Cumbres al borde del abismo. Por Ángel Guerra Cabrera


En un planeta empujado por Washington y sus aliados israelíes y europeos hacia lo que podría convertirse en un conflicto bélica de pronóstico reservado, inicia mañana el segmento de jefes de Estado y gobierno de la Cumbre de las Américas(CA).  Las mentiras de las últimas semanas, primero de la premier británica Angela May, sobre el caso Skripal y, más recientemente, del presidente Donald Trump sobre el nunca confirmado ataque químico en Duma, Siria, recuerdan las inexistentes armas de destrucción masiva en Irak, pretexto para acometer un baño de sangre y la destrucción del Estado nacional y el patrimonio cultural en el país árabe. Curiosamente, este montaje ocurre en el momento en que el ejército sirio culmina, con sólido apoyo ruso, una arrolladora ofensiva y ha liberado al país de terroristas.

Precisamente, Trump atribuyó la cancelación a última hora de su participación en la CA a la necesidad de ocuparse de la situación en Siria y “monitorear” los acontecimientos en el mundo. En realidad, el magnate no tenía ningún deseo de visitar una región de la que quiere aislarse con un muro, a la que desprecia y para la que reserva solo ataques y amenazas, ensañado con los migrantes, su población más desvalida y vulnerable. Los medios de difusión estadunidenses esta vez parecen decir la verdad cuando atribuyen la cancelación de su viaje a la tormenta de conflictos personales y políticos, internos y externos, que lo agobia.  De la misma manera, ceder a la tentación de distraer en este momento la mirada de Estados Unidos y el planeta hacia una aventura bélica podría ser vista por el atribulado emperador como la tabla de salvación que lo exorcice de esos demonios.

Pero mientras tanto, en Lima sesiona del 10 al 14 de abril la Cumbre de los Pueblos, paralela a la cumbre oficial, que se ha hecho eco de las numerosas luchas de nuestra América contra el neoliberalismo plus. En el centro de su atención han estado la organización de la resistencia contra los megaproyectos capitalistas que arrasan comunidades indígenas, afrodescendientes y mestizas, despojan a nuestros pueblos de sus recursos naturales, estimulan el cambio climático y contaminan gravemente lagos, ríos, mares y suelos.

Igualmente, en primer plano, desde la inauguración en el teatro de la Derrama Magisterial en Lima ha sido muy combativa la solidaridad con Venezuela –excluida ilegal y arbitrariamente de la CA-, Cuba –con Fidel presente siempre-, Bolivia; y con ese símbolo de la dignidad de la Patria Grande que es el compañero Lula. Como bien dijo él a sus partidarios antes de dirigirse a la cárcel: a partir de ahora soy una idea y las ideas no se encarcelan.

Están sesionando también un foro de la sociedad civil y uno juvenil, en cuya organización intervienen la OEA y en el segundo, además, la Young American Bussines Trust, que han aplicado evidentes métodos excluyentes y antidemocráticos. Manifestados en la sesgada selección de participantes como en la composición de las mesas, cuya convocatoria ha sido un fracaso. Se dio el caso escandaloso de la exclusión de varias importantes organizaciones indígenas peruanas del foro sobre pueblos originarios y de los delegados cubanos del diálogo de los jóvenes con representantes de los gobiernos. Es elocuente el material audiovisual que muestra grandes salones casi vacíos donde se ven más meseros y personal de seguridad que delegados.

Encima, la admisión de contrarrevolucionarios, cabecillas de siglas que no convocan a nadie en Cuba y son totalmente ajenos a las luchas de su pueblo por la independencia, la democracia y la soberanía. Detrás de esta manipulación política para impedir que se expresen las causas sociales no es difícil adivinar la mano de los indeseables Luis Almagro, secretario general de la pestilente OEA, y Marco Rubio, rabioso senador de origen cubano al que Trump ha entregado el manejo de la política hacia Cuba y Venezuela. El último, con desesperados intentos de robar reflectores desde que se enteró que no asistiría el magnate.

