Es más fácil odiar a Trump. Por Ilka Oliva Colorado


Para junio de 2014, Obama anunció  una crisis migratoria  en la frontera sur, esa crisis dijo que  era la alarmante migración masiva de niños  y adolescentes que viajaban  solos sin compañía de un adulto, algo a lo que él llamó: no acompañados. Salió con su capa de superhéroe al estilo hollywoodense  y los medios lo secundaron y propagaron la noticia en un santiamén, el buen samaritano se humanizaba con los migrantes centroamericanos. Eso fue lo que dejó  plasmado en el imaginario colectivo, sedado por la mediatización. Sigue leyendo