Las siete maravillas de Cuba. Por Víctor Ángel Fernández


Es una costumbre humana muy antigua, el establecer listas y órdenes de cualquier tipo. Da lo mismo hacerlas sobre las empresas, familias o personas más adineradas, como es habitual en la Lista 500 de Fortune o de Forbes y destacar las variantes de lo natural o construido por los seres humanos, antes, ahora y, de seguro, en los años del porvenir. Aunque no huelga decirlo, sería interesante también divulgar y conocer la lista 500 de los más desposeídos del mundo a ver si algunos de los primeros se conduele y ofrece “alguito” de ayuda.

Así se encuentran las Siete Maravillas del Mundo antiguo, desde las persistentes Pirámides de Egipto, hasta los desaparecidos y actualmente necesarios, por su aporte ecológico, Jardines colgantes de Babilonia. De igual forma, tenemos la lista de las Siete Maravillas Naturales, con las americanas Cataratas de Iguazú,  la sudafricana Montaña de la Mesa o la Bahía de Ha Long en Vietnam.

Las construida por el hombre en el mundo moderno, desde la francesa Torre Eiffel, hasta el centroamericano Canal de Panamá, forman parte también de otra de las llevadas y traídas listas, aunque en ninguno de los casos, los proponentes y votantes terminen poniéndose de acuerdo.

Nosotros los cubanos no podíamos quedarnos atrás y promovimos nuestra lista de maravillas arquitectónicas, incluyendo el Puente de Bacunayagua o la Ciudad Deportiva de La Habana, sin olvidar el curveado FOCSA, aunque muchas veces, al justamente glorificar estas obras humanas, olvidemos la necesaria ubicación de contexto en que fueron realizadas.

Entonces, si tantos hacen listas, por qué no puedo yo promover la mía. Aquí les va la invitación y espero por la obvia polémica que desde el mismo encabezamiento saldrá entre los lectores.

El título: Las siete maravillas de la Cuba de estos sesenta años. Tenemos unos 500  días para lograr una lista final antes de la primera jornada del año 2019.

No descubro el agua tibia, ni me ubico entre los críticos, al asegurar que obviamente se han cometido errores en estos años y que algunos han tenido real incidencia en nuestra vida cotidiana, pero incluso, los más fustigadores de nuestro proceso, no dejan de ponderar nuestros logros.

Entonces, luego del preámbulo, aquí va mi lista

1.-  La resistencia del pueblo cubano. Fundamentación sencilla: ¿Cuántos países del mundo, sin importar su tamaño, hubieran resistido este medio siglo de bloqueo y persecución despiadada por la más que conocida potencia mundial que es nuestro vecino norteño. Así que nosotros mismos, mestizos en color y en ideas, somos la primera maravilla.

2.- El triunfo del primero de enero de 1959. Ese mismo pueblo maravilla, se decidió a romper amarras y comenzar un vuelo independiente, incluso cuando algunos decidieron dejarnos solos, para evitar la ojeriza del poderoso vecino.

3.- La campaña de alfabetización. En muchas ocasiones, ubico este hecho como el elemento fundacional de todo. Las primeras letras para un millón de analfabetos, era la tarea a enfrentar. Los textos, las metodologías, la enseñanza para los improvisados profesores, salieron de nuestro pueblo. Un ejército armado de saber. Fue sentar las bases para el conocimiento que hoy tenemos y seguimos ofreciendo a muchos y la base del millón, esta vez de graduados universitarios y de nuestro hoy de hombres de ciencia cubanos.

4.- Las primeras campañas de vacunación antipolio. Caramelos, helados o simples goticas. Escuela por escuela y casa por casa, sentaron las bases para erradicar un viejo flagelo de nuestros niños y llegar a ser declarados un país libre de la poliomielitis. Fueron las bases de un sistema preventivo de salud que cada día recoge sus frutos.

5.- El sistema general de salud. Cuando hoy miramos las impactantes fotos de lo que fuera el Hospital Siquiátrico de Mazorra o las más conocidas imágenes de niños con barrigas repletas de parásitos o recordamos la necesaria entrega de un voto para acceder a la prohibitiva cama de un hospital, esa maravilla que es la salud cubana, no sólo para nosotros, sino también para ofrecer al mundo, tiene espacio obligado en esta lista.

