El Nuevo Herald: Sin fuente pero con amo. Por Anabel Madiedo Oropeza


Una vez más El Nuevo Herald crea artículos donde no cita la fuente. No es la primera vez que dedica desagradables y ambivalentes textos para desanimar a los que leen y crear una imagen de desolación miedo y terror, dando un espaldarazo a los intereses de los monopolios que están detrás de los recursos naturales de nuestro hermano pueblo venezolano y de paso afectar a Cuba.

El autor del texto plantea que un médico cubano expresó “anónimamente” su opinión. Parece que quieren borrar de un plumazo con tres palabras ambiguas y llenas de malas intenciones la verdadera esencia del internacionalismo cubano que desde sus comienzos, antes y después, dentro de la Revolución Cubana ha tenido como sustento la solidaridad y hermandad entre los hombres, el único “capricho” en toda la historia de los cubanos en Venezuela y el mundo es el de ayudar a quienes más lo necesitan incluso en las peores condiciones, a riesgo de nuestras propias vidas, así puedo citar la ayuda brindada a Irak cuando cada uno de los colaboradores cubanos tenía a su cargo un recurso que proteger y cuando se anunciaban bombardeos cada cual cumplía con la tarea de cuidar algo, así fuera la bala de gas licuado para cocinar, como lo hacía mi estimada enfermera jubilada pinareña y cubana Carmen Luisa Sánchez Ramos antes de bajar para el refugio donde ponían a resguardo sus vidas sin dejar jamás de trabajar para salvar vidas humanas en ese país, hace ya varias décadas, a finales de los años 80 y comienzos de los 90.

Las ganancias de Cuba con la misión de Venezuela es otro tema muy mal enfocado o mejor dicho muy mal intencionado en este texto, pues hace cuestionamientos para perjudicar a ambos países, ¿por qué no cuestiona cuantos millones de dólares ha perdido Cuba por causa del brutal, ilegal y genocida bloqueo de las diferentes administraciones de los Estados Unidos en detrimento de las relaciones entre nuestros dos pueblos, y que intenta rendir por hambre enfermedades a nuestro heroico pueblo.

La frase usada por el escritor del artículo y supuestamente emitida por un profesional cubano bajo anonimato de que “Estamos trabajando bajo mucha presión porque la Misión Médica se encapricha en seguir insistiendo en que no se cierren los servicios y que mantengamos nuestra posición aquí pese a todo”, se la agradecemos pues habla de la esencia de nuestro internacionalismo que no se trata de un viaje turístico sino de un esfuerzo humano y revolucionario de quienes comprometidos con su obra dejan atrás a sus familias en Cuba y van a cumplir dignamente con su deber al precio que sea necesario.

Sigue la estela de veneno de este texto que replico, desgastándose en hacer cuentas de lo que gana o deja de ganar un colaborador cubano en Venezuela y los términos del contrato de trabajo de ellos con el Ministerio de Salud Pública de Cuba, tema que solo incumbe a los interesados en aceptarlo o no, y que supera con creces las ventajas de contratos miserables de médicos y otros profesionales de la salud de otros países, que muchas veces son despedidos sin explicaciones o dependen del partido político que está en el poder para garantizar un trabajo, donde ni siquiera se garantizan los derechos básicos y los cuidados de salud y atención a sus familiares. En Cuba, como sucede en nuestro caso, todo el pueblo y las instituciones de salud, administrativas, políticas y de masas atienden a los familiares de nuestros colaboradores.

En condiciones de hacinamiento viven los pobres de este mundo que muchos no tienen ni un techo para dormir, mucho menos un salario o un plato de comida.

Olvidó el autor de este artículo en el Nuevo Herald mencionar que los colaboradores cubanos que están en Venezuela y otros países del mundo reciben además el pago de su salario en Cuba, siendo beneficiados con ese dinero sus familiares, olvidó también decir que esos familiares se quedaron en Cuba con la garantía de una vida tranquila, estudio y medicina gratuita que también es parte de la riqueza de los cubanos. Pero, lógicamente, no es interés del medio periodístico enemigo decir estas verdades.

