Emigración y deporte a propósito de las Olimpiadas. Por Sergio Rodríguez y Rafael Cuevas


Continuando con el abordaje del tema que tanta polémica suscitó durante los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, traemos estos dos textos del dossier que a propósito publicó el sitio Con Nuestra América, del capítulo costarricense de la AUNA (Asociación por la Unidad de Nuestra América). 

Migración y deportes: la hipocresía de los países ricos

Mientras los gobiernos reprimen brutalmente la emigración, y tratan de impedirla por la fuerza, se vanaglorian por los éxitos que sus naciones obtienen a través de estos talentos que independientemente del país por el que compitieron son expresión de lo mejor de esta humanidad diversa y multicultural que tiene todo el derecho de desplazarse a donde quiera por el sueño de una vida mejor. 

Sergio Rodríguez Gelfenstein / Especial para Con Nuestra América

Desde Caracas, Venezuela

Las investigaciones científicas han demostrado que los seres humanos se han desplazado a lo largo y ancho del planeta desde que se conoce su existencia en el mismo. Es una de sus condiciones naturales, tal vez una de las más importantes y trascendentes. Lo particular han sido los estudios que se han hecho a partir de las circunstancias en que se produjeron y las repercusiones en términos políticos, económicos, sociales y culturales que han tenido en sus diferentes contextos a través de la historia. Los instrumentos que los poderosos utilizaron en cada etapa, signan su validez o repudio según sea el caso.

La creación de Estados nacionales en Europa a partir del siglo XVII y la expansión por la fuerza de las monarquías del viejo continente, creo regímenes coloniales que dividieron pueblos, alteraron tradiciones, culturas y costumbres, además de violentar fronteras donde existían y establecerlas donde no las había.  El colonialismo creó nuevos países en los que se impusieron las usanzas, cultura, religión e idioma de las metrópolis. Sin embargo,  a pesar del esfuerzo por imponer una lógica universal eurocéntrica, en cada rincón del globo, los pueblos avasallados, enfrentaron, -en virtud de su mayor o menor potencia cultural y de su fuerza civilizatoria- la propagación maligna que se les impuso  a través  de esta avalancha, dada en llamarse modernidad.

El siglo XIX impuso una aceleración del proceso colonial a través de la ocupación de territorios y la reducción de los pueblos, utilizando para ello cualquier instrumento que los poderes europeos tuvieran a su alcance. Por supuesto, este “nuevo acontecimiento” iba a tener impactos significativos en los movimientos poblacionales que durante aproximadamente un siglo y medio hicieron que el planeta se fuera construyendo demográficamente de otra manera. Además, la irrupción de Estados Unidos como potencia que desde finales del siglo XIX pugnaba por ganarse un espacio en el concierto de los países que tomaban las decisiones, mientas que de forma similar, Rusia aspiró a lo mismo desde principios del siglo XX, –aunque desde otra perspectiva ideológica-, y la ubicación geográfica de ambos actores, fuera de la Europa Occidental irrumpió en la estructura política del planeta durante la segunda mitad de la pasada centuria, estableciendo una nueva lógica a partir, -sobre todo- de la ilimitada expansión de la economía estadounidense, lo cual instauró expresiones inéditas de los desplazamientos humanos.

En tiempos más recientes (desde finales del siglo XX), este proceso generó indudables transformaciones identitarias, que han conllevado entre otras cosas a la cuasi desaparición de ciertas “homogeneidades”, las innovaciones en la creación de políticas públicas en materia de educación y cultura y a profundas mutaciones en las estructuras de la sociedad y la economía.

Estados Unidos y Europa se han visto sometidos, casi desde los mismos comienzos del siglo XXI  a una serie de sucesos que han puesto en evidencia el fracaso de sus políticas migratorias: incremento de acciones violentas, manifestaciones crecientes de inmigrantes afectados por decisiones gubernamentales, exclusión de las minorías y exacerbación del racismo, el chovinismo y la xenofobia, todo lo cual ha sido acentuado por la suposición mecánica de que un inmigrante es un terrorista potencial a la luz de la política de “guerra al terrorismo” inaugurada por el Presidente Bush después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

La ola humana de migrantes proveniente de los países del Oriente Medio, que se calcula en alrededor de 18 millones de ciudadanos indocumentados llegados a territorio europeo, antes de la “primavera árabe” y el comienzo de la guerra en Siria han cambiado para siempre la perspectiva del quehacer gubernamental de los países de Europa, haciendo de este tema  una prioridad en la discusión para la toma de decisiones políticas y económicas. A mediados de la década pasada, se calculaba que Palestina, Turquía, Marruecos y Egipto tenían cada uno dos millones y medio de ciudadanos viviendo en Europa, así mismo, la cifra alcanza a un millón para Argelia y medio millón para Túnez y Líbano según cifras que aporta el reconocido antropólogo e investigador mexicano Andrés Fábregas Puig. La guerra en Siria, el surgimiento del Estado Islámico, la expansión de Al Qaeda, todo bajo paraguas y visto bueno occidental ha venido a incrementar a niveles alarmantes estas cifras.

