El avance del “nuevo país”. Por Carlos Ávila Villamar


Lamento que estas líneas partan de un lugar tan común en nuestros análisis como lo son los años noventa, los ya no tan cercanos años noventa. Trataré de no derrochar el valioso tiempo del lector, y simplemente repetiré que ante la ferocidad de la crisis, fue necesario hacer una serie de cambios significativos de carácter económico. Casi cualquier ayuda era bienvenida, pero claro, resultaba absurdo mandar a Cuba pequeños equipajes con comida o ropa cada semana. Mucho más fácil era que los cubanos residentes en el exterior mandaran dólares y que con ellos los de la isla, sus familiares, compraran lo que quisieran dentro de un catálogo que el propio estado se encargaría de sostener. El estado cobraba así un impuesto al dólar y un arancel a las mercancías extranjeras. En pocos años el país fue testigo de la apresurada aparición de toda una segunda economía de tiendas, bares y restaurantes, a la que inicialmente solo tenía acceso el turista o el cubano con familiares en el exterior. Las necesidades económicas habían abierto una grieta, por primera vez un sector de la población no estaba obligado a insertarse en el sistema de relaciones económicas del socialismo. En la práctica eso significó el nacimiento de un segundo país dentro del que ya existía: una pequeña burbuja donde el modo de producción no era exactamente socialista ni capitalista, sino más bien parecido al paraíso económico de los adolescentes acostumbrados a una mesada fija y a una vida sin responsabilidades.

Una parte considerable de los recursos del estado tuvieron que ponerse en función de agrandar los negocios recaudadores de divisas, pensando así en sostener con mayor facilidad los costosos programas sociales: el segundo país comenzó a tragarse al primero por robo de mano de obra certificada e inversiones, y sus beneficiados demandaban entonces más: la legalización de los viajes sin carta de invitación, la venta de computadoras y teléfonos celulares, el alojamiento libre en los hoteles. Las restricciones, hechas en su momento para impedir una agudización de las diferencias sociales entre los cubanos, tuvieron que ceder ante la pujanza de un nuevo grupo social que comenzó a tomar consciencia de su ventaja. Una vez que el “nuevo país” crecido dentro del “viejo” se había independizado de las remesas, del impuesto al dólar y del arancel al producto importado, comenzó a hacer presión para tener la libertad de multiplicar su dinero, es decir, de montar negocios privados.

Los armazones oxidados del “viejo país” habían dejado varios espacios jugosos para los potenciales capitalistas cubanos, en un primer momento el estado autorizó negocios pequeños que no generaran una acumulación excesiva de capital y por tanto una indeseable desigualdad. El mejor eslogan que podía tener entonces el aspirante a capitalista era aquel que decía que cuando uno era dueño del negocio la cosa andaba bien, a causa del sentido de pertenencia, mientras que cuando uno no era el dueño la cosa andaba mal, todo se descarrilaba. Está claro, se trataba de un argumento débil, porque en el capitalismo contemporáneo, atestado de monopolios, donde la pequeña empresa cada vez se hace más difícil, un establecimiento sigue funcionando aunque aquel que lo administre no sea ya el dueño. Lo que realmente activó la vida nocturna de La Habana no fue el supuesto espíritu emprendedor cubano renacido de las cenizas, sino la inyección directa de capital que el estado no podía afrontar, y que con gusto asumieron cubanos adinerados y extranjeros a través de cubanos, la libertad de poder pagar más a los trabajadores y de poder administrar los recursos según las necesidades de cada negocio, la libertad a la que la burocrática e inmóvil empresa estatal, todavía funcionando bajo estándares soviéticos, no podía siquiera aspirar.

Naturalmente, el estado (también agredido desde el exterior por el bloqueo) no pudo arreglar los problemas más importantes de sus industrias tradicionales y puso todas sus esperanzas en el crecimiento de los frágiles sectores médico y turístico, dejando por tanto todavía más espacio para los capitalistas del “nuevo país”. Sin embargo, ya se había notado el peligro de ese crecimiento desbalanceado entre el sector privado y el estatal, y la apertura se fue haciendo más lenta, generando la idea (conveniente para algunos) de que el país no acaba de prosperar porque no se le daba más aire a los emprendedores. El “nuevo país” utilizó con sabiduría el eufemismo que se había creado para llamar a las nuevas empresas privadas, y todavía hoy sigue llamando cuentapropista por igual al dueño de un negocio y a su trabajador peor pagado. Sin embargo, la palabra que prefiere desde la visita de Obama a Cuba, no lo olvidemos, es la de emprendedor, término ambiguo que anivela al joven universitario que trabaja de mesero en su tiempo libre con el funcionario corrupto que utiliza su fortuna escondida para vivir a costa del sudor ajeno.

Hace unos días publiqué un artículo en el que mostraba mi perspectiva acerca del significado de justicia social: creo que consiste en el emparejamiento de las condiciones dentro de las cuales un hombre puede fracasar o tener éxito, el intento de que lo que cada hombre consiga o no consiga sea el producto exclusivo de su esfuerzo y capacidad. Eso significa la no discriminación por sexo o raza, elementos que escapan al control del hombre, y también significa recibir la misma educación, sin importar la riqueza familiar, de la que no es culpable el niño o el joven, y ganar un salario justo por el trabajo realizado, ni más ni menos, que los que más ganen sean las personas más trabajadoras y/o cualificadas. La existencia del capital privado destruye esto último, porque engendra élites económicas que parasitan a los asalariados. El problema de estas élites no es solo que sean injustamente ricas, sino que crean una atmósfera de vertiginosa lucha interna entre los demás hombres por pertenecer a ellas. Escribí que el socialismo era la lucha contra el determinismo social, los factores ajenos al esfuerzo y/o capacidad de los hombres que intervenían en la repartición de sus riquezas y en definitiva, en la realización de su felicidad.

