Raoul Peck: De Carlos Puebla al joven Marx. Por Iroel Sánchez


Raoul Peck es haitiano y cineasta. Buena parte de su niñez y adolescencia transcurrieron en lo que es hoy la República Democrática del Congo, que como su país de origen ha sido saqueado, empobrecido y convertido en escenario prolongado de violencia y corrupción, pero Peck no se ha dejado encerrar en la misión que la industria cultural suele asignar a los artistas nacidos fuera de las grandes metrópolis: reproducir los estereotipos que sobre sus países ha impuesto la comunicación dominante.

Sin dejar de dar testimonio sobre las realidades de África y el Caribe, Peck no se ha dedicado a complacer el encargo asignado a cineastas del Tercer Mundo por  los productores europeos  y norteamericanos que hace que si usted es árabe deba hacer películas sobre terrorismo y extremismo religioso, si es colombiano sobre narcos, si es mexicano debe hablar sobre la emigración y la violencia y si es cubano debe filmar en Centro Habana una historia donde el deseo de abandonar la Isla y la miseria sean centrales… pero nunca abordar las condiciones impuestas a esos países por quienes deciden las reglas del juego.

Peck ha comprendido que los problemas que sufren los países del Sur no están al margen de lo que ha sucedido y sucede en el Norte y seguramente se considera con el mismo derecho a opinar sobre Europa y EE.UU. con que europeos y norteamericanos hacen o encargan películas sobre América Latina y África, muchas veces para bien y otras, las más, para reafirmar estereotipos que facilitan una dominación de siglos.

Su explicación acerca de su documental basado en la vida del escritor afronorteamericano James Baldwin I am not your negro, nominado al Oscar el año pasado, es iluminadora para entender su obra cinematográfica:

“James Baldwin comprendió como nadie que el sueño americano no existe, porque fue erigido sobre el genocidio de los americanos nativos, primero, y el de los negros, después. Y es obvio que sus reflexiones sobre las divisiones de raza, clase y sexo siguen vigentes. El funcionamiento de Occidente, y sobre todo de América, sigue basado en el dominio de la élite sobre la mayoría inerme.”

Con tal visión, es comprensible que antes de I am not your negro Peck haya filmado Lumumba, centrada en  el papel de la CIA y el colonialismo belga en el asesinato del líder congoleño, y ahora se aparezca con Le jeune Karl Marx, una película que narra el breve pero intenso período que va del cierre de La gaceta del Rhin y la partida de Marx hacia París hasta la publicación del Manifiesto comunista redactado por este junto a Friedrich Engels para la Liga de los Justos, devenida gracias a a ambos Liga de los comunistas.

Una factura muy lograda en una producción de época, buenas actuaciones y una dramaturgia que no da respiro al espectador y no teme acudir a recursos como las persecuciones y el humor en función de comunicar ideas son méritos de Le jeune Karl Marx. Raoul Peck logra dar una conmovedora  envoltura humana a una de las mayores hazañas intelectuales de todos los tiempos, expone los tremendos obstáculos en medio de los cuales se llevó a cabo y las desfavorables condiciones en que sus dos autores la realizaron, para terminar demostrando que es posible emocionar exponiendo las irresueltas y esenciales contradicciones de nuestra época.

Otro mérito de Le jeune Karl Marx es el peso otorgado a las mujeres en el filme, tanto Jenny, la esposa de Marx como Mary, la compañera de Engels, aparecen como lo que fueron: factores decisivos en la obra colosal firmada por sus compañeros que hubiera sido imposible sin ellas.

Jenny y Mary son mujeres de este tiempo. Como sus parejas, adelantadísimas a la época en que vivieron y por eso capaces de despertar las simpatías del espectador contemporáneo. Esta es una película que todo el tiempo nos habla del presente y aunque su historia transcurre hace ciento cincuenta años es extraordinariamente actual, cosa que Peck se ocupa de recordarnos en los créditos finales del film cuando la música de Bob Dylan acompaña un recorrido por sucesos más cercanos en el tiempo y las imágenes del Che y Mandela, de Reagan y la Thtatcher, nos golpean desde la pantalla, como diciendo: “esto no terminó aquí”.

La exhibición de Le jeune Karl Marx en el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana no gozó de mucha promoción. A pesar de que publicaciones en las antípodas ideológicas de lo que la cinta expone (BBC, The Guardian, Variety…) han dedicado críticas al filme de Peck, en los principales medios de comunicación cubanos no ha existido en estos días una palabra para Le jeune Karl Marx. 

