¿Es necesario preguntar? Por Iroel Sánchez


Junge Welt es un diario alemán que como todas las propiedades colectivas en la antigua República Democrática Alemana fue subastado después de la absorción de esta por Alemania occidental y vendido por menos de un dólar a un empresario que lo llevó a la quiebra. Un grupo de periodistas, con el apoyo de miles de lectores, logró hacerlo reflotar y convertirlo  en un pequeño diario que sobrevive a duras penas en un entorno hostil. Sigue leyendo