulseo con el gobierno cubano las transmisiones en vivo de las actividades y discursos de Obama o la posibilidad que este tendrá de reunirse con quien desee, cuando ambas cosas ya ocurrieron sin sobresaltos durante las visitas a la Isla del expresidente James Carter y el Secretario de Estado John Kerry, cuyas intervenciones en la reapertura de la embajada estadounidense en La Habana y  en la conferencia de prensa que ofreció en el Hotel Nacional de Cuba fueron transmitidas íntegramente por la televisión cubana. Sólo la necesidad de vestir como “victoria sobre el régimen totalitario de los Castro” lo que es algo esperado como normal por la población de Cuba y que ya esos mismos medios se ocuparon de difundir en casos anteriores puede explicar semejante manipulación.  

¿Finalmente?, el 4 de marzo, Obama decidió prorrogar por un año la vigencia de Orden Ejecutiva 13692 firmada el 8 de marzo de 2015 declarando “emergencia nacional” por considerar a Venezuela -el principal aliado de Cuba en la región- “una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de los Estados Unidos”. Esta vez no respondió la diplomacia cubana, una “Declaración del Gobierno Revolucionario” calificó de “arbitraria y agresiva” la decisión estadounidense y  reiteró

“de manera resuelta y leal su apoyo incondicional y el de nuestro pueblo a la hermana República Bolivariana de Venezuela, al legítimo gobierno del Presidente Nicolás Maduro y a la unión cívico-militar del pueblo bolivariano”

Un día después, la presencia en Caracas del Primer Vicepresidente cubano, Miguel Díaz Canel, en Caracas sirvió para argumentar más esa postura sobre la decisión de Obama contra Venezuela: 

“Una vez más, el imperio demuestra que no ha cambiado su esencia agresiva y su desprecio hacia nuestros pueblos, reiterando sus amenazas contra una nación hermana, pacífica y solidaria, e ignorando la indignación y rechazo unánimes que suscitó la promulgación de esta infame Orden hace apenas un año.”

Los refranes suelen dar consejos muy sabios. No se puede tener misa en Miami y procesión en La Habana y el que mucho abarca poco aprieta. Todas estas acciones hostiles de EEUU hacia Cuba y su aliado venezolano, no solo han generado la correspondiente respuesta cubana, sino que han sido ampliamente difundidas por los medios y aunque su objetivo es conseguir un perdón imposible de quienes han vivido toda la vida de la confrontación entre los dos países, lo que sí hacen es disminuir la simpatía que espera encontrar el Presidente Obama en Cuba y dar la razón a quienes han venido alertando sobre el hecho de que Washington no ha renunciado a su comportamiento imperial con la Isla.

(CubAhora)

 

19 pensamientos en “Dos refranes para Obama en vísperas de su viaje a Cuba. Por Iroel Sánchez

  1. El mismo perro con diferente collar …
    No se le puede pedir peras al holmo.
    Firmeza, serenidad, paciencia, soberanía ….

  2. Nada será jamás como si Obama su mano franca a Raúl familiar tendido hubiera. Quien piense que Washington cambiará su comportamiento imperial con respecto a… ¡todo el mundo! está en la luna de Valencia. Así que no sé como puede alertarse algo que se cae de la mata.
    Con respecto a Obama está bien enfilada la crítica de seguir con el jueguito en Miami, porque ya la situación política interna en EEUU autoriza para acabar de borrar a los voceros del exilio histérico.
    Sin embargo, la primera referencia —la multa— nada tiene que ver con Obama, porque el bloqueo seguirá aplicándose mientras sea ley y Obama no puede ir contra la ley. Bastantes piruetas ha hecho para eludirla. En vez de criticar a Obama habría que criticar a los congresistas que se dicen amigos de Cuba y no acaban de entrarle al bloqueo con la manga al codo.
    Otra cosa: si Obama no hubiera prorrogado la emergencia nacional, hubiera concitado escándalo en la derecha con perjuicio al Partido Democráta en año electoral. Lo que no dicen aquí es que la prorrogó suavizándola y eso ya es algo dentro del arte de lo posible, porque Obama no es Esteban Lazo ni fue Joven Comunista.

  3. Pingback: EEUU no ha renunciado a su comportamiento imperial | Auca en Cayo Hueso

  4. Pingback: EEUU no ha renunciado a su comportamiento imperial. « Nuestro Buen Vivir

  5. Iroel:

    Respondo por esta mis comentarios, porque no tengo la posibilidad de acceder al sitio a partir de encontrarse en proceso la certificación de nuestro acceso a la red, incluso nacional (a mi modo de ver dislate institucional).

    Entre todas las incógnitas que pueden emerger de esta próxima visita me asaltan las siguientes…, aclaro que no por desvelo sino más que nada por deseos de tener la razón que vaticino:

    ¿Para esta visita veremos el caluroso recibimiento que ha dado nuestro pueblo a verdaderos amigos de nuestro país y de nuestra sociedad? ¿Qué impresión se llevarían los medios de comunicación si a la bienvenida solo asisten los abyectos y algún que otro entusiasmado, curioso o esperanzado de momento y nada de masividad, calor popular y conmoción?

    Sólo dos preguntas en un mismo sentido.

