José Martí: La vanguardia política y el Partido forjador de la Revolución. Por Alfonso Alonso


El héroe nacional de Cuba es admirado no solo por la universalidad de su pensamiento y la hondura de sus concepciones teóricas en las más diversas dimensiones de la vida social que le tocara vivir.

En la postrimería del siglo XIX aparecen nuevas corrientes de pensamiento y escuelas que sustentaban nuevas aprehensiones de la realidad capitalista, en su tránsito veloz hacia el imperialismo, su fase superior de manifestación histórica.

En tal contexto complejo Martí se percata de algo poco revelado en él: la necesidad de un detenido estudio y síntesis del pensamiento revolucionario para la comprensión de la necesidad histórica de conducir por vías diversas los procesos de liberación nacional y los democrático y populares como antesalas de la búsqueda de toda la justicia social posible en una fase superior de las revoluciones: la Revolución de los Proletarios en alianza con otras fuerzas trabajadoras.

Muchos comienzan hablando de la necesidad del partido para conducir la lucha y la revolución, lo que no tiene igual fuerza es el análisis previo, que revela el proceso en el cual José Martí comprende el papel de la vanguardia política de las revoluciones. Vanguardia que cumplirá tareas históricas previas: aglutinar su membresía, orientarla, organizarla para la lucha y luego forjar las alianzas necesarias con otras fuerzas capaces de ponerse del lado de los trabajadores, de los humildes, de los deseheredados y hasta de los ¨condenados a 100 años de soledad¨como los acuñara García Márquez.

Viene de lo profundo de la conciencia social colectiva del pueblo cubano, sojuzgado por el poder colonial español la misión que Martí previera para el Partido Revolucionario Cubano.
Se conoce que no es posible una revolución que no dignifique la justicia o que garantice la justicia de la dignidad. Ese es el sentido humano de la revolución.

En las Bases del Partido Revolucionario Cubano se señala:
“Articulo 5 El Partido Revolucionario Cubano no tiene por objeto llevar a Cuba una agrupación victoriosa que considere la Isla como su presa y dominio, sino preparar, con cuantos medios eficaces le permita la libertad del extranjero, la guerra que se ha de hacer para el decoro y bien de todos los cubanos, y entregar a todo el país la patria libre” ..

En carta a J.A. Lucena, emigrado cubano en Filadelfia, escribe “el decoro sobre todo, que vale más que la hacienda”. La dignidad es en Martí un valor superior a cualquier riqueza material.

Si bien el decoro es un valor insuperable, la justicia también lo es. No concibe dignidad y justicia aisladas, la primera presupone a la otra y viceversa. Ser justo es la mejor manera de ser digno.
“… el cumplimiento estricto de la justicia, será, sin embargo, la más inmarcesible de las glorias”.
Considera la justicia como un valor íntimamente ligado al poder.

En la vida práctica de las ideas, el poder no es más que el respeto a todas las manifestaciones de la justicia, la voluntad firme ante todos los consejos de la crueldad o del orgullo.

No es posible avanzar sin cultivar los valores sociales que han de hacer del hombre un ser digno y justo. El hombre posee en su interior las potencialidades esenciales para lograr sus proyectos de vida, todo está en el empeño que ponga para llevarlo a cabo.

“La inteligencia tiene dos fases distintas: la de creación y la de aplicación: cuando aquélla no se une a ésta, hace desventurados y mártires, enfermos incurables del dolor perpetuo de la vida: la de aplicación, con ser menos noble, es más adecuada y necesaria a la existencia: una y otra mezcladas, son el germen escondido del bienestar de un país.” 

Estas son algunas lecciones que la historia de Cuba nos deja un inestimable caudad de enseñanzas para las actuales y nuevas generaciones de revolucionarios. Y en ella el pensamiento del apóstol tiene una vigencia particular.

21 pensamientos en “José Martí: La vanguardia política y el Partido forjador de la Revolución. Por Alfonso Alonso

  1. Y bajo ningún concepto podemos permitir que se rebaje, denigre o descalifique la figura y el ideario martiano, inspirador de nuestras gestas de liberación nacional. Al leer estas líneas debemos tener presente lo que se relata a continuación:
    Un insulto a Martí concierne a toda nuestra sociedad, Fernando León Jacomino
    http://www.lajiribilla.cu/articulo/un-insulto-a-marti-concierne-a-toda-nuestra-sociedad.
    La Miss Marta María Ramírez, quien dice ser “comunicadora” es una escribiente mercenaria del sitio DDC que sufraga NED/CIA. Figura como “feminista y periodista independiente” y algunos del patio han optado por apañar la conducta de esta ‘administradora’ del muro de este engendro a la lumière
    Saludos