Si bien en Cuba existieron y existen pequeños negocios familiares sacados a flote por puro esfuerzo, han quedado rezagados ante el avance de capitales muchísimo más poderosos, contra los cuales les resulta cada vez más difícil competir. El “nuevo país” no son los victimizados timbiriches que aparecen en las entradas de la “nueva prensa” también nacida en este periodo, temerosos de la mano represora y malévola del gobierno, son los empresarios corruptos cuya corrupción nunca pudo probarse, son los extranjeros que ya invirtieron en la isla a través de cubanos y que temen no recuperar su dinero, son los dueños de múltiples restaurantes y hostales, esperando construir silenciosos monopolios, son los que han sobornado a los inspectores para que cierren a su competencia más pobre, la que no puede defenderse. El “nuevo país” ha crecido no tanto porque ahora tenga más ciudadanos, sino porque sus dinámicas internas se han hecho más violentas. Más violentas incluso, desde la perspectiva de la competencia económica, que las existentes en Estados Unidos o Alemania, puesto que el único factor que remotamente avalaría desde un punto de vista moral el montaje de un negocio privado, que es el ahorro, está casi descartado de antemano en nuestra sociedad, producto de las difíciles condiciones económicas que rebajan hasta un nivel absurdo nuestro poder de compra. Si nos guiamos por la máxima de que el socialismo debe ser la lucha contra el determinismo social, vemos que en Cuba más que en cualquier otro lugar el negocio privado hace más difícil esta lucha.

El “viejo país” intenta sobrevivir haciendo tratos con empresas extranjeras, atrayendo turistas, exportando servicios médicos, pero tiene que cargar con un peso demasiado grande, el oceánico sector presupuestado cubano, que en realidad no se trata solo de los servicios públicos, sino de un conjunto nada despreciable de empresas ineficientes, que no se pueden cerrar, dado que el socialismo no puede dejar en la calle a cientos de miles de trabajadores. Sobre esto quisiera hablar en otro artículo. El “viejo país” tiene la responsabilidad de proteger a las mayorías de las garras del “nuevo”, de las dinámicas de un modo de producción capitalista, y sin embargo tiene que ceder ante este para seguir existiendo, para seguir manteniéndose.

He simplificado fenómenos complejísimos, he hablado hasta ahora de los dos países, para comodidad del lector, como si se tratara de tierras separadas, antagónicas, pero solo lo son en su finalidad, jamás en su funcionamiento. Una misma persona muy a menudo pertenece a ambos sistemas de relaciones económicas, trabaja con el estado y a la vez recibe remesas, o vende ropa importada de Panamá, o alquila un cuarto de la casa, o simplemente recibe dinero de un familiar o una pareja que hace alguna de estas cosas. El “viejo país” necesita al “nuevo” a causa de la difícil situación económica de sus ciudadanos, y a su vez el “nuevo país” se aprovecha del “viejo”. Porque del sector estatal roba un buen número de mercancías, o las acapara para luego revenderlas (nuestra baja productividad y la falta de liquidez de nuestras arcas lo permiten) , porque el sector estatal ofrece servicios públicos al asalariado, servicios que en un capitalismo tradicional tendría que pagar el propio capitalista, porque al poder pagar tan poco efectivo a sus trabajadores da la excusa al capitalista de pagar acaso solo un poco más, y finalmente porque pone una muralla a la competencia extranjera, que en otras condiciones suele arruinar a las débiles burguesías nacionales. Pero sin importar cuánto beneficie el “viejo país” al “nuevo”, el segundo hoy tiende a asfixiar al primero, y en última instancia puede prescindir de él, tal como lo hace el sistema dominicano o el jamaiquino, cosa que no ocurre a la inversa, y es esto lo interesante: el “viejo país” hoy no puede sostenerse sin las relaciones económicas del “nuevo”, lo único que puede hacer es limitar estas relaciones económicas a lo indispensable para garantizar la supervivencia.

Cada sistema de relaciones económicas implica un modo distinto de distribuir riquezas y de producir realidad al individuo. El “nuevo país” promete comodidades que el “viejo” hace mucho tiempo dejó de ofrecer, y aunque su lógica sea diabólica y necesite siempre alguien debajo para que permanezca alguien encima, el narcicismo natural del hombre tiende a hacerle creer que es excepcional y que merece estar encima. El “nuevo país” hace que sus ciudadanos estables y sus turistas (por así llamarlos, aquellos que acceden a él por breves momentos) se comparen con aquellos que más triunfan en nuestra sociedad, y los que más triunfan económicamente en nuestra sociedad, los que van a los mejores restaurantes, los que disfrutan las mejores vacaciones, los que menos calor pasan durante el verano, los que se transportan con mayor facilidad, los que mejor se visten (“mejor”), no son los más esforzados ni los más capaces, no son los que más aportan. He aquí el gran peligro: el entierro del ideal de justicia social en el que cada uno tenía lo que merecía por su trabajo y capacidad, nada más ni nada menos.

Años trabajando con baja productividad, a la vez que recibiendo remesas, han fomentado una atmósfera de vagancia y una creciente preferencia por el dinero fácil dentro de sectores significativos la sociedad cubana. Las empresas privadas han hecho resurgir el concepto de trabajo duro, es cierto, pero no por ello han desestimulado la preferencia por el dinero fácil. En un país de asalariados el botín de un acto delictivo se dilapidará rápido sin posibilidad de regenerarse, sin embargo en un país donde se permita la propiedad privada siempre existe la esperanza de poseer un negocio, y entonces la duda queda en cómo conseguir el monto inicial. La corrupción, los robos, la ilegalidad, son vistos como trampolines a la clase burguesa, clase amparada por la ley, desde la cual se tiene una libertad de bienes y servicios casi absoluta.

