El caso Skripal, escape(provisional) para May y Trump. Por Ángel Guerra Cabrera


Donald Trump se ha unido a la putinofobia de Theresa May al expulsar 60 diplomáticos rusos de suelo estadunidense. La más grande de representantes de Moscú desde el comienzo de la guerra fría. Recapitulemos.

El 4 de marzo aparecieron inconscientes en Salisbury, Inglaterra, Sergey Skripal, oficial de inteligencia militar ruso devenido agente inglés, y su hija Yulia, de nacionalidad rusa. Condenado en Rusia por su labor de espionaje a favor de Reino Unido, el agente salió de la cárcel gracias a un canje de espías y se estableció en Inglaterra. Los Skripal mostraban graves síntomas de intoxicación y fueron remitidos a un hospital donde permanecen en estado crítico.  El 6 de marzo, el atrabiliario Boris Johnson, secretario británico del exterior, dio a entender que Moscú estaba implicado en el intento de envenenamiento de los Skripal y cuestionó la participación de su país en el mundial de fútbol de Rusia.  El 12 de marzo, la conservadora premier May dijo ante el parlamento británico que era “altamente probable” que Moscú hubiese sido el autor del envenenamiento de los Skripal “con un agente nervioso de graduación militar” del tipo que desarrolla Rusia, conocido como Novichok. May dio un ultimátum de dos días a Moscú para explicarse y amenazó con adoptar medidas severas si el Kremlim no daba una respuesta satisfactoria.

El canciller ruso Serguei Lavrov puntualizaría que Rusia no proporcionó la información exigida debido a que no había obtenido ninguna muestra del agente neurotóxico utilizado contra Skripal. El jefe de la diplomacia rusa afirmó que según la Convención sobre Armas Químicas, el Reino Unido tenía que haberse dirigido directamente al país sospechoso de haber utilizado la sustancia, proporcionándole acceso a la misma.

Duramente censurada en su propio partido por su pésimo manejo del Brexit y desesperada por huir del descrédito interno que le ha ocasionado, May vio en el envenenamiento de los Skripal la más socorrida puerta de escape a su crisis interna. Por eso no dudó en culpar a Rusia pese a que Scotland Yard ha dicho que la investigación tomará muchos meses y a que la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas(OPAC) tardará tres semanas solo en identificar el agente neuroparalizante supuestamente utilizado contra los Skripal.  Pero la primera ministra apenas esperó una semana para culpar a Rusia del crimen y 10 días para expulsar a 35 diplomáticos rusos de territorio británico.

No hizo Washington más que anunciar la expulsión de los rusos y atrás vinieron en cascada más de 24 miembros de la OTAN y la Unión Europea, así como Australia. Arriba de 120 funcionarios del servicio exterior de Rusia deberán abandonar los países donde trabajaban.  En eso que llaman Occidente no abundan los países independientes.

Por su parte, en Washington, el “primer ataque con armas químicas en Europa desde la segunda guerra mundial” ha venido como anillo al dedo, no importa que no se haya aportado una sola prueba de la autoría rusa. A Trump para fugarse del estrecho cerco judicial del fiscal Robert Mueller y de las crecientes acusaciones de abuso sexual de varias mujeres. A los fanáticos rusófobos como el secretario de Estado Mike Pompeo, el director de seguridad nacional John Bolton y un buen número de legisladores republicanos y demócratas porque quieren una política aun más hostil contra Moscú.

Aunque sea con este circo de mal gusto, “Occidente” ha ripostado los duros y exitosos contragolpes de Vladimir Putin en Georgia, Ucrania y Siria, que desplazan a Washington y a Israel como principales decisores en Medio Oriente. Y no sólo. La exhibición por el jefe del Kremlim de armamentos hipersónicos capaces de neutralizar el despliegue de la OTAN en sus fronteras e impactar en cualquier lugar del mundo, su estratégica alianza con China, la imposición, junto al gigante asiático de una política de diálogo en la península coreana; su arrollador triunfo electoral del 18 de marzo. Demasiado insoportable para Occidente.

Rusia fue declarada libre de armas químicas por la OPAQ.  Estados Unidos no. Y el alto jefe militar ruso Ígor Kirílov, sostuvo que “el laboratorio(de Porton Down; Inglaterra), sigue siendo una instalación supersecreta cuyas actividades incluyen… no solo destruir armas químicas obsoletas, sino… llevar a cabo experimentos”. Rusia ha negado enfáticamente las acusaciones. ¿Putin, llevar a cabo ese ataque contra un espía de cuarta vísperas de las elecciones y del mundial de fútbol?  ¡Por favor!

Twitter:@aguerraguerra

7 pensamientos en “El caso Skripal, escape(provisional) para May y Trump. Por Ángel Guerra Cabrera

  1. Reblogueó esto en Sin Oropel ni Garufay comentado:
    Los comentarios mejores son los que caen de las cosas, y se hacen por sí mismos, leí de Martí en alguna ocasión y, en ésta se desprende la intensión malsana de querer acusar sin pruebas demostradas, nada más que una peligrosa tragicamedia en tiempos de modernidad al estilo de Occidente.