Mañana comienza la recta final de la CA con la ausencia del presidente Nicolás Maduro, de la ejemplar Venezuela en resistencia, y por primera vez del presidente de Estados Unidos. Pero en la voz del presidente Raúl Castro se escucharán las verdades de los pueblos, esas que Trump nunca hubiera querido oír, como en las de su homólogo boliviano Evo Morales. Creadas por Washington, estas cumbres pugnan contra la unidad latinoamericana y caribeña aunque pueden servir de tribuna a los gobiernos dignos.

Twitter:@aguerraguerra

15 pensamientos en “Cumbres al borde del abismo. Por Ángel Guerra Cabrera

  1. Pingback: Cumbres al borde del abismo – Alma Cubanita

  2. Pingback: Cumbres al borde del abismo. Por Ángel Guerra Cabrera | argencuba

  3. Entrar a analizar las vicisitudes de un demente emperador anglosajón resulta muy pesado, la verdad y en este caso Ángel Guerra desarrolla muy bien sus argumentos

    Hubiera ido de cualquier otro modo el atribulado emperador Trump a Lima? Yo creo que no tenía ninguna intención de hacerlo, porque es de esos maniacos compulsivos que continuamente se lavan las manos para evitar cualquier contagio con bacterias o patógenos y para ese demente como bien dice Ángel, Latinoamérica significa riesgo de contagio, además la impresión que tiene miedos escénicos y se iban a poner de manifiesto con su presencia. Lo peor de todo es que no estamos simplemente ante una retorica amenazadora y agresora en el plano internacional, sino que el propio enfermo se ha metido en un “cul de sac”, un callejón sin salida, y parece que no le va a quedar otra que organizar una ensalada de muerte y destrucción en Oriente Medio, en la heroica Siria, de lo contrario quedaría como un bravucón de barrio y el problema que tienen ahora es que no se le vaya de las manos, porque en Siria no vale eso de “operación quirúrgica” como con el anterior fracaso de bombardeo con aquellos 58 misiles “act patriot”, ahora además parece que se lo han llevado al huerto los piratas de siempre, los ingleses y los sionistas, es decir, los anglojudios o mejor dicho, anglosionistas, por eso de que no todos los judíos son sionistas.

    Atribulaciones de un macarra empresario hostelero, convertido en emperador Calígula del norte, a quien que le gusta aquella frase de: “Recordad que todo me está permitido, y con todas las personas”…

  4. Continuando con la lista de mercenarios terroristas radicados en el paraíso delincuencial de Miami:

    CARLOS ALBERTO MONTANER
    Agente CIA, vive desde varias décadas de sus prestaciones contra Cuba. Prófugo de la justicia cubana por terrorismo, fue miembro de la red del terrorista Orlando Bosch. Apoyó el golpe de estado de Honduras. Radicado en Miami y Madrid.

    REINOL RODRIGUEZ
    Asociado a Posada Carriles: cómplice del asesinato en puerto rico de Carlos Muñiz Varela. Actual jefe militar del grupo terrorista alpha 66, tolerado por el FBI. Radicado en Miami.

    JUAN SAAVEDRA
    Terrorista cubano americano radicado en Miami, vinculado a Posada Carriles.

    LUIS ZUNIGA
    Agente CIA, terrorista, vinculado a la FNCA. Vive en Miami

  5. Pingback: Cumbres al borde del abismo. Por Ángel Guerra Cabrera | La pupila insomne | angelgodoy78

  6. Muchos esperaban un festival de racismo en un nuevo escenario para las dotes de Trump y se quedaron con las ganas, Rubio por mucho que lo intente le faltaría la facultad del desprecio absoluto a lo que piensen y sientan los diferentes porque en un final tambien es uno mas de origen latino.
    Al final todo quedara en lo mismo de siempre, descalificar los considerados malos por ser malos y agradecerle a los buenos por ser buenos y obedientes.

