Una respuesta para La Joven Cuba. Por Javier Gómez Sánchez


javiergosanchez09@gmail.com

A partir de la insistencia mostrada por los miembros de La Joven Cuba a través de mensajes de FB y SMS primero, y luego con el post El pretexto de la censura, no queda más remedio que emitir algunos esclarecimientos tanto al texto Las Páginas de la Revolución, como a la evolución del carácter de LJC que lo ocasionó.

Para ello es necesario explicar las situaciones que fueron llevándome cada vez más a un distanciamiento político, ideológico, ético y por lo tanto revolucionario respecto a La Joven Cuba.

Cada lunes he escrito en su página, cada inicio de semana miles de lectores han leído ahí mis textos.

Todas las veces que he sido censurado en La Joven Cuba, su editor Harold Cárdenas me ha llamado para comunicármelo, todas las veces que ha deseado eliminar un párrafo completo o una línea, incluso una palabra, he recibido antes una llamada suya que se inicia invariablemente con una frase: ¨El texto está muy fuerte¨.

Igualmente todas las veces que uno de mis textos ha sufrido algún tipo de modificación con la intención de ¨suavizarlo¨ o llevarlo a lo que eufemísticamente se llama ¨la posición de La Joven Cuba¨, este igualmente ha tenido el delicado gesto de comunicármelo.

He tenido incontables discusiones por esta situación. Según Harold Cárdenas, ¨los miembros de este proyecto colectivo se han editado unos a otros los textos buscando segundas opiniones y que estos sean lo más completos (sic) posible. Hasta hoy nunca había sido un problema.¨

Llega el momento de aclarar algo fundamental: No existe colectivamente una ¨línea de La Joven Cuba¨. Solo la mentalidad y los intereses personales de Harold Cárdenas.

Actualmente el único que puede escribir libre de tener que lidiar con eso es Osmany Sánchez Roque (ya que Roberto Peralo no publica hace mucho), quién es una persona que siempre se me ha manifestado como íntegra en su ética personal y revolucionaria. Al ser fundador de La Joven Cuba, publica sus textos directamente sin tener que pasarlos por Harold.

Ante la publicación de Los periodistas imprescindibles de Harold Cárdenas, un texto que se limitaba a continuar con la letanía de ¨periodistas independientes vs periodistas estatales-oficialistas¨, consideré que debía plantearse el verdadero dilema que considero que es: ¨periodismo revolucionario cual sea vs periodismo contrarrevolucionario ídem¨ Para eso escribí Las Páginas de la Revolución y lo envié a Harold.

Las Paginas de la Revolución resultó ser la gota que desbordó la copa dentro de una larga historia.

A las 9:54 am del jueves 2 de febrero, día que me encontraba de descanso, sonó mi celular. Más o menos ocurrió el siguiente diálogo:

Harold (a quemarropa): El texto esta duro como quiera que se ponga

Parece que le había dado más vueltas que a un cubo de Rubik, pero no había podido llevarlo hasta ¨la línea de la Joven Cuba¨

Yo (algo soñoliento): ¿Por qué, que pasa?

Harold: Le hice una versión y te la mande a tu correo, revísala para ver si estás de acuerdo.

Definitivamente Harold es un tipo delicado…

Voy a la PC, y aún medio dormido espero a la conexión, la desesperante lentitud de abrir el Gmail, y finalmente descargar la versión propuesta.

Al leerla me desperté completamente: ¨! Pero que coj…!¨

Uno de los párrafos fundamentales del texto había sido modificado radicalmente y lo que yo había escrito como:

¨No fueron con este texto los ¨oficialistas intolerantes¨, no fueron los ¨inmovilistas retrógrados¨, fueron nada menos que algunos de los ¨independientes¨. Tal vez se habían acostumbrado a escuchar en la blogósfera, espacio digital del universo comunicacional que no por su independencia carece de responsabilidad y visión política, siempre las palabras más cómodas¨

Se había convertido en:

¨No fueron contra este texto los ¨oficialistas intolerantes¨ ni los ¨inmovilistas retrógrados¨, sino algunos de los ¨independientes¨. Tal vez acostumbrados a escuchar palabras más cómodas. Hubiera sido buen momento para mostrar hacia otros la tolerancia y el respeto que demandan para sí mismos. El nivel de acercamiento o no a la Revolución y la institucionalidad del país, puede verse en las reacciones de la gente¨

El próximo párrafo había sido arrancado de cuajo:

¨Pensaban que habían cimentado un mullido lugar donde reposar mientras arremetían contra la institucionalidad, no con la crítica sino con la mañosa y mala intención. Mientras tiraban la piedra y escondían la mano una y otra vez. Mientras cada vez que alguien los señalaba, se vendían como víctimas. El ciclo se repetía siempre, porque el dedo que los señalaba, que tiraba de la manta bajo la que se mueven los dólares que financian los ¨proyectos¨, la voz que se levantaba, siempre estaba sola, era distinta cada vez, pero siempre solitaria. Y así, a fuerza de venderse como mártires, se pensaron héroes. Héroes del ¨periodismo independiente¨.

Otro párrafo fue a conveniencia mutilado. Yo lo escribí:

¨Segundo, que tras cuatro páginas impresas en blanco y negro o tras un blog de palo sostenido con mucho esfuerzo puede haber más dignidad que tras la espléndida página web de algún proyecto lustrado con fondos extranjeros, becas generosas, publicidad camufladora o sospechosos crowdfunding¨

En la versión haroldiana decía:

¨Segundo, que tras cuatro páginas impresas en blanco y negro o tras un blog de palo sostenido con mucho esfuerzo puede haber más dignidad que tras la espléndida página web de algún proyecto lustrado con fondos cuestionable

El subrayado anterior es mío. Además se habían eliminado varias menciones a ¨la Revolución¨, incluso cuando la mencioné igualándola a la defensa en Cuba del ¨ideal socialista¨.

La eliminación de la frase ¨Los zorros cambian el pelaje¨ no me la explico.

También la eliminación a la mención directa del término ¨contrarrevolucionario¨. Recordemos que una de las directrices del centrismo (para ir entrando en materia, vaya) junto a la tergiversación del término de ¨revolucionario¨, es la disolución del concepto ¨contrarrevolucionario¨. Para poderse disfrazar del primero, es importante desaparecer de las mentes la idea del segundo.

De la misma forma nunca ligar las palabras ¨Revolución y Socialismo¨, introducir la idea de que en Cuba es posible la existencia de un supuesto socialismo sin la Revolución Cubana. Como antes se ideó que podía haber Revolución sin Fidel. El arte del centrismo consiste en inventar una receta de arroz con pollo… sin pollo.
Pero me estoy adelantando.

Marqué el número de Harold en el teléfono y un nuevo diálogo ocurrió:

Yo: ¡Oye, eso no fue lo que yo quise decir!

Harold: ¡Sí, pero esto no se trata de tu opinión, sino de la opinión de La Joven Cuba!

Aclaro que en decenas de post en que he hecho críticas, desde la sinceridad, desde la pertenencia y la insatisfacción revolucionarias, a veces acertado, a veces injusto, a veces indignado, a veces excesivo, a veces incluso ignorante, pero siempre honesto y convencido sobre cosas que considero mal en el funcionamiento del Estado y sus instituciones.

Críticas a las autoridades, al Gobierno, a la CTC, a la UJC, a la Aduana, al IACC, a los medios de comunicaciones estatales, a quien sea en el Estado cubano. Hasta si se me hubiera ocurrido escribir burlándome de la Empresa de Servicios Necrológicos. Este diálogo nunca hubiera ocurrido.

Solo se ha repetido invariablemente en las otras decenas de veces que he escrito atacando a la contrarrevolución.

Porque claro, con la contrarrevolución hay que ser diplomático, con la contrarrevolución hay que ser tolerante, a la contrarrevolución no se le puede censurar (en la mentalidad centrista escribir una réplica es ¨censurar¨), al Estado, a las organizaciones políticas del gobierno cubano sí, pero a los proyectos financiados por los Estados Unidos, no. A esos ni con el pétalo de una flor. Bienvenido a la ¨línea de la Joven Cuba¨

Como si ellos fueran los que mantienen el policlínico adónde va mi esposa, o el círculo infantil donde dejaré a mi hija.

Como si cuidaran el Panteón de las FAR donde descansa mi padre.

O para mencionarlos hay que hacer una cantidad tremenda de vericuetos literarios, pero parece que esta vez no hice los suficientes. Lo confieso, cuando tengo que buscar variantes a la sinceridad, llega el momento en que los recursos se me agotan, las parábolas se agotan, las metáforas se agotan, hasta las hipérboles se agotan.

Y así continuó el diálogo:

Yo (haciendo acopio de paciencia): ¿…?

Harold: ¡¿Qué, cuál es el problema?!…! Que si sale: ¨Que tras la espléndida página web de algún proyecto lustrado con fondos extranjeros, becas generosas, publicidad camufladora o sospechosos crowdfunding¨, entonces Cuba Posible, Elaine Diaz con Periodismo de Barrio, On Cuba, etc, se van a dar cuenta de que están hablando de ellos!!

Yo (Exaltado): ¡!!¿Qué importa que se den cuenta si precisamente de eso se trata esto?!!!

Harold: (Irritado): Bueno mira, si tu no aceptas lo publicamos así, pero aquí siempre nos hemos editado y tú eres el único que da problemas con eso, vaya, fíjate, si tu insistes lo publicamos así, pero tú eres el único que se pone con obstáculos…

Aquí debo hacer un alto en el diálogo para aclarar de donde salen las palabras: ¨Tú eres el único que da problemas, tú eres el único que pone obstáculos¨

Flash back. Matanzas, Cuba. 2012.

