¿#MaduroMuertoPor es un mensaje democrático? Por Iroel Sánchez


Occidente no aprende de sus errores. El mismo día en que sus antiguos héroes convertidos en terroristas y nacidos de las guerras exportadas desde Estados Unidos y Europa a Irak, Libia y Siria, eran finalmente derrotados a un altísimo costo en la ciudad iraquí de Mosul, su prensa aplaude un nuevo terror contra otro gobierno incómodo. 

La tarde noche de este 29 de junio la red social Twitter tenía entre las etiquetas más utilizadas desde Venezuela una que llama a la muerte del Presidente de ese país, Nicolás Maduro. 

¿Una profecía que busca autocumplirse? La creación desde la virtualidad de un escenario real es parte de las guerras contemporáneas. Incluso, se ha documentado el uso de herramientas automáticas en Twitter ubicadas en Estados Unidos (https://damian.fossi.es/2017/06/20/automatizacion-de-twitter-en-redes-venezolanas/) para afectar la tasa de cambio de la moneda venezolana y generar corrientes de inestabildad en ese país.

A la vez, se ocultan informaciones claves que están en el origen de lo que sucede en Venezuela, como el hecho que la Asamblea Nacional declaró “presidente ausente” a Maduro, en una evidente maniobra golpista, y mantuvo como diputados a tres personas cuya elección fue objetada de manera legal y contundente, hechos que llevaron a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo a declarar en desacato a la Asamblea Nacional, cuyo objetivo declarado es derrocar al Presidente. 

Pero una vez más, lo que muchas democracias occidentales tienen legislado como delito y su prensa suele condenar como terrorismo, cuando ocurre en Venezuela es objeto de aplauso en medios  de comunicación extranjeros que desde el golpe de estado del año 2002 han actuado como armas de guerra sicológica, disparando hacia la situación interna en el país suramericano. 

Imaginemos por un instante qué sucedería si unos manifestantes lanzan cocteles molotov contra una de las muchas bases militares que tiene Estados Unidos en Europa o si en los días de auge de Ocuppy Wall Street un militar estadounidense hubiera secuestrado una aeronave y lanzara material explosivo sobre la Corte Suprema de ese país. 

Sin embargo, el bombardeo con granadas desde un helicóptero al edificio del Tribunal Supremo, el ataque de jóvenes encapuchados a una instalación militar, o el lanzamiento de bombas incendiarias contra efectivos policiales, son acciones legítimas para la misma prensa que llamaba a imponer el orden a como diera lugar cuando los manifestantes del 15M inundaban las calles de España, o que justifica la condena a cuatro años de prisión del joven activista  madrileño Alfonso Fernández Ortega (Alfon), arrestado por supuestamente llevar en una mochila los materiales (dos botellas con gasolina, botes con gas butano, metralla y fósforos) que todos los días lanzan contra la policía los opositores venezolanos. Aunque el verdadero delito de Alfon es ser parte de una activa peña (Los Bucaneros) del equipo de fútbol Rayo Vallecano, cuyos carteles con mensajes políticos en los encuentros deportivos alcanzaron alto impactomediático. 

Como Alfon es un villano porque en una mochila, que alega la policía le da como suya pero no lo es, se encontraron elementos que pueden ser utilizados para la violencia y el bombardero del edificio del Tribunal Supremo de Venezuela, donde muy cerca había hasta niños en una guardería, es un héroe, quienes utilizan las redes sociales para instigar el magnicidio son demócratas.   

¿#MaduroMuertoPor es un mensaje democrático, o más bien parece una consigna del Estado Islámico?

El canciller venezolano Samuel Moncada, explicaba a los embajadores acreditados en Caracas que los venezolanos no quieren vivir la experiencia que se ha desatado en los países de Oriente Medio donde Washington quiso llevar la democracia. Ojalá el mensaje encuentre receptores, allí donde la prensa se niega a transmitirlo. 

(Al Mayadeen)

 

Anuncios

9 pensamientos en “¿#MaduroMuertoPor es un mensaje democrático? Por Iroel Sánchez

  1. YO NO VEO SUFICIENTE MOVILIZACION Y/O ACCION ACTIVA EN SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO TRABAJADOR Y EL GOBIERNO DE
    VENEZUELA POR PARTE DE LOS TRABAJADORES DEL MUNDO=DEBEMOS PONER EN PRACTICA LA ACCION INTERNACIONAL AHORA Y NO LAMENTARNOS DESPUES=RECORDEMOS ESPANIA=CHILE=YUGOESLAVIA=VIETNAM=COREA=ETC ETC=!!VIVA EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO AHORA!!