  7. Tocororo, también me he dado a la tarea de seguirle bien el rastro a algunos de estos personajes que se pasean por las Cumbres intentando usurpar espacios y protagonismos que pertenecen únicamente a los actores de nuestra sociedad civil en Cuba. No están en ninguna otra parte y mucho menos en Miami u otras ciudades del imperio en manos de mercenarios y apátridas. Uno de estos sujetos, Orlando Gutiérrez Boronat, figura en la nómina de los grupúsculos que han aparecido en Lima con el fin de desacreditar y calumniar a nuestra Revolución. Para realizar estas acciones en Lima emplea el engendro NED/USAID “Justicia Cuba” que pretende criminalizar a nuestros dirigientes a través de listados espurios y carteles que han sido colocados en algunos puntos de la capital peruana.
    “Orlando Gutiérrez Boronat es secretario nacional del denominado Directorio Democrático Cubano, con sede en Miami, de larga trayectoria terrorista como miembro en la organización Abdala cuando estaba fusionada al violento Frente de Liberación Nacional Cubano, que fue calificado por la CIA en su estudio “Diagnóstico y Pronóstico del Terrorismo Internacional y Transnacional” de 1976, como la organización terrorista de cubanos más activa en Estados Unidos de 1968 a 1975.
    Eso sin contar su participación en la secta Jóvenes de la Estrella y sus servicios a las agencias de Inteligencia y subversión norteamericanas, que durante décadas han tratado de derrocar a la Revolución cubana.
    Gutiérrez Boronat, recordó el fallecido periodista Jean Guy Allard, promocionó junto a Ana Carbonell, entonces jefa de la oficina en Miami de Lincoln Díaz-Balart, un reporte difamador sobre la supuesta vinculación de Cuba con los movimientos terroristas islámicos, que fue publicado precisamente en septiembre de 2001, tras los trágicos y condenables actos de terror ocurridos en territorio norteamericano, tratando de persuadir que el Washington de George W. Bush atacara a nuestro país.”
    Véase, Lázaro Barredo Medina, “Vuelve a escena “elenco” de la Brigada mercenaria “