  2. Pingback: José Martí: La vangardia política y el Partido forjador de la Revolución. Por Alfonso Alonso | La pupila insomne | angelgodoy78

  3. Muy bien. La imagen de Fariñas es la mejor compañía para tan buen análisis . Saludos para ambos.

  4. Poco a poco se irán develando las verdaderas motivaciones, los ardides y los asociados de estos señoritos (as) que preparan el terreno y tantean las aguas para instalar en nuestro seno matrices, conceptos y conductas neocontrarrevolucionarios que socaven los cimientos de nuestra Revolución. Si ahora la emprenden contra nuestro Apóstol, ¿qué o quiénes vendrán después?
    Me he puesto a revisar el FB y el Trino de estos señoritos (as) y salen a relucir, entre otras cosas que dejaré para otros comentarios, la presencia de Yoani Sánchez, Luz Escobar, Contando a Cuba (programa de emisora/portal contrarrevolucionario), DDC, OnCuba etc. Nada de esto es casual: ni el foro escogido, ni la sincronización con la Cumbre y la política guerrerista anticubana y antibolivariana de la actual administración yanqui, ni la desverguenza, el coismo, el yoismo y el individualismo que pretenden sembrar como valores en nuestra juventud.
    Nadie se debe dejar engañar o seducir por los afeites, polvos y hierbas de esta pandilla de inservibles en momentos en que se desata una ofensiva contra Cuba, Venezuela y otros movimientos y figuras que estorban la hegemonía capitalista.

  5. Decoro es el significado más elevado para expresar las más altas virtudes en la persona, junto con la ética y dignidad, sin estos contenidos no tendría sentido ninguna revolución, en Martí estos conceptos además del más puro anticolonialismo en la época y que llegó a intuir en lo que devendría como antiimperialismo, fueron la nave que llevó a Martí a convertirse en el mayor símbolo de la patria cubana, en el apóstol cubano, que dio contenido al decoro tal y como Fidel dijo: “Martí nos enseñó su ardiente patriotismo, su amor apasionado a la libertad, la dignidad y el decoro del hombre, su repudio al despotismo y su fe ilimitada en el pueblo. En su prédica revolucionaria estaba el fundamento moral y la legitimidad histórica de nuestra acción armada. Por eso dijimos que él fue el autor intelectual del 26 de Julio”.

    Entender Cuba sin Martí y sin Fidel no sería posible, los dos se complementan, y Fidel se convierte en su mejor discípulo, martiano y fidelista y socialista es la verdadera esencia de Cuba. Martí creó el PRC para preparar la guerra contra España y alcanzar la independencia, y Fidel junto con otros revolucionarios, hizo lo propio con el movimiento 26 de julio, y alcanzar ahora sí, la definitiva independencia del otro imperialismo amenazador a 90 millas. Había que ir de frente contra aquellos “problemas o elemento nuevos” intuyo Martí (Imperialismo yanqui y los siempre anexionistas (vendepatrias y lamebotas de hoy en día) y había que ir organizados, con táctica, estrategia y organización. Martí nunca renunció al concepto revolucionario de lucha armada, Fidel fue su mejor discípulo en eso también. Quien lea el concepto de revolución por Fidel, esta bebiendo la esencia de Martí.

    En 1884 Martí en una carta a Gómez le decía entre otra cosas: “Ser culto es el único modo de ser libre”.. otro principio revolucionario…
    Martí imprimió al PRC como guía, para garantizar el cumplimiento de todos los principios, Fidel lo hizo con el PCC como garante de todos los principios revolucionarios. El PCR era el pueblo de Cuba, la ética y la disciplina, eficiencia y honradez, estos principios ya era un muro contra la corrupción… Por esto y por mucho mas, entender Cuba sin Martí y sin Fidel no sería posible.

    Por todo esto, como dice Alejandro en su aporte, jamás vamos a permitir de ninguna manera que se rebaje, denigre o descalifique la figura y el ideario martiano, porque sería entregar Cuba al enemigo, a la prepotencia y ambiciones anexionistas, dejaríamos de ser antiimperialistas para convertirnos en vasallos y Cuba no nació para ser vasallo de nadie, Cuba nació para ser libre, soberana, independiente y antiimperialista, Martiana, Fidelista y socialista. Insultar a Martí es insultar a la esencia de la patria. Gramma http://www.granma.cu/hoy-en-la-historia/2018-03-11/la-afrenta-a-josemarti-no-solo-fue-de-los-marines-yanquis-11-03-2018-09-03-05

    Agradecer también la aportación de Arturo Menéndez con la reflexión de reflexión de Luis Toledo Sande.

