Los medios de comunicación en la lucha de liberación nacional. Por Omar Pérez Salomón


 

Próximos a conmemorar el 58 aniversario del triunfo de la Revolución exponemos fragmentos de la entrevista que sostuve con Pedro Rodríguez Pérez, presidente de la Federación de Radioaficionados de Cuba, que forma parte del libro, Memorias de la radioafición cubana, publicado en el año 2015.[1]

En su testimonio Pedro se refiere al papel jugado por Fidel, el Che, Raúl y otros combatientes en el objetivo de dar a conocer la realidad de lo que acontecía en la lucha de liberación nacional y en el establecimiento de un sistema de comunicación entre los frentes guerrilleros de la Sierra Maestra.

Omar Pérez Salomón: Desde que comenzaron los preparativos de la expedición que viajó en el Granma desde México, Fidel Castro le dio una gran importancia a las radiocomunicaciones. Tal es así que impartió instrucciones para adquirir una  radioemisora y otros equipos de radio que marcharían a Cuba junto a los expedicionarios. Ya en el desembarco por Las Coloradas, el 2 de diciembre de 1956, Raúl Castro y otros combatientes, hicieron un enorme esfuerzo para trasladar con ellos los equipos; pero  les fue imposible por la complejidad del terreno y la necesidad del rápido avance.

Pedro Rodríguez Pérez: Ese es un hecho que demuestra la gran visión de Fidel y Raúl,  la importancia que le dieron, incluso desde aquellos momentos a las comunicaciones por radio.

OPS: En los primeros meses de 1957 Frank País y el Che Guevara inician gestiones para subir a la Sierra Maestra un equipo de radio. Frank para tener comunicación con el comandante Fidel Castro, y el Che para instalar una emisora radial que mantuviera una comunicación constante con los distintos mandos del ejército rebelde, así como con el pueblo cubano y el resto del mundo. En estos hechos estuvieron involucrados técnicos de radio y televisión y radioaficionados, algunos activos en la actualidad.

PRP: Exacto. En julio de 1957 se planteó al Movimiento 26 de Julio en Camagüey, a instancias de Frank País, la necesidad de adquirir una planta de radio para subirla a la Sierra.

El 29 de julio de ese año, Pedro Guelmes, técnico de radio y televisión y miembro del Movimiento 26 de Julio en Camagüey, se traslada a Victoria de las Tunas para tomar el tren hasta Santiago de Cuba, donde se le entregaría la planta que subiría a la Sierra Maestra. Llevaba como única dirección, los datos de una casa en Santiago de Cuba en la que contactaría con Frank País. Al llegar el día 30 a Victoria de las Tunas, le comunicaron el asesinato de Frank y al carecer de otro contacto en la ciudad de Santiago de Cuba, tuvo que regresar a Camagüey. 

OPS: ¿Cuál fue el papel desempeñado por los técnicos de radio, televisión y radioaficionados en la creación de Radio Rebelde?

PRP: Sin duda, fue determinante. Desde su fundación les correspondió mantener técnicamente en el aire a esa emisora, lo lograron armando equipos, reparando otros …, hasta crear un sistema de 32 plantas de radio que difundiera la verdad de la Revolución Cubana por toda la isla y el exterior. Los radioaficionados estuvieron entre los primeros en escuchar la Radio Rebelde, por el hábito de sintonizar  las señales audibles en el espectro radioeléctrico en que operan sus equipos, y muy pronto sus transmisiones encontraron en ellos no solo su simpatía sobre el tema, sino su colaboración activa, como sucedió en muchos casos.

Eduardo Fernández, Miguel Boffil, Miguel Espinosa, Olimpio Falcón, Pedro Guelmes y Roberto Suárez Lora, todos técnicos de radio y televisión; Celestino Pérez, radioaficionado, entre otros, fueron los pioneros entre los cientos de héroes anónimos que a lo largo de estos 58 años de Revolución han mantenido técnicamente las trasmisiones de Radio Rebelde y de las demás emisoras nacionales, provinciales y municipales, la mayoría de ellas  fundadas después del triunfo del 1ero de enero de 1959, y contribuido al desarrollo de la radioafición cubana.