  8. Algunos datos sobre Narco Rubio quien acaba de llegar a Lima:
    http://misionverdad.com/la-guerra-en-venezuela/marco-rubio-proviene-de-una-familia-de-narcotraficantes
    Marco Rubio proviene de una familia de narcotraficantes
    Este senador republicano escribió sus memorias en un libro que bautizó con el nombre de “An American Son”, publicado en el año 2012. En el libro asomó apenas de manera superficial que su cuñado era un comprobado lord del narcotráfico y toda la familia (de origen cubano y radicada en Miami) lo sabía.
    En una nota del Washington Post del año 2015, se da a conocer la historia de Orlando Cicilia, esposo de Bárbara, una hermana mayor del senador republicano. Cicilia era un testaferro y operador del circuito de narcóticos, concretamente de la cocaína, en tiempos de su máximo apogeo en EEUU, cuando Miami era considerada la capital de la cocaína en Gringolandia.
    Concretamente, Cicilia trabajaba para Mario Tabraue, otro narco de origen cubano, a quien se le allanó una casona llamada por los agentes federales “La mansión Playboy”, donde se encontraron drogas, armas largas y dos leopardos propiedad del capo, quien jugaba a ser Pablo Escobar. Durante el operativo en el que fue detenido Cicilia, fue detenido también Tabraue.
    Corrían casi en su ocaso los años 80, cuando Orlando Cicilia fue capturado a partir de un allanamiento a un inmueble adyacente al de la familia de Rubio. El acaudalado “hombre de negocios” que parecía ser Orlando Cicilia y su grupo más cercano, tenían sobre sus espaldas acusaciones, entre las que destacaba el asesinato de Larry Nash, un informante encubierto de lo que entonces era la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego adscrita al FBI, en 1980. Al momento de caer en manos de la justicia Orlando Cicilia (también de origen cubano), Marco Rubio tenía apenas 16 años. Pero su ambiente familiar ya era bastante “turbio”, señala el tabloide británico Daily Mail.
    Las suspicacias de los medios norteamericanos dirigidas hacia Rubio yacen en el rol que tuvo Bárbara Rubio en el auge de esa familia en los años 80, justo en tiempos de la “mayor prosperidad” de su esposo Orlando. El planteamiento es obvio: se trata de una familia que alcanzó privilegios gracias a la venia de su familiar político.
    El ascenso político de Rubio tuvo siempre esa nube negra. Reseña Washington Post que en una oportunidad el portavoz de Rubio, Todd Harris, señaló que Rubio “tenía sólo 16 años en el momento de la detención y ve esto como una cuestión familiar e íntima privada, siendo estos acontecimientos que tuvieron lugar hace casi 30 años”. En varias entrevistas y durante su ascenso político, Rubio se negó a responder a las preguntas de los medios acerca de si Orlando Cicilia proporcionó apoyo financiero a él o a su familia.
    Señalamientos de tráfico de influencias y favores a criminales
    La polémica de este caso rodea a Rubio, no por tratarse de conducta impropia de un familiar político en tiempos en que Rubio era un adolescente. La polémica recae por los eventos que han tenido lugar luego de despegar la carrera política de Rubio. El senador, integrante de la macolla cubano-mayamera más rancia, ha sido señalado de ayudar a su cuñado con beneficios judiciales empleando para esos fines su ascenso político.
    Marco Rubio alienta la intervención estadounidense en Venezuela desde el senado gringo
    Orlando Cicilia, afamado por ser uno de los operadores más conspicuos del narcotráfico en Miami, recibió mucha atención en su momento y fue condenado a más de 35 años de cárcel. Pero Cicilia cumplió apenas poco más de 12 años, salió en libertad plena justo cuando Marco Rubio ascendió como representante al Congreso de los Estados Unidos en el año 2000. Orlando Cicilia salió de la cárcel apenas cuatro días después de que Rubio tomara el cargo de diputado.
    El antiguo jefe de Orlando, Mario Tabraue, sobre quien pesaba una pena de 100 años de cárcel por sus delitos, salió de prisión en el año 2003, con apenas 15 años de pena cumplida.
    Marco Rubio en diversas oportunidades ha sido increpado por los grandes favores judiciales que recibió Orlando Cicilia, cuestión que ha negado con vehemencia. Todd Harris, vocero de Rubio, incluso ha escrito al Washington Post indicando que bajo ninguna circunstancia ese rotativo debe inferir que Cicilia alguna vez ha recibido el favor de su cuñado, pues, Cicilia y Bárbara Rubio permanecieron casados y sentimentalmente unidos durante los 12 años de encarcelamiento del referido narco.
    Según el Washington Post en los años que siguieron a la detención del narcotraficante, las familias Cicilia y Rubio “han permanecido profundamente entrelazados personalmente, financiera, política y emocionalmente”. El equipo político de Rubio se quejó con vehemencia cuando el caso “olvidado” de Cicilia fue objeto de un informe en 2011 por la red de televisión en español Univisión, lo que quiere decir que el senador es un practicante abierto de la censura en su propio país. Al día de hoy Orlando Cicilia ha sido visto públicamente como parte del equipo político de su cuñado.
    La obsesión con Venezuela
    Marco Rubio es el principal promotor, junto a Ileana Ros-Lethinen, del asedio a Venezuela desde el senado norteamericano. Ambos son agentes del caos y promueven una agenda muy activa que se desplaza desde Cuba hasta Bolivia. Sus objetivos son los países del ALBA y actúan con especial énfasis sobre Venezuela.
    Los señalamientos de Marco Rubio hacia Venezuela han sido: 1) la denuncia de “asesinatos y encarcelamientos políticos” por parte del gobierno venezolano, 2) la existencia de una “red terrorista islámica que compromete la seguridad norteamericana”, con patrocinio venezolano, 3) la denuncia de “un cártel del narcotráfico en las más altas esferas del chavismo”, 4) la existencia de una “dictadura” en Venezuela. Todos estos señalamientos, caracterizados por su estridencia y por ser presentados en medios de comunicación, sin ningún tipo de pruebas, alentando siempre la intervención a Venezuela.
    La más reciente actuación de este lobbysta ha sido la de criminalizar a Venezuela y a su dirigencia creando antesala para Lilian Tintori en la Casa Blanca, presentándola ante Donald Trump como una pobre mujer cuyo esposo es una “víctima de la dictadura, un preso político”. Lo que vemos acá es a un turbio criminal político, cuyos antecedentes familiares se entretejen con un muy denunciado tráfico de influencias y encubrimiento a factores criminales. Cuestión que lo desdibuja como un desinteresado político en ascenso dedicado a la defensa de la democracia.