  2. Venezuela a representado un punto de quiebre, como lo fue Iraq con el destape de las torturas y los asesinatos del llamado mundo democrático por la desesperación ante la tarea de someter aquel país.
    En Venezuela al no lograr tomar el poder por faltarle pueblo o no tener a mano un oportuno Pinochet que les asegurara los treinta días para matar y “limpiar el pais”, en una criminal versión del Plan Sanson destruyen su patria solo por un puñado de dólares, unas dosis de drogas gratis y quizás para algunos la ansiada visa al norte según la relevancia de su crimen.
    Como antes en Iraq ahora se muestra la falta de calidad humana, el odio a los otros, que no es algo casual porque por menos que eso la cacareada democracia estando en el poder metio un Caracazo que costo mas de tres mil vidas al verdadero pueblo venezolano.
    Y en el mundo democrático como ahora, nadie dice nada.

  3. Lo único que pasa en Venezuela es que la inmensa mayoría no quiere Maduro de presidente y lo único que va lograr este señor tratando de afianzarse en el poder es una guerra civil, vejezuela no es cuba, cuando triunfo la revolución mas del 80% del pueblo apoyaba al comandante, en Venezuela es al contrario, creo que nada mas hay una forma de salvar el legado de chavez, y es poner en el poder un chavista con mas capacidad intelectual y mas madera de líder, de lo contrario Venezuela esta condenada al fracaso, pues por mas que queramos hacer marchas o apoyos de los países amigos, al final el que va a definir el destino de Venezuela va hacer la mayoría del pueblo.

