Páginas lamentables. Por Carlos Ávila Villamar


He pasado mucho tiempo escribiendo sobre la economía cubana, a veces meros apuntes, a veces artículos extensos e irresponsables. El más extenso e irresponsable que he escrito, desde un punto de vista teórico, se lo mostré a Iroel Sánchez hacer alrededor de un mes y le pedí su opinión para publicarlo en La pupila insomne. Me hizo una serie de señalamientos y me recomendó algunas lecturas, a fin de perfeccionarlo. Al final al texto le faltaba todavía cierto rigor económico y optamos por dividirlo, y publicar en un futuro artículos más minuciosos sobre cada uno de los temas que trataba. Nunca pensé que alguien utilizaría una tergiversación de esta historia intrascendente para fines detestables.

Miguel Alejandro Hayes, con quien mantuve una amistad de siete años, compartió hace un par de semanas en el blog La Trinchera el artículo «Apuntes de pose y postura», publicado originalmente en La pupila insomne, porque yo le pedí que lo hiciera, básicamente. El artículo, que escribí sin resentimiento y hasta con algún humor, criticaba entre otras cosas la frivolidad de la pose de La Joven Cuba, a la que comparaba, por ejemplo, con la revista El Estornudo, agresiva pero interesante. Sin consultarlo, Miguel agregó una nota editorial que explicaba que mi opinión difería de la de los editores del blog. Hasta entonces yo me consideraba uno de los editores del minúsculo blog La Trinchera, al que había ayudado a crear. Me sentí insultado porque notas similares no habían aparecido en artículos, creo yo, mucho más discutibles. Hubiera sido mejor la honestidad, que simplemente me dijera que prefería quedar bien con otra persona antes que conmigo, pero supongo que fue demasiado pedir. Discutimos por eso y por una entrevista que concedió a Fernando Ravsverg. Le propuse continuar nuestra amistad, pero que no me volviera a pedir ayuda en ningún proyecto de tema político. Al dejar de ofrecerle beneficios inmediatos, dejó de llamarme.

Decidió publicar ayer un artículo, otra victimización, que comenzaba con la referencia a un amigo, al que el malévolo Iroel Sánchez había censurado un texto de tema económico. No hubo tal censura, pero me dolió sobre todo que utilizara la historia de fondo que le confié en su momento. Miguel se había leído el texto, porque es natural que un estudiante de cuarto año de Letras pida toda la ayuda que pueda antes de publicar algo así. Semanas después me preguntó por él, al no verlo publicado, y le expliqué la idea de dividirlo en secciones independientes, que pudieran pensarse y argumentarse mejor. Estaba trabajando en ellas cuando leí decepcionado el comienzo de su artículo, una invitación a la polémica barata. No podía creer que fuera la misma persona con la que había compartido el criterio un mes atrás de que la polémica entre La pupila insomne y La Joven Cuba no estaba yendo a ninguna parte.

Curioso que un victimizado como Miguel sea el que se dedique al ataque directo a otras páginas, y a la defensa falsa y oportunista de aquellos que insensatamente sigue llamando sus amigos. Nueve de cada diez artículos de La Joven Cuba son llamados a la unidad y reclamos por los supuestos prejuicios contra sus ideas, pero rara vez nos dicen demasiado de esas ideas. Lo único que importa es vender una postura de racionalidad y concilio, y lo único que le importa a Miguel es publicitar su nombre, incluso a costa de difamar a otros. Bien por él, ha conseguido la polémica que necesitaba. En el fondo adorará a Iroel. Me duele pensar que como todos los demagogos, demanda un demonio al que oponerse, y demanda fabricar un mito alrededor de ese demonio.

Lamento estas páginas. No escribirlas, sin embargo, hubiera sido una falta a la verdad y una imprudencia. Solo quiero decir algo más, algo que se aleja un poco de esta desagradable minucia: uno de los riesgos de entender la historia humana como una sucesión que lleva a una gloria terrenal es, en favor de esa gloria terrenal en el fin de los tiempos, adjudicarse el pensador las facultades necesarias, de manera estrictamente pragmática y maquiavélica, convencerse de que la traición, la cobardía o el vicio, si son suyos, resultan por tanto males necesarios. Pensaba que Miguel conocía mejor ese riesgo.

Digamos que dos bandos defienden dos causas distintas en una guerra. La postura pragmática dice que más vale ponerse en el lado de los que imagina vencedores, más todavía si el lado es contrario a tu causa, pues se necesitarán hombres que, desde la victoria, emprendan una nueva lucha por la causa verdadera. Más vale vivo que muerto. Sin embargo, si todos en el lado vencedor fueran pragmáticos, tampoco pelearían, he aquí la solución a la paradoja. Como cierto escritor ciego, prefiero la dignidad de las causas perdidas. Felicito a Miguel, que es capaz de desprenderse de tales grilletes literarios.

