López Obrador: Oh! ¿qué será, qué será? Por Iroel Sánchez


Muchos analistas hablan y escriben sobre el perfil que tendrá el recién electo gobierno de Andrés Manuel López Obrador, si será de izquierda, de centro-izquierda o de centro-derecha, pero lo cierto es que la realidad trasciende esos esfuerzos clasificatorios y muestra dos cosas esenciales que sí están bien claras en sus discursos, en sus libros y en su trayectoria: AMLO es antineoliberal y es nacionalista, y ser esas dos cosas en la América Latina del 2018 ya es bastante. De nacionalistas y antineoliberales está empedrado el camino de las derrotas populares  casi siempre de la mano de intervenciones extranjeras, solapadas o no.

En su libro La mafia que se adueñó de México… y el 2012, publicado en 2010, un minucioso e impresionante recorrido de López Obrador por tres décadas de política mexicana, este planteaba diez objetivos de ganar las elecciones en el año recogido en el título: 

“1. Rescatar al estado y ponerlo al servicio del pueblo y de la Nación.

“2. Democratizar los medios masivos de comunicación.

“3. Crear una nueva economía.

“4. Combatir las prácticas monopólicas.

“5. Abolir los privilegios fiscales.

“6. Ejercer la política como imperativo ético y llevar a la práctica la austeridad republicana.

“7. Fortalecer al sector energético.

“8. Alcanzar la soberanía alimentaria.

“9. Establecer el estado de bienestar.

“10. Promover una nueva corriente de pensamiento.”

En su discurso de triunfo, ciertamente conciliador, cuidadoso y equilibrado, AMLO fue más modesto,  como todo  el que llega al gobierno y debe enfrentarse a una maquinaria de demonización lista para desestabilizar el país que va a gobernar, pero además de comprometerse a barrer con la corrupción -“la transformación que llevaremos a cabo consistirá, básicamente, en desterrar la corrupción de nuestro país”-., no dejó de decir cosas como

Por el bien de todos, primero los pobres”

Y que

“En política exterior, se volverán a aplicar los principios de no intervención, de autodeterminación de los pueblos y de solución pacífica a las controversias”

Lamentablemente, con proponerse  lo que debería ser normal y hasta conveniente, basta para ser una amenaza ¿Pretendió más que eso Fernando Lugo en  el pequeño  y pobre Paraguay? Por no hablar de otros en países mayores, cuyos líderes son hoy perseguidos por la judicialización de la política, tan a moda en laregión, o han sufrido golpes de estado más o menos encubiertos y varias veces exitosos.

Entonces, por qué pudo llegar AMLO al gobierno, ¿no es más fácil impedir que llegue que hacerle fracasar, o buscar los mil y un modos de sacarlo de allí? En México llevan cuatro periodos electorales haciendo lo primero de maneras más o menos evidentes pero siempre sucias: uno con Cuauthémoc Cárdenas y tres con López Obrador.

La violencia, el narcotráfico y la corrupción que la acompañan han convertido a México en un estado fallido y eso no conviene ni a su poderoso vecino del Norte ni tampoco a quienes dentro y fuera necesitan tranquilidad para sus inversiones. El fracaso de la estrategia implementada por Felipe Calderón y mantenida por Peña Nieto ha llenado de muerte un país donde fallecen violentamente como promedio 85 personas al día.

En el transcurso de esos 24 años el neoliberalismo avanzó en México de la mano del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, lo que le permitió a las élites retardar  la llegada del punto crítico de una crisis que ya no pueden manejar porque el mismo TLC ha creado más problemas que los que ha resuelto, por eso una parte de ellas ha pactado con AMLO, haciéndome recordar a un intelectual mexicano al que escuché afirmar que la izquierda latinoamericana se ha convertido en la ambulancia de la derecha, que resucita un sistema moribundo y se lo entrega para que siga lucrando con él, tal vez piensen que con el líder de Morena pueden hacer lo mismo.

En las dos últimas décadas ascendieron y cayeron numerosos gobiernos antineoliberales en Latinoamérica, y sólo los que han logrado realizar las transformaciones más profundas han sobrevivido pero ninguno de ellos dijo el día después de su triunfo que iba a abolir el capitalismo ni que iba a enfrentarse a Washington.

Si se leen los discursos de Fidel en las primeras semanas de 1959 se encontrarán las aspiraciones de López Obrador: Honestidad en la administración pública, beneficio popular y relación respetuosa con todos los países, incluidos los Estados Unidos, pero ni la oligarquía cubana ni sus poderosos patrocinadores norteños estaban dispuestos a tolerar que se repartieran tierras y viviendas en manos de muy pocos para combatir la miseria, algo a lo que Fidel se había referido desde el juicio por el asalto al cuartel Moncada seis años antes.

Han pasado casi sesenta años y algo han aprendido las “victimas” de la revolución. A diferencia de lo que no hizo Eisenhower con Fidel, por lo menos Trump recibirá y conversará con AMLO, como Bush también recibió a Lula… pero el tiempo pasa y las cosas suelen complicarse cuando se empiezan a afectar intereses si como prometió el presidente electo de México “los contratos del sector energético suscritos con particulares serán revisados para prevenir actos de corrupción o ilegalidad.”