Sin embargo, revisando alguna información, encontramos que en Estados Unidos la cifra más alta  a la que llegó el número de migrantes indocumentados fue de 12,2 millones en 2007, lo cual representaba el 4 % de su población, Italia, recibió 167 mil inmigrantes en 2014 según Euronews. Por su parte datos oficiales de la Unión Europea señalan  que en 2013 todos los países que la conforman recibieron 3.4 millones, aunque en el mismo año salieron de ella, 2.8 millones, incluyendo ciudadanos de un país de la Unión que se trasladaron a otro. Los mayores receptores fueron Alemania con 693 mil dentro de una población total de alrededor de 80 millones, es decir menos del 1% y Reino Unido con 526 mil en una población de 58 millones es decir un poco más del 1%. Al mirar estas cifras no se entiende el escándalo que han armado a fin de tratar de encontrar respuestas para un problema que ellos mismos han creado. Solo desde una visión racista y xenófoba que ha incubado en las élites del poder y la política puede explicarse la histeria frente a un problema que como hemos explicado es tan antiguo como la humanidad misma. ¿Qué hubiera pasado si -como Venezuela-,  recibieran a 6 millones de migrantes, de una población total de alrededor de 30 millones, es decir el 20 % de la población (solo contando a los colombianos) que han llegado al país por un problema que Venezuela no generó y que responde exclusivamente a las paupérrimas condiciones de vida del país vecino, la guerra interna, la delincuencia organizada y el paramilitarismo?. ¿Acaso el Presidente Chávez pidió ayuda internacional para concederle a esos inmigrantes todos los derechos sociales con que cuentan los ciudadanos nacidos en el país, incluyendo, salud y educación enteramente gratuita y posibilidad de obtener una vivienda digna en igualdad de condiciones que los venezolanos?

Pero, en realidad lo que motivó esta nota, es la consumación ante miles de millones de ciudadanos de todo el mundo de un acto que devela la mayor hipocresía que se jamás se podría haber esperado de los “dueños del planeta”. La inauguración de los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro mostró  el desfile de una delegación de migrantes que compitieron bajo las banderas del Comité Olímpico Internacional (COI), decenas de litros de lágrimas se derramaron por tal “acto de humanidad” que se insertaba en un supuesto espíritu olímpico. Espíritu que por cierto, borró del juramento inicial de los juegos la palabra Patria, que se utilizó por primera vez en Amberes 1920, cuando los deportistas se comprometían  “…por el honor de nuestra patria y por la gloria del deporte” para mutarla  a “por la gloria del deporte y el honor de nuestros equipos” que se usa ahora, por supuesto, en el proceso de mercantilización del deporte que tiende a olvidar los valores insuflados al olimpismo por el Barón de Coubertin y que son expresión del verdadero espíritu que debería primar en los Juegos.

Lo risible de esta delegación de migrantes (seguramente inventada para darse golpes de pecho por los mafiosos que dirigen el deporte mundial) es que cuando comenzaron los eventos, se pudo observar por ejemplo, al equipo de futbol de Suecia compuesto por tres deportistas de origen africano y cuatro árabes, o a una jugadora alemana de tenis de mesa de origen chino, recibiendo instrucciones… en mandarín de su técnica también alemana, y de origen chino. Asimismo, un ucraniano de origen croata  que competía en el mismo deporte con un bosnio que representaba a Eslovenia. Vimos a un pesista mexicano de origen cubano, a un voleibolista ruso participando por Italia y a Pedroso una cubana que también compitió por Italia en 400 mts. con vallas. No dejó de sorprenderme la judoca alemana de apellido Vargas, la futbolista de Dinamarca, en cuyo dorsal pudo leerse “Gómez” y el pesista Robles de Estados Unidos, así como el atleta británico de 400 mts. de apellido no muy inglés Uhorhogu, y al voleibolista italiano Egoru, negros ambos como sus ancestros evidentemente venidos de África.

Pero, lo que rebasó todo umbral de ironía y descaro  respecto del origen de los atletas y la inmoralidad que conlleva esta mirada sobre los inmigrantes es que de la delegación de Bahréin compuesta por 35 deportistas, 10 nacieron en Kenia, 7 en Etiopía, 6 en Nigeria, 3 en Marruecos, 2 en Jamaica, 1 en Rusia y solo 6 en su país. Este caso, no es más que un vulgar robo de talentos por parte de una monarquía corrupta y desvergonzada.