A La Joven Cuba, un blog creado por tres jóvenes universitarios y del que yo era un simple lector, se le cierra la posibilidad de conexión desde la Universidad de Matanzas.

Corte a: Santo Domingo, República Dominicana. Desde mi blog cultural Sopa de Cabilla, dedicado por iniciativa a sanear la imagen de Cuba en Internet, hago una excepción y publico un post político titulado En solidaridad con La Joven Cuba. Hasta ese momento solo dos páginas casi al mismo tiempo habían reflejado el hecho: Cubainformacion y Vicente Feliú.

Recibí en el buzón de comentarios un agradecimiento de Harold Cárdenas Lema, que aún no tenía la trayectoria que tiene hoy, y en aquel entonces con más ganas de viajar fuera de Cuba que un adolescente por perder la virginidad. Nunca pensé que llegaría a tener sentimientos de amistad hacia él ni que iba a estar escribiendo esto hoy.

Le propuse hacerle una entrevista escrita, hablando de los problemas de la juventud en Cuba, etc. Quedó de lo más bien en mi blog.

La vida dio muchas vueltas y regresé a Cuba. Durante dos años estuve aclimatando el chip a la vida nacional. Tuve que dejar de bloguear porque creo que cuando aquello no había ni Nauta o empezaba.

Para ese entonces Harold se había mudado a La Habana, un día nos encontramos en la calle y conversamos un rato. Pasó un tiempo más y lo llamé. Era ya el 2016. Un año muy complejo para Cuba y especialmente para las fuerzas revolucionarias. Había ocurrido la visita de Obama con las obligaciones incómodas de la diplomacia, la conciencia del puñal que significaba el cambio de estrategia, la cumbre de la OEA, etc En la calle comenzaron a aparecer banderas norteamericanas por todas partes. Todo eso nos había sumido en una sensación de ¨moco caído¨ pero de irritación al mismo tiempo….Creo que todos los que nos sentíamos patriotas y revolucionarios teníamos la misma sensación.

Entonces me acerqué a La Joven Cuba, había llovido mucho desde el 2012 y había ya bastantes visas en el pasaporte, pero veía en ella ciertos valores: Era un medio de divulgación independiente, lo que le daba libertad, creía yo. Tenían la moral de hacerlo gratuitamente. Era un proyecto grupal, lo que consideraba como su mayor cualidad y fortaleza. Hacían crítica revolucionaria, pero defendían el proyecto de la Revolución. Tenía posibilidades de organización y de participación que eran importantes en el escenario mediático-político 2.0 que se estaba organizando. En fin podía ser una fuerza de choque frente a la neo contrarrevolución.

Así envié mi primer texto con regularidad: Derechos patrios. Haciendo una defensa de la existencia de derechos humanos y libertades en Cuba además de salud y educación, haciendo énfasis en la necesidad de consolidar otros a pesar de las complejas situaciones que vive Cuba.

Me involucré con La Joven Cuba hasta ser considerado un miembro más en su organización. Comencé a impulsar algunas ideas: Emitir un boletín quincenal para lectores sin Internet, enviar trabajos a Granma y Juventud Rebelde sugiriendo su publicación, elaborar un documento con nuestros planteamientos a la Conceptualización. Todas fueron aceptadas, todo parecía ir bien.

Hasta que empezaron los problemas.

Publiqué un post titulado La distante letanía, donde le decía a la comunidad cubana en el exterior, especialmente a la de Miami que constantemente pedía mayor participación en Cuba para los cubanos emigrados, que el principal lugar para participar si se tiene buenas intenciones era precisamente en Cuba, en los mecanismos que existen y que son perfectibles. Siempre que fuera una participación dentro del socialismo. Los insultos llovieron.

Ahí vino el primer toque. Harold, que acababa de regresar de ahí mismo: ¨No debemos estar molestando a la gente de Miami¨ Le respondí, algo desconcertado pero buscándole una lógica: ¨Sí, no vale la pena, tenemos otros problemas aquí¨

Luego se desató el choque con Cuba Posible, varios revolucionarios en la red comenzaron a denunciar ese proyecto.

Confieso que aunque no conocía a ninguno y no eran gente simpática, ni cool, me percaté de que tenían la razón. Comencé a intentar que La Joven Cuba se pronunciara, tomara partido, que nuestro deber como revolucionarios era no dejar solos a los que estaban tratando de desenmascarar el fenómeno del centrismo.

Negación rotunda de Harold. Esto provocó un cisma de criterios dentro de la Joven Cuba, pues Osmany Sánchez, sí estaba de acuerdo con denunciar a Cuba Posible, aunque reticente a mencionarlos para no darles ¨publicidad¨. Fueron largas y acaloradas discusiones. Pero Harold se impuso, la única manera de hacerlo hubiese sido por encima de su cadáver.

En aquel entonces le dije: ¡Qué gran oportunidad perdió La Joven Cuba de definirse como revolucionaria! Nunca imaginé hasta qué punto serian premonitorias esas palabras.

Aun así, escribí un texto titulado Descalificar vs Debatir, donde respondía a la descalificación del debate que hizo Cuba Posible frente a la Conceptualización. Como usaba recursos lo suficientemente indirectos, fue publicado.

Un par de días después Harold me dijo alarmado: ¡! Tremendo lío se me formó por lo que escribiste!! . Yo pensé: Je, se dieron cuenta que era con ellos.

Pero no, resulta que casi al mismo tiempo salió otro texto mío titulado De medios a medias sobre la visión de los medios de comunicación en la Conceptualización. Yo había escrito: ¨Las fuerzas progresistas (léase revolucionarias), están en desventaja respecto al terreno ganado por los medios contrarrevolucionarios, enajenantes o cultivadores del centrismo¨

El solo uso, una vez, de centrismo en un texto de 1197 palabras provocó que Harold recibiera un correo electrónico, que me mostró, de uno de los indignados organizadores de Cuba Posible, donde le advertía que ese era un concepto inventado y acuñado por ¨gente de la peor calaña¨ y que la cómo La Joven Cuba se hacía eco de eso…

Luego de una discusión, donde Harold me decía que La Joven Cuba no estaba para confrontarse, en la que yo le cuestionaba entonces para qué estábamos, si el primer deber de un revolucionario es enfrentar a la contrarrevolución. El sigue respondiendo a eso hasta hoy: Para eso están otros. Llévatelo a otra parte.

Desde ese entonces está prohibida la palabra ¨centrismo¨ en un texto de La Joven Cuba.

Hubo un episodio excepcional en esta historia, fue el que dio origen al texto de autoría ¨conjunta¨ titulado Una respuesta necesaria (Para responder a Fernando Ravsberg). Confieso que no conocía ni a Ravsberg ni a Iroel y en La Joven Cuba siempre se había presentado el caso como una mera ojeriza personal sin darle más valor político.

Hasta que conocí a los dos, a Ravsberg invitado a almorzar a su casa junto a una decena de personas, ante una mesa espléndida de vino y salchichas, donde confieso, me serví tres veces. Rasvberg estaba sentado del otro lado de la mesa, que tenía apenas un metro y medio de ancho, pero yo me sentía a un kilómetro de distancia. A Iroel, por insistencia mía a Harold para escuchar las dos campanas, en un bar y con un par de cervezas de las más baratas. Uno no tiene que coincidir en la forma, pero sí en la esencia, y cierto olfato le permite a uno reconocer a los de su bando, o al menos a los que no lo son. Me habían pintado a Iroel como un ogro, un miura político, con el que sería muy difícil dialogar y lo que veo llegar es a un tipo medio descojonado convaleciente de una operación. Empezamos a hablar los tres, Harold, Iroel y yo. Estábamos molestos porque Iroel había tomado fragmentos del muro de Facebook de Harold y lo había publicado en La Pupila Insomne.

No hay manera de saber lo que hay en lo más profundo de la mente de una persona, pero ese día noté algo, un detalle mínimo, casi subjetivo: Ravsberg no te toca cuando habla. Iroel sí.

Es muy difícil que alguien que no es sincero en lo que te dice, haga contacto físico contigo.

La conversación devino un debate intenso sobre la evolución política en Cuba, el choque entre fuerzas, el fenómeno del centrismo. Defendí a Harold por los motivos por lo que lo volvería a hacer, o al menos tratar de entenderlo y que los demás lo entiendan. Entenderlo todo es perdonarlo todo, dijo un griego. La conversación a tres voces fue una sacudida para Harold, que le movió la fibra de revolucionario que queda en él.

Por casualidad de la vida, leí muy poco después un texto de Fernando Ravsberg, donde introducía una punta de lanza tergiversando el concepto de ¨revolucionario¨, presentando que hoy los verdaderos revolucionarios en Cuba no estaban en las instituciones, ni en el Gobierno, sino en los cuentapropistas, en los periodistas independientes (ya sabemos cuáles), en el que lo mismo desempolvaba el Quinquenio Gris que manipulaba un discurso de José Martí. La intención de apropiación del término de revolucionario se veía venir.

Le escribí un email agradeciéndole el almuerzo pero que sentía la necesidad de responderle y lo hice escribiendo Una respuesta necesaria (Para responder a Fernando Ravsberg). Lo envié a Harold, que como todavía estaba bajo el electrochock del encuentro con Iroel, no solo accedió a publicarlo, sino que me pidió firmarlo junto conmigo. Le dije que si el hacía suyo lo que decía ahí, perfecto, pero sin cambiarle ni una palabra. Tragó en seco y accedió. Su firma apareció también en el texto.

