De la manía lupina. Por Carlos Luque Zayas Bazán


“Prodigiosamente fidedignas resultan ciertas frases de Rutilio en los trabajos de Persiles y Segismunda, acerca de hombres transformados en lobos, porque en tiempos de Cervantes se creía en gentes aquejadas de manía lupina.”

Alejo Carpentier. Prólogo de El reino de este mundo.

Quizás los lectores de este blog ya conozcan la opinión que le merece al periodista Fernando Ravsberg el análisis crítico del ejercicio de su profesión con respecto a temas cubanos. Como bien se dice que el diablo está en los detalles, de entrada hay que precisar uno muy significativo: el periodista no se refiere a los análisis, pues de los contenidos de esos trabajos nada opina ahora, como tampoco ha opinado antes, sino de sus autores, sus personas y de su condición ética: para él son miembros de una jauría de ciberguerreros, sólo sedientos de empañar su figura, acosarlo hasta darle caza, provocar el cierre de su blog, o la expulsión del país. O ambas.

No habría mejor método para demostrar su tesis licantrópica, que se disparara ahora en el pie con esa reacción de la misma ferocidad que atribuye a otros: simplemente tendría que demostrar que los argumentos de los trabajos que se refieren a algunos de los suyos están equivocados, o mienten, o tergiversan. Sería la única manera válida para probar un injusto ensañamiento. Pero ahora el periodista sigue renunciando a ello, y en su lugar construye un parteaguas (ah!, el viejo expediente de dividir), entre los buenos cubanos, a los que pide disculpas, y los malos miembros de la sanguinaria manada.

Y es que una vez dispuesto a responder a las críticas, pudo aprovechar esa no muy habitual deferencia suya de responder, para entrar en un debate de ideas – de las ideas que ha expuesto en sus artículos, y, sobre todo, del modo de hacer un periodismo que califica como el de una óptica nueva, pero confrontando con respecto de los análisis que se han hecho de ellos y no con las personas que lo suscriben. En cambio, es de lamentar que haya perdido la oportunidad de probar definitivamente a los que se alarman de esa “persecución”, y no dar un resonante ejemplo de lo mismo que dice de otros, pero que no han hecho nunca sus adversarios de ideas, es decir, calificar agresivamente a sus contradictores con una fuerte y agresiva metáfora. Y no en el campo de los conceptos, sino de los argumentos ad hominen. Aquellos que con toda honestidad han roto lanzas contra el “acoso personal” al periodista, ahora se verán precisados a callar, avergonzados de la actitud de su defendido. O de lo contrario, quizás se animen a quebrar una mejor arma en su defensa: entrar de una vez por todas en el campo de las ideas, en palabras del mismo autor: “participar en una batalla de ideas, donde se combate con argumentos y propuestas.”

Pero aquí el Sr. Ravsberg no da ejemplo de ello, de argumentos. ¿Dónde están los argumentos y las ideas de parte del Sr. Ravsberg con respecto a los contenidos de los textos de la tropa furibunda que le quita el sueño?

Aunque no menciona ni una cosa ni la otra, es decir, aunque nunca se pronuncia con respecto de las ideas y argumentos que se le oponen, está muy claro que la tropa de ciberguerreros a que alude publica principalmente, pero no sólo, en La Pupila Insomne. Las teorías conspirativas excitan mucho a la imaginación humana. Este comentarista se ve obligado a precisar, como presunto miembro de la camada, por ejemplo, que ha escrito sobre el periodismo del Sr. Ravsberg, y cuando lo considere necesario y útil lo seguirá haciendo, pero no conoce personalmente al administrador de La Pupila, aunque se lo propone. Tampoco tiene alguna animadversión personal contra el periodista, al que no conoce ni se lo propone. Ni, lamentablemente, tampoco conoce a ninguno de los otros autores del Club ciberguerrero, aunque quisiera tener el honor de conocerlos. No media entre nosotros, es decir, esos a los que se refiere el periodista, pero sin nombrarlos, ningún acuerdo previo que no dimane de cierta coincidencia en principios e ideas, y la común valoración del periodismo a que nos referimos. Este comentarista es, digamos, un lobo solitario, para hacer honor a la licantropía, y ya leía algunos textos del autor de Cartas desde Cuba, desde mucho antes de enviar uno propio a La Pupila, porque estaba convencido de la necesidad de entrar en debate con ese periodismo. Pero, ¿son los articulistas de La Pupila los únicos miembros de la jauría, o al menos, del “Club de Fans”?

