Con El Chava en el equipo. Por Iroel Sánchez


Con Daniel Chavarría, como con otros amigos que se han ido, me pasa que tengo que dejar pasar un tiempo para poder mencionarlos en un texto. Es como si no acabara de creérmelo, y en su caso tal vez como si no hacerlo ayudara a  no pensar que es cierto, que ya no está su cultura enciclopédica y su vida llena de peripecias para hacer de cada conversación un viaje maravilloso y divertido.

Una vida que en su humildad, él creía carecía de atractivo para poner en unas memorias que después de mucho insistirle al fin le pude convencer para que escribiera, como él ha contado en el prólogo al libro Y el mundo sigue andando, recordando exactamente las palabras ante las que no tuvo más remedio que ceder.

Yo tuve el premio de su amistad, y conocer esa humidad capaz de responderme “es un honor”, cuando le solicité presentara mi libro Sospechas y disidencias, de someterme el manuscrito de alguna de sus novelas para que le diera mi opinión, o de pedirme que dijera las palabras de lanzamiento de sus cuentos en una Feria del Libro. 

Junto a Daniel Chavarria, Rosa Miriam Elizalde y Diana Lío en la presentación de mi libro “Sospechas y disidencias”

En la Feria del Libro, presentando el libro de cuentos de Daniel Chavarría “Juguete nuevo”

Cuando en el año 2000 recomenzamos desde el Instituto del Libro la celebración del Sábado del Libro, Daniel Chavarría fue el autor que lo protagonizó con su novela El rojo en la pluma del loro.

Ese día, tras concluir la presentación del libro, conversando con quien terminaría siendo para mi El Chava, hablamos de sus libros La sexta Isla, Joy y sobre todo de El ojo de Cibeles, o Dyndimenio, esa novela monumental que cuenta de modo erudito la Grecia de Pericles desde la mirada de un mendigo y una prostituta. Recuerdo me dijo más o menos: “Hice esa novela cuando se cayó la Unión Soviética y aquí comenzó a faltar todo,  yo  me negué a escribir sobre lo que se hizo moda, las carencias y los problemas que ellas nos trajeron, nadie pensaba entonces que la Revolución iba a sobrevivir, llegué a pensar que Fidel estaba loco en plantear que resistiría pero yo no lo iba a dejar solo.” 

Después, la primera vez que fui a su casa en la calle N del Vedado habanero, vi que en la sala sólo había una foto y era de Fidel. Por eso disfruté mucho las veces que luego lo vi conversar con el Comandante y especialmente el día en que, como el ha contado, le propuso fotografiarse junto a varios intelectuales del modo en que lo suelen hacer los equipos de fútbol y el mismo Chava se puso  con una rodilla sobre el piso al frente de la literaria formación.

Porque el Chava siempre fue del equipo de Fidel, ahí está el artículo que me envió a La pupila insomne tras la muerte del Comandante, donde cuenta lo que respondió a “un provocador” que le interpelara sobre “qué va a ser ahora de Cuba sin Fidel”: “Nunca habrá Cuba sin Fidel, como tampoco hay Cuba sin Martí, y ninguna nación sin sus padres fundadores.”

Y Daniel Chavarría se sintió parte de esa nación a pesar de haber nacido en otra, jugó en nuestro equipo y jugó muy bien, como “escritor cubano nacido en Uruguay” se definía. Sus libros y sus artículos, junto su memoria alegre  y coherente, nos seguirán acompañando en los partidos por venir. 

(La Jiribilla)

 

 

 

 

 

5 pensamientos en “Con El Chava en el equipo. Por Iroel Sánchez

  1. Un bucanero auténtico, suave pero fuerte y decidido, que guarda y custodia
    contracorriente todos aquellos sueños con peso de viento y olor a mar..

  2. Hablando de gente que se fue físicamente, el moderador en este blog se a cansado de repetir que en cuba no se celebra la muerte de un ser humano, todo basado en las celebraciones publicas en Hialeah y Miami después de los padecimientos y posterior muerte de Fidel Castro, pero hoy con la noticia de la muerte de Luis Posada anunciada en Granma online las muestras de celebración y jubilo desmiente a la pupilainsomne y sus escribas, en Cuba también ocurre lo que en el sur de Florida, aunque también me llamo mucho la atención la cantidad de comentarios basados en el “opio de los pueblos” en el periódico del Partido Comunista.

  3. Gracias, Jimmy. Lo que comenté en aquella ocasión fue algarabía en las calles, celebracuiones públicas, declaraciones ofensivas del presidente Trump. ¿Has visto algo así en Cuba a raíz de la muerte de Luis Posada Carriles?

    Saludos

  4. No, no lo he visto, pero por que?, porque en Cuba hace muchísimo tiempo la espontaneidad dejo de existir, ahí en los medios cubanos en la web donde dieron la noticia están las muestras de algarabía y celebraciones, dejemos el falso puritanismo, no hay diferencia en “celebrar” una muerte u otra, publica o privadamente, el sentimiento es el mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s