  9. Marco Rubio, esposo de colombiana, cuñado de narco y socio de Uribe
    http://www.contrainjerencia.com/?p=114978
    Este texto publicado del investigador Jean-Guy Allard en CONTRAINJERENCIA hace un año – en marzo 2015 – es aún más interesante leido hoy cuando el personaje se encuentra entre las vedettes de la carrera a la presidencia de EEUU. Se puede añadi al texto un detalle insolito: la esposa de Rubio, Jeanette Dousdebes, 42 años, es colombiana.
    JEAN-GUY ALLARD – En Washington, hubo chistosos que llamaron “Narco” Rubio al senador Marco Rubio por su amistad con el colombiano Álvaro Uribe. Pero la relación cada vez más fuerte del político de la Florida con el expresidente de Colombia se convirtió poco a poco en una alianza que ahora hace fruncir el ceño a más de un observador.
    Es que Rubio y Uribe, además de ensañarse contra Venezuela y sus aliados, llevan episodios en su historial que les vinculan, de una manera u otra, al narcotráfico… lo que abre bien grande la puerta a delicadas conjeturas.
    Hay un suceso de su vida familiar que marcó la adolescencia de Rubio de manera indeleble. Y del cual se niega a hablar. Hace un par de años, el programa televisivo Univisión Investiga se encargó de recordárselo.
    Cuando tenía 16 años, la policía irrumpió en su universo, en el medio de la operación antinarcóticos más importante de 1987 en el sur de la Florida, para nada menos que arrestar a su hermana Bárbara y su esposo, Orlando Cicilia.
    De acuerdo con documentos públicos revelados por Univisión, la fiscalía federal de Miami ordenó la confiscación de la casa de Bárbara por ser usada para “actividades criminales”. Por lo mismo, la otra propiedad de la pareja, en North Miami Beach, también fue objeto de una orden de incautación.
    Y el cuñado Orlando terminó en la cárcel con una condena a 25 años por “conspiración para distribuir cocaína y marihuana”.
    Horrible detalle: el grupo de narcotraficantes con el cual “trabajaba” la pareja – el del conocido traficante cubanoamericano Mario Tabraue – estuvo implicado en la muerte de un informante federal. El juicio de Tabraue contó con el testimonio de que había intentado desmembrar el cadáver del colaborador de la policía con un machete.
    Tabraue era el capo de un multimillonario imperio de la cocaína de Miami. Su villa palaciega y despiadado sindicato de la droga han evocado comparaciones con la película estadounidense “Scarface”.
    Orlando Cicilia salió en libertad en noviembre de 2000 por reducción de pena. Vive hoy en la propia casa de la madre de Rubio en Miami y figura en los registros como copropietario de esa residencia.
    Tabraue fue condenado a 100 años de prisión pero resultó beneficiado con una reducción del 85 por ciento de la pena y hoy está libre.
    No se asuste: tales “reducciones de penas” son comunes en el narco-universo de la Florida, el estado donde Marco Rubio prosperó, protegido de prominentes miembros de la mafia cubanoamericana. Esa jauría domina desde hace medio siglo la vida política no solo de Miami y de New Jersey sino también de Washington, donde sus más conocidos miembros (Bob Menéndez, Ileana Ros-Lehtinen) orientan a menudo la política exterior de la nación.
    Cuando fue interrogado sobre las incidencias “narco” de su pasado, Rubio – que logró buscarse un escaño en el Senado de Estados Unidos – se negó a contestar. Según sus voceros, el tema no debe ser motivo de “escrutinio periodístico”.
    En el Congreso, Rubio parece a prueba de balas. Ni las numerosas infracciones a las reglas de los fondos de campaña que cometió ni sus relaciones con su colega corrupto Rivera lograron descarrillar a este niño lindo de Ros-Lehtinen, verdadera bruja de esta selva política floridana.
    Orlando Cicilia, el narco cuñado, se había casado en 1980 con Bárbara Rubio en Nevada, donde vivían los padres del senador. Mario, el padre de Marco Rubio – emigrado de Cuba en los años 50 – trabajaba de barman en Las Vegas y Oria, su madre, era mucama del Imperial Palace, cuando decidieron mudarse a Miami, una ciudad plagada por el narcotráfico.
    Algo muy lejano a la leyenda de “víctima del régimen castrista” que Rubio intentó fabricarse durante años cuando vivía de la retórica anticubana, un negocio que entonces prosperaba en la Miami de los nostálgicos de la dictadura de Fulgencio Batista.
    URIBE VELEZ, SOCIO DE PABLO ESCOBAR
    “En los años 90 Álvaro Uribe Vélez y Pablo Escobar Gaviria eran amigos cercanos y socios comerciales”, recuerdan los investigadores colombianos Norberto Emmerich y Joanna Rubio Pero. “Mientras Escobar murió en un enfrentamiento policíaco en 1993, Uribe se convirtió en presidente de Colombia”.
    También es oriundo de Antioquia el senador Álvaro Uribe Vélez, cuyo padre, Alberto Uribe Sierra, era un reconocido narcotraficante, quien les otorgó licencia a muchos de los pilotos de los narcos, cuando fue director de Aerocivil, recuerdan los dos expertos.