Sin embargo un público mayoritariamente joven repletó la sala del cine Riviera, dedicó un cerrado y espontáneo aplauso al concluir la proyección y tiempo después buena parte de él permanecía frente al cine comentando elogiosamente lo que acaban de ver.

Por cierto, el primer audiovisual de Raoul Peck se titula De Cuba traigo un cantar, y recoge un concierto de Carlos Puebla y sus Tradicionales en Berlín Occidental en 1982. El pasado septiembre el centenario de Puebla, autor de temas como “Y en eso llegó Fidel” y “Hasta siempre Comandante” y considerado por muchos “el cantor de la Revolución cubana”, pasó inadvertido en Cuba, ojalá no suceda lo mismo con los doscientos años de Marx, en mayo de 2018. 

(CubAhora)

20 pensamientos en “Raoul Peck: De Carlos Puebla al joven Marx. Por Iroel Sánchez

  1. Muy bueno Iroel, coincido contigo este cineasta es serio en su trabajo y nos trae un tema importante a la actualidad.igual te digo que no totalmente inadvertido, Radio Habana Cuba lo recordó, pues fue su mensaje parte de los primeros años de trasmisión y muchos hermanos de América y el mundo identifican a Carlos Puebla como parte de la emisora. Mi saludo fraternal

  2. La película “El Joven Marx” aparece en youtube en versiones al español y otros idiomas, pero en algunos casos el visionado se hace en “streaming” para proteger los derechos de autor.

    Aquí está la película completa con subtítulos en español:

  3. A veces yo no comprendo por dónde anda la política cultural de nuestro país, y aclaro que en estos temas soy ¨malo ¨. El festival será internacional y todo lo que se quiera, pero se realiza y organiza en Cuba y el público que acude a las salas es mayoritariamente cubano y joven, entonces nos damos el lujo de desaprovechar las mejores oportunidades de promocionar lo que es útil y necesario. Me gustaría ver esta película y sobre todo recomendárselas a mis estudiantes del 4to año de Derecho, esto me daría más para el debate y enlazar un tema en la clase de Derecho Laboral, a buscarla entonces!!! Gracias Pupilaaa!

  4. Ojalá que por estos días Orlando entre a La Pupila y nos deje un comentario sobre la película y el pensamiento teórico del joven Marx.
    Saludos.

  5. DE NOSOTROS DEPENDE=DEBEMOS TRABAJAR INCANSABLEMENTE PARA MANTENER VIVA LAS IDEAS DEL MARXISMO LENINISMO Y LA MEMORIA DE TODOS AQUELLOS QUE COMBATIERON ANTES QUE NOSOTROS=

  6. NO queria COMENTAR nada porque nada tenia para escribir , si no lo siento o hace brivar dentro de mi consiencia humana y mis sentimientos ese algo no escribe ; ” Pero leyendo en lo ultimo este post ” que dice : Por cierto, el primer audiovisual de Raoul Peck se titula De Cuba traigo un cantar, y recoge un concierto de Carlos Puebla y sus Tradicionales en Berlín Occidental en 1982. El pasado septiembre el centenario de Puebla, autor de temas como “Y en eso llegó Fidel” y “Hasta siempre Comandante” y considerado por muchos “el cantor de la Revolución cubana”, pasó inadvertido en Cuba, ojalá no suceda lo mismo con los doscientos años de Marx, en mayo de 2018.

    ” PERMITAME comentar : Carlos Puebla no Paso nunca desarpercibido ni mucho menos INADVERTIDO ” solo que usted no tenia edad cuando in Hombre tan sencillo y humilde como Carlos Puebla , in hombre de su Pueblo y para su Pueblo con su musica , in hombre que se vestia con su Traje de miliciano y asi de respeto , uno mas del Pueblo, Pero usted decia en cualquier esquina carlos Puebla y era mas Conocido que el mismo Capitolio de la Habana y la Fortaleza del Morro.
    En esa epoca en Cuba los musicos y artistas eran mas discretos , mas sencillos y mas humildes todos ellos ” no existia la PALABRA FAMA ni los mismos sensacionalismo de in Video Clip en nuestra Cuba querida , en esa epoca se Vivia mas el Consepto , los principios , la Moral y la Verguenza, recuerdo que en esa epoca de carlos Puebla ” No cualquiera podia hacer media en una esquina del Barrio y de llegar donde estaban los Hombres Serios , Honrados y Decentes , donde estaban el estudiante y el Buen trabajador Ejemplar de una empresa cualquiera sin ser Comunista ni Revolucionario , se Vivia ese Purito de ser In Hombre y a la misma Vez ..de la calle ; por no decir la Palabra fea pero correcta a todo estos . Pero carlos Puebla fue y es querido en Cuba, no eso de que Paso sin saber que habia PASADO. sinceramente ; me molesta esta Palabra de Inadvertido.

