Fidel Castro: Un líder políticamente incorrecto. Por Iroel Sánchez


Ha sido tan inocultable la impresionante reacción de dolor y compromiso del pueblo cubano ante la muerte de Fidel que algunos medios de comunicación se han consagrado a interpretarla y devaluarla para luego vender la idea de un país minado por la incertidumbre y el desánimo, “sin referentes”. El diagnóstico  y detrás la profecía que desean autocumplida:  “Cuba está tan detenida en el tiempo que cualquier cambio que venga, tendrá que ser brusco para ser efectivo.”

Hasta en la psicología se han buscado explicaciones. Se ha dicho -y escrito- que la forma en que han raccionado los cubanos no es racional, que obedece a un “síndrome de Estocolmo”, se ha sugerido mendazmente que el luto es obligado porque “si alguien bebe alcohol o escucha música en el auto o en la casa, le clavan una multa equivalente a 50 dólares”, y se ha concentrado la imagen del dolor provocado por la partida del Comandante en “muchos ancianos y ancianas” como si no fueran los jóvenes los que iniciaron la consigna “Yo soy Fidel” y la gritaron atronadoramente en el homenaje de la Plaza de la Revolución. 

Considerando a cubanas y cubanos como a sí mismos, los reporteros enviados a La Habana para cubrir el funeral de Fidel buscan en razones materiales – alusiones a ollas arroceras y refrigeradores- lo que para ellos es invisible. Si urgaran un poco en la historia de Cuba  para saber a quién han venerado los cubanos comprenderían la verdad. Se enterarían entonces de Antonio Maceo que con un puñado de hombres y tras una guerra desvastadora no aceptó una paz sin independencia y abolición de la esclavitud, de José Martí que más que ofrecer a los obreros emigrados les fue a pedir -y obtuvo de ellos- un día de salario al mes para armar a los libertadores de Cuba, de Antonio Guiteras que cuando los embajadores de Estados Unidos mandaban en América Latina tuvo el valor de expulsar a uno de su oficina, o  de Jesús Menéndez quien impuso a los monopolios norteamericanos un acuerdo único en la historia en beneficio de los trabajadores azucareros. Lógico, ninguno de esos referentes fue transmitido a través de los medios de comunicación ni se construyó a través de bienpagados columnistas del dólar.

Tal vez en la cabeza de los cubanos que dan emocionado adiós a su líder no hay un recuerdo de algo material sino victorias que lograron junto a Fidel como el regreso de los Cinco prisioneros antiterroristas condenados injustamente en Estados Unidos o la devolución del niño Elián González, a quienes en contra del sentido común el Comandante aseguró traerían de vuelta. 

Es que mirándose en un espejo, buscando el clientelismo, la politiquería y la demagogia al uso en sociedades que quieren servir de ejemplo a Cuba no se van a encontrar con el Fidel que admira el pueblo cubano.

Los últimos pronunciamientos del Comandante fueron, como siempre, políticamente incorrectos. “No confío en la política de los Estados Unidos” dijo en enero de 2015; “hermano Obama”, llamó irónicamente al presidente de Estados Unidos al desnudar las intenciones de su visita a Cuba y decirle con un gesto digno de Maceo “no necesitamos que el imperio nos regale nada”, y en su último discurso ratificó su condición de comunista. No fue ambiguo ni equidistante, siempre tomó partido, fue radical, “extremista” dirían algunos, como Martí, Maceo, Guiteras, y Menéndez, y por eso está junto a ellos en el corazón de los cubanos, porque logró lo que llevó a aquellos a entregar su vida. 

¿Qué agradecen entonces los cubanos cuando despiden al Comandante? Digámoslo no con las palabras de un revolucionario sino con las de un desafecto que, en un acto de honestidad que le costó terminar una entrevista en una radio de ultraderecha española, dijo lo que cualquiera que ha rendido tributo al Comandante por estos días  sabe muy bien:  “Cuando llegó Fidel triunfó y convirtió un país de mamboleta, de prostitutas, de tahúres y de americanos y lo convirtió en una de las naciones más importantes del mundo.”

(CubAhora)

Anuncios

11 pensamientos en “Fidel Castro: Un líder políticamente incorrecto. Por Iroel Sánchez

  1. Al parecer querian convertir los pueblos de Cuba en una extension de la Calle Ocho con su celebracion al estilo de la Edad de las Cavernas.
    El payaso rentado que se atreviera violar el dolor de toda Cuba no puede ganar hacer sus meritos con la tolerancia ciudadana y bien lo saben.