  4. La conclusión de lo que viene ocurriendo en Venezuela desde el triunfo de Chávez es que estamos viviendo la Historia como farsa en las democracias burguesas. Una cosa es la propaganda y otra muy distinta la realidad. Es rigurosamente falso que en Venezuela, Estados Unidos o España cualquier ciudadano mayor de edad pueda ser presidente. Sólo a condición de que sea un compromisario de la oligarquía. Pero, entonces, cualquier calificativo podría servir menos el de sistema democrático, ya que la oligarquía, siendo generosos, no supera el 10% del censo electoral. Estamos siendo gobernados por partidos turnistas, compromisarios de la oligarquía, que, con la ficción de que unos representan el centro derecha, otros el centro izquierda, otros el centro, acaparan el 80% o más del tablero electoral, mientras las mayorías humildes, como si estuviéramos en un bebedero de patos ,aceptamos las reglas del juego sin rechistar. Así no debe sorprendernos que el triunfo de un partido y un líder compromisarios de las mayorías humildes no fuera recibido con una clamorosa bienvenida en Venezuela, por significar un tremendo avance en representatividad del modelo, sino de forma parecida a como reacciona el sistema inmunológico cuando un cuerpo extraño penetra en el organismo.
    Si nos hubiéramos dedicado más a denunciar los falsos paradigmas y a construir otros más robustos e inclusivos, en que el gobierno de la mayoría al servicio del interés general contara con unos postulados teóricos sólidos, probablemente hoy en Venezuela no se estaría viviendo un proceso de repudio y cambio de régimen sino una revolución triunfante e irreversible. El triunfo de Chávez noqueó el sistema plutocrático creado por la burguesía en las revoluciones del siglo XVIII, y así lo entendió la oligarquía, pero, desgraciadamente, las clases humildes no supieron ver la ventana de oportunidad que se abrió ni tampoco la clase dominante se iba a rendir incondicionalmente sin acudir al combate. Como ya ocurriera con Salvador Allende en Chile, los poderes fácticos están poniendo de manifiesto la debilidad de los poderes institucionales, su carácter basicamente formal y propagandístico, mientras un alto porcentaje de los explotados y excluidos tradicionalmente en Venezuela militan en las filas del enemigo de clase, seducidos y confundidos por sus poderosos aparatos ideológicos.
    Hay que reconocer que el chavismo ha sido transgresor en algunos aspectos, como la nacionalización del recurso más importante (el petróleo) y la implementación de programas sociales que garantizan derechos a las mayorías antes de Chávez excluidas como la educación y la salud, pero no se han dado pasos cruciales, para los que las instituciones políticas están legitimadas en las plutocracias cuando el beneficiario es la clase dominante. En el caso venezolano, hay que reconocer que, por tener como beneficiario a las mayorías humildes, habrían precipitado y agravado la confrontación con el adversario, que ya en 2002 se quitó la máscara, mostrando el verdadero rostro y significado de las democracias burguesas.
    Por culpa de la estúpida y decadente sociedad burguesa, que continúa legitimando los sistemas plutocráticos como si fueran verdaderas democracias, con modelos turnistas, que otorgan a la oligarquía el control de más del 80% del tablero electoral y falsos medios de comunicación independientes, que dejan a las mayorías sociales indefensas en la lucha de clases y a merced del enemigo, el triunfo revolucionario de Chávez y los diferentes mandatos del chavismo no han sido tan osados y contundentes como los gobiernos respaldados por la oligarquía (sirvan como ejemplo las criminales y vejatorias políticas neoliberales), a pesar de gozar de verdadera legitimidad democrática por representar a las mayorías sociales y cumplir la voluntad popular expresada en las urnas y plasmada en ofertas programáticas.
    Desgraciadamente, es la impotencia y la impunidad lo que viene caracterizando al socialismo bolivariano por ser la carpintería política, social y económica de la sociedad venezolana profundamente antidemocrática y bajo el control de los poderosos aparatos ideológicos de la burguesía, siendo el contexto internacional abiertamente hostil y dispuesto a utilizar el recurso de la fuerza. La impunidad que goza la oposición, ya sea difamando y calumniando a través de los farsantes medios de comunicación privados; desabasteciendo los mercados, subiendo artificialmente los precios o evadiendo capitales o bien haciendo uso de la violencia contra las infraestructuras, la población civil y los representantes públicos, contrasta con los típicos abusos y arbitrariedades de las autoridades compromisarias de la oligarquía en cualquier sociedad plutocrática, falsamente democrática, del mundo capitalista.
    Las autoridades chavistas son plenamente conscientes que, en este escenario, administrar justicia significa convertir a vulgares y peligrosos delincuentes sociales en presos de conciencia, como Leopoldo López, lo que serviría de pretexto para incrementar la presión y desestabilización. Por otra parte, los únicos cambios revolucionarios permitidos por la opinión pública internacional (bajo el control de los poderosos aparatos ideológicos burgueses) son las políticas neoliberales, en contra de los intereses de las mayorías sociales, profundamente antidemocráticas, plagio perfecto de los modelos de crimen organizado tradicionalmente perseguidos por las instituciones políticas y las fuerzas de orden público. Ya no es sólo la mafia quien oculta beneficios en paraísos fiscales, quien deslocaliza las empresas o ejerce actividades en la economía privada, quien trafica con drogas, quien convierte la economía en un casino sino que son también las grandes fortunas y las grandes corporaciones partícipes del modelo y dueños absolutos de las instituciones públicas (en Estados Unidos, las donaciones ya son ilimitadas, lo que está permitiendo a los que más facturan, generalmente los más indecentes y antisociales, apropiarse del sector público) y de los grandes medios de comunicación. Así no debe extrañarnos la incómoda e injusta situación que vive el socialismo bolivariano, al que le asiste la razón y la ética. Pero Venezuela debe resistir y los progresistas del mundo debemos apoyar por el bien de las mayorías humildes venezolanas y por el bien de las mayorías humildes planetarias, de la democracia y de la justicia social ya que se ha convertido en un laboratorio que está poniendo de manifiesto el verdadero rostro de las falsas democracias, cómo operan los poderes fácticos y el clamoroso error que supondría para una sociedad que hizo una revolución de los humildes y para los humildes (Cuba) abrirle las puertas al crimen organizado internacional, cada día más ambicioso y abusador, conforme crece la riqueza acumulada y cada día son más evidentes los límites del crecimiento.

  5. Lo que ocurre en Venezuela es la decadencia moral, la aberración y el cinismo de un imperio y sus lacayos que se sienten heridos de muerte, y son capases por tal de evitarlo hasta de lo más absurdo ,el que a hierro mata a hierro muere , al parecer ellos están tratando de infiltrar en Venezuela a los terrorista mercenarios que han usado en sus guerras fratricidas en el medio oriente, y los están acercando peligrosamente a sus fronteras, me refiero a las fronteras norte americanas ,después no lloren.

  6. CUBANO 1 . Usted tiene toda la razon. Hay que estar ciego para no darse cuenta del desastre en Venezuela y la mediocridad de Maduro y su gobierno despota.No concibo que haya personas que dicen ser marxistas y desconozcan las leyes de la historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s