  7. ” •”Cuando revisamos nuestras vidas y afanes, pronto advertimos que casi todas nuestras acciones y deseos están ligados a la existencia de otros seres humanos. […] Comemos alimentos que otros han producido, vestimos ropas que otros han hecho, vivimos en casas que han construido otros. […] El individuo es lo que es y tiene la importancia que tiene no tanto en virtud de su individualidad como en virtud de su condición de miembro de una gran comunidad humana, que dirige su existencia espiritual y material de la cuna al sepulcro”.

    Albert Einstein (Imperio alemán, 1879 – Princeton, Estados Unidos, 1955) Fue un físico alemán de origen judío, nacionalizado después suizo y estadounidense. Es considerado como el científico más importante del siglo XX. En 1915

  8. Muy bien Iroel. Ah, la crítica cubana no le dedicó espacio,pero cuánto espacio tiene la crítica cubana en la prensa. En mi opinión sería muy bueno que se redujeran espacios dedicados a los deportes y se ampliara un poco más el diapasón del dedicado a la crítica. El deporte es cultura, pero la crítica también lo es. En definitiva, una mejor utilización de los espacios en la prensa plana. Faltan también programas en la TV o la radio que aborden estas cuestiones. No pienso perdeme este filme, por lo que comentas no se plegó a los dictámenes de las productoras, como lo hicimos nosotros por más tiempo del debido hasta llegar a aburrir con los espacios más cochambrosos de La Habana, donde todos querían emigrar o al menos denostar de nuestra situación en todos los aspectos. Menos mal que las productoras dejaron de tener una situación holgada y se acabaron estas coproducciones, de no haber sido así, no sé lo que hubiera pasado. .

  9. Esta claro que se debe tener mucho valor dedicar una pelicula a un tema que esta como descartado, de ideas fracasadas en la vida practica con el hundimiento de la Union Sovietica, algo muy profundo debe ver Raoul Peck en la obra de Marx para dedicarle una obra para pocos.
    De todas formas y contra corriente, el mundo que conocemos ya no viaja sobre una tortuga gigante o un inmenso elefante, esta claro que descansa en las obras cientificas de Darwin, Marx y Einstein.

  10. Albert Einstein ¿Por qué socialismo?
    Albert Einstein
    La anarquía económica de la sociedad capitalista tal como existe hoy es, en mi opinión, la verdadera fuente del mal.

    La anarquía económica de la sociedad capitalista tal como existe hoy es, en mi opinión, la verdadera fuente del mal. Vemos ante nosotros a una comunidad enorme de productores que se están esforzando incesantemente privándose de los frutos de su trabajo colectivo, no por la fuerza, sino en general en conformidad fiel con reglas legalmente establecidas. A este respecto, es importante señalar que los medios de producción —es decir, la capacidad productiva entera que es necesaria para producir bienes de consumo tanto como capital adicional— puede legalmente ser, y en su mayor parte es, propiedad privada de particulares.

    En aras de la simplicidad, en la discusión que sigue llamaré “trabajadores” a todos los que no compartan la propiedad de los medios de producción, aunque esto no corresponda al uso habitual del término. Los propietarios de los medios de producción están en posición de comprar la fuerza de trabajo del trabajador. Usando los medios de producción, el trabajador produce nuevos bienes que se convierten en propiedad del capitalista. El punto esencial en este proceso es la relación entre lo que produce el trabajador y lo que le es pagado, ambos medidos en valor real. En cuanto que el contrato de trabajo es “libre”, lo que el trabajador recibe está determinado no por el valor real de los bienes que produce, sino por sus necesidades mínimas y por la demanda de los capitalistas de fuerza de trabajo en relación con el número de trabajadores compitiendo por trabajar. Es importante entender que incluso en teoría el salario del trabajador no está determinado por el valor de su producto.