No tengo duda que si los migrantes, o los hijos de migrantes hubieran integrado una sola delegación, ésta sería la más numerosa de todas las que participaron y posiblemente la que mayor cantidad de medallas hubiera obtenido. Mientras los gobiernos reprimen brutalmente la emigración, y tratan de impedirla por la fuerza, se vanaglorian por los éxitos que sus naciones obtienen a través de estos talentos que independientemente del país por el que compitieron son expresión de lo mejor de esta humanidad diversa y multicultural que tiene todo el derecho de desplazarse a donde quiera por el sueño de una vida mejor.  También son expresión de lo peor del capitalismo putrefacto y decadente que lamentablemente ha transformado al deporte en un negocio y a los atletas en mercancía.

Olimpiadas: Cuando vea a un alemán competir por Tanzania sabré que las cosas están cambiando

Los países del Primer Mundo han estado drenando talentos de todo tipo desde su periferia para su propio provecho. Las Olimpiadas no son más que un caso más.

Rafael Cuevas Molina / Presidente AUNA-Costa Rica

El diario ABC, publicado en Madrid, se escandaliza por el caso de Bahrein en estas Olimpiadas que se llevan a cabo en Rio de Janeiro. El titular dice: “El escándalo olímpico de Bahrein para engordar su medallero”[1]. Según el diario, el problema es que el país árabe, rico en petróleo y, por ende, en petrodólares, ha inscrito bajo su bandera a 35 atletas, de los cuales solamente 6 son de origen bahrení. Esto le parece censurable al diario, y atribuye la situación al cambio sufrido por la juramentación de los juegos, en donde se sustituyó el término “patria” por “nuestro equipo”.

La mirada del diario español es colonialista.

Le sorprende y censura la situación de Bahrein pero, al ver la paja en el ojo ajeno se olvida de la viga en el suyo. Cuando decimos “suyo” nos referimos no solo a España sino, en general, a los países del Primer Mundo (perdón por usar terminología demodé), que hacen su agosto en estos juegos (pero no solo en ellos), con gente que tiene dotes o formación especial o sobresaliente, y que llega hasta sus costas atraídos por las mejores condiciones que pueden ofrecerles.

¿Recuerdan, por ejemplo, el combinado francés de fútbol que ganó el Mundial de ese deporte en 1998? Refiriéndose al fútbol, el sitio INFOBAE dice: “Si en términos generales se define a un ‘extranjero’ como cualquier persona con al menos un progenitor nacido en otro país, la selección suiza habría perdido a dos tercios de sus jugadores para jugar el Mundial de Brasil 2014. Francia y Holanda habrían quedado desarmadas y quizás no habrían logrado pasar la primera ronda. En cambio, Argelia, Ghana o Turquía se habrían reforzado en grande”[2].

Francia habría perdido a 12 jugadores del plantel de 23 que llevó a Brasil. Bélgica no habría tenido al defensor Vincent Kompany y al atacante Romelu Lukaku que nacieron en la República Democrática del Congo, al delantero Kevin Mirallas cuyo padre nació en España, a Marouane Fellaini, cuyos padres nacieron en Marruecos, a Axel Witsel cuyo padre es de Martinica y al central Mousa Dembele cuyo padre nació en Malí. España habría restado a David Silva, ya que su madre es de Japón y su padre de las islas Canarias, y al brasileño nacionalizado Diego Costa. Y así sucesivamente.

Este robo de talentos se da en todos los ámbitos de la vida. En el famoso Silicon Valley de los Estados Unidos, los hindús y chinos conforman casi dos tercios de la llamada “gente talentosa” que impulsa la industria tecnológica norteamericana. Consciente de esta situación Marc Zuckerberg, el creador y dueño de Facebook, argumentaba en abril de 2013 en el periódico Washington Post[3]que en la “economía del conocimiento” no tiene sentido rechazar a gente con talento, comparando a este talento con el petróleo u otros recursos naturales del tipo que alimentaron booms industriales anteriores.

Se trata, pues, de un fenómeno viejo y muy conocido: los países del Primer Mundo han estado drenando talentos de todo tipo desde su periferia para su propio provecho. Las Olimpiadas no son más que un caso más.

Pero cuando no son ellos los que sacan ganancia de la situación, se asustan, les parece escandaloso y se rasgan las vestiduras: mentalidad colonial.