18 pensamientos en “Páginas lamentables. Por Carlos Ávila Villamar

  1. Cuando leo esto aquí me gusta, cuando leo algo de los desfalcos ideológicos de Tatu y Harold en el decadente y derechista blog de LJC me rió, pues Tony al final, si el Chino, gana su batalla contra los jóvenes no definidos como falsos revolucionarios.

    En fin, solo tiempo al tiempo.

  2. El acuerdo inicial con Iroel que origino el articulo es lo mas importante, aclarado el asunto adelante con la idea original que ahora es como algo pendiente al blog, la experiencia dice que en la conducta humana se pueden encontrar algunas muy desagradables sorpresas.

  3. Mentiría si dijera que me sorprendió el artículo, aunque sí que me causo un poco de impacto la forma en que lo expresaste, se nota que son las palabras de alguien molesto.
    Carlos y Miguel saben que no comparto la división entre Iroelistas y Harolistas, que se ha formado a lo interno de la Trinchera y en buena parte de la blogosfera cubana.
    La Trinchera un blog como dice Carlos minúsculo aún (y que no sé si algún día despegue) que se formó por un grupo de jóvenes que lo iniciaron por estar en desacuerdo con los dos polos de la blogosfera cubana que me atrevo a decir son más leídos por la juventud cubana.
    Por un lado La Joven Cuba que si me permiten decir sus textos de muy buena calidad para los buscadores, un magnifico SEO, los primeros en posicionamiento, pero a veces quedan faltos de contenido, pierden cientificidad y se presentan muy superficiales a la hora de tratar problemas de la realidad cubana que superan lo que se puede tratar en menos de 800 palabras. Aun así es refrescante leer una buena crítica ligera de vez en cuando, recalco de vez en cuando, pierde sentido cuando la ligereza pasa de ser algo esporádico a ser lo cotidiano.
    Por el otro lado La Pupila (quiero decir aquí la preferida de toda mi familia y de mí mismo hasta hace algunos meses, tampoco soy adepto de la Joven Cuba ahora) a veces parece que se aleja de la vida del cubano y hay semanas que de lo único que se ve hablar es de la OEA, Venezuela etc. Que está muy bien pero a veces pierde un poco de contexto. Para muchos jóvenes quedan demasiado alineados con un discurso que se aleja de nuestra realidad y eso los pone en desventaja para un sector importante de mis contemporáneos (tengo 21)
    Dicho esto, comparto el artículo en La Trinchera, que tan solo tiene unas 50 lecturas al día y menos de 4000 visitas ( lo que hacen LJC y Usted en un fin de semana de los malos), pero que le gustaría crecer escapando un poco de esta dinámica. Este post es sin dudas un recordatorio de lo que La Trinchera NO QUIERE SER.
    Cordiales Saludos, El Otro editor de La Trinchera

    Pd: Carlos te recuerdo que ya te comente que lo de la nota editorial no fue miguel y te dije porque había sido aun así la quitamos porque tú lo pediste.

  4. Yo entiendo perfectamente a Carlos y que se sienta con cierto abatimiento por algo que ni siquiera podríamos llamar deslealtad de alguien con quien compartió 7 años de amistad, simplemente aplica Carlos un antivirus y luego “restart”, porque el tonto no se contenta con violar una regla ética: pretende que su transgresión se convierta en regla nueva. Al hilo de esta frase uno puede darse cuenta que hay cierta obsesión por crearse nuevos espacios a algunos que parecieran les hubieran sido negados a ciertos “compañeros”, como si un resentimiento mal disimulado les provoca soltar lastre, que es algo que les gusta emplear a algunos. Personalmente me da lástima porque los considero compañeros de viaje a muchos de ellos, gente que merece la pena y me gusta leer sus comentarios y lo que transmiten y creo que habrá acercamiento en algún momento, es obvio a que me refiero, pero lo que no entiendo o al menos no va conmigo es esa confraternización, entre otros, con cierto elemento con cara de pandereta y ojos rasgados, porque ni siquiera eso de, “hay que tener amigos hasta en el infierno” por mí que se quede en el infierno, como ese que recientemente abandonó impune su refugio mayamero. Quizás algún día celebren también alguna comida de cotorras intelectuales en el camerino con risitas y colegueo, porque vaya Ud. a saber si algún día también y por si acaso, logran desembarcar con sus maletas Globe – Trotter y alguna Louis Vuitton de cartuchera de mano. Ese día… no les cambiaremos por compota.