Ahora bien, el dueño del negocio privado no es necesariamente una mala persona, no es un agente entrenado por los Estados Unidos para subvertir el orden en Cuba, es un simple producto de aquellas condiciones que le permitieron existir, es un simple ser humano que pretende realizar su felicidad acorde a una serie de mitos morales que el sistema capitalista ha pasado siglos fabricando. Lo necesitamos y lo seguiremos necesitando por un buen tiempo, porque el “nuevo país” es en algún punto un mapa de los lugares donde el “viejo” ha fallado. No podremos retenerlo para siempre, cada año que pasa el “nuevo país” se vuelve más fuerte, y puede que se siga volviendo, incluso al margen de la legalidad. Una vez que el dueño de un primer negocio vea que no puede reinvertir sus ganancias en un segundo, tal vez saque el dinero del país, pero más probablemente lo reinvertirá utilizando maneras todavía más sigilosas, y no pocos irán a celebrarlo, porque estará generando nuevos empleos. El triunfo del despreciable Trump en las elecciones y la muerte del líder histórico de la Revolución han frenado la marejada de Obama, pero no lo harán para siempre. El único modo de que el “viejo país” no sea aniquilado en un futuro por el “nuevo” es rejuvenecerlo, enterrar al fantasma soviético, rehacer las estructuras, volverlas más fuertes, ganarle la batalla al capitalismo dentro de su propio suelo: no solo con regulaciones, sino por competencia. En Cuba más que una guerra de símbolos existe una guerra de modos de distribución de la riqueza. Es en ella en la que más debemos centrarnos.

39 pensamientos en “El avance del “nuevo país”. Por Carlos Ávila Villamar

  1. ¡Exelente artículo!, felicitaciones Carlos Avila por la claridad con que has expuesto esa realidad tan compleja del período actual cubano.
    Saludos,
    Miguel A.

  2. El caso es que mientras existan las medidas de odio contra Cuba ningun proyecto resultara exitoso, en la actualidad lo que se trata desde fuera es buscar que se desarrolle la desigualdad social como un elemento para lograr la destruccion de las politicas sociales de la revolucion.
    Empoderar una ambiciosa iniciativa privada que sirva de quinta columna dirigida “por control remoto” y esperar la moneda unica para el toque final del terrorismo financiero. Es lo que hay en el tapete.

  3. Guaso, estoy de acuerdo con tu valoración. Otro trabajo reciente de Emily Morris se titula “Cuba’s Road Ahead, Havana Faces a Challenge, Not a Crisis” [ El camino por delante, La Habana enfrenta un desafío y no una crisis] aparece en la revista Foreign Affairs de enero 2017. Aun no lo he leído. A continuación el enlace: https://www.foreignaffairs.com/articles/cuba/2017-01-02/cubas-road-ahead. Se puede acceder sin tener que abonar suscripción a la revista en:
    https://elcanarioamarillo.wordpress.com/2017/01/10/cubas-road-ahead/

    También, “The Cuban economy is less vulnerable to a reversal of US rapprochement than many realise”: La economía cubana es menos vulnerable a un cambio en el acercamiento de los Estados Unidos de lo que muchos creen, en https://lapupilainsomne.wordpress.com/2017/02/13/la-economia-cubana-es-menos-vulnerable-a-un-cambio-en-el-acercamiento-de-los-estados-unidos-de-lo-que-muchos-creen-por-emily-morris/
    Saludos

  4. CADA DIA VEO QUE LA COSA ESTA MUY COMPLICADA=
    PARECE QUE TODO CAMINA ALREDEDOR DE QUE SALVESE EL QUE PUEDA=Y ESTA BIEN QUE EL VIVO VIVA DEL ZONZO Y EL ZONZO DE SU TRABAJO=?DONDE ESTA TODO EL BLA BLA DE FIDEL=EL CHE=CARLOS MARX=LENIN=ANTONIO GRAMSCI??
    ??SE VINO TODO ABAJO??DONDE ESTAN LOS CEREBROS DE LA ECONOMIA REVOLUCIONARIA??
    NO HAY UNA MANERA SENCILLA DE SENTARSE ALREDEDOR DE UNA MESA PONER LOS PROBLEMAS DE FRENTE Y DARLE UNA SOLUCION REAL EN BENEFICIO DE TODOS LOS TRABAJADORES??
    NO HAY NADIE QUE SEA CAPAZ DE PONER LAS COSAS EN CLARO Y TERMINAR CON CHARLAS DE PASILLO BARATO??

  5. No podía tener este brillante análisis de Carlos Avila otro origen de partida que el periodo especial que dio comienzo en esa década, los 90, sobre todo a partir del 92, una situación traumática para la economía cubana por motivos ya bien conocidos y que inevitablemente ha marcado la agenda diaria de cada cubano y cubana y de la propia revolución que pareciera estuviera viviendo de prestado porque nadie le daba más de 3 meses de vida después de disolverse la URSS y los países del campo socialista europeos, muy pocos que no fueran los revolucionarios apostaban en aquellos momentos por la continuidad del socialismo en Cuba, en Miami prepararon las maletas para volver al “paraíso” sometido antes de la revolución, pero se quedaron las maletas en los pasillos sin viajar al “nuevo país” que en cierta medida leemos en este post y se quedaron también los mercenarios sedientos de sangre, pero de cualquier modo se fue desarrollando ese “nuevo país” tal y como nos define Carlos de manera tan esquemática. Hay una figura que destaca en el relato, la de esos cubanos que hacen la función de testaferros “domésticos” que es la cara visible de la empresa registrada prestando su nombre y recibir un pago a cambio, ocultando el dueño verdadero. La del emprendedor, otra figura claramente del capitalismo anglosajón donde la palabra “ éxito” es todo un símbolo, ahora entre muchos cubanos en Miami la palabra “promotor” ha cogido resonancia, se dedican promocionar fiestas o party’s, en buen cubano guarachear, en discotecas, salas de baile y nigth clubs y cualquier otro evento, que cuando aterricen pa’Cubita ni te cuento…

    En Cuba hay guerra en la distribución de riqueza, como señala Carlos, pero en mi opinión lo que más fuerte hay, una economía de guerra a consecuencia de un cruel bloqueo que es como caminar con chanclas de plomo…

  6. Por dios! Esperemos que gente como este periodista nunca tenga que ver con las decisiones del pais. Lei su trabajo anterior y era como una pre-defensa a futuras frustaciones. Lo busque en Facebook y es un muchacho joven, no se si es envidia o frustacion con proyectos que deben estar ocurriendo a su alrededor de otros jovenes, falta de imaginacion para sus propios proyectos, o simplemente ingenuidad. Cualquiera de las tres cosas no justifica una vision tan cerrada. Por cierto date una vuelta por la facultad de Psicologia para que te expliquen como se conforma la personalidad del ser humano, unica e irrepetible, y lleva contigo a unos cuantos de los que opinan aqui. Lo mas probable es que no me publiques Iroel, pero al menos lo vas a leer.