Ya en artículo anterior me vi obligado a relacionar los enlaces de la diversidad de generaciones que se han visto en la necesidad de dirigir sus observaciones al Sr. Ravsberg. Lo repito ahora, no sólo para ilustrar esa diversidad, sino para que el lector, reactualizado, juzgue por sí mismo si el Sr. Ravsberg ha fundamentado algo con respecto al contenido de esos trabajos. Pido comprensión y disculpas por la auto cita:

Como se ha dicho que los cuestionamientos a la honestidad crítica en el ejercicio de la profesión del referido corresponsal solo proceden de una generación y sector, o peor todavía, que obedecen a un ataque personal de quienes no desean discutir los problemas de nuestra prensa, recojo a continuación enlaces a textos que -además de los citados en este artículo y sin incluir los de Iroel Sánchez ni los míos- lo han cuestionado con nombre y apellidos, todos publicados antes del debate actual. Sus autores pertenecen a sectores y generaciones diferentes y más de uno ha realizado críticas al trabajo de los medios de comunicación cubanos. De los autores de más de un texto sobre el tema, como ocurre en  varios casos, solo he enlazado el primero.

Rafael Hernández, académico cubano, director de la revista Temas

Enrique Ubieta, filósofo cubano, director de la revista Cuba Socialista

José Varela, caricaturista cubano, residente en Miami

Arnaldo Mirabal, periodista cubano

Emilio Ichikawa, filósofo y bloguero cubano, residente en Miami

Justo Cruz, cubano dirigente del partido Die Linke, residente en Alemania

Teresa Orosa Fraíz, Presidenta Cátedra del Adulto Mayor, Facultad de Psicología, Universidad de La Habana

Yoerky Sánchez, periodista cubano

Elier Ramírez, historiador cubano

Yosvani Montano, estudiante universitario cubano.

No obstante esta relación, me atrevo a suponer que no todos estos autores, ojalá ninguno, están incluidos en el exabrupto agresivo del Sr. Rasberg. Aunque a Rafael Hernández lo calificara de “Torquemada stalinista”, sería insólito que incluyera a un riguroso intelectual de su calibre en la camada de los ciberguerreros. Ni a Darío Machado Rodríguez, de quien expuso en sus Cartas una síntesis de un texto, tan notoriamente tendencioso y manipulado, una “síntesis” arbitraria que, después de su explicación al reclamo, Darío Machado se vio obligado a publicar una contrarréplica titulada Una explicación de Fernando Ravsberg que nada explica. Quizás haya alguna probabilidad – nadie sabe – de que tampoco incluya a Arnold August, quien en La Delegada Electa y el Disidente en las Elecciones Municipales en Cuba (http://www.globalresearch.ca/la-delegada-electa-y-el-disidente-en-las-elecciones-municipales-en-cuba/19270), desmonta con sólidos argumentos la manipulación que hizo entonces el Sr. Rasberg del tema que indica el título. Ni tampoco a Fidel Castro, quien denunció la manipulación noticiosa que hizo del tema de la Revolución Energética, y así, la lista es algo más extensa.

Finalmente, los trabajos críticos de Iroel Sánchez abundan en argumentos y datos, como en ¿Quiénes son nuestros compañeros? (Parte I y II).

En fin, en todos esos trabajos se examinan ideas, se exponen datos, valoraciones argumentadas, que el periodista Ravsberg, fiel a la profesión de fe que cierra su diatriba, haría bien en cumplir: una batalla de ideas con argumentos. Y no un lastimoso intento de ofensa, que por cierto, a nadie puede ofender. Al contrario, en ninguno de estos trabajos he leído una agresión personal contra el Sr. Ravsberg, nunca una calificación de tan fuerte irrespeto hacia el ejercicio del criterio. Las ideas y el estilo, cuando se es coherente, están fundidas con el hombre, pero examinar o criticar las ideas o un estilo de hacer, no implica falta de respeto personal, al no ser en aquellos casos en que la persona no es capaz de argumentar, y entonces, en muy socorrido proceder, pasa a considerarlo una campaña persecutoria, que es lo único a que atina el periodista. Exhortamos al Sr. Ravsberg a que fundamente que es objeto del acoso de una jauría, pero si tiene un modo mejor de demostrarlo: analizar y refutar los argumentos que se le oponen en algunos de los trabajos citados. Sólo en uno. Puede escoger. Si su texto es sólo pasto que lanza a los eventuales seguidores que no ejercen el ejercicio de la crítica, sino el bombo mutuo eufórico, pues no hay nada que esperar. Sin embargo, lo esperamos…

