Reencuentro. Por Enriquito Núñez Rodríguez


La madrugada del pasado 25 de noviembre hubo una asamblea en el Olimpo de los Dioses del Pueblo para discutir la propuesta de uno de los más humildes miembros del Consejo. Se trataba de que ese día se conmemorarían sesenta años de la partida del yate Granma del puerto de Tuxpan, con destino a las costas de Cuba. La hazaña, protagonizada por 82 jóvenes que zarparon a luchar por la liberación su Patria contra la tiranía de Batista, con la promesa de que en el 56 serían libres o mártires, es comparable a la Odisea. En un bello ejemplo de democracia, la Asamblea de los Dioses del Pueblo le dio la palabra a uno de los héroes guardianes del Olimpo, que también tienen voz en ese cónclave, independientemente de que no ostenten el mismo peso histórico de los dioses mayores.

Roberto Roque Núñez, un experimentado marino de 41 años, era el timonel y a la vez vigía del frágil yate Granma, cuando en la tempestuosa noche del 1 de diciembre de 1956, después de seis días de azarosa travesía, cayó accidentalmente al mar embravecido. Roque no murió ahogado esa noche, sino, en asombrosa coincidencia, otro primero de diciembre 33 años después, convertido ya en héroe de la Revolución Cubana.

El vigía Roque, desde su humilde posición en la Asamblea,  expuso una propuesta singular: Que ese día, exactamente sesenta años después de que zarpara el Granma, era una bella fecha para traer al Olimpo al Comandante en Jefe Fidel Castro, de 90 años, quien había cumplido ya una hermosa vida al servicio de la causa de los más humildes en su Patria, pero también en el mundo entero. Proponía Roque concretamente que el 25 de noviembre de 2106, Fidel se convirtiera en Luz.

Hubo reacciones contradictorias en la Asamblea. Algunos dioses expresaron que Fidel aun tenía mucho que hacer en La Tierra, otros concordaron con Roque en que El Comandante ya merecía descansar. Hay que resaltar que el Olimpo de los Dioses del Pueblo no es regido por un dios superior, como Zeus u Orula, no. Es tan enorme la talla de quienes habitan allí, que ha resultado desde siempre imposible e innecesario, señalar a ninguno como líder.

Es la costumbre en el Olimpo de los Dioses del Pueblo que todas las decisiones han de tomarse por acuerdo unánime, no por votación dividida, no importe el tiempo que lleve alcanzar el consenso. De manera que puestos a decidir con premura, pocos minutos antes del alba, Bolívar, Martí, Maceo, Máximo Gómez, Mariana Grajales, Marx, Engels, Lenin y Rosa Luxemburgo, Mao, Ho Chi Mihn, Lincoln y Martin Luther King, Camilo, El Che, Nelson Mandela, Salvador Allende, Monseñor Romero y Hugo Chávez acordaron que era hora de traer al camarada Fidel Castro.

Diéronse entonces los Dioses un fuerte abrazo para sellar la decisión. Y de ese abrazo, en medio de un sobrecogedor bramido, semejante al de la tempestad en la que sesenta años antes casi muere el vigía del Granma, surgió un rayo que descendió a La Tierra exactamente a las 10 y 29 minutos de la noche del pasado 25 de noviembre, para caer sobre un enorme Caguairán, que al instante fue sublimado en cenizas, entre relámpagos, convirtiéndose en un increíble haz de luz que ascendió en el oscuro firmamento de la Isla de Cuba. Al llegar a la puerta del Olimpo de los dioses del Pueblo, aquel haz de luz se transfiguró en un joven barbudo, en uniforme verde olivo, con mochila y fusil al hombro. Roberto Roque, el timonel del Granma, le abrió la puerta, y Fidel, sonriente, le dijo, bajito:

“Caramba, Roque, al fin te vuelvo a encontrar”

Noviembre 28, 2016.

(a 14 años de la muerte de mi viejo)

Anuncios

5 pensamientos en “Reencuentro. Por Enriquito Núñez Rodríguez

  1. ¡¡¡¡Que bonito Enriquitoooo!!!!!!! No se puede negar aquello d Que tal palo tal estilla.Evidente la herencia ‘de tu viejo’ en tus letras.Gracias,un abrazo.

  2. “Yo me muero como viví, con licencia del profesor Enrique Ubieta Gómez.”

    Por Juan Carlos Corcho Vergara

    ¿To be or not to be?, ¿Ser o no ser?, ¿y hasta dónde ser?, sin ser estigmatizado, acosado, excluido, y finalmente ser ´´ linchado´´, al menos en lo que el palo va y viene, ¡y como demora el palo en venir!. Los camaleones metamorfóseos, la burocracia seducida, oportunista, corrupta y neo-capitalista, en demasiadas ocasiones se las agencian para encontrar inmunidades traficadas, y esas son las penitencias o martirios que con hidalguía, rebeldía, combatividad y buen humor, debe estar dispuesto a pagar quien intenta ser revolucionario socialista día a día.´´ La rebeldía -dice el profe- no es, ni puede ser, enemiga del espíritu revolucionario; ser revolucionario es la forma superior de ser rebelde. Sin la inconformidad que propicia la rebeldía y sin su disposición para romper moldes, normas, esquemas, es difícil ser revolucionario´´.

    El capitalista o neo-capitalista, o el culto a la posesión, ”intenta domar la rebeldía, incentivando sus formas primarias: el desacato, la irreverencia; intenta aislar al rebelde, concentrarlo en sí mismo, explotar al máximo su expresión individualista, transformarlo en un cínico. El socialismo o la cultura del ser, pretende encauzar esa rebeldía hacia la acción transformadora y colectiva, ponerle mayúsculas, hacerla partícipe de las causas más justas de su época ´´.Al igual que el profesor, pienso que el enemigo más urgente a enfrentar por el revolucionario socialista, es la corrupción, la burocracia, la doble moral, la insensibilidad, el “sálvese quien pueda”, porque sacando la cuenta al final, como dice la canción, representan la reencarnación del capitalismo, energizado por los cantos de sirenas del neoliberalismo salvaje y genocida, y entonces profe, como el palo no da con la cachimba, he decidido seguir ´´siendo´´ , y declaro oficial y formalmente, que seguiré intentando en el día a día morir como viví ,donde viví, y por quien viví.Yo moriré para que Fidel viva, yo soy FIDEL. https://lapupilainsomne.wordpress.com/2016/…/ser-revolucionario-en-cuba-hoy-por-e.

  3. Que ningún burócrata de pacotilla trasnochado se atreva a intentar capitalizar el dolor del pueblo por la muerte de Fidel en algún discurso cursi y barato, para enmascarar o camuflar sus mediocridades y sus ambiciones. Lo juro, seré el primero en chiflarle y abuchearle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s