Ravsberg solo dijo que nuestra reacción había sido desmedida. No sé si pensando que los cubanos nos llegamos o nos pasamos. Pero lo cierto es que ocurrieron dos cosas: No volvió a jugar con lo de ¨revolucionario¨ y nunca más volvió a publicar un texto mío.

Entonces escribí Hurto y sacrificio de palabras mayores, si en el anterior solo se respondía a las ideas párrafo por párrafo, este era una consolidación de que había un intento de usurpar el concepto de revolucionario. Un contraataque que lo señalara más claramente.

Pero Harold se negó esta vez a publicarlo. ¨Yo no quiero seguir con eso¨. Le dije que cómo iba a ser, que ya había salido el primer texto con su firma también, que este era precisamente la consolidación como respuesta política…Pero que va, la mula no caminó. Simplemente se le había pasado el efecto.

Se me ocurrió enviar Hurto y sacrificio de palabras mayores a La Pupila Insomne, y ahí apareció. Luego fue seguido de Para entender el centrismo, que por supuesto ni se me ocurrió proponer Harold. Lo absurdo de la esfera digital hizo que por yo publicar en La Joven Cuba y en La Pupila al mismo tiempo, los comentaristas me llamaran Dr. Jekyll y Mr.Hyde.

El tiempo siguió transcurriendo y Harold no se percataba del cambio que iba dando su propio retrato de Dorian Gray.

Pasó un águila por el mar y luego un huracán por Guantánamo, el Mathew. Llamé rápidamente a Harold y le planteé la idea de que La Joven Cuba fuera a la zona de desastre a recoger escombros, o ayudar en lo que fuera, al menos una semana que yo podía pedir permiso en mi trabajo, insertarnos idealmente en alguna iniciativa organizada, tal vez con la FEU o con la UJC, era una quimera por el ya enorme deterioro de las relaciones entre Harold y esas organizaciones. Pero nada se perdía con intentar. Incluso ir por nuestra cuenta. Como no somos artistas profesionales, descartamos las brigadas artísticas que siempre acuden ante esos eventos ya que pensábamos erróneamente que se limitaban a las actuaciones artísticas.

Harold se informó de la situación en Baracoa, del estado de emergencia, de las limitaciones de acceso a la zona y decidimos desistir de la idea.

Pero en ese momento Periodismo de Barrio hace su apuesta de ganar o ganar, de ir como sea a Baracoa, y no para hacer trabajo voluntario recogiendo escombros, sino para ir a reportar de manera ¨independiente¨ lo que ahí ocurría. Organizaron una campaña y posiblemente el crowdfunding más rápido que se haya hecho en Cuba, que es muchísimo decir pues es casi imposible hacerlo desde aquí. La intención de aprovechar políticamente el desastre natural fue respondida por varias publicaciones revolucionarias, incluido el periódico Granma.

Dije que La Joven Cuba tenía que unirse a la respuesta. Fue la discusión más grande con Harold, donde quedaron definidas muchas cosas, y se aceleró el deterioro de mi permanencia en LJC. Ahí me dejó claro que La Joven Cuba solo aceptaría de mi textos que no fueran ¨de confrontación¨, que todo lo que fuera de ese tipo, se lo enviara ¨a Iroel o a alguien por el estilo¨

Lo increíble es que en vez de aparecer una reacción en LJC sobre las intenciones de Periodismo de Barrio, lo que comenzó a salir, incluso no ya como una forma personal sino firmado como ¨La Joven Cuba¨, fue una serie de cuestionamientos lagrimosos a que si el Estado estaba excluyendo al pueblo que quería ayudar a los afectados. Se refería a que las ayudas y labores estaban siendo realizadas y canalizadas por las FAR, los CDR, Defensa Civil y otros organismos e instituciones. Eso, con el show guantanamero de Periodismo de Barrio andando.

En un debate en Facebook a partir de uno de los susodichos post, donde varias personas reaccionaron indignadas ante el disparate, superé mi aversión a comentar en FB y me uní a ellos. Pregunté lacónicamente: ¿Acaso el pueblo organizado deja de ser el pueblo?

El lagrimeo se detuvo. No sé si antes había ocurrido que un miembro de la Joven Cuba comentara en FB en contra de un post de la propia LJC. Tal vez algunos se hayan sorprendido. Incluso alguien hasta me escribió cuestionador.
Comencé a platearme mi separación cada vez más próxima de La Joven Cuba, pues era evidente que mi presencia estaba resultando cada vez más indigesta. Pero la seguía considerando un buen medio para hacer divulgación de algunas ideas.

Era una lástima desaprovecharlo, además posee un tipo de lector al que es importante llegar. Decidí continuar publicando ahí al menos un tiempo más.

Pero tomándole la palabra a Harold, todos los textos ¨confrontacionales¨, o sea incompatibles con su agenda personal de ¨la línea de la Joven Cuba¨, los comencé a enviar a la Pupila Insomne. Así aparecieron en esa página en vez de en LJC, textos como Para entender el centrismo y ¿Que buscar fuera de Cuba?, este último ya de ruptura con La Joven Cuba.

Ahí cuestionaba el carácter verdaderamente revolucionario de los viajes a eventos organizados en el extranjero para visibilizar, organizar y apoyar los proyectos ¨independientes¨. La idea, interesante sin dudas pero con un límite racional, de que si no hay presencia de nadie revolucionario en un evento sobre Cuba, se verterán sobre ella los peores criterios sin que haya otra voz, a la larga se ha convertido en prestigiar y otorgar consistencia a eventos organizados para el beneficio de la contrarrevolución. La degeneración de una idea se había ligado al confort de los eventos y el turismo político, el típico fasteo cubano, siempre a países del primer mundo.

Como dije en ese texto, no hay que ser un experto en semiótica para comprender las intenciones de un evento como Connecting Cuba, cuyo logo es la boina con estrella del Che sin rostro, desvaneciéndose con la pregunta What next?

Pero volvamos a la actualidad y a la llamada por teléfono hace unos días donde discutíamos sobre Las Palabras de la Revolución. La cuestión era entonces no publicarlo, o permitir que saliera peor de como salió.

Pensé en decirle ¨No publiques ni p…¨ pero luego me dije que entonces las 2 tesis que yo planteaba en el texto no saldrían, y que al final eso era lo más importante:

1) No existe la cuestión periodismo oficial vs periodismo independiente. Lo que existe es la cuestión periodistas revolucionarios vs periodistas contrarrevolucionarios donde quiera que escriban.

2) Solo habrá una defensa plena de la Revolución y del proyecto socialista en Cuba, cuando su Dirección comprenda que tiene muchas reservas políticas en los medios independientes revolucionarios.

Entonces en aras de un objetivo superior. Le dije a Harold, que prefería que el texto apareciera mutilado que modificado, así que en vez de cambiar a su estilo el párrafo que le molestaba, que lo quitara. Se dio por satisfecho y así se publicó.

La alarma que le provocó la posibilidad que un puñado de cojedólares ¨independientes¨, se dieran cuenta que la cosa era con ellos, no le permitió ver su propia foto dentro del texto. Pasó por alto un párrafo que puse ahí con toda la intención de retratar lo que Harold Cárdenas ha llevado a ser a La Joven Cuba:

¨Y para aquel al que le quede alguna duda, no es periodismo revolucionario el que no se confronta, el que no ataca, el que no desenmascara, el que no llama por su nombre, el que omite, el que teme a que no le den like en su Facebook, a que no lo inviten. El que se deja llevar o fomenta los lamentos por una manoseada libertad de expresión, de clamor doliente ante una intolerancia que permita a victimarios pasar por víctimas, los que se suman al lagrimeo y vestiduras rasgadas por los convenientemente censurados, el que ayuda a esconder la mano hoy a los que lanzarán de nuevo la piedra mañana¨

En este tiempo de smartphnes, ya pocos recuerdan a las Polaroid.

El texto de Harold Cárdenas Los periodistas imprescindibles, donde hablaba de los periodistas de medios estatales, no cumplió su objetivo, para eso debió ser seguido por otro ya preparado donde hablaría de los independientes, ambos textos le permitirían mantener la equidistancia ambigua que siempre ha cultivado. Flotar en el centro de una laguna política. Pero al ver la inesperada respuesta de los ¨independientes¨ más reaccionarios, el segundo quedó inédito. Solavaya.

Pero no estaba tan mal la cosa, vaya, ahora al menos tendría de seguro el favor de los ¨oficialistas¨…

Cualquiera calcula mal el diámetro de un tibor.

Los periodistas de medios estatales no se sintieron ni remotamente defendidos, al contrario, muchos respondieron igualmente molestos.

Aparecieron textos sobre Harold, sobre El Toque, (donde el escribe posts siempre positivos sobre Cuba, pero eso es igual que tener un programa de cocina en Tele Martí), le sacaron sus viajes invitado a los eventos, le cuestionaron que si era de izquierda o de derecha, en fin. La cosa se puso mala por los dos lados.

Le dije entonces como se le dice a quién recoge lo que siembra, pero con una frase simple y coloquial: ¨Te has acercado demasiado a la mierda como para que no se te pegue el olor¨.