9 pensamientos en “Emigración y deporte a propósito de las Olimpiadas. Por Sergio Rodríguez y Rafael Cuevas

  1. Me parece muy bien, Iroel, este artículo sobre las migraciones, el colonialismo y la avasalladora hipocrecía de los poderosos y el mal de las mafias en el deporte a raíz de las Olimpiadas de Río. Nada es objetable, todo es absolutamente cierto en lo que escribe el compañero desde Caracas, que también podría haber sido desde Honduras o desde Cuba, pero…, desgraciadamente la batalla de que “hay que hablar de Cuba” nos va ganando y siento que no reaccionamos adecuadamente. También la Wikipedia, con sus “enseñanzas” cortas y al grano en lo que buscan, como el espectáculo en que se ha convertido el mundo, nos van ganando y tampoco reaccionamos adecuadamente. No me agrada para nada “la enseñanza” de la Wikipedia, mucho menos el show ni las dobleces de FR, pero…, así es este mundo que nos golpea tanto y pienso que solo con armas “parecidas” -igual a como los mambises sustituyeron el machete por los rifles cuando pudieron- podremos acercarnos a esas cantidades de personas ya bien significativas encerradas en esas formas, o ¿es que solo reflexionamos y escribimos para los ya convencidos de los males del mundo? ¿O es que tenemos que repetirnos lo mismo de siempre porque estamos llenos de dudas y no encontramos sus respuestas ni en nosotros mismos? Todo esto duele, pero si no tocamos la llaga, jamás tendremos una plena sonrisa de salud.

    • Andrés. Como con el programa de tv, aquí también tratamos de levantar alternativas. Hace siete años fundé EcuRed con el apoyo de otros compañeros. Es perfectible pero supera con creces a Wikipedia en los contenidos sobre Cuba y en su enfoqque descolonizador.
      Saludos

  2. De acuerdo, Iroel, también sé que esto es verdad, y seguramente lo sabrán muchos, pero no se trata de eso… Bueno, disculpa querer otras búsquedas. Tal vez sea un desconocimiento de la realidad cubana por mis 17 años fuera y seguir creyendo que nunca salí de Cuba.

  3. La hipocresía de los países ricos y la podredumbre que significan definiría un poco mejor. El articulo habla en mi opinión, de una manera un poco digamos fuera del tiesto por no decir otra cosa, yo creo que para nada eso de que “Las investigaciones científicas han demostrado que los seres humanos se han desplazado a lo largo y ancho del planeta desde que se conoce su existencia en el mismo”, se desplazaban unos, a otros millones los desplazaban forzosamente como a todos los esclavos que fletaron desde las costas africanas hacia America y aunque dicen que la esclavitud terminó eso no es cierto, continua de muchas formas diferentes, y los negreros de antes son los mismos de ahora, tantos los destripaterrones que los encadenaban para trasladarlos, como los “distinguidos” de guante blanco, nunca mejor dicho. Antes había mercado de esclavos donde se exponía la mercancía encadenados y ahora los JJOO es la vitrina donde los neo esclavistas observan a los esclavos de ahora en forma de deportistas, son los cimarrones modernos, los jibaros como se les conocía en Cuba, a aquellos que se escapaban y se escondían, ahora se exhiben en los Juegos para que los siguientes puedan lucir la camiseta con los colores de los colonialistas de siempre, es ese aspecto no ha cambiado mucho, no han dejado de ser mercancía.

    Pero los JJOO también son una farsa a otros niveles y una plataforma de dominio globalista que emplea EEUU y sus vasallos europeos para practicar fobias, ahora la que está sistematizada campaña que Occidente ha desatado contra Rusia a propósito del supuesto dopaje “de estado”, todo una farsa rusofóbica y a este respecto se puede leer a Paul Craig Roberts en http://www.strategic-culture.org/news/2016/07/19/washington-politicizing-the-olympics-again.html. El intoxicador y manipulador informe McLaren: Según un miembro identificado de la AMA (Agencia Mundial Antidopaje), filtró de un borrador instando a una prohibición completa de los atletas rusos en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Las acusaciones contra atletas de Rusia se basan en la información dada por una sola persona, un tal Grigory Rodchenkov, ex director del laboratorio antidopaje de Moscú, al cual se le imputaron cargos criminales en Rusia, en 2012, por violar las leyes antidopaje, aunque el caso fue, finalmente, sobreseído por las autoridades rusas. Ródchenkov, era sospechoso de extorsionar a los deportistas para recibir sobornos, renunció a su cargo y se fugó a EE.UU. En los meses posteriores concedió varias entrevistas acusando a los más altos cargos rusos de instigar el uso del dopaje para ganar los JJ.OO. Sobre su testimonio se ha construido el informe McLaren, nombre del abogado de turno canadiense y parte de la trama. Si a ello añadimos las denuncias del presidente del Comité Olímpico Europeo, Pat Hickey, señaladas en el artículo de Roberts…hay un denominador y un objetivo común: satanizar a Rusia. Los medios de desinformación masiva sólo han tenido que poner en marcha el ventilador más la porquería correspondiente, de la mano de un “disidente” ruso en este caso.

    Como dice un comentarista, Omar, asqueroso lo que sucede en el deporte al amparo del COI y patrocinio de EEUU y sus vasallos occidentales.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s