Consejos para un buen Oporto*. Por Iroel Sánchez


  1. Cultive las relaciones personales pero solo con los que puedan aportarle visibilidad y más relaciones con gente influyente. Para ello trate de estar en todos los lugares a la vez: En la embajada de los Estados Unidos y en un encuentro de blogueros revolucionarios, en  la “huelga de hambre” donde comen aguacates y en el blog de un intelectual antiimperialista.
  2. Hable constantemente de cuanta causa tenga seguidores y a las que nadie se opone. Todo mezclado: el maltrato animal, un monumento para los médicos internacionalistas, el acceso a internet para todos y el transporte público, así hasta que no quede nadie fuera que le pueda significar un apoyo.
  3. Mezcle, mezcle todo lo posible. Por ejemplo, mezcle a Julio Antonio Mella  con el APRA, que él llamó “Asociación para Revolucionarios Arrepentidos”, o al Che Guevara -que dijo “los términos medios son la antesala de la traición”- con la defensa del “centrismo”
  4. Victimícese, diga que lo persiguen. Desentierre fantasmas, hable de cosas indefendibles que ocurrieron hace más de cuarenta años y asócielas a cualquiera que lo critique a usted. Acuse a sus adversarios de etiquetar, de paso emplee contra ellos etiquetas como “estalinistas”, “extremistas”, “intolerantes”, “Pol Pot tropicales” y, por supuesto, omita, omita hasta el insulto cuando sus correligionarios insulten y amenacen hasta con romper dientes.
  5. Si sus antiguos cofrades quedan desnudos ante verdades evidentes, todo el mundo habla de ellos y no para bien, abandónelos. Escriba y escriba pero sin mencionar el nombre ahora maldito. Pídales que escuchen a José Alfredo Jiménez: “si te acuerdas de mi, no me menciones”
  6. Sea equilibrado. Reclame el derecho de quienes son financiados desde el país más poderoso de la historia, por fondos públicos y privados que superan en varias veces el presupuesto de todos los medios de comunicación cubanos juntos, a hacer uso de estos últimos porque, seguramente pobres de difusión y bolsillo, están en desventaja.
  7. Y mienta, incluso intente ganarse el calificativo de “más mentiroso”. Mienta, que algo queda, como Goebbels le recomendó.

*Oporto solía llamar José Lezama Lima a los oportunistas.

Ideas en el centro del debate. Por Elier Ramírez Cañedo


Estos días han sido muy intensos en las redes sociales. Una entrevista al reconocido intelectual cubano Enrique Ubieta, aparecida en Granma, donde sostiene que el llamado “centrismo” no es más que un disfraz de los que hoy pretenden restaurar el capitalismo en Cuba por la puerta de la cocina,[i] desató la ya conocida maquinaria de fango contra su persona.  Junto a los improperios y la manipulación, han salido a la palestra pública, contaminando en muchos casos la posibilidad de un debate serio y respetuoso, los oportunistas, resentidos y  hasta “conversos”; esos que antes fueron defensores a ultranza del dogma y ahora se presentan como abogados de la mayor pluralidad de ideas posibles. Sigue leyendo

Trump se lanza contra el chavismo. Por Ángel Guerra Cabrera


Donald Trump demuestra una vez más la prepotencia e ignorancia imperiales de su administración al amenazar de forma vulgar, soez e impúdica a la República Bolivariana de Venezuela con imponerle duras sanciones si se realiza la Asamblea Nacional Constituyente(ANC) convocada para el 30 de julio. Pero más allá de las mamarrachadas del inquilino de la Casa Blanca, lo que está claro como el agua es que esta amenaza encaja perfectamente en el guión desestabilizador y golpista delineado en el manual Venezuela Freedom II, firmado por el  almirante Kurt Tidd, jefe del Comando Sur de las fuerzas armadas de Estados Unidos. El mismo da continuidad al Venezuela Freedom I, endosado en su momento por el general John Kelly, ahora secretario de seguridad del suelo patrio, el mismo que ha dicho que el triunfo del candidato a la presidencia por Morena en 2018, Andrés Manuel López Obrador, no le convendría a México ni a Estados Unidos. Sigue leyendo