La trascendencia histórica de la salida al aire de Radio Rebelde el 24 de febrero de 1958 radica, precisamente, en que dio la posibilidad de transmitir el mensaje de la Revolución diariamente a las masas, que se conociera la verdad de las acciones, de la presencia del Ejército Rebelde en la Sierra Maestra; además, que se utilizara como medio de comunicación entre los diferentes frentes guerrilleros. Todo ello, en condiciones sumamente difíciles, si se tiene en cuenta que los medios de comunicación masivos formaban parte de la estructura de dominación neocolonial impuesta a nuestro pueblo por el imperialismo norteamericano y reforzado por la tiranía batistiana.

OPS: En una ocasión me contó el comandante Eduardo Fernández, que el 19 de febrero de 1958 al probar los equipos recién llegados a la Sierra Maestra, ubicados en el hospital situado en el campamento del comandante Che Guevara en La Mesa, ajustó el transmisor en la banda de 20 metros, en la parte asignada a los radioaficionados y le inyectó el sonido del tocadiscos con el Himno Invasor, sintonizó el receptor en la misma banda y encontró una rueda[2] de radioaficionados latinoamericanos que captaron la señal de prueba de Radio Rebelde. También que el 22 de febrero, en la casa de  Alto de Conrado, lugar desde donde saliera al aire oficialmente la emisora, realizó otro contacto con una radioaficionada en España, que le reportó una recepción de la señal fuerte y clara.

PRP: Hay que agregar que por esos días en que se prueba Radio Rebelde se realiza un contacto hablando en inglés con un radioaficionado en Estados Unidos por intermedio de un periodista norteamericano nombrado Andrew Saint George que visitaba por esos días la Sierra Maestra, se supo posteriormente que era agente del Buró Federal de Investigaciones (FBI) del Gobierno estadounidense. El 24 de febrero de 1958 se realizó la primera transmisión oficial con la identificación Radio Rebelde (7R-R).

OPS: ¿Cómo se extendió la señal de Radio Rebelde?

También fueron radioaficionados, técnicos de radio y televisión los que colaboraron en extender el radio de acción de esta emisora.  Se amplió con la salida al aire de la planta del II Frente Oriental Frank País (8SF), que la llevó desde Mayarí Celestino Pérez, tenía una potencia de 50 watt y funcionaba con la energía eléctrica producida por una planta portátil de 750 watt. Posteriormente, varias de las columnas del II Frente organizaron sus plantas de radio; hasta llegar a la cifra de 18 que estaban en sintonía con Radio Rebelde.

OPS: ¿Y en los restantes frentes?

En el III Frente Mario Muñoz, Miguel Espinosa, caído en 1976 en el criminal sabotaje al avión de Cubana en Barbados, instaló un equipo radiotransmisor que habían llevado Suárez Lora y su hijo a la Sierra, con la identificación 3F-M-M. Por orientaciones del comandante Juan Almeida, jefe de este Frente, Olimpio Falcón construyó después un equipo más potente que sustituyó al primero.

La radioemisora que mantuvo el contacto entre el IV Frente y la Comandancia General en la Sierra la fabricó Miguel Boffil. Este, junto a Rafael Cruz y Emilio Segredo, construyeron otra planta de onda corta, con una salida de 6 watt, que situaron en el punto conocido por Monte Alto. Otro transceptor marca Balkin Bailén de 120 watt de salida con la correspondiente planta eléctrica de 1kw, se le compró a un terrateniente de la zona y fue instalado en un sitio conocido por Milnueve. Se identificaba como IV Frente Simón Bolívar, y fue operada por Renato Costa Blanco y Manuel Fresno González.

OPS: Recuerdo que también los radioaficionados cubanos propiciaron llevar la señal de Radio Rebelde al continente americano.