  7. No puedo menos que expresar mi total rechazo a trabajos o articulos como este, una vez mas este y otros voceros del status quo y partes claves del segundo nivel del sistema haciendo el trabajo sucio, pero de cuello blanco, es bueno q esto suceda, para que estemos claros quienes son nuestros enemigos, quienes nos desprecian y solo nos usan coyunturalmente.
    Y luego hipocritamente se rasgan las vestiduras.

  8. Sí, Nicoa, debe ser eso, me siento frustrado como emprendedor. No gano lo suficiente. Por eso me pasé de OnCuba a La pupila.

  9. ” Si el dinero, como dice Augier, viene al mundo con manchas de sangre en una mejilla, el capital lo hace chorreando sangre y lodo por todos los poros, desde la cabeza hasta los pies.” (Carlos Marx, El Capital, Tomo I Vol. I, Edición Siglo XXI, p.950)
    Y el funcionamiento de esa economía de guerra y de bloqueo por parte de la potencia imperialista, que ralentiza la producción y la productividad, ha entronizado en las subjetividades de algunos sectores de la población peculiares
    y distorsinadas concepciones sobre la distribución del producto del trabajo que se basan en ileglidades, corrupetelas y legitimación de ese dinero fácil que muchas veces nos llega desde el exterior, pero que en todos los casos “viene chorreando sangre y lodo por todos los poros, de la cabeza hasta los pies.”
    Carlos nos dice tres cosas que estimo son medulares en la lucha en que estamos inmersos los revolucionarios que aspiramos a una sociedad comunista:
    1. “Si nos guiamos por la máxima de que el socialismo debe ser la lucha contra el determinismo social, vemos que en Cuba más que en cualquier otro lugar el negocio privado hace más difícil esta lucha.” Añadiria que coadyuva al enquistamiento en las subjetividades de la fetishización en torno al dinero y el capital.
    2. “Años trabajando con baja productividad, a la vez que recibiendo remesas, han fomentado una atmósfera de vagancia y una creciente preferencia por el dinero fácil dentro de sectores significativos la sociedad cubana.”
    3. En el capitalismo “la corrupción, los robos, la ilegalidad, son vistos como trampolines a la clase burguesa, clase amparada por la ley, desde la cual se tiene una libertad de bienes y servicios casi absoluta.”
    El setor estatal socialista debe fortalecerse para que las relaciones económicas que promueve el sector no-estatal no se arraiguen y tomen fuerza en nuestra conciencia, y se conviertan en indispensables instrumentos para el funcionamiento de nuestra economía.
    Carlos y Tocororo nos evocan ese durísimo Periodo Especial que me trae a la memoria desagradables recuerdos. Aquellos que antaño habían partido de Cuba, abandonando a sus seres queridos, algunos viejos enfermos y postrados al borde de la muerte, se nos aparecieron en esos años con el velo de redentores y salvadores que ofrecían dolares y divisas a sus desvaliedos parientes y familiares, a cambio de imponer sus intereses mezquinos y egoistas en todo lo que se refería a la disposición de sus bienes inmuebles con la finalidad de apropiarse de estos.

  10. Yo no coincido 100% con todo lo que dice Carlos pero al ver que intentan descalificar y llamar vocero y más insultos a un muchacho de 22 años que apenas está en cuarto año de la Universidad y es capaz de escribir con talento y valentía sin recibir nada a cambio me confirma en la decisión de publicarlo. Saludos

  11. Y ahora hacen su aparición William Tell y compañia… lo cual trae a colación la teoría de la generación espontánea que brillantemente aplicaba hace unos meses el compañero Tocororo a estos “aparecidos”.

    Fé de erratas en el teclado:
    “distorsionadas”
    ” ilegalidades, corruptelas”

  12. Te secundo Iroel. Respaldo a Carlos en todo lo que plantea y estimo que es un excelente escritor que le puede “dar clases” de redacción, y mucho más, a todos estos aparecidos que riman con malagradecidos.

  13. Interesante comparación. No obstante, el articulista debe saber que ambos “países” se van fundiendo en uno solo, pues la solución que se requiere pasa por la implementación de todos los Lineamientos, los cuales se encuentran en un bajísimo nivel de ejecución/implementación. Para justificar esto último no faltan los “harakiris públicos”, los “necesitamos mejorar la velocidad de implementación” y otros mea culpas. Tal parece que habrá tarea para rato, a no ser que el “pais nuevo” se trague finalmente al “viejo”.

  14. Es un hecho, planteado por Raúl Castro, que la situación de la dualidad cambiaria ha retardado la implementación de los lineamientos relacionados con ello y mantenido desigualdades injustas expresadas en la pirámide invertida que Carlos refiere.

  15. Que yo sepa oncuba no es tu proyecto, habras trabajado con ellos (lo cual explica muchas cosas) que es diferente, pero nunca fuiste emprendedor, muchos tienen sueños de salir adelante en Cuba, no trates de oscurecerlos con tu negatividad. Te confieso que cuando comente estaba un poco molesto con tu articulo, pero leyendote entre lineas, a hora me das un poco de lastima sobre todo sabiendo que solo tienes 22 años. Iroel creo que el responsable de protegerlo eras tu antes de publicarlo.