    Alberto Uribe estuvo detenido en una ocasión para ser extraditado, pero Jesús Aristizabal Guevara, entonces secretario de Gobierno de Medellín, logro que lo pusieran en libertad. Al entierro de Uribe Sierra, asesinado cerca de su finca en Antioquía, asistió el entonces presidente de la República, Belisario Betancur, y buena parte de la crema y nata de la sociedad antioqueña – en medio de veladas protestas de quienes conocían sus vínculos con la cocaína.
    Alberto Uribe Sierra poseía la ganadería brava “La Carolina”, que heredó su hijo, el senador por Antioquía Álvaro Uribe Vélez.
    “Es claro que hablar de Uribe es hablar de poder y de narcotráfico”, expresan Emmerich y Joanna Rubio Pero, en su análisis del caso publicado bajo el título “Álvaro Uribe: el verdadero patrón del mal”.
    Según la investigación, Uribe aplicó en Colombia lo que aprendió en un curso de resolución de conflictos en una escuela afiliada a la Universidad de Harvard y terminó pactando con el líder paramilitar Carlos Castaño gran socio y protector del narcotraficante Orlando Henao, que estaba presente en todo el nordeste del país hasta la frontera con el Ecuador.
    En su libro “Colombia, laboratorio de embrujos. Democracia y terrorismo de Estado”, el periodista y escritor colombiano, residente en París, Hernando Calvo Ospina, recuerda – entre otros muchos detalles reveladores – cómo el 30 de julio del 2004 la Presidencia de Colombia rechazó públicamente un documento desclasificado de la Defense Intelligence Agency, DIA, uno de los servicios de seguridad más secretos y poderosos de Estados Unidos.
    Señala Calvo Ospina: El informe dice en su aparte: “Álvaro Uribe Vélez, político y senador colombiano, colabora con el cartel de Medellín desde altos cargos en el gobierno. Uribe estuvo implicado en actividades de narcotráfico en Estados Unidos. Asesinaron a su padre en Colombia por conexiones con el tráfico de narcóticos. Uribe ha trabajado para el cartel de Medellín y es amigo personal de Pablo Escobar Gaviria…”
    El comunicado de la Presidencia no da ningún argumento que desmienta con severidad tan grave señalamiento, precisa el investigador que comenta: “Lo llamativo es que contra muchos de los numerosos narcotraficantes que se encuentran ahí descritos sí se utilizó esa información en investigaciones y juicios”.
    DE MIAMI A BOGOTA, INTERESES COMUNES
    A principios de noviembre último, el senador por la Florida, Marco Rubio – “quien suena como pre candidato a la presidencia de los Estados Unidos”, comenta la prensa de Bogotá – realiza una visita en Colombia durante dos días. La noche de su primer día en el país, se reúne con Uribe y su gente, en un salón discreto de un bar exclusivo de la capital.
    Rubio viaja hasta Colombia en calidad de miembro del Comité de Inteligencia del Senado y el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, para tratar temas de interés.
    El encuentro entre los dos políticos es de socios y fraternizan sin protocolo. Según lo poco publicado de la “amena” conversación, Uribe critica duramente los diálogos de paz con las FARC, frente a lo cual el senador Rubio le expresa “toda la solidaridad y preocupación”.
    El diálogo fraternal seguirá en febrero 2015 cuando Uribe realiza una gira por Estados Unidos en la que se entrevista con congresistas “para expresar sus objeciones al proceso de paz, entre otros asuntos”.
    Reportó El Colombiano: “Aunque los integrantes del CD (el partido de Uribe), “por respeto”, no revelaron los nombres de los congresistas con los que se entrevistaron, en redes se supo que estuvieron con el senador republicano Marco Rubio, los representantes republicanos, Ileana Ros-Lehtinen, Mario Diaz-Balart, y el demócrata Henry Cuéllar”.
    Tremenda discreción: en los reportes de ambas reuniones, la de Bogotá y la de Washington, ni se menciona a Venezuela, tema al cual los dos políticos consagran gran parte de su tiempo, denunciando con vehemencia a la Revolución bolivariana y conspirando con sus peores elementos.
    Mucho menos discreto era Álvaro Uribe cuando se dejaba fotografiar con el líder terrorista venezolano Lorent Gómez Saleth, poco antes de su captura y de su entrega por parte del Gobierno de Colombia a Venezuela.
    Tampoco brilló por su discreción Rubio, en Miami, conspirando alegremente con prófugos venezolanos reclamados por la Justicia de la nación de Bolívar.
    Entre Rubio y Uribe, la afinidad es total sobre una larga lista de temas, como: Venezuela y sus líderes revolucionarios, Cuba y su socialismo, la presencia militar norteamericana en Colombia, las negociaciones con la guerrilla, etcétera.
    ¿Por qué no lo sería en otras esferas, las que nunca se mencionan a voz alta?, se preguntan investigadores. Piensa mal y acertarás, contestan algunos, citando el refrán.
    El debate que se abre al acercarse las primarias donde se definirán los candidatos a la presidencia de Estados Unidos bien pudiera obligar a Marco Rubio a abandonar su acostumbrada demagogia para hablar –por fin- de estos temas que hasta ahora no fueron “motivo de escrutinio”.