Anuncios

27 pensamientos en “De la manía lupina. Por Carlos Luque Zayas Bazán

  1. “simplemente tendría que demostrar que los argumentos de los trabajos que se refieren a algunos de los suyos están equivocados, o mienten, o tergiversan”…. , esto está “genial”!!, ahora el acusado debe demostrar su inocencia, me suena a “ley de peligrosidad”, hay muchos Donald Trump con micrófono en estos tiempos modernos.

  2. No señor, Ravsberg (me importa un carajo el fulano) usa un término valido para tantos post y comentarios en su contra, Luke no tiene que pedir nada, ningún dueño de blog admite eso( la pupila e Iroel jamás lo han permitido), hay leyes!, en los paises, no en la internet sin fronteras, es preciso que las leyes de Cuba prueben la falta, mientras no ocurra eso no habrá agravio a la bandera de nosotros los cubanos….

  3. Sr Carlos, lo que pasa es que usted solo mira desde su pespectiva, si tuviera 5 min más y buscará en google seguro le lleno el la web a Iroel de links (claro que no me publica, si acaso es que publica este comentario) con un enfoque 100 % contrario a los que usted pone, o incluso ciriticando la Revolución Cubana, Fidel …etc … quien tiene la verdad absoluta? la verdad no se, acaso usted la sabe?

    saludos y suerte con su verdad

  4. Haciendo un simple ejercicio intelectual de búsqueda en su propio blog aquí tiene el número de entradas que están relacionadas con Fernado Ravsberg y Cartas desde Cuba, si hacemos el mismo ejercicio en el blog de la discordia puede ustedes todos ver el resultado, es como dice el dicho no es lo que joden si no lo seguido que lo hacen.

    – La ultima ratio de Fernando Ravsberg. Por Carlos Luque Zayas Bazán, 30 AGOSTO, 2016 DE IROEL SÁNCHEZ
    – Una explicación de Fernando Ravsberg que nada explica. Por Darío Machado 22 AGOSTO, 2016 DE IROEL SÁNCHEZ
    – Fidel Castro sobre Fernando Ravsberg, “el más mentiroso”
    19 AGOSTO, 2016 DE IROEL SÁNCHEZ
    – Carta abierta a Fernando Ravsberg. Por Justo Cruz
    21 OCTUBRE, 2015 DE IROEL SÁNCHEZ
    – Fernando Ravsberg: ¿el quinto descubridor? ( + video)
    31 MAYO, 2011 DE IROEL SÁNCHEZ
    – Ravsberg: Del insulto a la manipulación. Por Carlos Luque Zayas Bazán, 13 ENERO, 2017 DE IROEL SÁNCHEZ
    – Ravsberg arremete de nuevo contra nosotros
    24 ABRIL, 2015 DE IROEL SÁNCHEZ
    – Desde Segunda cita sobre Ravsberg
    20 ABRIL, 2015 DE IROEL SÁNCHEZ
    – Una respuesta a Ravsberg
    17 ABRIL, 2015 DE IROEL SÁNCHEZ
    – Ravsberg: Guerrilleros en el Buró Político
    29 ABRIL, 2011 DE IROEL SÁNCHEZ
    – Internet es algo que está extendido en Cuba, según Ravsberg
    27 MARZO, 2011 DE IROEL SÁNCHEZ
    – Perro huevero…: “¿Es ético cambiar mi título y acreditarme el tuyo?”Por Carlos Luque Zayas Bazán
    7 SEPTIEMBRE, 2016 DE IROEL SÁNCHEZ
    – La santa alianza y su nuevo mártir. Por Iroel Sánchez
    26 AGOSTO, 2016 DE IROEL SÁNCHEZ
    – ¿”Extensión inapropiada” o censura y castración? Por Iroel Sánchez , 20 AGOSTO, 2016 DE IROEL SÁNCHEZ