  16. Salvador, seria tonto de mi parte ignorar la realidad de la dualidad monetaria que jode toda la economía (por ejemplo, le resta empuje a las empresas generadoras de divisas para mantener empresas “parásitas”), pero el asunto es que lo de la dualidad monetaria se está trabajando desde antes de los lineamientos, despues de los lineamientos, y parece ser que este año irá. Ojalá asi sea, pues ese es el paso 1 para empezar a transitar hacia un país ocn una economía “normal”. A propósito, la pirámide invertida no se elimina con la simplificación de la moneda, revisa los análisis de Triana al respecto. Sl2

  17. Ejemplo de lo que piensa un joven Cubano que como el mismo nos comenta. ”Hasta hace un par de años, yo pertenecía a esa secta rarísima de cubanos sin amigos o familiares en el extranjero. No sufrí separaciones dolorosas, no recibí cheques acompañados de fotos, no esperé ansioso el breve reencuentro ni noté el cambio sutil (o no) de la otra persona, ni comparé mi nivel de vida con el suyo” Contrapeso, ONCUBA 19/Oct/2017. Y cabría preguntarle el socialismo soñado “viejo país” es incompatible con el capitalismo impuesto “nuevo país” y por ello no está equivocado en su llamado a rectificar a tiempo en apología a los tiempos pasados y no por el vividos.
    Como el tiempo, el implacable, hace meditar a todos en hacia dónde vamos, como será nuestras vidas de seguir por donde vamos, entonces intentar predecir el futuro a un joven de su condición en la Cuba que vive es un buen ejercicio intelectual. Ahí es donde se da cuenta que existen dos países, el “viejo país” que aunque él lo menciona en pasado sigue estando presente en una nada considerable parte de la población Cubana, y un “nuevo país” que muy acertadamente lo enmarca en su nacimiento con el derrumbe del bloque soviético y esa “serie de cambios significativos de carácter económico” acierta al señalar “por primera vez un sector de la población no estaba obligado a insertarse en el sistema de relaciones económicas del socialismo. En la práctica eso significó el nacimiento de un segundo país dentro del que ya existía” y aclaro que sigue estando presente. Pero de eso han pasado casi 30 años, usted es parte de esa generación del periodo especial que hoy ante la realidad del “medio nuevo o casi viejo” país en el que vive tiene sus cuestionamientos, ve en el capitalismo un problema, sin conocerlo ni vivir en el, y del socialismo un deseable futuro pero reconoce que “el “nuevo país” es en algún punto un mapa de los lugares donde el “viejo” ha fallado. No podremos retenerlo para siempre, cada año que pasa el “nuevo país” se vuelve más fuerte.”, que le indica eso, que hace que el capitalismo que mueve el “nuevo país” funcione y se imponga en ese viejo país que usted mismo nos aclara va muriendo. Pues llamemos las cosas por su nombre, Cuba hoy tiene un Capisol muy particular, y le aclaro que bajo que es por esas particularidades que los que gobiernan el país han logrado mantenerse en el poder, por ello lo aceptan e intentan andar sin prisa pero sin pausa hacia ni ellos mismos saben. Me alegro que se diera cuenta que “La Habana (Cuba) no fue el supuesto espíritu emprendedor cubano renacido de las cenizas, sino la inyección directa de capital que el estado no podía afrontar, y que con gusto asumieron cubanos adinerados y extranjeros a través de cubanos”, pregúntese entonces cual es hoy el sector más próspero de la economía Cubana, el turismo guiado por una casta de “empresarios” para ciertas ocasiones y “altos oficiales militares” para los del poder. Una buena parte de los cubanos hoy desgraciadamente conviven con lo peor del capitalismo y lo peor del socialismo en cambio una minoría por el contrario disfruta de lo mejor de ambos, fíjense en sus barrigas.

  18. Al contrario de lo que ha dicho algún forista pienso que Iroel al publicar este texto, impublicable en lugares “libres” como Oncuba y Cartas desde Cuba ha demostrado una vez más su confianza en los jóvenes como también hizo acogiendo a Javier Gómez. Lo que molesta a algunos y explica su disgusto es que Carlos y también Javier les tumban su discurso de que los jóvenes quieren capitalismo para Cuba.

  19. Además de la excelente composición y argumentación del ensayo de Carlos, hay una cierta concatenación con las ideas que desarrolló Eugeni Preobrazhenski en La nueva Economía. Por cierto la primera traducción al español de esta obra se publicó en La Habana en 1968. Constatamos que las ideas plasmadas en el debate Bujarin- Preobrazhenski aún tienen repercusión en nuestra actualidad. A continuación un resúmen que contiene las líneas principales del debate:

    La Polémica Bujarin- Preobrazhensky,Victoria Bosch
    http://www.ceip.org.ar/La-Polemica-Bujarin-Preobrazhensky

    “Preobrazhensky y Bujarin, autores en 1919 del ABC del comunismo, uno de los manuales que durante largo tiempo nutrió la educación de los cuadros revolucionarios de todo el mundo, se enfrentaban desde 1923 sobre el rumbo de la economía rusa. Bujarin suscribía a una especie de laissez faire en la política económica, sostenía que debía alentarse el crecimiento de la pequeña propiedad, y temiendo que la presión del agro provoque una revuelta campesina, proponía sellar una alianza con los campesinos retrasando la intervención estatal y construyendo el socialismo “a paso de tortuga”. De este modo para ganarse su “confianza” levantaba la consigna del momento de “campesinos: enriqueceos” lo que no hacía más que profundizar el proceso de diferenciación social tan peligroso que crecía en el campo.