Tomando palabras del texto “El internet está malísimo, muchas veces ni siquiera te puedes comunicar. Nos han prohibido salir después de las seis de la tarde, como si fuéramos mano de obra esclava y en la televisión transmiten noticias que no tienen nada que ver con lo que estamos viviendo”, es absurdo que digan que parecen mano de obra esclava, eso no fue dicho por ningún cubano que cumple misión en Venezuela, eso tiene el puño y la letra de la contrarrevolución que se dedica a decir que somos esclavos de una dictadura, pues se contradice con lo planteado anteriormente por ese mismo médico en cuanto al peligro que se corre en la convulsa Venezuela por las constantes acciones terroristas de la oposición, además hace muchos años que se toman medidas de seguridad con los colaboradores cubanos y no solo en Venezuela para cuidar sus vidas, eso nada tiene que ver con esclavitud, invito al autor de este artículo a revisar el concepto de la palabra esclavo en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.

Otra información manipulada de este artículo hace referencia a que ha aumentado el éxodo de profesionales cubanos que “huyen” de Venezuela, como si fuera algo novedoso que existió por muchos años una política brutal de robo de cerebros y estimulación de salidas ilegales hacia los Estados Unidos y que ahora trabajan por lograr que continúe beneficiando a los profesionales cubanos, que en su mayoría engrosan allá las filas de los trabajadores en servicios básicos de los hospitales por salarios muy bajos, país en el que la mayoría de los camilleros, auxiliares, enfermeros y obreros son médicos o licenciados formados en Cuba.

Si de indemnizaciones habla este artículo, pues que empiecen por indemnizar a Cuba por los muertos que ha cobrado el bloqueo, por los medicamentos o los marcapasos que no se han podido comprar en el vecino país del norte, que no está preocupado por indemnizaciones ni por la vida de ninguno de nosotros, ni cubanos ni venezolanos.

Continúa citando el periodista refiriéndose a la entrevista anónima: “Salimos de Cuba buscando una mejor vida, pero en Venezuela descubrimos un verdadero infierno”. No será mejor decir que esa experiencia de salir de Cuba a realizar una obra de infinito amor, es también una forma de mejorar económicamente la vida de los colaboradores cubanos, sus familiares y su pueblo?, ¿que ha habido lugares y momentos aún más difíciles como el trabajo de combate contra el Ébola, realizado por los miembros de la Brigada Henry Reeve o los riesgos de enfermedades en Haití y otros muchos?, pero esa no es la intención de ese artículo que divulgó El Nuevo Herald, ese que enarbola la libertad de expresión como paladín de su existencia.

Lo que aprendí en Cuba y asumo por convicción viene de algo que se llama Fidel y que nos enseñó que el camino de las revoluciones no es un camino de rosas y que ser internacionalistas es saldar nuestra deuda con la humanidad!!!

Viva Cuba y Venezuela!!

Vivan Fidel y Chávez!!

Viva la Patria Grande Latinoamericana!!

Anabel Madiedo Oropeza es Médico Cubana internacionalista en Brasil

Anuncios

16 pensamientos en “El Nuevo Herald: Sin fuente pero con amo. Por Anabel Madiedo Oropeza