    A alguien le queda duda sobre el “Club de fans”

  5. Cuando se refiere a los comentaristas como “eventuales seguidores que no ejercen el ejercicio de la crítica” ¿es porque usted sí lo ejerce? Entonces como una persona crítica que usted manifiesta ser, diferente de aquellos eventuales seguidores, su verdad está por encima de esos que piensan diferente, no me parece. Creo que primero usted debe ser crítico consigo mismo y pensar que pueden haber otros con opiniones distintas a la suya y ser tan críticos como usted.

  6. Gracias, Sr Livio. En todos esos textos hay argumentos e ideas, no insultos. Incluso varios no son míos sino de autores como Omar Pérez Salomón y Silvio Rodríguez y hay algunos (Desde Segunda cita sobre Ravsbergs de Silvio Rodríguez, Guerrilleros en el Buró Político, Internet es algo que está extendido en Cuba, según Ravsberg) que son elogiosos hacia su defendido.

    Saludos

  7. Mario, indicar a otro lo que debe hacer y cómo escribir no es una señal de democracia pero en este artículo Luque cita numerosas opiniones distintas a la suya.

  8. Mi muy estimado Luque, pienso que una de las técnicas del pensamiento -y su exposición-, contra la Revolución Cubana y sus defensores, es precisamente NO RECONOCER SU VALÍA, COMO SI NO EXISTIERAN, y de ahí el no participar de ningún debate sobre alguna idea o argumento que le cuestione su posición para continuar con sus diatribas que, al nosotros seguir teniéndolas en cuenta, Y AÚN CUANDO LE RESTEMOS VALOR, SÍ LE ESTAMOS RECONOCIENDO SU EXISTENCIA. No tengo la menor idea del por qué insistir en esperar ideas o argumentos del señor Ravsberg que merezcan que nos ocupemos de ello para debatir. Pienso -y ojalá no esté equivocado-, que este señor, su blog y todos sus juegos con la manipulación de la realidad cubana ya son de sobra conocidos en su intencionalidad directamente en contra de la Revolución Cubana y de sus defensores. Entonces, creo que debemos hacer con él lo que ya hemos hecho en gran medida con la ya desacreditada y casi olvidada “disidencia cubana”: NO EXISTE, Y NO PORQUE NOSOTROS LO DIGAMOS, SINO PORQUE REALMENTE, AL PERDER SU CREDIBILIDAD, YA NO TIENE NINGUNA FE DE VIDA Y POR ELLO NO LA EXHORTAMOS A NADA. Estimo que mientras sigamos -inútilmente-, HACIÉNDOLE EXHORTACIONES A Ravsberg, ÉL SEGUIRÁ EXISTIENDO COMO UNA REFERENCIA DE LA QUE NOSOTROS MISMOS CONTRIBUIMOS A DARLE ALGUNA CREDIBILIDAD Y LA FE DE VIDA QUE TANTO NECESITA.

  9. Tambien el Sr. Luque hablando de la manía lupina, debe saber que si el masturbador de banderas en La Habana, paso a la historia sin ser castigado, las bailarinas cubanas usa la bandera como vestido, las cenizas de los cohibas se juntan sobre nuestra bandera sobre los cenizeros, tomar la Tortuga como punto de referencia para tratar de abochornar al periodista Fernando Ravsberg, me parece una estrategia parecida, a la acusacion de haber ultrajado la tumba del periodista español Gonzalo Castañón, recibida por los estudiantes de medicina y que todos los cubanos, conocemos como termino la historia.