  2. ´´Nadie se haga la ilusión de que el pueblo de este noble y abnegado país renunciará a la gloria y los derechos, y a la riqueza espiritual que ha ganado con el desarrollo de la educación, la ciencia y la cultura.

    Advierto además que somos capaces de producir los alimentos y las riquezas materiales que necesitamos con el esfuerzo y la inteligencia de nuestro pueblo. No necesitamos que el imperio nos regale nada. Nuestros esfuerzos serán legales y pacíficos, porque es nuestro compromiso con la paz y la fraternidad de todos los seres humanos que vivimos en este planet`´.

    Fidel Castro Ruz
    Marzo 27 de 2016
    10 y 25 p.m.

  3. Se nos avecinan nuevos tiempos de épica, Fidel nos preparó para esta batalla, que por ahora es de ideas, de un bando la música, la poesía, la cultura y el dolor de quienes lo amamos, y decidimos convertimos en él, el Caballo, del otro bando, encabezado por Trumpgolandia y la rancia gusanera ,el odio, la barbarie, y las truncas ilusiones renovadas por una partida física, ´´stop, cuidado´´, por el momento son las ideas las que van a confrontar, pero no olviden girón, no olviden octubre, no olviden Angola, ok, ideas por el momento, pero no cometan la soberana estupidez de olvidar, hoy somos millones de Fidel en cuba y en el mundo. No se vayan a vestir, que como tantas veces ha ocurrido, se van a quedar sin bailar.

  4. César Vallejo,´´La masa´´ vs la barbarie

    Al fin de la batalla,
    y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre
    y le dijo: “¡No mueras, te amo tanto!”
    Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

    Se le acercaron dos repitiéronle:
    “¡No nos dejes! ¡Valor! ¡Vuelve a la vida!”
    Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

    Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos mil,
    clamando “¡Tanto amor y no poder nada contra la muerte!”
    Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

    Le rodearon millones de individuos,
    con un ruego común: “¡Quédate hermano!”
    Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

    Entonces, todos lo hombres de la tierra
    le rodearon; les vio el cadáver triste, emocionado;
    incorporóse lentamente,
    abrazo al primer hombre; echóse a andar…

  5. Dicen que en la Plaza en estos días

    se les ha visto cabalgar a Camilo y a Martí

    y delante de la caravana, lentamente sin jinete,

    un caballo para ti.

    Vuelven las heridas que no sanan

    de los hombres y mujeres

    que no te dejaremos ir.

    Hoy el corazón nos late afuera

    y tu pueblo aunque le duela

    no te quiere despedir

    Hombre, los agradecidos te acompañan

    cómo anhelaremos tus hazañas

    ni la muerte cree que se apoderó de ti.

    Hombre, aprendimos a saberte eterno

    así como Olofi, Jesucristo

    No hay un solo altar sin una luz por ti.

    Hoy no quiero decirte Comandante,

    ni barbudo, ni gigante

    todo lo que sé de ti.

    Hoy quiero gritarte, Padre mío,

    no te sueltes de mi mano,

    aún no sé andar bien sin ti.

    Dicen que en la Plaza esta mañana

    Ya no caben más corceles llegando

    de otro confín.

    Una multitud desesperada

    de héroes de espaldas aladas

    que se han dado cita aquí

    y delante de la caravana

    lentamente sin jinete

    un caballo para ti.

  6. ´´stop, cuidado´´, por el momento son las ideas las que van a confrontar, con canciones, con reflexiones y con poema, pero moderen su lenguaje, no olviden girón, no olviden octubre, no olviden Angola, ok, ideas y canciones por el momento, pero no se confundan y sigan creyendo que el chicharrón es carne.