Entonces buscó el habitual refugio psicológico, la fantasía de que todo es una campaña contra él, la convicción delirante que todo es generado por manos tenebrosas en el Buró Político de la UJC, por mentes perversas en el Comité Central, en la casa de Iroel, por gentes que se reúnen para conspirar contra él.

Una conjura donde todo es fabricado, todo lo que se dice es un invento, absolutamente todo. Una conspiración, eso…una difamación.

Lo hacen porque no tienen argumentos. ¿Ustedes no se habían dado cuenta antes? Claro, es por eso que lo hacen.

Durante todo este tiempo, sostuve una rama de olivo, una mano amiga revolucionaria dispuesta a ayudarlo si quería cambiar su rumbo. ¨A eso no se responde con nada escrito, se responde con la actitud futura, hay toda una vida para borrar todo eso¨, le expresé.

Le dije también a Osmany que a Harold hay rescatarlo mientras sea posible, pero solo si él estaba dispuesto a ser rescatado. Para entonces, una tras otra se habían caído y marchitado las hojas en la rama.

Hasta que en los últimos días le dije: ¨Estoy contigo si quieres rectificar el camino¨ A lo que me respondió lapidario: ¨No voy a cambiar nada¨

Sentí lástima mientras vi caer, la última hoja de olivo.

Aun así somos jóvenes, hay un horizonte y muchas cosas por delante en un país que está cambiando, La Revolución vivirá tiempos más difíciles en el futuro, dónde todos los que sentimos por ella nos probaremos. Mi deseo es que ese día pueda decirse de Harold el verso Si alguien roba comida y después da la vida ¿Qué hacer?

Oportunidades no le faltarán.

Viviré con la esperanza sostenida, por pura fe en el alma humana, de cambiar la imagen que me quedó de él cuando nos vimos por última vez, en su casa, cuando sentencié con amargura:

¨Harold, La Joven Cuba se ha convertido en el lugar más a la izquierda del centro¨

Esa tarde, después de 7 años de bloguear, de miles de post publicados, Harold Cárdenas me miró un instante con una expresión en su rostro que aún intento descifrar, hasta que dijo:

¨ ¿Tú crees? ¨

55 pensamientos en “Una respuesta para La Joven Cuba. Por Javier Gómez Sánchez

  1. Pingback: Una respuesta para La Joven Cuba. Por Javier Gómez Sánchez | Diario 90 Noventa

  2. Reblogueó esto en …el aldeano vanidoso…y comentado:
    La caída ideológica en picada…o cuál es la línea editorial de La Joven Cuba…
    “..entonces Cuba Posible, Elaine Diaz con Periodismo de Barrio, On Cuba, etc, se van a dar cuenta de que están hablando de ellos!!”

  3. Pingback: Razones que se fueron a bolina – Visión desde Cuba

  4. Voy a estar moviéndome hacia Santa Clara para un encuentro con estudiantes y profesores de la Universidad Central, trataré de conectarme allí y aprobar los comentarios siempre que no sean irrespetuosos hacia el autor.

    Saludos

  5. El post debiste titularlo mi verdad, ustedes no pierden la costumbre de hablar en nombre de todos, ejemplo nuestro pueblo cuando una marcha o una concentración en una plaza es solo un % no representativo de todos.

  6. Pingback: Una respuesta para La Joven Cuba. Por Javier Gómez Sánchez | Golpeando el Yunque

  7. Pingback: Razones que se fueron a bolina | PostCuba

  8. Yo pienso que LJC propone ideas y debates necesarios, en un lenguaje balanceado. A ellos mi apoyo.
    No avanzaremos si seguimos con discursos tan teoricos sobre que es la revolucion o quien es mas revolucionario que quien.
    El concepto de revolucionario de Fidel esta genial, es una pena que en la practica ese concepto de Fidel esté tan distante del concepto de “revolucionario” que ponen en practica mucha de la gente dentro del sistema: seguir las orientaciones de arriba sin nada de cuestionamientos, nada de iniciativa propia, nada de analisis profundo… Ejemplo, en Cuba Dice, Cartas a la Redaccion, Acuse de Recibo, etc (estos son los espacios que tienen las personas para pedir cuentas a un nivel alto y con visibilidad), se puede hablar de los baches en la calle, de lo malo que esta el pan, y de alguna que otra cosa, pero pedir o proponer algun cambio en la forma en como se hacen las elecciones en Cuba, o proponer alguna nueva forma de separacion de los poderes del Estado, etc. eso nunca se ve.
    Vayan a la calle y hablen con la gente, con los jovenes, a la mayoria no le interesa nada de politica, nunca habian habido tantas bajas de la UJC como ahora, nunca han habido tan poca cantidad de ingresos en la UJC. Hace unos años en mi aula de la universidad casi todos eramos miembros de la UJC, ahora es al reves, casi nadie es miembro de la UJC; sin embargo a la gente le interesa que les hablen de politica pero en un lenguaje sin tantas confrontaciones, ya estan cansados de tantas sospechas y tanta gente que actua como si tuviera la verdad en la mano o fuera dueña de los conceptos.
    Acepten el debate de donde venga y no esten buscando tantas definiciones ni tantas categorias para encasillar o definir a la gente.
    Saludos

  9. Muy bien por Javier que tuvo el coraje de dar su version de los hechos.

    Sigo no coincidiendo con lo hecho por Javier de aceptar las mutilaciones a su texto para luego enviarlo integramente a otro medio. Si tenia el espacio en el segundo porque acepto la censura en el primero ? Esta respuesta hubiese sido mas contundente sin la necesidad de hacer esa trampa.

    Sin embargo, luego de leer esta respuesta me convence de la originalidad del articulo publicado en La Pupila Insonme. Es ademas el original un buen articulo.

    Volviendo a la respuesta, no deja de ser esclarecedora de alguien que se ha desencantado de la JC por razones, de ser ciertas, muy validas. Mas aun, Javier, que si conoce a Harold, hace acusaciones citando hechos concretos que muestran una torcedura de la linea editorial de JC como resultado entre otras cosas de influencias externas, vanidades y afanes de etica dudosa. Ahora es la JC quien tendria que aclararnos muchas cosas. Son ciertos los dialogos descritos por Javier ? Es cierto que la JC se nego a publicar textos que criticaban a determinados sectores de la blogosfera cubana u otros proyectos mediaticos ? Es cierto que la JC tiene una lista de facto de terminos que no incluyen en sus articulos: centrismo, contrarevolucion …?

    Como Javier no dio la callada como respuesta, ahora en la JC algunos comentaristas andan desbarrando de el. Monton de acusaciones, insultos y descalificaciones. Cuando los debates se convierten en rinhas de tribus, esto no llega a ningun lado.

    La vanidad es mala consejera. Nos hace sordos a las palabras de los otros. Nos hace sentirnos sentados en un trono como juez supremo de las cortedades de esos que estan alla abajo. Por ese camino se llega a la mediocridad mas abyecta, incubadora de mezquindades propias de aquellos huerfanos de toda generosidad. Hay que vacunarse todos los dias contra la vanidad. Asi huimos de pensar que nos merecemos un destino superior, por ungidos, al de nuestros coetaneos y compatriotas. Hemos de tener la humildad de saber que, como seres humanos, todos somos y nadie tiene una esencia que lo haga mejor que otro. Todos somos, desde el mas sencillo de los plomeros, el campesino o la ama de casa, hasta el mas encumbrado cientifico, artista o literato. Demasiadas veces se usa como vara de medir a los seres humanos el conocimiento o la habilidad que han logrado adquirir o generar. Tonterias. Saber mas solo te obliga a ser mas util, en la misma medida que te fueron dadas las circunstancias para aprender mas. Y si realmente has entendido de que se trata, entonces sabras que la unica forma de huir de la esterilidad es siendo util a todos y por el bien de todos. De eso se trata la Revolucion y la condicion de revolucionario.

    Frente a las incomprensiones, las mutilaciones, las injusticias que podamos sentir que hemos sido victimas, solo nos queda ser mas revolucionarios y sacar fuerzas para seguir batallando por la Revolucion: sin concesiones, sin medias tintas, sin tregua.

    La Revolucion es mas grande que el mas grande de los revolucionarios, eso lo dijo ademas el mas grande de los revolucionarios cubanos del siglo XX.

  10. Se pierde mucho tiempo y energías y se deterioran relaciones humanas y profesionales valiosas cuando se intenta imponer conceptos a otros sin haberlos explicado antes.Este post es lamentable en eso: un dime y direte que no aclara qué es ser revolucionario y que es ser contrarrevolucionario. Todo debió empezar por ahí.Como no se hace las definiciones de lo que se dice parece ser que viajar a eventos, obtener becas internacionales, financiamientos como cualquier ONG en el mundo es contrarrevolucionario. Y ahí se degrada todo lo que quiso decir el autor. Si distanciarse de los estereotipos y clasificaciones del discurso oficial es ser contrarrevolucionario, entonces hay que buscar otra palabra en la lengua española para definir qué se entiende por ser revolucionario. El témino entonces es todos sus contrarios: conservador y reaccionario.

  11. Le explico al autor que el término proxémica es el estudio de la comunicación verbal y no verbal de los seres humanos.El gesto definitorio para el autor fue que Ravsberg no lo tocó mientras hablaba con él y que Iroel sí lo hizo. Necesita el autor intercambiar con otras culturas porque es usual no tocarse cuando se habla en el resto de las culturas que no sean cubanas. Ravsberg es uruguayo y como los chilenos, argentinos y guatemaltecos no necesitan tocar a su interlocutor.
    A veces la falta de conocimiento nos hace ser muy injustos con los demás.