    Hablar de lobos y comenzar aullar, es cosa bien lupina…

  10. En efecto, Mario, un simple recorrido por ciertos comentarios permitiría hacer una relación bien nutrida de vulgaridades, de frases y afirmaciones de muy escaso vuelo del pensamiento, de groserías y verdaderos ataques personales y carencia de ideas, o de examen de las ideas ajenas. Por supuesto, y por suerte para el lector, no es todo lo que pulula, pero es muy cierto que abunda lo que Rafael Hernández ha llamado el ciberchancleteo, o ausencia del ejercicio de la crítica, o del ejercicio del criterio. Ahora, pretender que por señalar esto, una persona crea que su verdad está por encima de los que piensan diferente, es un recurso de refutación que me parece muy débil porque atribuye al otro algo que no pretende sólo por haber constatado la existencia de lo anterior. Las verdades no están una por encima de la otra, sino que hay verdades incompatibles. Piense en lo dicho por un célebre multimillonario: “Es cierto que hay una lucha de clases, y nosotros la estamos ganando”. Esa es una verdad, como un templo, dicha por Buffet. Podemos respetar a esa persona, pero, ¿es conveniente por ello aceptar, que como ha dicho una verdad, nada hay que hacer para instaurar la otra verdad?. Dicho esto, debo decirle que no soy partidario del relativismo en relación a la verdad, cuestión además filosóficamente muy ardua para tratar en un simple comentario. A propósito de la verdad siempre recuerdo la lección del poeta Antonio Machado que le propongo si acaso no ha tenido la oportunidad de leerlo:
    Dice Antonio Machado en Juan de Mairena :
    “La verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero”.
    Agamenón : “Conforme”.
    El porquero responde: “No me convence”.
    No tenemos que preguntarnos por qué Agamenón está tan complacido, ni mucho menos por qué al porquero no le convence. La verdad de Agamenón nunca podrá ser aceptada por su porquero, sencillamente por el principio universal de la causa justa, o el derecho a la rebelión.
    Ahora: debemos respetar a las personas, pero igualmente es necesario y un deber, refutar, con criterios argumentados. Todos podemos equivocarnos al argumentar, y por eso es necio creer que nuestros argumentos no fallan, o son de acierto absoluto. No me atribuya algo que al menos me gustaría no cometer, o que haciendo aquella afirmación, no se puede deducir que lo pretenda. Entonces a su pregunta le respondo, para no alejarnos del tema del artículo: la mejor manera de abordar una discusión respetable y sana no es atribuir al otro que se cree poseedor del criterio irrefutable, sino tomando sus ideas, examinarlas. Aquí se habla precisamente de lo contrario: un periodista que como argumento contra la crítica, califica a sus adversarios de ideas como jauría. Se citan varios trabajos donde se pueden encontrar argumentos que valoran el ejercicio de ese periodismo. Pues ajustémonos a ello, que es la exhortación que al menos yo algo aquí, y como puede leer en algunos de esos trabajos, también otras muchas personas. En vez de atribuirle al adversario una sanguinaria intención (que dice mucho más de quien lo hace), entre a refutar los argumentos que se le oponen, refiérase a ellos. Es, lo que hasta ahora, no ha hecho ese periodista, ni por cierto, tampoco muchos de los comentaristas que alaban su tarea, o siguen la tesis de la persecución.

    (Aprovecho el espacio para saludar a mi caro amigo Andrés Marí: te debo varias cosas, entre ellas una valoración de tu comentario de ahora. Apenas tenga tiempo lo hago aquí. Saludos)

  11. Tony: Te faltó en la lista de infamias la comparación de los estudiantes de medicina con Ravsberg que acabas de hacer, te has mostrado en tu desprecio por Cuba como pocas veces.

  12. @ Salvador…No es desprecio por Cuba, es un punto de referencia en nuestra historia patria, que nos recuerda, no sacar las cosas fuera de contexto, porque los resultados pueden ser nefastos, funestos, la idea es demostrar que se esta exagerando demasido el asunto, no ofender a Cuba. 😉 Saludos

  13. Tony: Exagerar y sacar las cosas fuera de contexto es lo que hace usted cuando compara a un mentiroso patológico al que nadie le ha hecho ni un rasguño con mártires de la historia de Cuba.

  14. Usted acaso nunca ha hecho una analogía ? En vez de criticar tanto lo que publicó el lector Tony quédese con el mensaje que le transmite. Cordial saludo.

  15. Cartas desde Cuba, como bien dicen sus participantes nos regala lo que este blog nos impide. a Cartas desde Cuba NO LA DETIENE NADIE, le pertenece a todos. Y alli hay mucha gente que no esta de acuerdo con Fernando y se lo dice y se crea un debate normal, sin muchos problemas ni lios.