    El capital privado tiende a concentrarse en pocas manos, en parte debido a la competencia entre los capitalistas, y en parte porque el desarrollo tecnológico y el aumento de la división del trabajo animan la formación de unidades de producción más grandes a expensas de las más pequeñas. El resultado de este proceso es una oligarquía del capital privado cuyo enorme poder no se puede controlar con eficacia incluso en una sociedad organizada políticamente de forma democrática. Esto es así porque los miembros de los cuerpos legislativos son seleccionados por los partidos políticos, financiados en gran parte o influidos de otra manera por los capitalistas privados quienes, para todos los propósitos prácticos, separan al electorado de la legislatura. La consecuencia es que los representantes del pueblo de hecho no protegen suficientemente los intereses de los grupos no privilegiados de la población. Por otra parte, bajo las condiciones existentes, los capitalistas privados inevitablemente controlan, directamente o indirectamente, las fuentes principales de información (prensa, radio, educación). Es así extremadamente difícil, y de hecho en la mayoría de los casos absolutamente imposible, para el ciudadano individual obtener conclusiones objetivas y hacer un uso inteligente de sus derechos políticos.
    A pesar de ser considerado el padre de la bomba atómica, Albert Einstein defendió en sus escritos el pacifismo y el socialismo. En 1905, cuando tenía apenas 26 años, publicó su teoría de la relatividad especial, donde incluyó la ecuación de la física más conocida a nivel popular: la equivalencia masa-energía, E=mc². A pesar de que el comité del Premio Nobel no comprendió la Teoría de la relatividad, en 1921, obtuvo el Premio Nobel de Física por sus explicaciones sobre el efecto fotoeléctrico y sus numerosas contribuciones a la física teórica.

    A fines de 1932, ante la llegada del nazismo al poder, decidió abandonar Alemania y viaja a Estados Unidos, adoptando la nacionalidad estadounidense en 1940. Fue docente en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton. En mayo de 1949, en el primer número de la célebre revista de ensayos culturales y políticos Monthly Review publicó su artículo ¿Por qué el socialismo? en el que reflexiona sobre las consecuencias de la “anarquía económica de la sociedad capitalista”.

    Muere en 1955, a los 76 años. Sus restos fueron incinerados y las cenizas esparcidas por los terrenos del Instituto de Princeton. El patólogo Thomas Stoltz Harvey, durante la autopsia, extrajo y conservó sin ninguna autorización el cerebro de Einstein esperanzado de poder descubrir los secretos de la inteligencia humana.

  11. Vine a Estados Unidos porque oí que en este país existía una gran, gran libertad. Cometí un error al elegir Estados Unidos como una tierra de libertad, y es un error que en el balance de mi vida ya no puedo compensar.

    Albert Einstein (1879-1955) Científico alemán nacionalizado estadounidense.

  12. Pingback: Raoul Peck: De Carlos Puebla al joven Marx. Por Iroel Sánchez | argencuba

  13. Muchas gracias por traer a colación el tema sobre la película del joven Marx, que coincido se le puede todavía dedicar mayor espacio en nuestros espacios informativos (mediáticos) ya que recrea con bastante seriedad el surgimiento de una concepción científica liberadora de las ataduras capitalistas del mundo. Nos muestra un rostro y una dimensión humana que puede llegar a tocar nuestros sentimientos y conmovernos. Si somos marxistas debería impórtanos cada vez que se hable de estas personalidades y si es como en este caso aprovechar la oportunidad de entender y defender su obra, que es tan criticada, tergiversada y calumniada por sus enemigos.

  14. Por cierto Carlos de New York, me parece que no entendiste el último párrafo del escrito y cito:
    “Por cierto, el primer audiovisual de Raoul Peck se titula De Cuba traigo un cantar, y recoge un concierto de Carlos Puebla y sus Tradicionales en Berlín Occidental en 1982. El pasado septiembre el centenario de Puebla, autor de temas como “Y en eso llegó Fidel” y “Hasta siempre Comandante” y considerado por muchos “el cantor de la Revolución cubana”, pasó inadvertido en Cuba, ojalá no suceda lo mismo con los doscientos años de Marx, en mayo de 2018.”

    Lo que pasó inadvertido fue la conmemoración el centenario de Puebla, no la obra y vida de este autor, cosa que no nos debe pasar con la conmemoración de los 200 años de MARX . Considero que es lo que señala el autor, Iroel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.