  6. Tocororo, excelente comentario, como siempre, el cual suscribo plenamente, junto con el texto de Toledo Sande que nos brinda Arturo y nos precave contra “esas balas ominosas” dirigidas a Martí, encarnación antiimperialista, anticolonialista y anticapitalista por antonomasia, cuyo mejor discípulo, estratega y constructor de su pensamiento es Fidel. Y Fidel es Martí de nuestro tiempo, e injuriar a Martí es también injuriar a Fidel.
    Nos dice Toledo Sande: “Los promotores de tan dolosas maniobras, condenadas al fracaso, siguen criterios “posmodernos” según los cuales la historia es un mero relato o simulacro, pero cuentan con que, si lograsen borrar a Martí [Fidel], minarían gravemente los pilares históricos de Cuba.” Y nuestra Revolución, martiana, fidelista, socialista, comunista, se iría irremediablemente a bolina.

  7. Aunque en esta entrada no está plasmado directamente imagino que el tema sirve como para marcar el territorio ante la censura al film “Quiero hacer una película” del joven cineasta cubano Yimit Ramírez en la muestra de cine joven, las instituciones oficiales acusan de “irrespetuoso con los símbolos patrios” y por ello cuestionan su exhibición. Los jóvenes cineastas que manejan esa muestra consideran la posición del ICAIC como institución rectora del cine cubano oficial como irrespeto a ellos como realizadores. Digo oficial porque en estos momentos todos sabemos que existe una red de casas productoras, servicios de producción, técnico y de todo lo relacionado a la forma que se logra hacer cine de bajo presupuesto, que desde hace muchísimo tiempo de manera privada y eficiente participan en lo que hoy se produce de cine en Cuba. Una deseada nueva ley de cine que fue tema de reuniones y grupos de trabajo por varios años languidece en las gavetas de los funcionarios gubernamentales, todos asumían serviría para poner e imponer el marco legal de esta industria en sus nuevas condiciones y esa nueva forma de hacer cine a partir de las realidades actuales de la era digital y la democratización de los medios de información y la internet.
    Siguen mirando del árbol solo las ramas, y claro está podando esas que se interponen en el camino oficial y el discurso de gobierno, apostando por un futuro de todos y para todos en donde solo unos pocos pretenden decidir cómo, acciones como estas creo yo muy poco aportan al necesario dialogo de futuro. Sin intentar entender y buscar crear puentes, y no muros que bloqueen y compliquen la posible comunicación entre generaciones y esos diferentes modos de entender y lograr este nuevo país que tiene que resurgir, seguiremos posponiendo el futuro.
    Aquí el problema real no son los símbolos patrios que creo muy pocos han podido ver en qué contexto fueron “irrespetados”, o esa bandera de la estrella solitaria que hoy vemos una joven cubanoamericana muestra en su hombro en un discurso el territorio del enemigo, o ese escudo o la palma real que nos acompañan toda una vida. Es como hacer que se cumpla que como profesa en la constitución del país “la ley de leyes de la República este presidida por este profundo anhelo, al fin logrado, de José Martí: “Yo quiero que la ley primera de nuestra República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre”.

  8. Por fin Don Llivio, “aquí el problema no son los símbolos patrios”, en efecto trasciende el irrespeto y la irreverencia a estos- que merece reprobación y rechazo- y apunta hacia las esencias de nuestra razón de ser como nación soberana e independiente. Y el emprendedor o cacharrero de marras, porque no es otra cosa que un cretino mercader, se cuestiona “¿por qué el tocororo, la palma, el escudo, el himno?” devenidos para él en simples mercancías, al igual que Martí, nos tienen que gustar…

    ¿Y quiénes son los referentes ideológicos de este mercader a través de los cuales dice conocer a Martí? No hay que ir muy lejos. He aquí su respuesta:

    “Ahí encontré mucha información que no me habían dado en la escuela. Mi amigo Eliecer Jiménez Almeida (que aun vivía en Camaguey) me presentó a Rafael Almanza, probablemente de las personas vivas que más ha leído a Martí y que incluso ha descubierto textos inéditos en sus investigaciones. Rafael Almanza es un poeta y escritor censurado que para ir a su casa tienes que ir acompañado de un amigo suyo, si no no te abre la puerta. Rafael me contó conclusiones a las que había llegado de haberse leído TODOS los libros de historia de Cuba escritos tanto por cubanos como españoles, antes y después de la revolución. Él, por ejemplo, me dijo que le molestaba mucho que tratarán a todos los héroes como iguales, que el único impecable era Martí y le parecía fatal que lo compararan con otros “que no le llegaban ni a la chancleta”. Rafael me dio cartas (las tengo y están en internet) en que Gómez y Maceo criticaban y tildaban de “afeminado” a Martí (de ahí la caricatura de garrincha). Me mostró y habló de muchas cosas que harían de esto una enciclopedia.”