  12. Javier

    Soy un lector de LJC y aunque en estos momentos estoy baneado allá simplemente por usar un post de crítica para denunciar un caso de corrupcion en mi ciudad y un lector/posiblemente admin Gallego bien conocido en ese Blog me amenazo y milagrosamente después fui bloqueado.
    Pero bueno al punto que nos trae, siempre he leído tus escritos y muchas veces no coincidimos remotamente en la manera de ver las cosas (quizás por ser un emigrado que le duele que le quitaron sus derechos como ciudadano cubano), esta respuesta que haz dado es magistral, sobre todo por dar todos los detalles para que se acabe el “dime que te dire”. Ya cada cual expuso su posición y realmente esto ya debería quedar aquí, este Ciber Brete ya apesta, lo que queda es seguir adelante y cada cual con su forma de pensar al final el pueblo es el que debería decidir quién o quiénes tienen mejores ideas para mejorar el país y si estos no funcionan se cambian.
    Saludos

  13. ¡Que pocos comentarios aquí, y ninguno claramente a favor del artículo! ¿Por qué será?

  14. Don Iroel;
    Mantengo que, en relación al caso, sin analizar la posición política de Harold, la culpa es del autor: con retirar su artículo tenía. O tomar la oferta de publicarlo enteramente como le propuso aquel.
    Harold no vio su foto dentro del texto porque confió en él. La puñalada más certera siempre es la inesperada.
    No debo nada a Harold, más bien siempre hemos tenido una relación virtual bien tensa, pero la verdad es la verdad y no hay verdad sin verdad.

  15. Cada vez le van quedando a Harold menos argumentos para defenderse, y menos resquicios donde esconder su verdadera posición política, poco a poco se va cayendo la hoja de parra y quedando al desnudo, un traidor a la Revolución que dice defender.
    El calificarlo de traidor puede parecer fuerte, pero es correcto, Harold Cárdenas, empezó siendo un joven revolucionario, que adjuró por la influencia del dinero, facilitada por la falta de una genuina vocación y convicción revolucionaria, de los ideales socialistas, y es hoy sin lugar a dudas un opositor a nuestro proyecto social.
    No se trata de pedir su cabeza, sino de desenmascararlo a él y a los que como el atacan a la Revolución, pretendiendo presentarse como sus salvadores, exponiéndolos ante la opinión pública con su verdadero ropaje de traidores, con ella no hay medias tintas, ni se pueden dejar lugar para las interpretaciones o propiciar pretendiendo defenderla el ataque enemigo.
    La crítica es lícita, necesaria y beneficiosa, lo que no puede convertirse es en un arma contra la revolución, Fidel le expresó a Ignacio Ramonet refiriéndose a este tema: “Sabemos que hay inconvenientes, pero queremos una crítica responsable. A pesar de las posibles consecuencias, todo es mejor que la ausencia de críticas”. Y significaba más adelante, “Claro está que hay que ser sumamente responsable en el manejo de los temas y no ofrecer al enemigo información sensible que pueda ser útil a sus planes de destruir la Revolución. De ahí lo difícil de la tarea de un revolucionario”. (Libro Cien Horas con Fidel, Capitulo: Cuba Hoy). La línea editorial de La Joven Cuba dista mucho de ser responsable, no por desconocimiento sino por intención.
    https://postcuba.wordpress.com/2017/02/07/una-defensa-poco-digna/

  16. Compañero Javier -sin el más mínimo retintín-, e igual a como estimo y quiero a Jose, de Cubainformación de Euskadi, a Iroel, a Luque, a Enrique, Desiderio y a muchos más que publican en La pupila insomne, a Harold, a Jimmy, a René Fidel y a otros que publican en LJC, o a Julio César Guanche, que ha estado, o está, hace un tiempo que no sé de él, publicando en Cuba Posible, uso el mismo término para todos, y ahora, Javier, para compartir contigo mi criterio de que este intercambio de criterios en que nos involucramos no es ningún juicio.

    Sé perfectamente la posible inconveniencia que mi posición puede generar, ya que algunos pueden dar por hecho que me sitúo en “el centro” de todos los nombrados, pero no es así, para nada es así, y nunca he dejado de tenerlo bien claro: estoy junto al Partido Comunista Cubano, junto al Gobierno Cubano, junto a todas sus organizaciones e instituciones y, sobre todo, junto al Pueblo Cubano, el máximo garante de la Revolución Cubana. Todo lo que me aparte de esto, lo rechazo, pues no encuentro ninguna salida para Cuba fuera de lo que la hace tan inmensamente hermosa y posible en medio del desastre mundial. Y como es natural, ello incluye también hasta los que se equivocan según mis reflexiones, porque, sencillamente, los considero revolucionarios y para nada contrarrevolucionarios. Pienso que ahora, más que en cualquier otro momento de nuestra historia, el valor de la individualidad sale reforzado en su compromiso con los significados de Cuba. Y decir individualidad con estos significados es reconocernos en nuestras capacidades para el diálogo imprescindible que en muchos aspectos nos demanda la actualidad cubana. Todo lo demás -estimo-, es residual.

    Creo, y escribí, que el post de Luque, a raíz de publicarse en La pupila la versión original de tu artículo en cuestión, debía servir para ese diálogo y si no servía, no era lo que necesitábamos. Te digo a ti, Javier, lo mismo que le escribí a Harold a raíz de que él publicara en LJC su versión del asunto: Debemos alegrarnos que resolvamos, aunque no sea la mejor forma que -estimo-, has elegido para celebrar la alegría del diálogo que efectúas. Lo más fructífero -estimo- hubiera sido un debate acordado también con Iroel, de manera que entre los dos blogs, La pupila y LJC, se manifestaran ampliamente los argumentos que amerita la ocasión.”

    Seguramente, Javier, como nos puede pasar a todos en cualquier momento, olvidas algo. Para mí, en todo lo que tratas, es de puntual recuerdo tu artículo, bastante reciente y publicado en LJC, “La unidad necesaria”. Sobre él, o con él, pues te cité completo, escribí mi artículo-análisis “Las rosas cubanas”(Cubainformación, 26 de octubre de 2016). En él te rebatía prácticamente toda tu argumentación en cuanto a la unidad revolucionaria, el Partido, el Gobierno, la Prensa, la Política, los “independientes” de “barrio” o de la misma LJC por la que exponías todo lo que escribiste en ese post y que, para mí, resultó totalmente equivocado. Pero no por eso dejé de entender que eras un compañero.

    Ahora, cuando tú respondes a Harold como lo haces, te sigo teniendo como un compañero en la misma tesitura que lo tengo a él. Ambos tienen unos puntos de vista diferentes a los míos y ello no impide que podamos trabajar juntos por Cuba. Posiblemente tú tengas ahora la razón y Harold esté equivocado, pero posiblemente también pueda ser al revés, y yo, entre ustedes dos, el más equivocado, pero los tres estamos en el mismo frente. En fin, amigo mío, la Revolución Cubana nos dio y nos sigue dando el mayor privilegio del mundo: nuestra libertad es verdadera.

  17. Javier, ahora si has dejado muy claro tu correcta e intachable posición. Creo que debes mantener tu colaboración con LJC, y por supuesto, sin renunciar a tu estilo ni a tus ideas. Que sea LJC (o Harold) los que rechacen tus artículos, no te niegues al diálogo, como piden, si hay que cambiar algo, o “suavizar”, según sus términos, valora, piénsalo. Pero tus convicciones ni se suavizan ni se disfrazan de otras palabras o frases que no sean las de tu profundo concepto de revolucionario. Te apoyo.

  18. Bueno, parece ser que efectivamente Harold también ha cometido el pecado de la censura. Mal por él, y qué? Veo que ustedes siguen con la práctica de “atacar al mensajero cuando no pueden revatir el mensaje”. Que Harold haya censurado, o sea un censor impenitente, significa que las ideas expuestas en LJC son ilegítimas, o no merecen ser debatidas, o le hacen el juego a los enemigos de la Revolución? De acuerdo con Marlene Azor, hay que abrise al mundo, y conocer la diversidad de culturas.

  19. Perdón, puse rebatir incorrectamente. Es que los teclados del multiservicio de ETECSA de Manzanillo, tienen las letras borrosas.

  20. Reblogueó esto en Alma Cubanitay comentado:
    Posiciones como la de Harold han existido en muchos momentos de la historia de la lucha de clases, tanto nacional como universal, pero lo que le da mejor sabor es que también existen posiciones como las de Javier. En momentos así es oportuno (sin ser oportunista) recordar a Lenin: “Cuando se habla de lucha contra el oportunismo, no hay que olvidar nunca un rasgo característico de todo el oportunismo contemporáneo en todos los terrenos: su carácter indefinido, difuso, inaprehensible. El oportunista, por su misma naturaleza, esquiva siempre plantear los problemas de un modo preciso y definido, busca la resultante, se arrastra como una culebra entre puntos de vista que se excluyen mutuamente, esforzándose por ‘estar de acuerdo’ con uno y otro, reduciendo sus discrepancias a pequeñas enmiendas, a dudas, a buenos deseos inocentes, etc., etc.” (“Un paso adelante, dos pasos atrás”).

