El Task Force y los huevos del águila. Por Javier Gómez Sánchez


javiergosanchez09@gmail.com

Los patrocinadores norteamericanos de la contrarrevolución cubana se encuentran en una encrucijada. Los impulsores de la política anticubana, con gran influencia en el gobierno republicano de Donald Trump, tienen claros cuáles son sus objetivos pero no parece lo mismo en cuanto a los medios para lograrlos. La retórica sobre el uso de Internet y las tecnologías digitales para favorecer la caída del actual o un próximo gobierno socialista en Cuba  tiene ante sí las distintas variantes que las influencias cubanoamericanas en la Casa Blanca, según cada época, han fomentado en los últimos 20 años.

Sigue leyendo