Los economistas, el abrelatas y los taxistas. Por Desiderio Navarro


En la tarde y noche del pasado día 20 de diciembre, circulé una nueva entrega de Meditar, consistente en el artículo “La reacción como progreso: Los economistas como intelectuales”, del sociólogo húngaro József Böröcz, en una traducción mía del inglés, acompañada de una breve nota inicial. Ya a la mañana siguiente, supe que ambas habían sido reproducidas por Iroel Sánchez en su blog La pupila insomne (https://lapupilainsomne.wordpress.com/2016/12/21/meditar-la-reaccion-como-progreso-los-economistas-como-intelectuales-de-jozsef-borocz-por-desiderio-navarro/). Y, dos días después, sobre la base de esa reproducción, ya el economista cubano Pedro Monreal publicaba en Cuba Posible un artículo titulado “Los economistas, sus detractores y el abrelatas” (https://cubaposible.com/los-economistas-detractores-abrelatas/) y consagrado a debatir con supuestos detractores de los economistas en general, y de los cubanos en particular, a propósito de los textos reproducidos en La pupila insomne. Sigue leyendo

Fidel Guerrillero: 2015-2016 y más allá. Por Arnold Augus August


Durante la visita histórica de Obama a Cuba del 20 al 23 de marzo de 2016 estuve comentando el acontecimiento en La Habana junto con colegas cubanos para la red televisiva Telesur, con sede en Caracas. Del lado cubano, el acontecimiento parecía eclipsado ante la brillante intervención diplomática del Presidente Raúl Castro y del Ministerio de Relaciones Exteriores llevada en una situación compleja. Del lado de la Administración Obama, el tono del viaje, si bien despedía dejos de diplomacia, pronto destiñó bajo las dosis intensivas de discursos y pláticas que promovían la política de Estados Unidos hacia Cuba con interés egoísta. La resistencia a este asalto político e ideológico por parte de los cubanos en Cuba, y de algunos extranjeros como yo, parecía pasar a un segundo plano. No obstante, el 27 de marzo, pocos días después de la partida de Obama, Fidel Castro escribió su reflexión irónicamente intitulada “El hermano Obama”, la cual causó gran estruendo en Cuba y en el mundo. La examinaremos en breve. Sigue leyendo