  21. Comentario : Marlene azor Hdez

    Ese dia te puedo asegurar tengo ese presentimiento firme que la Verdad estaba de Visita en casa de este Papagayo periodista ” que tira la Piedra y esconde la mano a cada rato ” y El era quien tenia sus Mentiras en la cabeza ”
    La Educasion social , urbana , familiar , y hasta una educasion en salud en como bañarnos, ser aseados , limpios de cuerpo y alma , limpios de mente sobre todo en cada pensamientos y nuestras ideas, ser educado y cortez algo que nos provee y nos llena de VALOR , no se enseña en ningun escuela , Universidad ni en la calle , esta material educasional viene con uno desde el mismo Vientre de nuestras queridas madres y Solo con el Buen ejemplo de un Padre y la madre como testigo y Guia de la familia sera quienes nos impartan y nos graduen de la educasion que un dia expresariamos a cada instante.
    Este periodista no es amigo ni de el mismo.

  22. Pingback: Una respuesta para La Joven Cuba

  23. ” Las verdades tan antiguas son prácticamente seniles. Y cuando una verdad es así de vieja, difícilmente puede diferenciarse de una mentira. ”

    Ya pronto veremos entonces que este se quitara su CARETA con la que brillo cuando era un Revolucionario, hay que ser demasiados Fuertes y tener mucha dignidad en que Llegando a conocer al Capitalismo , aviones, Hoteles y comidad que los mismos enemigos te compraran para enduzarte y luego ” soltarte de la mano ” conforme traicionara ” aquel que dijo al Pueblo y estando al lado de su padre y Guia porque le llego a tomar confianza y cariño como un Hijo, Fidel castro Ruz ” que aqui quien no brinca es porque no es revolucionario ”
    Despues que en españa le odsequiaran regalos , prevendas y dinero , se dejaba comprar y este le paso lo mismo ” SOLO que no a TENIDO TODAVIA el VALOR de quitarse la CARETA ” ahora solo lo que esta hacienda es Tirando Tiros con balas de Salvas”
    Sinceramente, me doleria que por unos trapos, unas noches en un Hotel en el extranjero y un poco de dinero se deje de comprar tan facil .

  24. Iba a emitir mi opinion , pero al leer a informatico- en -cuba , seria redundar en sus palabras , por tanto , solo decir que estoy plenamente de acuerdo con ellas , de un tiempo a esta parte se ha puesto de moda el ver si se es ‘revolucionario ” o ” contrrevolucionario”y a pesar de masivamente haber firmado el juramento del concepto de Revolucion tras la muerte de nuestro Comandante , tenemos que reconocer con dolor que muchos de los que se llaman “revolucionarios” hacen caso omiso a el y se niegan a aplicarlo.

  25. Informático en Cuba, haces un desaguisado de planteamientos y tergiversas conceptos faltando a la verdad que realmente la imagen que dejas es poco seria, y bien cercana a la de la Joven Cuba, algunas aclaraciones necesarias:
    No hace falta la teoría para definir a un revolucionario, esa definición la hace la conducta de las personas y en el caso de Harold esta dista mucho de la de un genuino revolucionario te pongo algunos enlaces ya que pareces desinformado para que te actualices sobre el tema:
    https://postcuba.wordpress.com/2017/02/02/de-derecha-o-de-izquierda/

    https://postcuba.wordpress.com/2017/02/07/los-post-del-toque/

    https://postcuba.wordpress.com/2017/02/07/una-defensa-poco-digna/
    .
    https://postcuba.wordpress.com/2017/02/08/razones-que-se-fueron-a-bolina/

    Algo más, veo que quieres cambiar el sistema eleccionario cubano y preconizas la separación de poderes, primero, el sistema eleccionario cubano es más democrático que el de USA miles de veces , con el nuestro estamos de acuerdo, ¿Cuál es tu propuesta?, si quieres te explico y te pongo los enlaces, el norteamericano que es el que presentan como la cumbre de la democracia.
    Separación de poderes, de cual tú hablas, acaso crees que somos tontos, ¡No existe!, es una de las tantas falacias del capitalismo, te pongo el enlace para que veas que Donald Trump, tiene poderes para nombrar jueces de la corte suprema http://www.infobae.com/america/eeuu/2017/01/31/quien-es-neil-gorsuch-el-elegido-por-donald-trump-para-integrar-la-corte-suprema-de-los-estados-unidos/, entonces de que separación de poderes tú hablas.

    Parece que el que no acepta el debate eres tu que quieres coartarlo y hacer ver que proviene de indicaciones de arriba, que dicho sea de paso aclara a quienes te refieres, transparencia socio.

    Los jóvenes que según tú se han ido todos de la UJC y no les interesa la política, no fue lo que ví por ejemplo en los funerales de Fidel o en la marcha de las antorchas, no confundas deseos con realidades, puede que algunos confundidos o desalentados hayan solicitado la baja de esa prestigiosa organización juvenil, pero tengo la convicción de que la mayoría de los jóvenes cubanos no son como tú los quieres dibujar, te falta talento y objetividad para hacerlo.

    En cuanto a lo que refieres del concepto revolución no merece ni comentarse.

  26. Comentario : informatico en Cuba

    ” La traición la emplean únicamente aquellos que no han llegado a comprender el gran tesoro que se posee siendo dueño de una conciencia honrada y pura.

    Vicente Espinel (1550-1624) Escritor español.

  27. Informatico_en_Cuba: Para habalr de cambios en la Politica existen espacios que no son precisamente de los que usted cita, vea la Revista Temas u otras publicaciones dedicadas a esos asuntos, participe en las actividades del Poder Popular o de las Organizaciones de Masas y en ellas plantee sus ideas.
    Marlene Azor: Hay ideas primarias similares a axiomas que no necesitan demostracion, cualquiera sabe que cosa es ser Revolucionario y es algo que se define con acciones. Por otra parte, efectivamente, andar detras de viajes a eventos politicos sobre la politica cubana en el extranjero y obtener becas internacionales para estudios politicos no/y sociales, ambos financiados por ONG que reciben sus finanzas de no se sabe donde, es ser Contrarrevolucionario.

  28. Estimado Iroel: Creo que este tipo de post parece mas chismes y bla bla bla que periodismo. dígale a sus colaboradores que escriben aquí que critiquen y hablen mas del los problemas que tenemos en la sociedad y dejen las salchichas para el fin de semana.
    Todos hablan y critican el periodismo de uno y del otro, y lo que están es haciendo un show amarillista, sacando hasta el tipo de comida que se comen cuando se reúnen y lo que hablaron por teléfono. Hay que ser mas inteligente y por ende mas ético.
    En general uno puede tolerar en contenido pero no la forma.
    Yo en lo personal no leo LJC no porque no concuerde con su linea de opinión sino que no concuerdo con la forma.
    Y en este sitio no concuerdo con el contenido pero si con la forma y es por eso que lo leo.
    Pero si este señor se pasa para acá con ese tipo de ” lleva y trae” si que estamos fregados

    Saludos

  29. Iroel:
    A las 10:27 Ernesto le llamó tramposo a Javier.
    Yo no dije eso y no me publicaste.
    ¿Es que aquí algunos son más iguales que otros?
    Vamos, compay, dejen al muchacho tranquilo, que es un comunista potable, porque los que tú publicas aquí son un batido de tuerca.
    El comunismo cubano está acabado: kaput.
    Basta de darle jeringa a ese muerto.

  30. Estimada Marlen Azor y Michel: Lo primerop que dice Javier es “A partir de la insistencia mostrada por los miembros de La Joven Cuba a través de mensajes de FB y SMS primero, y luego con el post El pretexto de la censura, no queda más remedio que emitir algunos esclarecimientos tanto al texto Las Páginas de la Revolución, como a la evolución del carácter de LJC que lo ocasionó.” Se entiende que el ha sido obligado a emplazar una respuesta.

  31. Para mi entender ” Cuba es una sola , Revolucion del 1959 es una sola , ” Socialismo Cubano que es HUMANIDAD es uno Solo ”

    ” Asi que no entiendo como decir que Pueden trabajar por Cuba desde distintas posiciones y argumentos, ideas o Trabajos ! No Sres!
    ! No ! a Cuba solo se defiende de una sola Forma !
    Fortaleciendo mas aun ese mismo Futuro para las nuevas generaciones , ! Pidiendo abajo Criminal bloqueo !
    ! Con mas revolucion y mas Socialismo !
    revolucion es la del 1959 ! revolucion es Corregir adsoletas leyes, decretos si las hubieras, el dia que Quiten el Criminal y Hp Bloqueo a Cuba , ese Dia todos utds VERIAN la realidad definitive que QUISIERA un dia Fidel castro Ruz con esa Revolucion , ese sistema Politico para nuestra Cuba y nuestro Pueblo Cubano de Pie ? es que acaso no terminan UTDS de dares cuenta de que los Enemigos eternos de Cuba , los HP ex-exbirros de batista en Miami asi como sus decendientes , la cochina Politica sucia y Chantajista contra Cuba, contra Fidel , contra este Socialismo lo que HICIERON FUE TORPEDEAR todo este proceso Politico con este Criminal bloqueo Economico Para castigar a un Pueblo de Cuba y para que Fidel castro Ruz no sirviera de EJEMPLO ante el Mundo y en especial la America latina y ante este Salvaje y Animal Capitalismo< ! Caballeros , Yo no soy Comunista ni Revolucionario ni agente del G-2 " pero tampoco soy un estupido ni come,m para cegarme y no mirar las jugadas que han echo durante 62 años Para continuar en Miami Muchos haciendose Millonarios y Ricos con el NEGOCIO de Fidel y Una revolucion Cubana del 1959 ! Despierten !