  16. ¿Por qué debo callar ante la ofensa a la historia de mi país que es comparar a un mentiroso patológico y veterano aliado de los enemigos de Cuba con inocentes estudiantes de medicina fusilados por el colonialismo que oprimía a nuestra patria?

  17. Pingback: De la manía lupina. Por Carlos Luque Zayas Bazán | VIERAMEDICADECUBASOCIALISTA

  18. Salvador,
    Las veces que se asoma por aqui el tal Tony, lo hace de forma insidiosa con la clara intención de denostar.

  19. Para gustos han hecho los colores y para escoger, las flores. Pero a veces hay preferencias que definen muy bien a las personas y parece tiene usted lo que se merece. Felicidades.

  20. @ Rodolfo Garva…Sr. Garva, ni es insidia, ni estoy aqui para denostar, si ese fuera el caso, Iroel se basta solito para eliminar mi comentario, no creo que tolere insultos y sandeces gratuitas…pasando a la analagia, el Sr. Salvador, presume que estoy comparando a Fernando Ravsberg, con los estudiantes de medicina, error, Fernando no es estudiante y mucho menos de medicina, la analogía, es con sacar las cosas fuera del contexto y buscar consecuencias que a veces se salen de lo previsto, el caso del delator de los estudiantes de medicina, tipifica, desde nuestra historia patria, que las exageradas palabras, pueden tener resultados lugubres y horribles, como le sucedio al vigilante del cementerio, que se molesto con los estudiantes y por lenguaraz los llevo a la muerte…

    “El vigilante del cementerio nombrado Vicente Cobas, mortificado porque aquel grupo de jóvenes “había descompuesto sus siembras”, hizo una falsa delación al gobernador político Dionisio López Roberts, el cual dijo que los estudiantes habían rayado el cristal que cubría el nicho donde reposaban los restos de Gonzalo Castañón.”

    “Esa declaración de Cobas, cuyas funestas y terribles consecuencias ni él mismo previó, fue motivo para que el gobernador fraguara con increíble prontitud un plan para elevar su “prestigio” ante sus superiores.”

    Yo no creo que Fernando Ravsberg, sea un inocente estudiante de medicina, tampoco pienso que Iroel y Luque son “voluntarios españoles”, pero, si estoy seguro que el debate se ha extendido demasiado. 🙂 🙂 🙂 Saludos

  21. Estimado Luque, como lo veo sin ser un especialista del tema, pero sí un cubano preocupado con lo que en Cuba pasa, es que ciertamente FR ha encontrado un nicho que ni la prensa oficial cubana ni los espacios de debate crítico, de izquierda, como este blog están logrando ocupar. Infelizmente dispongo de poco tiempo para leer y comentar lo que se publica acá y lo que hace FR allá, las veces que lo he hecho ha sido porque algunas publicaciones de un lado u otro me han llamado la atención sobre todo por la relevancia del tema o porque toca los asuntos que estudio, algunos con un enfoque crítico, otros no tanto. Cuando le hablaba de su “verdad” me refería a que cada persona que comente en un espacio como este o el de FR, tiene una forma de pensar , y claro que los que saben argumentar son minoría, tristemente, pero quienes lo hacen de la manera menos apropiada, que ejercen el criterio y no la crítica, infelizmente también cuentan. ¿Y los que no opinan? ¿A los que no les gusta oírse? ¿Esos son críticos? Ahí esa muestra de comentarios se torna totalmente sesgada. Creo que le están dedicando muchas energías a FR mientras podían usar esas energías en buscar estrategias para ampliar la masa de lectores dentro de Cuba e incentivar el espíritu crítico entre los jóvenes. El peligro no es FR hoy, son los grandes medios que están al doblar de la esquina, si penetran, nadie se acordará de FR y que un día había una pupila insomne. Un saludo.

