El culto a la personalidad en la Revolución cubana. Por Pablo Luis González Justo


Tres meses y 29 días después de triunfar la Revolución cubana, más exactamente el 20 de Marzo de 1959, se aprobó por el Consejo de Ministros la ley N° 174, la misma prohibía homenajear a personalidades nacionales no fallecidas a través de monumentos, estatuas y bustos. De esta manera, los dirigentes míticos de esta Revolución demostraban su rechazo a cualquier culto que no emanara de su ejemplo. Sigue leyendo