  5. Vuelven a caer en entradas con temáticas personales que repito muy poco o nada aportan al “debate” que pudiese aportar alguna solución a la encrucijada actual del país, cuanto me alegro de conocerlo solo a usted Iroel en todo este teje u maneje bloguero, y además de la época más puras de nuestras vidas, esa era de estudiante en la que los retos eran oportunidades y las opiniones diferentes se debatían no como hoy que todo lo dicho se torna en combate.
    Se creería realmente alguien que “adjudicarse el pensador las facultades necesarias, de manera estrictamente pragmática y maquiavélica, convencerse de que la traición, la cobardía o el vicio, si son suyos, resultan por tanto males necesarios.” es parte solo de los que mantienen criterios diferentes al sacrosanto PCC, A tantos años de intento y figura hay males necesarios “revolucionarios” que hace mucho tiempo condenan a Cuba y a los que la habitan a la pura sobrevivencia y la falta de un futuro predecible.

  6. “los términos medios no pueden significar otra cosa que la antesala de la traición”

  7. “los términos medios no pueden significar otra cosa que la antesala de la traición”
    Che Guevara

  8. Lo que es realmente lamentable es ventilar de esta forma temas personales, que coincido, nada aportan al debate revolucionario y además, dejan mucho que decir de este autor. En algún momento sentí que me había equivocado de espacio y que en vez de leer un artículo de la Pupila estaba ante una página de novela barata o de revista de chismes de superestrellas, que discuten por no ver manchada su imagen pública. Es muy triste. Recomiendo al autor que en lo adelante utilice vías más privadas como el correo electrónico para resolver sus insatisfacciones y problemas personales, y evite al público la pena de enterarse de lo que no interesa.

  9. El comentario de “Editor de la trinchera” estaba en la carpeta de spam, y lo acabo de sacar de allí a donde no sé por qué causa fue a parar”.

    Saludos

  10. Me llama la atención que algunos amigos foristas evalúan blogs o al autor del post sin referirse al acto fraudulento del que habla Villamar cometido por Miguel Hayes y La Joven Cuba que es evidente.

  11. Editor de La Trinchera, se agradece su ánimo conciliador. De cualquier modo, han quitado la nota editorial en La Trinchera de Apuntes de pose y postura y han puesto una nueva en Páginas lamentables, que declara el artículo un ejemplo de cómo no se debería escribir. Muy conciliador de su parte. Saludos

  12. Digo yo q con tantas menciones al blog de la trinchera podía poner el link alguno. Yo se q está el bateito del pagerank y eso, pero honestamente en ocaciones a lo mejor se debe dejar eso a un lado para lograr hacerle más facil la vida al lector. Total, La trinchera parece ser un buen blog y no le vendrían mal más visitas y en eso creo q todos coinciden conmigo y a La Joven Cuba y Cartas desde Cuba ni les va ni le viene un pagerank más. Es solo una sugerencia por si no lo habían visto de esa forma, al final y al cabo este es el blog de Iroel y tiene todo su derecho a hacer lo q mejor le parezca.

  13. Con solo dar una vuelta por el blog de los muchachos de LJC, se puede apreciar como el supuesto “ex” terrorista Antonio Tang, conocido por Tony es capaz de comentar casi todos los días en los artículos que se publican. El mismo siempre baila el mismo vals … pues se le permite que haga sus comentarios de odio y anticomunismo contra el gobierno cubano y su país de origen Cuba. Para el (Tony) Cuba es lo peor y el socialismo criollo es un fracaso, pues según el todo se esta cayendo y la vida en la isla es una pesadilla.

    La pregunta es: ¿Por que se le permite al terrorista Tang hacer esos comentarios a diario en la Joven Cuba?

    ¿Quien paga el servicio de hospedaje del blog? Pues se hospeda en Canadá!

    ¿Los viajes de Harold, la beca, las recargas a Tatu de celular, libros enviados, remesas, medicinas, ayuda monetaria a Peralo, y muchas cosas mas …. que Tony les paga es acaso la razón por la cual se le permite estos comentarios? Si es así, pues han demostrado ya censurando a cubanos revolucionarios en el blog de la Joven Cuba cuando critican la doble moral de Harold, Osmany y Calvet.

    Hasta cuando estos tipos de personalidad dañinos y que usan los medios para su avanzar personal.

    Saludos, y gracias por dejarme comentar.
    Revolucionariamente, Antonio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s