  1. Gracias por tu artículo, Anabel. Muchas son las verdades que desdicen todas las afirmaciomnes de ese colaborador inventado. El Nuevo Herald siempre está atrasado. Siempre perdido en el llano. Emprenden las campañas o inventan las mentiras cuando ya de ellas el mundo lo sabe todo. Acaban de darle el premio a la Henry Reeve y ellos se aparecen con esta estupidez. Siempre destrás del palo. El internacionalismo cubano es tan viejo y tan evidente que ni los más poderosos se atreven a ir contra él. Obama descubrió cuando era presidente que mientras EE.UU. mandaba soldados a los países, los cubanos mandaban médicos. Y era el principal representante del imperialismo en el mundo en esos momentos. El Nuevo Herald es un periódico para semianalfabetos desinformados. Por eso sus lectores escasean: solo hay en Miami. Es un magnífico ejemplo comparativo para los que se pasan la vida criticando a la prensa cubana en Periodismo de Barrio, Cartas desde Cuba, Cuba Posible y otros. El Nuevo Herald es el referente del periodismo que hacen esos desdichados mercenarios.

  2. Pingback: El Nuevo Herald. Sin fuente pero con amo

  3. Pingback: El #Nuevo Herald. Sin fuente pero con amo | La Borra de Abuela

  4. Muy cierto lo que plantea Enrique: “El Nuevo Herald es un periódico para semianalfabetos desinformados.” Y añadiría que si se trata de confundir, enmarañar, falsear, retorcer, manipular, deformar, enredar, alterar y denostar todo lo que tenga que ver con nuestra Revolución, la Revolución Bolivariana, los procesos electorales en Ecuador, Bolivia y Nicaragua, las figuras de Evo, Rafael Correa, Cristina y Dilma, entre otros temas relacionados con las luchas de nuestros pueblos, busquen en ese medio. Sólo basta con revisar la lista de los que escriben en ese bodrio de la propaganda anticubana para darnos cuenta de su verdadero objeto social. Durante el largo proceso al que fueron sometidos nuestros Cinco hermanos en los tribunales de los Estados Unidos, ese medio recibió pagos provenientes de entidades del gobierno de ese pais para realizar operaciones secretas de propaganda con el fin de predisponer a la opinión pública contra su exculpación y excarcelación.

  5. Pingback: El #Nuevo Herald. Sin fuente pero con amo |

  6. Pingback: El Nuevo Herald. Sin fuente pero con amo – Tacón y Media suela

  7. La prensa enemiga contra Cuba es terrorista, quien la lee y conoce y lee otros medios se da cuenta de que quieren aislarnos, quieren satanizarnos, pues molestamos a quienes intentan hacer prevalecer los horrores del imperialismo en bien de una élite imperial que poco le importa el bienestar de las mayorias.

  8. Nos falta perspectiva y distanciamiento en relación con las instituciones burguesas, ya sean políticas o mediáticas. Que un medio burgués, como Nuevo Herald, manipule la información con claros objetivos de clase no tendría un efecto devastador en la opinión pública si las clases humildes tuvieran sus propias instituciones mediáticas, encargadas en este caso en la divulgación de la verdad y la justicia social al representar a una amplia mayoría social. Desgraciadamente, muchos norteamericanos pertenecientes a las clases humildes han internalizado que medios como el citado son mucho más que una visión sesgada e interesada de la realidad, al servicio de la minoría privilegiada, del mismo modo que han internalizado que el Capitolio, el Pentágono y la Casa Blanca son mucho más que instituciones al servicio de la misma minoría,que, un día cada cuatro años, abre sus puertas al populacho para que elija a sus verdugos.

    Insistir en buscar la verdad, la equidistancia en los análisis y el compromiso social frente a la injusticia en los medios burgueses es una soberana estupidez, producto del vigente paradigma comunicacional, que sigue legitimando la existencia de medios independientes y con vocación de servicio público. El mismo trabajo de clase que hace el Nuevo Herald es el que hacen El País, La Razón y El Mundo en España, integrados todos ellos en la Galaxia Goebbels, que entienden la información como un complejo sistema de vasos comunicantes en que la mentira, repetida una y mil veces por medios que dicen representar a todo el universo comunicacional, desde la independencia y con vocación de servicio público, adquiere plena vigencia como verdad oficial. Ayer domingo, en Madrid, los opositores venezolanos se manifestaron contra la violencia que vienen ejerciendo sus correligionarios pero, como no podía ser de otra forma, endosando la autoría a las autoridades bolivarianas.