6.- El deporte cubano. Aquí de seguro, algunos me tildaran de loco, otros de ingenuo, porque ante un deporte actual deudor de medallas y glorias, es más, deudor actual de victorias, pensarán que me quedé en el pasado. Las Espectaculares Morenas de Caribe, que me doy el lujo de calificar como “Mis”, cientos de medallas, Juantorena con el Corazón, Stevenson y el Niño Linares, rechazando millones: También los que salieron de nuestras vitrinas expositivas, formados acá y que están hoy en la Gran Carpa Beisbolera o compitiendo por otra bandera, cuyas decisiones respeto, nunca podrán negar que se originaron en ese sistema de participación deportiva, desde el más recóndito lugar de Condado, donde fueron a buscar al Gigante del Escambray o desde la más céntrica instalación citadina. Ver ondear mi bandera y escuchar mi himno, seguro además, de que volveremos al camino ganador, me obliga a ubicarlo entre el septeto, aunque, hoy, vale decirlo, sea en verdad un reto, más que un resultado.

7.- Cuba en el mapa geopolítico. 111 111 kilómetros cuadrados de superficie. La isla número 14 del mundo, se ha ganado el lugar que hoy tiene para todos, incluidos sus más acérrimos enemigos, que nunca se han podido  explicar de dónde sale tanto corazón para luchar, resistir y seguir adelante. La cultura de América, la política del mundo, la solidaridad como proceder diario, han hecho que muchos, incluso temerosos de apoyarnos, esperen nuestro llamado, pues saben que allí tendrá lugar imprescindible, el hablar de los que siempre han querido acallar. La presidencia norteamericana, enemigo permanente, los más al sur, al oriente u occidente, hace mucho, saben que Cuba es diferente. Esa maravilla ya no puede ser obviada.

La lista está abierta a opiniones y discrepancias

12 pensamientos en “Las siete maravillas de Cuba. Por Víctor Ángel Fernández

  1. La maravilla mas grande de Cuba, es el internacionalismo solidario, ese inmenso corazón de una Revolución que ha compartido lo mucho y poco que tiene, luchar contra el fascismo racista en África, por la liberación de los pueblos, las misiones internacionales, yo si puedo, misión milagro, los niños de Chernobil, la escuela latinoamericana, la solidaridad entre los cubanos ante desastre naturales como los huracanes….cuantas maravillas de un pueblo que, a pesar del bloqueo y las dificultades económicas, construye un mundo mas humano y justo.
    Desde Alicante, gracias Cuba.

  2. Interesante y retador. Quizás podrían incluirse las primeras campañas de vacunación dentro de lo que podríamos denominar la “revolución en la salud publica cubana”, la cual incluye los grandes logros y el internacionalismo ejemplar. También se puede considerar una maravilla la revolución educacional, la cual abarca la gigantesca campaña de alfabetización y toda la subsiguiente obra que también se refleja en el internacionalismo cubano.

  3. Añadiría:
    El internacionalismo: la solidaridad de la Revolución Cubana hacia los desposeídos y oprimidos del orbe. Su máximo exponente fue nuestro querido Fidel quien en fecha tan temprana como el 24 de abril de 1959, desde el mismo corazón del imperio, nos afirnaba:
    “[…] Desde aquí decimos que Cuba y el pueblo de Cuba y los cubanos, dondequiera que estemos, seremos solidarios con los anhelos de liberación de nuestros hermanos oprimidos […] No quiere decir que nosotros vayamos a intervenir en otras naciones, porque hay un principio que es vital para los pueblos de nuestra América, el principio de no intervención, el derecho a que no se intervenga en nuestros pueblos […] Se nos ha preguntado si creemos que las revoluciones deben exportarse y hemos respondido que no […], que las revoluciones se hacen por los propios pueblos, que los propios pueblos son capaces de conquistar su libertad. Pero hay algo que los pueblos oprimidos necesitan y es la solidaridad. […] sembremos fe y estaremos sembrando libertades; sembremos aliento y estaremos sembrando libertades; sembremos solidaridad y estaremos sembrando libertades. […] Cuba está ahí. Allá en nuestra patria tienen acogida generosa los perseguidos políticos. Allá en nuestra patria los demócratas de todo el continente encontrarán siempre el aliento y la fe de todos los cubanos”.