  22. Mi estimado Mario: Gracias por su atención y la amabilidad de comentar, pese a su valioso tiempo de especialista e investigador. Aquí no pretendo refutarle, sino colaborar en sus reflexiones personales, si acaso yo pudiera exponer alguna idea útil a ud o a los demás… Lo que se diga de las insuficiencias de nuestra prensa – (y le confieso que no me agrada casi nunca el término de “oficial” empleado por la hipercrítica, pero es sólo una cuestión personal, no le impugno que ud la use, y es sólo porque el término también es mal utilizado por la “leyenda negra” de la propaganda antisocialista y porque, además, algunos personeros de la guerra mediática, si les aplicamos el mismo recurso que pretende a veces ser peyorativo, ¿es que no son “oficiales” de alguna concepción, grupos de poder e influencia, es que son independientes?, ¿y de quiénes lo son?), y que todos somos pensadores oficiales, el caso es la valoración que nos merezca la causa de la lucha política y cultural a la que servimos -, lo que se diga de esas insuficiencias, repito, es necesario revelarlo, criticarlo. En eso muchos tenemos la misma convicción. Pero se ha repetido mucho que ese periodismo ocupa nichos que la prensa revolucionaria deja vacíos. Y de tanto repetirlo lo que se pretende es que en la mente quede más el concepto de vacío, que la necesaria matización, más próxima a la verdad. Si no fuera por la necesaria brevedad, pudiéramos hacer (y ojalá en algún momento tenga el tiempo de hacerlo) una buena lista de trabajos críticos e investigativos aparecidos en nuestros medios, no sólo en la prensa plana, digital o radial, allí se tiene el ejemplo de TEMAS, de cada uno de los correspondientes temas tratados por el periodista que menciona, aunque con ello no quiera afirmar que es suficiente o todos son geniales. Pero el principal espacio que ocupa ese periodismo es algo similar a lo que observo y estudio en Chile, y puede notarse en los países Latinoamericanos, por cuya lucha política y prensa me intereso, que es el enfoque amarillista, sesgado y parcializado, supuestamente objetivo y neutral, cierto tufo muy parecido a la farándula de la información y la noticia breve que maneja con intencionalidad y el propósito de desacreditar. En este trabajo hay una relación de autores que se han tenido que enfrentar a ese periodismo y creo que es un buen ejemplo del tipo de nicho vacío que explota, entre otros, FR. También Iroel acaba de hacer una buena relación, no de temas sólidos, o nichos que se quedan sin tratar, y que ocuparía el susodicho periodista, no lo que nuestra prensa no aborda, sino de mentiras y manipulaciones!!. Vea ud. Cierto es que una veces sí y otra no, se ofrece una noticia válida, y hasta útil, (no faltara más) y en eso ya son varios los que detectan la táctica que llaman una de cal y tres de arena, o viceversa. Pero créame, no es el periodista en cuestión el importante o lo importante, si el mismo periodista cree, o alguien cree, que la persona es lo importante, y que se desgastan las energías abordando su tarea, es que no está calando bien. Sólo que hay una estrategia, y su táctica correspondiente, que tiene nombres y apellidos. Pero lo que importa es el fondo. Mire ud uno de ellos: apenas el periodista publicó su pretendida defensa, y ofensa, rápidamente comenzó el concierto internacional (de cierta prensa, ¿oficial de quién o quiénes), advirtiendo la “persecución”. No se debate contra uno u otro personaje, que nunca han faltado, ni faltarán. Lo mismo que algunos personajes, mediante la crítica supuestamente de izquierda y objetiva, (no hay nada “objetivo y neutral” en la política), tienen otro blanco que no es el que dicen tener. Hay que responderse sólo una pregunta, entre varias: ¿por qué las mentiras, por qué la manipulación, por qué las “síntesis” tendenciosas, por qué los cambios de títulos? Nada de eso es gratuito ni inocente. ¿Le podemos llamar periodismo de una óptica nueva a la mentira, porque mire ud. que ha mentido, o cuando no miente a la manipulación de los contenidos? No, es que no hay nada nuevo en ello. Y en ese debate, lo más importante, como ud y muchos dicen, es seguir la brega de la “concreta”, es decir, desarrollar nuestra concepción social, resolver nuestra economía, fortalecer y ahondar nuestra cultura, lograr que cada vez más jóvenes continúen la tarea, pero parte de los problemas anteriores – y lo explica muy bien, entre otros, un hombre cuya tarea intelectual revolucionaria está fuera de toda duda, Fernando Martínez Heredia – es la guerra mediática y sicológica. Como bien ud. dice, otropeligro son los medios que están al doblar de la esquina, y agrego, todo avance tiene su preparación artillera. Un saludo y disculpe la extensión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s