    En la Venezuela anterior a Chávez, el 80% de la población estaba excluida de la renta que producían las riquezas naturales del país, sobre todo el petróleo. La vida no tenía casi valor ni relevancia jurídica si tenías la desgracia de nacer en un hogar humilde, incluso bajo gobiernos socialdemócratas como el de Carlos Andrés Pérez. Los profesionales que han venido integrando las misiones cubanas fueron al país hermano a llenar un amplio vacio para que los don nadie pudieran disfrutar de derechos humanos básicos. Si ahora se recomienda no salir a partir de determinada hora será para no caer en alguna emboscada de los sicarios que organizan guarimbas. En cuanto a que los medios no dicen lo que ellos ven, serán sin duda los opositores venezolanos y afines, que no sólo necesitan disfrazar la realidad para alcanzar sus espurios objetivos sino simplemente para garantizar la supervivencia de los intereses de clase (privilegiada) en cualquier ambiente que pudiera calificarse de normal. Si lograran convencer a la opinión pública venezolana e internacional de que el pueblo venezolano está sufriendo por culpa de las políticas de Maduro y que los profesionales cubanos son partícipes de ese sufrimiento y malestar, se crearían las condiciones para que cualquier intervención quirúrgica acabara siendo interpretada como una medida humanitaria, independientemente de lo que sucediera después.

    Mientras en Venezuela los héroes bolivarianos arriesgan su vida en la defensa de las conquistas de la revolución, en España y otros países occidentales, los abanderados de los derechos humanos y la democracia nos van a intentar convencer de que todos los derechos dependen de otro, que tendría carácter primordial, sin cuyo logro aquellos no tendrían sentido: el de la seguridad, por lo que podemos imaginarnos lo mucho que se va a invertir en inseguridad para engrasar los cojinetes de las máquinas que fabrican artefactos mortíferos y todo el atrezzo que le acompaña. Nada más y nada menos que la ministra de defensa española, Maria Dolores de Cospedal, alias Finiquito en Diferido, llegó a declarar el día de las fuerzas armadas, de forma ya reincidente, que, para qué queremos tener garantizado el subsidio de desempleo, la sanidad y la mejor educación si no tenemos seguridad. Mucho me temo que, con esta ministra, el PP en el poder, España en la OTAN, Estados Unidos, Arabia Saudí e Israel financiando el terrorismo yihadista, lo que sin la menor sombra de duda vamos a tener garantizado los españoles y resto de ciudadanos del mal llamo primer mundo en los próximos años es la inseguridad, hasta el límite de la imaginación de los agentes de ventas del complejo industrial militar y asociados, así como de la capacidad de resistencia del bolsillo del contribuyente y de la credulidad de los votantes, que es infinita. Primero habrá que cuadrar las cuentas de la seguridad en España, del mismo modo que habrá que seguir cuadrando los beneficios especulativos de quienes invirtieron en la burbuja inmobiliaria para tumbar el sistema financiero de las cajas de ahorros (el 50% del total) y el estado del bienestar (que dio origen a la reforma constitucional del artículo 135), y si a continuación queda algo para subsidios de desempleo, sanidad pública y educación pública, que se den con un canto en los dientes los afortunados de la beneficencia pública; el resto que vayan ahorrando cuanto puedan para pagar la sanidad, educación y pensiones privadas. El mundo patas arriba que diría el maestro Galeano.

  9. En la cabeza de estos canallas es imposible imaginar que nadie alga algún trabajo por solidaridad. Precisamente la diferencia de mentalidad con ellos es el gran egoismo que padecen que les impide concebir la idea de ayudar a alguien por ser un deber moral. Ellos son profundamente inmorales.