    Por su lado Preobrazhensky consideraba que la NEP habiendo incorporado el capital privado en pequeña escala, produjo el desarrollo de dos tendencias en la economía rusa, por un lado la ley del valor y la ganancia (las tendencias capitalistas), y por otro la planificación estatal, y la intervención del gobierno en la economía(tendencias socialistas). Esto era así porque a diferencia de la burguesía, que se asentó en lo económico para luego tomar el poder político, el proletariado tomaba el poder, y trastocaba las relaciones de propiedad[1] antes de que se desarrollaran las fuerzas productivas en toda su extensión, por lo tanto profundizar la planificación socialista en detrimento de los sectores privados tenía una importancia excepcional.

    A diferencia del capitalismo que formaba de antemano el material humano para organizar su producción, el estado obrero, debía apoyarse en los viejos “trabajadores del estado” (léase burocracia) para organizar su economía. Así este período se volvía el más peligroso para la supervivencia del estado obrero, ya que aún no podía mostrar en toda su extensión las ventajas del socialismo y ya había perdido las ventajas del capitalismo. Pero: “En el período de acumulación socialista originaria, la economía estatal, aunque no ha reedificado su propia técnica, está ya en condiciones de aprovechar las ventajas de un complejo organizado único, inaccesibles al capitalismo, que gasta muchas fuerzas en pura pérdida a consecuencia del carácter anárquico de su estructura”[2]. Utilizando las palancas del poder estatal, inhibiendo el surgimiento de la gran propiedad, a través de la planificación, por medio de la ley de desarrollo socialista primitivo, se podía desarrollar la industria, reabsorber la pequeña propiedad en la economía planificada, e incorporar la masa de campesinos a la explotación socialista del campo.”

  20. Este post me ha gustado mucho como idea filosófica, el articulo de Morris que Iroel deja es una “joya”, que en su momento leí, pero a veces uno de tanto leer, pasa por alto estas cosas tan bien hechas, como todo, tanto en lo que plantea Morris como Carlos hay puntos que no comparto, pero trato de concentrarme en las cosas que me aportan y no tanto en los detalles.
    Carlos Dice: …”El único modo de que el “viejo país” no sea aniquilado en un futuro por el “nuevo” es rejuvenecerlo, enterrar al fantasma soviético, rehacer las estructuras, volverlas más fuertes, ganarle la batalla al capitalismo dentro de su propio suelo: no solo con regulaciones, sino por competencia. En Cuba más que una guerra de símbolos existe una guerra de modos de distribución de la riqueza. Es en ella en la que más debemos centrarnos.”
    Yo creo que este es un punto importante y no solo para Cuba sino en general para este Mundo despiadado, el tema es, como hacer para que la industria socialista sea más productiva, más eficiente, y pueda pagarle mejor a la gente, etc, en ese sentido se han escritos otros post, y ha habido cambios constantes buscando las reformas concretas necesarias en cuanto a la organización de las empresas para que produzcan más y mejor, o para que presten un mejor servicio, en caso de que a eso se dediquen, eso es por un lado, que depende fundamentalmente de nuestra creatividad, flexibilidad y apoyarnos en “no descubrir el agua tibia” sino en experiencias empresariales exitosas adaptables a nuestra idiosincrasia y condiciones económicas especificas, pero por otro lado se necesita de inversiones directas para la modernización de los medios de producción existente, en muchos casos muy obsoletos, para sacar de ellos una mayor productividad. Ahora sin la primera condición, la segunda no traerá mayor avance y bienestar, y sobre las inversiones nuevas pesa un bloqueo, que es una roca en nuestro camino.
    Por estos días estuve leyendo sobre el contexto y lo que más tarde sucedió a partir de la “muerte” ( o “asesinato”) de Stalin, que un día como hoy pero hace 65 años, el hombre se fue acostar, y cuando amaneció, fue encontrado en el piso, con una parálisis en el brazo derecho y el pie izquierdo, para después de una muy tarde atención medica (con un trasfondo que no vale contar) muriera el 5 de Marzo de 1953 a las 22.15 de la noche. Ustedes dirán pero esto que tiene que ver con este post, bueno, en el conocido “discurso secreto” de Nikita Jrushchov (que no fue tan secreto, salvo al inicio), después de la muerte del líder hasta ese momento, hay una constate que se percibe y es cuando “el gran jefe”, obvia durante años, no solo la “discusión” con las bases sino inclusive con los dirigentes más cercanos y por tanto se pierde la perspectiva de lo que sucede en la realidad, por suerte ese no ha sido el caso de Cuba, a pesar que a veces hemos sentido “lentitud” en las tomas de decisiones, pero como bien dice Morris ( y no porque lo diga ella, por supuesto)
    …”En primer lugar, Cuba fue capaz de mantener una red de protección a la sociedad durante la crisis, en agudo contraste con los otros. En el contexto particularmente severo del shock externo de la isla y el medio ambiente externo hostil, su compromiso con la provisión de bienestar universal, sin duda, sirvió para limitar las dificultades sociales. Vinculado a ello ha estado el proceso de amplia consulta popular, sobre todo en tres momentos críticos-el comienzo de la crisis, el proceso de estabilización, y el preludio de la nueva fase de ajuste de Raúl Castro.”

    Y en ese sentido el temor de Carlos, de que “el viejo país” sea aniquilado por un supuesto “nuevo”, (que de nuevo no tiene nada), se logra si la dirección del país mantiene como hasta ahora una discusión franca y sincera con el pueblo, ahí esta la fortaleza y hay que explotarla al máximo.
    Saludos

  21. Me gustaría que Orlando terciara en esta discusión para elevar su altura y calidad. Y muy certero el comentario de Salvador que explica las reacciones de algunos comentaristas. Saludos.