    No cabe dudas que la visita será un termómetro para establecer superficial percepción de lo que ella representa tanto para la parte revolucionaria como para el principal adversario político que nos acecha.

    Pero solo el tiempo y los dos días que estará la suela de la principal figura política norteamericana horadando el suelo cubano, dirán la última palabra. Nada dirá más que el desabrío entusiasmo de aquellos que se lo presten y su desespero en ganas de cruzar con él y su séquito imperial: quejas, ofensas, alardes y acusaciones. Tal y como lo pensamos, no será la única ni última vez y ya nuestro pueblo tiene un alto grado de cultura para poder discernir entre demagogia y sentido.

    Recuerdo que para el caso de la visita de John Kerry, se esperó mucho por algunos, poco por otros y nada por millones y menos que nada, las evaluaciones en balance general de lo que hizo durante su breve estancia ya casi nadie las recuerda: vino, habló, izó la bandera, dio la conferencia de prensa, se reunió, visitó la Habana vieja y se fue. No dejó ni pudo dejar acuerdos importantes, instrucciones a nuestro gobierno revolucionario, ni ultimátum a nuestras fuerzas armadas ni órganos de orden interior……más que nada tuvo que RESPETAR con decencia las instituciones de una sociedad a la que hasta ahora y no se sabe hasta cuando vilipendian, calumnian y acusan para ignorar.

    De buenas a primera tal pareciera que Cuba es el ombligo del mundo para ellos y otros acólitos que tuvieron que esperar la luz verde desde Washington para poder dejar posiciones comunes, enfriamientos de décadas, campañas de ajedrez político para mostrar su “franco acercamiento” el empedrado camino con sus “buenas intenciones” que nos puede llevar directico…..

    Apuesto, aunque esta no sea una actitud cultural genuinamente cubana, que si el 21 y 22 se aprecia poca y o fría, participación popular en su recibimiento e interacción, los medios de prensa podrán tratar de levantar sobre tal situación nuevas calumnias, pero quedará la esencia.

    Al pueblo de Cuba no le debe entusiasmar la idea de que aquel que no se pronuncia en nada contra el puñal que tiene clavado en su costal nuestra patria, le haga una visita de cortesía de buen vecino para tratar de terminar de madurar una fruta que miopemente la están viendo pintona desde hace más de un siglo.

    Vivir para ver….. será el refrán con el que sentenciaré este final. Para buen augurio de lo que suceda.

    Saludos Raudel

  6. Iroel;
    No es la visita de Obama lo que va a alebrestar al cubano, sino un trabajito fuera del gobierno, que propiciaría un crédito para comprarse un apartamentico, ropa, comida y un carrito y lo haría participar de la división internacional del trabajo. Pero esta visita aportarà mucho a este objetivo. Funcionó en Rusia con sus satélites, en los países socialistas esteuropeos, en Vietnam. Por qué no habría de funcionar en Cuba?

  7. Pingback: EEUU no ha renunciado a su comportamiento imperial |

  8. Pingback: Due ritornelli per Obama alla vigilia del suo viaggio a Cuba | progetto cubainformAzione

  9. Pingback: #EEUU no ha renunciado a su comportamiento imperial.#cuba | El Informador Boliviano

  10. Pingback: EEUU no ha renunciado a su comportamiento imperial | Nuestra América

  11. Pingback: EEUU no ha renunciado a su comportamiento imperial | Lente Latino-Americano

  12. Pingback: EEUU no ha renunciado a su comportamiento imperial | Golpeando el Yunque

  13. soy una persona mayor y les digo que realmente no entiendo para
    que obama inicio relaciones con cuba y pretende inmiscuirse en —
    asuntos relativos solo a cuba, como es la llamada oposicion en —
    cuba y sus llamados frecuentes a darlos espacios a estas perso-
    nas las cuales son pagadas por los propios ee.uu. lo digo con co-
    nocimiento de causa, pues conoci a una persona que recibia de
    ese dinero, segun ella poco, cuando a la roque cabello se le paga-
    ba mucho mas, que clase de oposicion politica es esa que basa
    su lucha en el dinero que le paga una potencia extranjera , que
    yo sepa cuando ee.uu. con nixon como presidente inicio las rela-
    ciones con china no hablo con esta sobre lo referente a los —
    opositores al gobierno chino que era y sigue siendo comunista
    y partido unico, como vietnam, igualmente esta reconoce el —
    apoyo dado por cuba a vietnam en la agresion de los ee.uu
    la que culmino con la lucha denodada de los vietnamitas en la
    derrota de los agresores y dio pie a la unificacion de vietnam
    como una republica, norte y sur bajo la estrategia de su —–
    lider ho chi ming, responsable directo de esa lucha que de–
    rroto apenas sin recursos, solo con mucho ingenio, a la po-
    tencia agresora, a estos tampoco se le pidieron concesiones
    para iniciar sus relaciones, a cuba pretenden hacerlo por que
    es una isla pequena o quizas se esten acordando de la en-
    mienda platt que puso a nuestra patria en sus manos? Creo
    que al parecer no entienden que cuba no aceptara nunca —
    nada que vaya en menoscabo contra ella y los derechos
    que tiene sobre su politica nacional e internacional y que re-
    conocen la gran mayoria de los paises del mundo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s