  2. Pingback: El caso Skripal, escape(provisional) para May y Trump. Por Ángel Guerra Cabrera | argencuba

  3. Irresponsabilidad y servilismo a USA es lo único que demuestra Londres, amén del propósito de desviar la atención sobre la crisis interna creada con el Brexit. El resto del coro formado por países europeos en torno a USA ahora con Australia? expulsando a diplomáticos rusos está muy desafinado y no va a tener éxito. Increíble que la UE de la que muchos esperaban tanto, no sea más que un simple vasallo de la mayor potencia guerrerista. Es lo que dice el artículo y lo resumo: Rusia es una gran piedra en el zapato de USA y para colmo crece. No sé dónde estarán los tanques pensantes y qué papel juegan con el gobierno de Trump, pero todos sabemos que el camino que le quieren dar al mundo no es solo contra los otros, por ese camino ellos perderán. Gracias Angel

  4. El caso Skripal en mi modesto entender no es un escape para May y Trump, es algo mucho más perverso que todo eso y lleva el cuño del vetusto, patético y las anquilosadas ínfulas imperialistas británicas, auténticos especialistas en manipulación y contaminación, nunca mejor dicho. La historia no cambia, ni la rusofobia tampoco, es más viejo esto que orinar contra la pared. El imperio ingles es el más pérfido de la historia, los anglosajones, los primos de los de América para los americanos, y los parientes lejanos australianos y se resisten a perder su influencia y además tienen en sus venas una rusofobia enfermiza por muchas razones históricas, la más cercana la II guerra Mundial tan falsificada por cierto, donde Churchill furibundo anticomunista, pensaba utilizar los ejércitos de Reich nazi de Hitler que estaban intactos en Noruega para la que hubiera sido la III guerra mundial para destruir esta vez sí, la URRS, que era el objetivo de la II guerra mundial, por eso entre otras cosas el Banco de Inglaterra apoyó y ayudó a subir al poder a Hitler, esto es algo más que demostrado, así que lo que trataron es de desgastar a la URRS porque los planes eran pérfidos y perversos, por eso desembarcaron en Normandía en junio 1944, porque los soviéticos iban barriendo de nazis Europa y se habrían presentado en los límites de Francia donde no habrían pasado porque no eran imperialistas, pero para la planeada III guerra mundial por Churchill ya contaban con las bombas nucleares que tenían ya los “americanos” y que lanzaron en Hiroshima y Nagasaki, pero los soviéticos se hicieron rápido con las armas nucleares para protegerse de esos planes y comenzó la guerra fría que tan buen resultado dio a los anglosajones y piensan que ahora otra nueva guerra fría puede frenar y conseguir que Rusia ahora sea una potencia de segunda, porque los dueños del mundo son ellos, los anglojudios ahora así entendidos. Pero no pinta bien para estos ladrillos ingleses o británicos o como se les quiera llamar porque los rusos son difíciles de atrapar y sobre todo de aniquilar que es lo que siempre han querido.

    Desde una óptica latinoamericana Trump es el nuevo emperador que sustituyó al Calígula negro, quien es peor?, qué diferencia hay entre republicanos y demócratas?, nuestro querido Raúl hizo un chiste muy recurrente a propósito de la visita de Obama Cuba, Obama no consideraba patio trasero a Latinoamérica?, no considero a Venezuela un amenaza a la seguridad nacional para EEUU con todo lo que significa esto? No siguió robando a Cuba y manteniendo el bloqueo contra Cuba?, ahora parece que Trump es la concepción del mal, el más diabólico, desde luego es el último emperador, con todo lo que significa esto pero a Trump se le ve desde lejos y otros iban disfrazados. En mi opinión hacer causa común a May y a Trump no encaja, porque tienen en común menos que los anteriores presidentes USA, distraer la atención de los ataque sexistas? eso es algo que está muy gastado, se ha utilizado muchas veces, contra JFK, Bill Clinton, en la sociedad “americana” podrida por la drogo-dependencia eso ya no tiene tanto valor ese arma que también la utilizaron contra DSK, contra Snowden, y habrá una lista larga..

    Los planes pérfidos británicos de la May y el Boris Johnson iban mucho mas allá y es recuperar el poder y prestigio perdido en occidente como máxima potencia colonial y prepararon curiosamente ellos un ataque químico en Goutha con agentes de inteligencia ingleses y ayudando los franceses empleando los yihadistas y acusar a los rusos de permitir que Bashad usara armas químicas, pero les salió mal la jugada, y todo eso coincidía con las elecciones rusas, y condenar a Rusia como estado pirata que no respeta las normas internacionales y de este modo intentar sacar a Rusia del consejo de seguridad y quitarse de una vez el veto ruso. Porque fue sustituido Rex Tillerson?, podemos interpretar de varias maneras todo esto, y como comentaba Iroel en el anterior post sobre el lado obamista de Donald Trump, a Tillerson le sucedió Pompeo y a este Gina Haspel como directora de la CIA, ya sabemos quién es ese angelito de mujer?
    Para Latinoamérica no cambian las cosas, salvo el método ahora con Trump que vuelve a ser agresivo de fuerza y menos proxit.

    Por cierto el primer ataque biológico fue contra nuestro comandante en jefe, con aquel intento del traje de buceo, infectado en las partes que entrarían en contacto con las vías respiratorias y la piel con la bacteria de la tuberculosis y con un hongo que no recuerdo el nombre y que mata descomponiendo los tejidos con una horrible agonía. Pero la guerra bacteriológica contra el pueblo cubano costó muchas vidas y sufrimientos y pérdidas millonarias a Cuba. Los Mengeles de turno siempre presentes en América.

  5. Pingback: El caso Skripal, escape (provisional) para May y Trump | Foro Contra la Guerra Imperialista y la OTAN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.