  32. No voy a meterme en una polémica de la que apenas he leído. Sólo quiero mencionar algo que no recuerdo de quíen lo leí: “En política, el centro siempre está a la derecha”… Hay toneladas de ejemplos.

  33. RESPUESTA : de Nuevo al Informatico de Cuba
    se Podran salir de las filas de la UJC y del PARTIDo Comunista de Cuba ” quienes quieran , quienes no deseen mantener mas su doble moral y 3
    CARAS < asi es major , asi se MANTENDRAN en mi Cuba querida mas Fuertes y mas ERGUIDAS esas mismas Columnas del Partido Comunista de Cuba como ese mismo Pueblo de Pie revolucionario y aquellos Comunistas, Se Habran salido 10, 100 , 1000 un MIllon , 2 millones , 100 millones " pero el partido esta ahi , la UJC esta ahi , Machado ventura , lazo , Ramiro valdez , Raul , Fidel , El socialism Cubano , esta ahi , Fidel castro Ruz esta ahi , en cualquier parte de Cuba , la historia de Cuba esta ahi , Los mambises estaran siempre ahi , la misma Derrota de los mercenaries de Playa Giron estan ahi , la misma Plaza de la revolucion Cubana estan ahi , Maceo , marti , Todos esos heroes y martires ESTAN ahi , YO mismo como Cubano Estoy ahi , que se quiten la CARETA unos cuantos ? ! que se la QUITEN ! quienes son los arrpentidos si no aquellos que no entienden de vivir con valores , con decoro Humano , con Dignidad Humana , con Honradez, con decensias, con educasion , con amor y Respeto , esas estan y estaran ahi en cuba, " pero escuchame usted bien " ? quien Dejo la UJC y hoy esta MUERTO por dentro y humillado ante su misma Vida aunque camine por las calles de el Vedado y la Habana, ? usted , ? Yo , ? Tu viste que la revolucion se CAYO ? ? Tu viste que el Partido COMUNISTA se cayeron sus Columnas ? ? No verdad ? No se mueren nuestros padres y los enterramos ? PERO te aseguro que mis padres , estan enterrados Fisicamentes, ! PERO nunca sa;lieron de mi Corazon , de mis sentimientos , de mi alma , de mis ideas, de mis recuerdos , de mi amor , de mi lealtad humana y asi mismo las IDEAS jamas se entierran ni las doctrinas desaparecen , solo el Hombre y es cuando ni tiene consiencia ni principios Humanos , ' descuida que desde GRECIA y ROMA han existido Traidores y voluntaries DESERTORES " la Vida a continuado y la Historia no Perdona , tampoco olvida a sus Hombres." conforme Yo nunca olvidare a mis queridos Padres siempre para mi PRESENTES , lo Mismo que Fidel castro Ruz y se lo digo a mahoma y eso sin ser Comunista ni revolucionario , unicamente un Cubano y Humano.

    " Más traiciones se cometen por debilidad que por un propósito firme de hacer traición. "

    François de La Rochefoucauld (1613-1680) Escritor francés.

  34. Qué raro suena esto: “Ravsberg no te toca cuando habla. Iroel sí. Es muy difícil que alguien que no es sincero en lo que te dice, haga contacto físico contigo.”

  35. rescatado de que Sr? ese es el problema de los “revolucionarios” que se creen que son lo mejor y todo lo demas “gusanos” por favor!!! o es que acaso usted y su sistema “social” ,”lejos del centro” es perfecto… menos mal que usted tiene “sentimientos de amistad” por Harold, con amigos así… y pa la otra sea mas valiente y no se deje censurar por nadie, saludos y suerte con su verdad, solo espero que la sepa defender hasta el final

  36. Tamakun
    “Hay ideas primarias similares a axiomas que no necesitan demostracion, cualquiera sabe que cosa es ser Revolucionario y es algo que se define con acciones. Por otra parte, efectivamente, andar detras de viajes a eventos politicos sobre la politica cubana en el extranjero y obtener becas internacionales para estudios politicos no/y sociales, ambos financiados por ONG que reciben sus finanzas de no se sabe donde, es ser Contrarrevolucionario.” Gramsci decia que ninguna idea es punto de llegada todas son puntos de partida. De lo contrario caemos en el riesgo de ser dogmaticos. Ojo defender los principios de la Revolución no es ser dogmaticos.
    Para javier “las mentes pequeñas discuten sobre las personas, las mentes medias discuten sobre los eventos, pero la grandes mentes discuten ideas” Eleanor Roosevelt

  37. Javier Gómez Sánchez:

    Yo ni puedo, ni tengo tiempo de investigar sobre la vida anterior de los que intervienen en los debates en La Joven Cuba, solo me alcanza el tiempo, a duras penas, para explicar en qué puede estar equivocada una opinión, apoyado en citas de los estudios realizados, y mis vivencias personales.

    Ya he citado en reuniones y en clases, y en el sitio La Joven Cuba, esto explicado por Lenin en su obra “ACERCA DE LA SIGNIFICACIÓN DEL ORO AHORA Y DESPUÉS DE LA VICTORIA COMPLETA DEL SOCIALISMO
    Redactado: El 5 de noviembre de 1921.
    Primera publicación: Los días 6 y 7 de noviembre de 1921, en el núm. 251 de Pravda.
    Fuente: Tomado de V. I. Lenin. Obras Completas, tomo 44, Editorial Progreso, Moscú, 1981, pp. 221-229.

    “El mayor peligro -y quizá el único- para un auténtico revolucionario consiste en exagerar su radicalismo, en olvidar los límites y las condiciones del empleo adecuado y eficaz de los métodos revolucionarios. Es ahí donde los auténticos revolucionarios se estrellaban con la mayor frecuencia al comenzar a escribir “revolución” con mayúscula, colocar la “revolución” a la altura de algo casi divino, perder la cabeza, perder la capacidad de comprender, sopesar y comprobar con la mayor serenidad y sensatez en qué momento, en qué circunstancias y en qué terreno hay que saber actuar a lo revolucionario y en qué momento, en qué circunstancias y en qué terreno hay que saber pasar a la acción reformista. Los auténticos revolucionarios sucumbirán (no en el sentido físico, sino espiritual de su causa) sólo -pero sin falta- en el caso de que pierdan la serenidad y se figuren que la revolución, “grande, victoriosa y mundial”, puede y debe cumplir obligatoria-mente por vía revolucionaria toda clase de tareas en cualquier circunstancia y en todos los terrenos.”

    “Quien se “imagine” tal cosa sucumbirá, pues se habrá imaginado una estupidez en la cuestión fundamental; y en época de guerra encarnizada (la revolución es la guerra más encarnizada), el castigo por una estupidez suele consistir en la derrota.”

    ¿Quienes son centristas, o de derecha, en la práctica?

    He opinado en los debates en La Joven Cuba, sobre LA ACTITUD ANTE LA VIDA que demuestra esta situación creada por ti con Harold Cárdenas Lema es COBARDÍA… Y otras cosas más que requiere muchos adjetivos calificativos.

    Los que no han frenado este chismorreo les invito a ESTUDIAR el folleto “Contra el liberalismo”, de Mao Tse-tung… LES AYUDARÍA MUCHO.

    DIOS LOS PERDONE.

  38. Concluyo de este “intercambio” (que no es debate), cuánto me duele la deslealtad. Dicen que la Lealtad muchas veces nada tiene que ver con la Verdad.

  39. Tamakun eso de “ideas primarias y axiomáticas que se definen en la práctica” es lo más parecido al fanatismo y al terrorismo islámico. La ausencia de definición de revolucionario hace que una persona como tú pretenda como en la Iglesia definir a cada quién con la sinuosidad arbitraria de cualquier dictador.Yo te ofrezco una definición de un marxista sobre el carácter revolucionario:La de Erich Fromm.¿Nos preciamos de ser cultos o de ser indigentes del pensamiento?.No concuerdo con tu primitiva y arbitraria indefinición.

  40. Fanatismo, terrorismo islámico, la iglesia, el dictador, la definición de un ‘marxista’ sobre el carácter…¿eh?… por sus revoltijos los conoceréis. Y ruego no meta a Fromm en el ajiaco pues me atrevería a afirmar que usted no ha evolucionado más allá del Arte de Amar. ¡Terrorismo islámico!
    ¡Qué miedo! ¡Cuánta cultura y riqueza de pensamiento!
    El uso de la expresión “terrorismo islámico” es no sólo incorrecta, sino perniciosa, dado que identifica colectivamente a todos los musulmanes. “Al igual que jamás utilizaríamos el término de terrorismo católico, protestante o judío, es injusto utilizar el de islámico”.
    «De la misma manera que el abuso del término “terrorismo vasco” o “terrorismo kurdo” han terminado por estigmatizar a toda una cultura, a toda una región y sus pobladores, de la misma manera se impregna a lo islámico de violencia irracional al adjetivar a cierto terrorismo como islámico.»
    Quizás sea aceptable en DDC, Cubaencuentro, u otros medios de la contrarrevolución, sufragados por el imperio, pero no en La Pupila.

  41. Alejandro el que peca de ignorante es usted.Los defensores del califato ISIS, asumen el islam para todos sus atropellos.Otros muchos islamistas condenan esa visión tergiversada del Islam. Es como el marxismo: Stalin se decía marxista y a su nombre reprimió y asesinó a sus propios compañeros de lucha y entronizó una barbarie de represión contra todos los sectores de la sociedad que no fueran sumisos a su mandato hasta su muerte. Es usted el que no se ha enterado de nada. Cultívese para hacer un comentario con sentido y no una diatriba personal.

