Defensa del miocardio inocente. Por Rubén Martínez Villena


Hoy se cumplen 83 años de que dejaran de respirar, vencidos por la tuberculosis, los pulmones de Rubén Martínez, el brillante poeta de La pupila insomne y puro líder comunista que no deja de conmovernos con su vida llena de luchas en las que incendió una poesía que aún sigue estremeciendo. 

Defensa del miocardio inocente

Para impugnar la tesis de una verdad ficticia
vulgarizada en versos desprovistos de lógica,
quiero hablar en el nombre de la Santa Justicia
y de la respetable justicia fisiológica.

Corazón: los poetas -rubios de candideces-
te rellenaron firme de goces y pesares.
¡Tú, que tan sólo sirves para “vivir”! . . . y, a veces
para rimar sonoras consonantes vulgares.

Tú, apenas responsable de una inquietud atáxica
pues isócronamente, un día y otro día,
preso en la celda ósea de la jaula torácica
mueves tu mecanismo vil de relojería.

¡Pobre músculo hueco, víscera miserable!
automática bomba aspirante-impelente;
¡centro de las calumnias! . . . Mientras el Gran Culpable
se alberga tras la sabia protección de la frente.

Él es -¡esclavo dócil! – tu inexorable dueño;
él es tu noria férrea -¡asno del organismo!-; 
y es padre y receptáculo de Realidad y Ensueño,
y abismo de mentiras y Verdad del Abismo.

Alza sobre tus largos instantes de fatiga,
como una superpuesta colocación de lápidas.
Maneja su redaje de nervios y te obliga
a galopar tus sístoles y diástoles más rápidas.

Él va, versátilmente, canturreando en tus pulsos
en sus jineterías de señor enigmático:
el freno neumogástrico reprime tus impulsos
o te castiga el anca la fusta del “simpático”.

Tu sencillez ingenua, de cuatro cavidades,
no sospecha la causa de sus resoluciones;
y él ofrece a la espira de las complejidades
un enmarañamiento de circunvoluciones.

En verdad: es el Padre de todo impulso noble:
–estas sinceridades son tuyas, al ser mías-
pero es tan falso siempre, corazón ¡que hasta es noble!

Y tú, en el hacecillo miológeno inconsciente,
Sufres tus reducidas fronteras autonómicas . . .
¡Obrero infatigable! ¡Miocardio inocente!
vapuleado en poéticas absurdidades cómicas . . .

¡Ah, lo confieso!; un tiempo agravé tu calvario;
te “di” con mano pródiga de adolescente loco,
abusé de tu manso papel de proletario,
te puse en consonancias . . . ¡y me “doliste”un poco!

Pero ya basta: usando mi poquito de ciencia,
Con algo de abogado y con mucho de artista,
Proclamo la solemne Verdad de tu Inocencia,
con revolucionario criterio socialista.

Que ya, cuando me aburran consonancias y ripios
y me canse tu danza de impenitente músico,
te llevaré a una huelga de sólidos principios,
¡Oh, persuasión ingénita en el ácido prúsico!

 

3 pensamientos en “Defensa del miocardio inocente. Por Rubén Martínez Villena

  1. Que belleza de lenguaje en la poesía. Gracias Iroel por recordarnos tanto lirismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s