PPR: Cierto. Por casualidad, una noche después de terminar la última transmisión, Eduardo Fernández al manipular el dial del aparato receptor escuchó con asombro que una estación retransmitía el programa que momentos antes había difundido por Radio Rebelde. La estación se identificó como Radio Rumbos, una emisora comercial de Caracas con la que no se había hecho ningún tipo de contacto.

Unos meses después que salió al aire Radio Rebelde, Abel Tamayo, un radioaficionado cubano que estaba emigrado en Caracas, Venezuela, sintonizó la emisora e informó de ello a un grupo de cubanos que formaban la sección Venezuela del Movimiento 26 de Julio. Este hecho fue vital para que se conociera en el continente americano y de primera mano el desarrollo de la lucha guerrillera de la Revolución Cubana:

OPS: ¿Es cierto que un radioaficionado fungió como locutor de Radio Rebelde el primero de enero de 1959 cuando Fidel entró en Santiago de Cuba?

Dejemos que el mismo protagonista, Noel Eusebio Pérez Batista (CO8NPB), nos cuente ese importante suceso:

“Cuando voy para Santiago de Cuba comienzo en la emisora CMKC, aquello era un hervidero revolucionario en contra de la dictadura de Batista, allí hasta el que limpiaba y el que hacía los mandados, estaban contra el régimen, es por ello que me siento bien en ese lugar. Todas las noches por orden de Vilma, escuchaba y grababa la Radio Rebelde, yo estaba al tanto de lo que sucedía, me percaté que Santiago de Cuba estaba rodeado, en las mañanas me levantaba y oía las noticias, ese día primero de enero, oigo por Radio Progreso que Batista se había ido y lo había sustituido el magistrado Piedra, el de más antigüedad en el Tribunal Supremo, yo voy para mi radiorreceptor, fue una intuición de que Radio Rebelde iba a transmitir, la tenía sintonizada en la banda de 40 metros, de pronto oigo decir: Atención pueblo de Cuba, atención pueblo de Cuba, en breve hará uso de la palabra el Dr. Fidel Castro Ruz, eso lo dice el compañero Jorge Enrique Mendoza, ya Fidel estaba redactando las instrucciones al Ejército Rebelde y al pueblo de Cuba, yo recuerdo siempre, que nunca dijo el Comandante, si no el Dr. Fidel Castro, a los pocos momentos empieza Fidel su histórica alocución.

“Nuevamente Fidel vuelve a los micrófonos, en esta ocasión hace un llamamiento al pueblo de Santiago de Cuba, donde imparte un grupo de indicaciones a los santiagueros de lo que debían hacer.

“Yo me quedo en la estación y sigo tratando de mantenerme a la escucha de lo que pudiera decir Radio Rebelde, hay un momento en que siento al compañero Miguel Bofill, operador de Radio Rebelde, llamando a las emisoras CMKR y Radio Santiago, al ver que no le contestan yo le digo a la compañera Josefina, que se había quedado allí conmigo, voy a contestarle… le digo: En nombre del Movimiento 26 de Julio hemos tomado la emisora CMKC… Voy para el Control Maestro y por la fuerza hago que el operador me permita empezar a establecer comunicación con Radio Rebelde… De pronto cuando estoy diciendo atención Radio Rebelde, aquí CMKC Radio Oriente Rebelde, el compañero Bofill me contesta, me pide que me identifique, le digo que habla Noel Pérez, allí había un compañero que me conoce y explica mi posición, entonces Bofill me dice que el Comandante Fidel quiere saber cómo estaba Santiago de Cuba después de su arenga, le contesté, dígale al Comandante Fidel Castro que el pueblo se ha ido a la huelga general, que todos los establecimientos están cerrados, que todos los obreros están apoyando la huelga; Bofill me expresa que dice el comandante Fidel que usted ha sido muy escueto que apenas le ha dicho nada… Le contesto, dígale al comandante, que hace apenas unos minutos en las instrucciones al pueblo santiaguero, él expresó que todavía se pasean por las calles armados hasta los dientes los asesinos de nuestros hermanos… Entonces me contestaron que decía el Comandante que comprendía, pero que me daba la orden de permanecer a la escucha en la frecuencia.

