El estado y los medios de comunicación. Por Víctor Hugo Morales


El problema más serio de la democracia es la influencia de los medios de comunicación convertidos en partidos políticos, escudados en la libertad de expresión como un bien que está por arriba de todos los demás. La libertad real es la que está comprometida cuando los medios concentrados asfixian ese ideal. De todas las corporaciones es la más poderosa, porque se ubica al frente de ese ejército que combate al Estado como si este fuese el causante de los males, y no su remedio, o por lo menos, una paliativo dentro de este mundo rendido a los pies del capitalismo. Solo el Estado puede regularlo y adecenar la derrota de las mayorías, porque hace más grande y más profunda la discusión política. Sigue leyendo