  4. Gracias a los que han ido entrando. Precisamente la idea del articulo es poner sobre la mesa lo maravilloso que han sido estos 60 años y que cada cual adapte, sume o reste para sí, los hitos que consideren mejor reflejo de ese andar

  5. Vaya como están los poéticos de la epopeya, yo comenzaría la lista con los Cubanos todos, esos que aunque nos metan en la máquina de moler carne que ha sido la Cuba de los últimos 60 años, utilizando el periodo que el autor fija y espacio de tiempo que todos hemos vivido tantas paciones, añoranzas e incomprensiones, así y todo lo que sigue saliendo es filete de primera como dice mi padre. Lo más importante de cualquier país o civilización son sus gentes, sin embargo lo que traspasa a los que vivieron en su tiempo son sus creaciones y Cuba sigue creando gentes inteligentes y bien educadas que mucho harán falta en un futuro.

  6. Más que Cuba en el mapa geopolítico, palabrita que no me gusta mucho pues la asocio a otras corrientes de pensamiento, diría que la solidaridad como parte de la cultura nacional. El internacionalismo que en un inicio estuvo limitado, por razones obvias, a un grupo reducido de compañeros, pasó a ser masivo cuando en 1975 y 1976, miles de compatriotas marcharon a combatir en Angola para contribuir a la defensa y protección de su soberanía e integridad territorial. A partir de entonces, todos los que alguna vez soñamos con seguir los pasos del Che, tuvimos la oportunidad de hacerlo tanto desde el punto de vista militar como civil.
    Solo un pueblo como el nuestro, en que la solidaridad y el internacionalismo forman parte de cultura y patrimonio nacional, es capaz de movilizar miles de profesionales y trabajadores para ayudar a otros pueblos a decenas de miles de km en casos de desastres como ha ocurrido en Pakistán, Haití, Centroamérica, Chile, Ecuador, Perú, por solo citar unos pocos ejemplos. Y recordando este último país, solo un pueblo así es capaz de masivamente acudir a donar su sangre como se hizo en 1970 para enviarla a Perú y salvar vidas.
    Pero la solidaridad, aunque algo lastimada desde el período especial, no la practicamos solo a nivel internacional, la tenemos incorporada en nuestro quehacer diario cuando ayudamos a un vecino sin pedir nada a cambio; cuando también compartimos nuestros efectos personales con compatriotas afectados por huracanes; cuando nuestros trabajadores de la electricidad se trasladan a otras provincias y sin escatimar esfuerzo alguno, trabajan por restablecer el servicio para mitigar la tragedia por efectos de la naturaleza; cuando alguien tropieza en la calle y cae o tiene un accidente y todos acudimos rápidamente a prestarle auxilio, y así un sinnúmero de ejemplos de la vida cotidiana.
    Y es precisamente, eso, la cultura de la solidaridad y el internacionalismo, más que las formas de gestión económica y política, lo que ha distinguido a nuestro socialismo de otras experiencias fracasadas o en curso.

  7. Coincido con que el internacionalismo debe figurar entre las maravillas más prominentes. La epopeya de solidaridad escrita por los cubanos no tiene y probablemente no tendrá paralelo como obra humana. Coincido con la campaña de alfabetización, que fue una epopeya singular por la forma con que se llevó a cabo, por la masiva participación y por el compromiso de los sectores de la pequeña burguesía de aquel entonces, que eran los que contaban con jóvenes preparados para participar y que abrazaron en una etapa muy temprana los ideales de la Revolución. Pero también puede pensarse en la inmensa tarea de incorporar a la educación media y media superior a una cifra masiva de jóvenes en las décadas del 60 y el 70, lo que conllevó esfuerzo extraordinario en la construcción de escuelas, en el aseguramiento de la base material y en la incorporación masiva de jóvenes de la enseñanza media a la compleja tarea de enseñar. De ese esfuerzo salieron los obreros calificados, técnicos y profesionales con los que se ha podido edificar y defender la obra de a Revolución y llevar la solidaridad a millones de personas en el mundo.

  8. Pingback: Las siete maravillas de Cuba | argencuba

  9. Magnífica idea de Angel Fernandez en incentivar esa Interesante lista que ha de concretar, mostrar, hacer ver al mundo las maravillas que la gente buena es capaz de hacer y ha hecho. Pero, como han insinuado, no hay que olvidar que todas ellas erigen, levantan la maravilla inmaterial, el faro, la luz de humanidad que Cuba irradia sobre toda la tierra. Esa humanidad luchada, en momentos de tanta depredación de los agentes de los mercados, es más digna de admirar. Felicidades a los cubanos conscientes.

    Saludos desde Barcelona.

  10. La maravilla mayor es nuestra REVOLUCIÓN SOCIALISTA, la madre de todas las maravillas cubanas, todo es producto de ella y para enumerar tantos logros no alcanza el tiempo ni el espacio porque son millones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s