“A las seis de la tarde me llama Bofill y me dice que por orden de Fidel Castro, a partir de este momento tú eres el operador y locutor a cargo de toda la Cadena de la Libertad, eran más de cuarenta emisoras.

“Hay un momento en que Fidel no puede hablar por Radio Rebelde, el problema es que le habían saboteado la corriente, los repetidores de la CMKC de Guantánamo, Bayamo y Holguín estaban fuera del aire. Le digo a la compañera Josefina que me ponga con el departamento de radio del Moncada, con el teniente Valdés, le digo oiga Valdés, le habla Noel Pérez y le digo que necesito que me ponga su equipo en determinada frecuencia para poder establecer comunicación con Radio Rebelde, se insultó, que cómo él iba a poner el equipo del Moncada en función de Radio Rebelde, le dije que dentro de unas horas Fidel iba a entrar a Santiago de Cuba, que en ese momento yo le informaría a Fidel que el teniente Valdés se negó a poner el equipo al servicio de la Revolución, eso lo impactó y unos minutos después ya estaba el equipo en función de la transmisión, pero el teniente Valdés dejaba claro que él no tenía nada que ver con aquello que estaba sucediendo, que él no era responsable de nada de eso, a lo cual le contesto… ¡Oiga teniente, el único responsable o irresponsable de lo que está sucediendo soy yo!… De esa forma fue que se pudo establecer comunicación ese día para el mundo entero, se pudo conocer que en países como Argentina y Brasil se había escuchado a la Radio Rebelde, era un equipo de 1000 watt.

“Alrededor de las once y treinta y cinco Fidel hace su entrada a CMKC, lo veo llegar con unos pasos largos y frotándose el brazo derecho, le pido… Unas palabras para el pueblo, comandante… Empieza a hablar, pero sigue caminando y yo lo sigo con el micrófono y se para frente a una ventana, el pueblo estaba congregado abajo, le habla al pueblo, los orienta a escuchar Radio Rebelde, entonces con los dedos me da en el pecho y me dice: … Usted ahora mismo, grabe un disco llamando a la huelga general para toda la isla”. [3]

[1] Pérez Salomón, Omar:”Memorias de la radioafición cubana”, Editora Política, La Habana, 2015.

[2] Conversación periódica entre radioaficionados.

[3] Alfredo Mesa Hormigó: “El último locutor de radio rebelde insurrecta”, www.frcuba.co.cu, diciembre 14 de 2013.

 

Anuncios

2 pensamientos en “Los medios de comunicación en la lucha de liberación nacional. Por Omar Pérez Salomón

  1. “Esta vez, por fortuna para Cuba, la Revolución llegará de verdad al poder. No será como en el 95 que vinieron los americanos y se hicieron dueños de esto (Aplausos). Intervinieron a última hora y después ni siquiera dejaron entrar a Calixto García que había peleado durante 30 años, no quisieron que entrara en Santiago de Cuba (Aplausos). No será como en el 33 que cuando el pueblo empezó a creer que una Revolución se estaba haciendo, vino el señor Batista, traicionó la Revolución, se apoderó del poder e instauró una dictadura por once años. No será como en el 44, año en que las multitudes se enardecieron creyendo que al fin el pueblo había llegado al poder, y los que llegaron al poder fueron los ladrones. Ni ladrones, ni traidores, ni intervencionistas. Esta vez sí que es la Revolución.” [ Fragmento del Discurso pronunciado por el Comandante Fidel Castro Ruz, en el Parque Céspedes de Santiago de Cuba, el 1ro. de enero de 1959.]
    Véase también: Martínez Victores, Ricardo, “Radio Rebelde en Santiago de Cuba” [http://www.fidelcastro.cu/es/articulos/radio-rebelde-en-santiago-de-cuba]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s