  22. Pero en todo esto no se trata ni de intenciones ni mecanismos milagrosos, es de pensar Cuba como cual: Haiti, Santo Domingo o Puerto Rico. No, no, no. Como Mexico lleno de fosas clandestinas o Guatemala mas o menos igual, del salavador o Honduras no se puede ni hablar, Nicaragua con su lucha y a punto de entrega en vigor la NICA ACT y costa Rica y panamá dedicados al comercio de drogas como industria fundamental.
    Al Sur ni echar un vistazo porque ni Bolivia resistira mucho tiempo la presión del terrorismo financiero que ya comienza a subir la tasa de interés. Colombia tiene el ejercito en la calle y tanto Brazil, la Argentina y Chile mas o menos igual y con Ecuador reclutando un ejercito especial por lo que pueda venir. y es seguro enfrentar la poblacion en crisis.
    En pocas palabras no es lo que se quiera hacer, es lo que se pueda y te dejen hacer.
    Fidel una vez explicaba que Cuba no necesitaba que nadie fuera a decirle como se criaban pollos, lo que necesitaba era la posibilidad de comprar la comida para los pollos, por cierto en un tiempo que hasta la harina del pan de la población no se podía comprar libremente.
    O acaso hay tontos que creen que la experiencia cubana de medio siglo ha sido inútil, no lo inútil ha sido el esfuerzo al enfrentar un maquinaria de odio que esta por encima de las posibilidades del pueblo cubano.
    Cuba sufre de desencanto ante la impotencia de no poder vivir como siempre se ha deseado y por dolerle tener que convertirse en un Mexico o un Haiti.
    Y esos pueblos no son culpables, todo es la misma enfermedad.

  23. disculpen…
    Y en ese sentido el temor de Carlos, de que “el viejo país” sea aniquilado por un supuesto “nuevo”, (que de nuevo no tiene nada), se logra si la dirección del país NO mantiene como hasta ahora una discusión franca y sincera con el pueblo, ahí esta la fortaleza y hay que explotarla al máximo

  24. ” Desde que un ser humano aprendió a escribir y divulgar sus palabras, nunca faltó otro que quisiera borrarlas, destruirlas, hacerlas desaparecer de la faz de la Tierra. ”

    Federico Andahazi
    6 de junio de 1963
    Buenos Aires, Argentina

  25. al blog la pupila insomne , a mi estimado, hermano y amigo , aqui en mi Corazon , publicamente, te pido perdon.
    tienes razon , utilize en el comentario letras mayusculas , y es como si gritara,pero te pido encarecidamente que disculpe y sepas perdonar a mi voluntad y a mi propia verdad de in ciudadano cubano , que cometo mis errors pero en el animo de que no se muerda mas la mano a una revolucion noble y desinterezada porque desde el mismo 1959 cuba y nuestro pueblo cubano de pie, vivimos como unos verdaderos seres humanos.
    gracias a fidel castro ruz y a sus 12 hombres.
    me alejo un poco porque la verdad mia me costaria mas a mi y persona que a las mismas letras mayusculas que use en este ultimo comentario., es decir ;
    quiero decir una verdad sin offender a nadie pero hay que decirla no para justificar a la misma revolucion ni al socialism sino hacer entender que nadie puede vivir en cuba mordiendole la mano al estado cubano y ahciendole responsible por todo porque es ser ingratos aquellos que no le saben reconocer los valores morales de esa revolucion , que hoy cuba a pesar de todo estos problemas, los cubanos no saben en cuba, que su isla y ese pueblo estan por encima de mas de 190paises en el mundo , aun viviendo en carencias, dificulatdes economicas y sociales, aun con una misma libreta de abastecimiento , pasando una guagua cada 5 horas y todos queriendose meter dentro del omnibus….mañana seria tarde, pero a las cosas hay que llamarlas por su nombre en el momento adecuado, y esa ,sinceramente, esa llamada al pueblo de cuba, nadie la a escrito hasta hoy ni pronunciado palabra, ‘ es por eso que el pueblo de cuba y cubadebate tienen una gran responsabilidad como esta de estar todos los dias señalando los problemas internos de cuba desde una corrupcion hasta una mala manipulacion y alterando productos como una medicina, si nos ponemos a pensar y a depurar responsabilidades entonces es cuando tendriamos que ponernos esa misma verdad en la boca y a empezar a discutir / desde cuando comenzo en cuba toda esta tortilla de una cuba nueva dentro de una vieja ? no es verdad que desde el mismo 1995 ?
    ” porque cuba ante de ese año y aun antes del mariel 1980, nadie pensaba en cuba ni en salir de cuba ni se faltaba el respeto a las personas mayors ni cualquier hombre (o) mujer podia llegar a un grupo de vecinos serios y pararse al lado de nosotros,porque eramos ciudadanos decentes,honrados y trabajadores,cumplidores , y cuando aquello hasta se compraba un calzoncillo por libreta y uno al año , ” pero habian conceptos y principios ” hoy desde el mismo 1995 se perdieron ” pero nadie dice a causa de que ” ahi esta el detalle ”
    por eso , que me retiro , conforme me fui de cuba por una ley injusta que me afecto ami en mi sentimientos, no en mi bolsillo ni economicamente.
    ! gracias hermanos y hermano usted iroel sanchez1 un abrazo , no simplemente un saludo. un abrazo fuerte de un hermano.

  26. He repasado algún discurso de nuestro querido Fidel respecto a la temática que nos ocupa en este post de Carlos y he encontrado algunos extractos que Fidel pronuncio allá en el año 1967 en Santiago, son palabras que quedan desfasadas en cuanto a la estructura y necesidades en aquellos años, hace cincuenta y uno ya, pero el discurso no pierde argumentación y como siempre Fidel pone el punto en la i. Digamos que habla del “país viejo” pero en realidad siempre ha existido uno “viejo” y otro “joven”.