  7. Amigo Iroel, es un gusto leerte siempre, estos días guardas un silencio que habla, solo dices las palabras exactas y ahora también. Las lágrimas también ocupan un lugar, eso lo sé, porque quien con decoro no llora en Cuba a su comandante y allá donde se le ama, en muchos rincones de Africa, en cualquier lugar, esto es algo ni siquiera lo pueden ocultar ese obsceno y colonial Occidente y sus medios de deformación masiva, que como citas incluyen majaderías como que los cubanos viven un síndrome de Estocolmo con la muerte de Fidel, como si los cubanos estuvieran está bajo los efectos de un lavado de cerebro colectivo. Para esos chupatintas ridículos e inquisidores Cuba es una dictadura, un régimen tiránico, despótico, pero mira por dónde ese régimen “sanguinario” ( que también lo dicen) ha permitido que gentuza de esos “medios” escupan libremente desde La Habana, qué extraña dictadura no te parece?. Hablan del burdel festivo de Miami como contrapunto desinformador también para atenuar y ensombrecer el ficticio y aparatoso despliegue informativo en Miami, es una fiesta espontanea por la muerte del tirano. Mientras tanto aquí y ahora en Santiago está Fidel, estamos aqui en Santiago, no podíamos faltar, si Santiago nunca faltó, nosotros tampoco, en la magia de este lugar, este Santiago que está escribiendo historia ahora mismo quedará Fidel para siempre, nunca lo abandonará, dormirá y amanecerá, cumplirá sus 91 años, y así hasta el último día de cada uno de nosotros, como se ha podido leer estos increíbles días de espontáneos escritos, frases, abrazos, lágrimas. En Santiago y en toda Cuba salen de las gargantas sonidos que llenan las gargantas de los cubanos con decoro agradecidos a su comandante, YO SOY FIDEL, mientras todos esos comemierd.. de “juntaletras” no entienden nada, y lo mejor de todo, nunca entenderán. Ahora esperan las palabras de su hermano Raúl, del compañero fiel hasta el último momento, imaginemos el dolor del comandante Raúl, ese gigante modesto, pero giganteee y es a quien hay que decir, para lo que quiera, para lo que ordene aquí estamos mi comandante Raúl!!. Hasta la victoria siempre !! Patria o muerte venceremos!!!

  8. Menos mal que este personaje aun conserva algo de decoro y la honestidad. Nada mal para quien estuvo involucrado indirectamente con la causa No.1

  9. Cuba no es una dictadura. Cuba es una fortaleza de dignidad, humanismo y solidaridad. ¿Acaso sería el primer ejemplo de fortaleza en la historia de la Humanidad? ¿Le vamos a reprochar que resista heroicamente frente a la agresión y perversos propósitos del imperialismo económico? ¿Debería abrirle la puerta a los caballos de Troya, que han convertido casi todos los territorios del planeta en patio trasero de unos pocos?

    Cualquier cosa que hoy se diga sobre Cuba no puede perder de vista que es una fortaleza asediada por la superpotencia mundial, sin otro propósito que someterla a sus perversos intereses. Nadie en sus sano juicio podría evaluar el socialismo cubano sin tener en cuenta esta circunstancia, que condena a una pequeña nación del Tercer Mundo a no poder desarrollar todas sus potencialidades y a tener que dedicar buena parte de sus energías y recursos a preservar su integridad física y moral.

    El comentario que cita Iroel al final de su artículo viene a ser el fuego amigo en el terreno de la comunicación. En un programa de la cadena Cope (propiedad de la iglesia católica española), su conductor, Carlos Herrera, invitó a un opositor del castrismo que, en algún momento, fue colaboradora del proceso revolucionario. Como es costumbre en el endogámico sistema mediático español, participaban en calidad de contertulios varios periodistas de diferentes medios. El linchamiento estaba servido, a condición, claro está, de que el opositor cumpliera su función de poner los puntos sobre las íes en toda la basura que vomitaran el conductor y los “periodistas independientes”. Yo no tengo el mal gusto de escuchar la Cope, por lo que sólo he podido ser testigo de la parte de la entrevista publicada en “Eldiario.es”, que acabó convirtiéndose en viral (para desgracia de la Galaxia Goebbels).

    Comienza el fragmento de la entrevista con la apresurada despedida del invitado opositor por parte de Carlos Herrera, a lo que aquel replicó con el comentario: “Me hiciste lo que me hicieron los venezolanos hoy, empecé a hablar, no les gustó nada lo que estaba diciendo y me cortaron”. La respuesta de Herrera es muy elocuente: “Los venezolanos es lógico que te corten”. Sin duda, el conductor daba por hecho que había sido entrevistado por un medio chavista, cuando lo sensato es pensar que fuera censurado por un medio venezolano opositor, como la cadena Cope, que son mayoritarios en la nación sudamericana y a los que sin duda unas declaraciones que las que él hizo podrían molestar.

    No quiso Herrera que su entrevista acabara sin un interrogatorio sumarísimo por parte de los tertulianos. Uno de ellos le pidió al cubano opositor que intentara justificar la fidelidad del pueblo cubano a la revolución después de tantas adversidades y penurias, sin aludir en ningún momento al criminal bloqueo. Este contestó que la revolución era un ideal. Le faltó añadir que un ideal con incuestionables logros y liderado por personas que jamás traicionarían a su pueblo. Siguieron las presiones de los tertulianos, lo que acabó con la paciencia del opositor: “el país (antes de Fidel) era una reverenda mierda. No servía para nada”. A continuación dijo lo que cita Iroel. Por suerte, en esta ocasión el tiro les salió por la culata, pero estas cosas no suelen ocurrir en la Galaxia Goebbels.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s