    A confesión de parte, relevo de pruebas. Nullam expertus per confessionem…

  9. Son capaces de estar pensando derribar todas las estatuas de Marti que hay en el pais, ya sabemos como se las gastan con su concepcion del libre pensamiento. Como mal pensado creo que habria que preguntarle al ” joven artista ” quien le suguirio y pago por meterse en esa candela, una candela porque tocar a Marti es herir a toda Cuba.

  10. Sr. Alejandro no me considero que tengo conocimientos para hacer grandes valoraciones de figuras que han trascendido la historia cubana y la épica de la nación, y mucho menos para denigrar a este realizador de la forma que usted la ha hecho, pero le pregunto por curiosidad, ha visto el audiovisual en donde las autoridades dicen que el autor “irrespeta a los símbolos patrios” está usted dando su opinión desde el conocimiento o desde lo que dicen que dice el material de la figura de nuestro apóstol específicamente, porque en cualquier obra de arte cinematográfica escena, ambiente y diálogos pueden complementan una intensión de su director en la obra, pero como dicen que aquí sucede, un dialogo, es capaz de echar por tierra todo lo que el audiovisual intenta expresar le pregunto. Todo lo que me ha escrito en su respuesta parte de un artículo entrevista que surge a raíz de la censura del trabajo de este muchacho, creo sería necesario ver el audiovisual primero para entender todos de que estamos hablando.
    Además, esos símbolos patrios que usted menciona merecen mas respeto que gusto, son parte de la formación de la nacionalidad cubana gústele o no le guste, así de simple. En cuanto a las figuras históricas no veo mal bajarlas de ese altar de devoción idealista y conocerlos como para admirarlos desde un plano más terrenal, más humano, que siempre implica entenderlos en el mundo que les tocó vivir en su momento. Casi todos los grandes hombres que han marcado la historia de la humanidad y Martí para el pueblo cubano como uno de ellos, dejan muchas pensamientos y formas de enfrentar retos y la vida en sí pero siempre hay que leerlos en su contexto y entenderlos en su momento histórico.
    En estos temas soy un atrevido honestamente, pero la experiencia vivida con interpretaciones de películas controversiales cubanas y esa típica hiper reacción de las autoridades a temáticas nuevas y contestaria de la Cuba que usted y yo hemos vivido, me pone siempre en alerta del siempre peor remedio que representa el exceso, no hace mucho vi online la película cubana también censurada en su momento Santa y Andrés, y honestamente esa vieja filmografía cubana de la que mi padre fue parte, creo sigue siendo un referente altísimo para el poco y demasiado trillados temas que el cine cubano actual logra realizar.

  11. Gracias Iroel.
    D. Livio, qué bueno valore la filmografía en cuya creación intervino su progenitor y la coloque en el sitial que se merece. Jamás será “vieja”. Uno de nuestros mejores documentales es el “David” (1967) de Enrique Pineda Barnet donde su padre es uno de los camarógrafos.

  12. yo me preocup más por el orden de cosas que hace que jovenes cultivados, educados, inteligentes e inquietos generen obras tan lamentables y creo que la forma en que se ha manejado esto es muy torpe, la censura es siempre la peor respuesta y genera mas problemas politicos de los que resuelve. Creo que el problema mayor es que la institucion tiene que desentenderse un poco de estas “creaciones” y dejar que sea la sociedad y la critica las que hagan pure de talco estas propuestas, salirse de la Muestra, dejar de ser juez y parte, entender que no puede impedir que bodrios como este sean filmados aunque sí jerarquizar lo que se pone en sus salas, y escoger lo que se pone en ellas sin ser parte, acabar de entender que vivimos otra epoca, que no pueden impedir que se filme cualquier cosa, que los jovenes hagan su Muestra inclusoal margen de la institucion y dejar claro que lo que no guste a la institucion no contara con su apoyo ni se xhibira en las salas, sin trauma, como en el mundo entero y los jovenes a jaaugar con las reglas de juego duras y puras y las cartas sobre la mesa; el cine independiente no se exhibe en los circuitos comerciales del mundo porque a los duennos no les da la gana y punto, no?

  13. ¿Y su propuesta Horacio no equivaldría a dejar que el mercado se convierta en regulador y árbitro de la creación artística?
    En este joven había dolo, premeditación y alevosía: no fue el “orden de cosas” de la institucionalidad lo que indujo a cometer esta pifia, sino su ánimo oportunista de “disidente botellero” (término acuñado por el escritor J.A. Hernández)
    P.S. El cuento “A la Deriva” de Horacio Quiroga era uno de mis preferidos durante la secundaria.

  14. Pingback: José Martí: La vanguardia política y el Partido forjador de la Revolución. | argencuba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.