    Fidel Castro, Santiago 1967 … estas son cosas que es necesario que nuestro pueblo se vaya planteando, no sea que mientras una parte grande del pueblo realiza esfuerzos cada vez mayores, esfuerzos cada vez más heroicos y titánicos por elevar las riquezas de este país, haya un sector que no piense en nada de eso, sino de vivir parasitariamente de esas riquezas que otros están creando.
    Y no se trata ya de la explotación de los capitalistas, sino de la explotación del pueblo trabajador por los parásitos, por los que no aspiran a crear riquezas, sino a inventar la forma de cómo reciben de esa riqueza la mayor proporción posible con el menor esfuerzo.
    …Y la Revolución ayuda al débil, ayuda al enfermo, ayuda al anciano, ayuda a todos los que lo necesitan, y nuestro pueblo trabajará siempre gustoso por ayudar a los que lo necesitan, y ayudarlos generosamente; pero nunca para ayudar a los parásitos.
    Esto no quiere decir que la Revolución vaya mañana a decretar una ley prohibiendo todas esas actividades parasitarias. No. La cosa hay que tomarla con calma, y lo primero de todo es empezar a tener conciencia del problema.
    Y lo que resulta es que muchas veces una actividad parasitaria surge donde hay una deficiencia en la economía estatal, o donde un servicio no se presta debidamente. Porque lógicamente si cualquier servicio, digamos las tintorerías, no funcionan bien, nada tiene de extraño el que empiecen a surgir multitud de pequeñas tintorerías. Si en un lugar donde hay mucho calor y donde se congregan numerosas personas, los organismos correspondientes del nivel municipal, o regional, o nacional, no son capaces de poner allí un poco de limonada con hielo, surge el parásito y pone allí —comprando el azúcar en la bodega y el limón donde sea— la limonada con hielo.
    Si nuestras industrias, empeñadas como es lógico en producir infinidad de cosas que son muy importantes: arados, gradas, combinadas, centros de acopio, etcétera, etcétera, se olvidan de producir escobas, como hay cientos de miles de familias que tienen que barrer la casa todos los días, si no hay escobas entonces surgen multitud de pequeños productores de escobas ganándose 30, 40 y 50 pesos diarios, vendiendo escobas al precio que les da la gana.
    Es decir que son dos tipos de males que se juntan: la ineficiencia de nuestra economía, o de ciertas ramas de nuestra economía; la falta de agilidad de flexibilidad, de inventiva, de imaginación, para resolver muchos de esos problemas, que son problemas de la vida cotidiana. El país no puede prohibir la fabricación de escobas mientras nuestra industria ligera no fabrique escobas; pero está visto que si fabricaran escobas no habría que prohibir nada, porque los productores de escobas quedaban fuera del mercado. (..)

  27. Este artículo refleja mi gran preocupación por Cuba, serán capaces los cubanos de detener esta emergente desigualdad de los dos países?

  28. Pingback: El avance del “nuevo país”. Por Carlos Ávila Villamar | argencuba

  29. Hoy tuve el tiempo necesario para leer este artículo y muchos comentario a su alredeedor. Lo primero que debo exponer es su semejanza con el libro “Socialismo traicionado” (2004) de los estadounidenses Roger Keeran y Thomas Kenny, sobre las causas que provocaron la caída de la URSS, especialmente el capítulo que se titula “La segunda economía”, página 88. (Recomiendo su lectura.) Ya antes, en largo comentario expliqué adónde nos podía llevar la Segunda Economía y cómo la Tercera Vía no entra en Cuba solo por las redes sociales, sino que tiene sus gérmenes en todos los países donde existe el delito económico. Eso escribí entonces, lo escribí en un libro más recientemente y lo mantengo ahora.
    Se impone comprender, asimilar no una “guerra de modos de distribución de las riquezas” , sino como afirmaron algunos comentaristas, el país opera con una economía de la guerra; una economía que se viene defendiendo, a cada paso, de los miles de obstáculos que le han impuesto los imperialistas desde el mismo año 1959. Si en un momento se llamó “período especial” con opción cero, hoy la opción no es cero, pero sigue siendo muy disminuida. Y de lo que se trata es de resistir (digámoslo por lo claro). Pues a la propiedad privada no se puede renunciar aunque lo quisiéramos. Y Cuba no es la URSS. El pueblo soviético no tenía en los 90 la cultura política que tiene el pueblo cubano hoy (lo sé porque viví y estudié allí – más datos para facebook)…
    Por último, no me gusta el pesimismo del artículo en cuestión, pero vale para alertarnos.
    Saludos.

  30. Muy buen artículo, gracias Iroel por compartirlo, Felicidades, Carlos por tan importante tema escabroso y difícil.

  31. Tocororo, exactamente cuáles de las actividades por cuenta propia denominas parasitarias? A los fabricantes de escobas? Para mí los parásitos son los delincuentes revendedores y los burócratas. ????

  32. Hay un error aqui..las empresas no forman parte del sector presupuestado..aunque el sector presupuestado si tiene empresas para garantizar sus niveles de abastecimiento. Igual, en el sector presupuestado sigue habiendo déficit de personal (como maestros) y exceso de otros personal *como secretarias. He trabajado en empresas donde hay una sola secretaria, la del director general. LOs otros directores, no tienen. Y además, sigue sin estar a la vista un aumento salarial para esos sectores que no producen bienes, pero que garantizar la organización y el crecimiento social…incluso siendo pequeños sectores. Alli caen desde los maestros y profesores, hasta los periodistas (estos últimos ganan menos que el salario medio), pasando por los funcionarios gubernamentales…

  33. Criollo, no había visto tu comentario y por alusión te respondo.Parásito según definición, un parásito es un organismo que vive a costa de otra especie. El parásito utiliza a su anfitrión para cubrir necesidades, como puede ser la obtención de alimento, agua, calor, protección o ventajas reproductivas que permitan o mejoren su supervivencia. El parasitismo es una interacción biológica de simbiosis entre dos organismos en la que uno de ellos, el parásito, vive dentro o sobre el otro y obtiene beneficio de él. El otro organismo, el hospedador o anfitrión, obtiene un perjuicio. Por ejemplo, el piojo es una especie de ácaro parásita del humano; vive sobre el cuero cabelludo dónde obtiene un hábitat protegido y alimento de la sangre humana.
    Con esta definición de parásito se puede ver muy claro a qué tipo de fabricante de escobas se refiere el ejemplo dado por Fidel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s