  42. “Llega el momento de aclarar algo fundamental: No existe colectivamente una ¨línea de La Joven Cuba¨. Solo la mentalidad y los intereses personales de Harold Cárdenas.

    Actualmente el único que puede escribir libre de tener que lidiar con eso es Osmany Sánchez Roque (ya que Roberto Peralo no publica hace mucho), quién es una persona que siempre se me ha manifestado como íntegra en su ética personal y revolucionaria. Al ser fundador de La Joven Cuba, publica sus textos directamente sin tener que pasarlos por Harold.”

    No sé si alguien lo ha notado, pero en seis líneas hay una gran contradicción: no hay una línea editorial sino la voluntad de Harold; Tatu puede escribir libremente. Peralo ya no escribe. Por tanto Harold no tiene que imponerse a nadie, su línea es la línea, ¿cuál si no?

  43. Marlene a las 9:37;
    Permítame hacer una aclaración. Stalin no reprimió y asesinó a los que no fueron sumisos sino a cualquiera que su inspiración criminal le indicara.

  44. Otra contradicción, esta, que no sólo parece confirmar el testimonio de Javier, sino que confirma la línea personalista de lo que debía ser un proyecto revolucionario y se presentaba como colectivo: Precisamente a un artículo de Harold Cárdenas Lema no aplica, sino niega, la declarada línea editorial. He aquí mi análisis de cómo se niega esa línea, que sólo se expone para tratar de ocultar lo que Javier denuncia y que además explica y legitima el alejamiento de Javier de la deriva del proyecto:

    En reciente texto LJC aclara cuál es su línea editorial. Además de que es un reconocimiento explícito de que toda política comunicacional tiene la suya, y que una línea editorial tiene un fundamento político con respecto al cual se actúa en consecuencia, hay que advertir que eso no se matiza nunca con respecto a la relación partido-prensa cubana en la línea editorial de LJC.
    Uno de los núcleos duros de esa línea declara:

    “En LJC no hay espacio para la adjetivación y la demonización, el debate actual es a pensamiento y esa debe ser el lenguaje que usemos.”

    Loable propósito. Tomemos sólo un artículo reciente para constatar el modo en que se sigue ese principio editorial, Los periodistas imprescindibles. Una rápida relectura ya en sus primeras líneas es una cascada de adjetivaciones – o participios en función adjetiva -, refiriéndose, de modo generalizador, a los periodistas cubanos, pero con adjetivación en carga y función negativa:
    “Mal pagados…”
    “…cansados…”
    “…subordinados…”
    “Mediaciones absurdas…”
    El resto del texto está formado por un conjunto de perífrasis adjetivas, juicios de valor, que es lo propio de la adjetivación si no demonizante, muy cerca del infierno de la descalificación. Sólo dos ejemplos:
    “Aparato que se desgasta…”, se refiere al Partido…
    “…tijeras sin compasión…”, ídem al anterior…
    Y así, pudiéramos analizar cómo aplica y colegia LJC su línea editorial. ¿Se eliminan las expresiones adjetivas en unos textos, y no en otros? Asombra el celo que se tuvo en no demonizar y adjetivar al periodismo “independiente”. Pero la expresión eliminada en el texto del autor Javier no se advierte la adjetivación demonizante, sino el uso de adjetivos que señalan una cualidad existente en el fenómeno de la guerra mediática:
    fondos extranjeros,
    becas generosas,
    publicidad camufladora o
    sospechosos crowdfunding.
    ¿Alguien pudiera negar que todas esas cualidades son objetivamente ciertas?
    En cuanto a que las ideas no se matan, sino se superan por otras ¿dónde están en este texto tales ideas superadoras?
    Una lectura un poco más atenta permite fijar un conjunto de observaciones, constataciones, no proposiciones que superen a otras, fundamentalmente cargadas de valoraciones negativas (la adjetivación, etc.), es decir, lejanas de la proposición de ideas superadoras. Pero se destacan valoraciones que son las predominantes del todo el texto:
    El modelo sigue haciendo aguas.
    La agenda mediática oficial no es víctima de conspiración alguna.

    (Bueno, lo anterior sin comentarios, evitemos las adjetivaciones, pero me recuerda a alguien que afirmaba que en Cuba ni contra Cuba había una guerra cultural.)
    En resumen, no creo que haya aplicado aquí con tanto celo la línea editorial con la cual se explicarían las diferencias del texto de Javier con respecto al que se publicó en La Pupila. Si en lugar de responder a las preguntas que muchos han hecho y se están haciendo con respecto a esas diferencias, y ahora se harían sobre el modo como se aplica la línea editorial en esta y otras publicaciones, se habla de pretextos para desacreditar a la LJC, y si el argumento es ver fantasmas y conspiraciones, al menos este comentarista sólo tiene sino el ánimo de servir señalando contradicción con los propósitos de la Revolución que decimos defender sin adjetivación descalificadora, sino con análisis al canto.

  45. Me disculpa, Marlene Azor, pero a Alejandro le asiste la verdad en su análisis, hablar de “terrorismo islámico” es un error analizado y bien fundamentado ya brillantemente. En el conocimiento de las diversas confesiones que se parapetan detrás del término islamismo y en la compleja realidad de aquel sufrido rincón del mundo, en verdad, todos debemos cultivarnos. Incluso, testimonios documentales irrefutables, entre ellas una grabación a un alto funcionario estadounidense donde reconoce la formación artificial de ese terrorismo, y otros muchos estudios – documentados – al respecto lo puede uno encontrar en la Red Voltaire, y por cierto, cultivarse…

  46. Nadie tiene cogido a Dios por las barbas por tanto nadie puede, por derecho propio, agitar la mano para dar la ilusion que entre sus dedos hay pelos de la deidad domesticada. Se equivocan los que ven casi una mision religiosa atacar todo lo que no se les parezca a un dogma mal conceptualizado. Hacen mal los que enfocan, todo lo que no es su pensamiento, como dogma.

    Aun peor es hacer del asesinato de personalidad una opcion valida en el debate. Eduardo Galeano escribio varios articulos en El Pais (el ultimo en Febrero del 2010) organo oficial de la traicion socialdemocrata, otanista, obseso medio contra la Revolucion cubana y venezolana y boliviana y ecuatoriana y …. Probablemente cobro por ello. Quien se atreve a decir del gran uruguayo que traiciono o que era mercenario. No es de una ironia hermosa cuando con creatividad tomamos silenciosamente las trincheras enemigas y las hacemos tribuna de los revolucionarios ?

    Basta ya de agitar la mano mostrando como prueba irrefutable de traicion que alguien cobre por participar en un medio extranjero. Demuestrese que en el ejercicio de tal funcion, ha renunciado a sus principios o callen por decencia. Del mismo modo es deleznable cuando nos razgamos las vestiduras por la supuesta autosuficiencias, vanidad u otro aparente defecto en unos y le damos el silencio piadoso cuando esos mismos defectos se ven otros que sentimos nuestros.

    Las revoluciones se hacen revolucionando no solo pensamientos e ideas sino tambien formas de lucha. Teniendo la capacidad dialectica de adaptar a los tiempos las maneras de lograr los mismos suenhos.

    Pero tambien hacemos mal cuando sentimos nuestro deber, y lo es, verter nuestro juicio critico y confrontativo sobre las organizaciones politicas y de masas si creemos que obran mal en algo, pero censuramos la critica a otros proyectos por los que sentimos inconfesablemente la solidaridad quizas de los asediados. Eso es doble rasero y definirlo como linea editorial no lo hace menos equivocado. Y hablando de asedios, hacemos mal también, cuando llamamos asedios si somos aludidos criticamente y ejercicio del criterio cuando lo hacemos nosotros.

    La JC es un blog con derecho a albergar los criterios que considere pero es solo eso, un blog de un grupo de personas con determinado nucleo comun de ideas. La pupila Insonme es un blog personal que tambien tiene derecho a albergar los criterios que considere pero es solo eso, un blog donde publican un grupo de personas con determinado nucleo comun de ideas. Ni uno ni otro son organos de represion o censura, ninguno de ellos puede cerrar al otro, ni creo que se lo planteen. Los dos son espacios legitimos de diversidad ideologica y los dos, mientras no se pruebe lo contrario, defienden a la Revolucion desde su diversidad y de la manera que consideran mas acertada. Ninguno de los dos es virgen de errar pero de eso se trata, se ierra cuando se actua. Y precisamente por sus ierros, por su derecho a equivocarse, es que todos los que defendemos la necesidad de diverger dentro de la Revolucion, tenemos el deber de defender ese derecho a existir de ambos espacios como trincheras de una Revolucion que no solo se niega a ser derrotada sino que se empenha en vencer.

  47. Me es imposible entender la lógica de un Revolucionario cubano de estos tiempos sin que sea Fidelista. Fidel nos dijo a los jóvenes cubanos el 23 de junio de 2007:
    “Ser o no ser” —creo que dijo Shakespeare en uno de sus dramas. Esa es la alternativa de los jóvenes. Cualquier otra cosa sería vivir en el más idílico de los mundos algunas decenas de años, que en la Historia del Tiempo no serían más que unos segundos.
    La postura o “línea editorial” de La joven Cuba, no pasa de eso, unos segundos en la historia del tiempo.

  48. Pingback: El anticomunismo como bandera. Por Javier Gómez Sánchez DE LA PUPILA INSOMNE – El joven cubano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s