  10. Ya Mr. Almugre tiene su baile:
    Poco después de que Almagro saliera sudoroso de aquel diálogo imposible entre la verdadera y la falsa sociedad civil, dio estas declaraciones a los periodistas: “Nos habían dicho desde antes de llegar que 40 gorilas se habían instalado en las primeras filas y tenían una intención disruptiva”.
    El baile del gorila (Almugre):

  11. Alejandrooo compañero, a este pueblo no van a poder jamás doblegarlo, pueblo de Martí, de Fidel, de Raúl y de tantos y tantos, pueblo digno, con decoro, ocurrente como él solo, que orgulloso se siente uno de esta Cuba, me mueve el alma y …. el esqueleto.
    Toma Hit Parade, uh uh , Almugre indecente…..!!!

  12. En la pista de baile…. me acerco y pido a bailar..

    – Hola, bailas?
    – No
    – Y eso?
    – Eso es Almugre y solo baila, uh uh uh

  13. Excelentes aportaciones Alejandro, conocía el trabajo de investigación que mencionas de nuestro recordado Jean-Guy Allard sobre Marco Rubio, no tienen desperdicio, por cierto parece el guion de aquella película “El precio del poder” dirigida por Brian De Palma con Al Pacino, Steven Bauer, y Michelle Pfeiffer…

    Hay que poner encima de la mesa lo que esconden detrás de la cortina estos personajes, y dar a conocer los nombres de todos esos enemigos de Cuba, criminales, mercenarios, sicarios, narco contrabandistas con sede en Florida, Miami, Houston…. y la connivencia con las estrellas invitadas de “ir y venir”, vendepatrias y rastreros….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.