  10. Pingback: El Nuevo Herald. Sin fuente pero con amo.

  11. Se me olvidó citar en mi anterior comentario un periódico institucional del régimen franquista que ahora presume igualmente de independiente y con vocación de servicio público: el ABC. Aunque reconozco que la parte final de mi comentario pudiera parecer excesivamente alarmista, sólo lo sería en el corto plazo y en función de la capacidad de respuesta crítica de las sociedades occidentales a lo que ya es tendencia clara en las políticas de los gobiernos compromisarios de la oligarquía imperial: la privatización progresiva de servicios y derechos, reservando el sector público sobre todo para labores policiales y defensivas (aunque tendrán que invertir mucho en fabricarse un enemigo cuya maldad y capacidad de sorpresa sean capaces de justificar los astronómicos gastos en economía de guerra). Si han sido capaces de destruir sociedades enteras en los últimos años inventando guerras humanitarias y de organizar macroestafas (como las burbujas inmobiliarias y los derivados financieros) para estafar a quienes viven de las rentas de trabajo y pequeños empresarios, además de iniciar el desmantelamiento de los servicios públicos como resultados de elevado déficit provocado, no infravaloremos su maldad, sobre todo en el largo plazo y en un escenario de escasa capacidad de respuesta por parte de las clases trabajadoras. Por supuesto que en los próximos años el incremento del gasto en (in)seguridad no va a ser tan dramático hasta el punto de que se vayan a privatizar la sanidad, la educación y las pensiones, dejando pequeñas partidas públicas para la beneficencia, pero sí ocurrirá en el largo plazo si no hay reacción, algo que ya es realidad en Estados Unidos, con el agravante de que Trump ha decidido desmantelar lo poco que de beneficencia quedaba en aquella sociedad.

  12. Ya hoy comienzo a peinar canas, con 55 años, casi treinta de graduado de medico Revolucionario, con 4 misiones internacionalistas y con más de 15 años en este servicio a la humanidad (del que me siento orgulloso, seria redundante decir que mi familia tambien).
    Que pocos nos conocen los del nuevo herald, más de medio siglo nos hemos formados bajo el yugo del imperio, bajo la bota de traidores y sietemesinos, pero con la conducción de Fidel,Raúl y nuestro Partido.
    Conocí a Venezuela tuve el privilegio de por más de 8 años aportar mi granito de arena, como dice el buen cubano, no faltaron las dificultades,fuimos persuadidos por el Jefe, de que la tarea era dura,larga, pero que triunfariamos.
    Llegamos a Venezuela en los primeros, no eramos conquistadores, eramos hermanos solidarios que ibamos a compartir todo con ese noble pueblo, entre eso de lo material que careciamos, pero no faltó la alta profesionalidad,el amor el sacrificio, cuantas vidad salvamos, si a veces no habia internet,las comunicaciones malas, pero habia compromiso habian lideres como Fidel y Chavéz , por los que valía la pena luchar y dar la vida si fuera necesaria, en una ocasión luego de salvarle la vida a un jóven herido de bala, el padre hombre de clase alta, vino con una chequera y me dijo cuanto vale lo que ud. acaba de hacer, ha salvado la vida de mi hijo, miré la chequera y le dije …oiga en esa línea no caben los ceros que valen mi dignidad de medico cubano y Revolucionario… el hombre algo desorientado se fué …!caramba primera vez que veo esto!!
    Hoy en otra Misión en Timor Leste, alzo mi voz por mi Cuba, por Fidel ,Raúl y por ese noble pueblo cubano, que con la sangre de algunos de sus hijos riegan tierras de este mundo.
    Los cubanos hemos decidido no abandonar nuestra trinchera, ni entregarle nuestra dignidad a los blandengues.
    Dr Rafael A. Broche Morera
    Mision Internac. Timor Leste.

  13. Es muy sencillo de explicar, confunden la prensa libre con escribir lo que le de la gana o lo que mejor le paguen. Pero seamos concientes de que para sobrevivir en ese mundo deben hacer cualquier cosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s