Por cierto, en cuanto a la posibilidad que tanto se habla de que muera violentamente López Obrador, o incluso de que haya un golpe militar en México, nadie debe olvidar que el suicidio de un líder para nada socialista cuyo lema era “verguenza contra dinero” y su símbolo una escoba para barrer la corrupción, seguido de un golpe de estado, abrió las puertas a un joven político del mismo partido llamado Fidel Castro para hacer la revolución mas radical del hemisferio occidental. 

(Al Mayadeen)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

11 pensamientos en “López Obrador: Oh! ¿qué será, qué será? Por Iroel Sánchez

  1. Aplaudo, me regociga la llega de AMLO a la presidencia de México. Las preguntas son varias: ¿cómo llegó a la presidencia?, ¿qué compromisos realizó con la clase política mexicana, los poderes fácticos económicos, ideológicos, comerciales, mediáticos, etc., para que le dejaran llegar?

    Algunos me contestarán que él llegó, gracias a su coalición de movimientos y partidos, con su programa y no porque nadie le regaló la presidencia. Eso es cierto.

    No obstante, la política real a veces no se ve, está en el subsuelo. México ha pasado por varias revoluciones desde 1910 y la llegada del General Lázaro Cárdenas en 1939, y todas ellas han tenido su freno, su frustración y sesgo. Es muy difícil convivir con los EE.UU. a centimetros de su frontera. ELTLCAN fue un ejemplo de las genuflexiones de la clase política oligárquica, conservadora de ese país.

    Ahora, ya ni siquiera PEMEX y el agua son propieda pública o estatal. Ya el mal está hecho. Por eso, Trump se dio el lujo de mangonear a Peña Nieto y retirarle su apoyo, y lo vemos ahora conversando con AMLO por una larga hora.

    Morena, con el perdón de los mexicanos, es un movimiento heterogéneo, tan diverso, que cabe en ella cualquier pensamiento, cualquier egoísmo, ambición y deseos de poder. No es revolucionario -puede poseer un nacionalismo y sentimiento antinorteamericano- ni siquiera es patriótica, solidaria, internacionalista y antimperialista. Es un ente movilizador, organizativo sin una clara brújula política. Los programas mínimos y máximos mutan y no se conoce bien hacia adonde apunta la aguja. Si este movimiento de regeneración es capaz de autoregenerarse realmente, entonces podría ser la base social, no el partido de AMLO. Ya sabemos lo que sucedió con el PRD. El PT no es suficente para desplegar una actividad política, económica, ideológica y cultura de reconcientización del pueblo mexicano.

    AMLO no puede solo. No es un caudillo, pero conoce el papel de las personalidades en la historia mexicana. Entonces, le hace falta forjar alrededor de un programa de gobierno -el hombre no tiene el poder aunque halla ganado las elecciones en 31 de los 32 estados del país y tenga mayoría en la cámara y el senado- un verdadera base social, pero esa base social debe cristalizar sobre la base de sus propias experiencias de luchas -y ese caudal acumulativo si lo tiene México-, con una guía política anquilosada, conservadora y reaccioanria.

    La ultraizquierda mexicana debe comenzar a prepararse en no torpedear los primeros pasos del gobierno de AMLO, pero este no puede subestimar la gran gama multdimensional de clases y actores políticos mexicanos, menos los de esa izquierda anclada en el anarquismo, el sindicalismo amarillo, el trotskismo fatuo e inutil, los restos de un marxismo de vulgata, un maoísmo que aun pulula en algunas regiones de ese hermoso país, etc.

    La tarea de AMLO es enorme. No le pidan peras al olmo, porque se parte de una premisa falsa: nunca el olmo ha dado peras.

  2. México tendrá que sanear su política exterior transitando por el camino del respeto a la soberanía de los pueblos, la participación genuina en la construcción de mecanismos de unidad e integración latinoamericana y caribeña, el abandono de posiciones serviles a los intereses de Washington, y la aplicación efectiva de los preceptos de la Doctrina Estrada, la cual afirma que “México no se pronuncia en el sentido de otorgar reconocimientos, porque considera que ésta es una práctica denigrante que, sobre herir la soberanía de otras naciones, coloca a éstas en el caso de que sus asuntos interiores puedan ser calificados en cualquier sentido por otros gobiernos, quienes, de hecho, asumen una actitud de crítica al decidir, favorable o desfavorablemente, sobre la capacidad legal de regímenes extranjeros.”
    Las posiciones injerencistas e intervencionistas de México en los asuntos internos de la República Bolivariana de Venezuela, a través de pronunciamientos en la OEA y otros foros, al igual que la expulsión del embajador norcoreano a instancias de Pence, demuestran que la política exterior de ese país ha devenido en apéndice del imperialismo yanqui.

  3. Por la larga historia de las tragedias para los pueblos que intentaron algo similar, algunos hasta con masacres de su población como castigo por sus aspiraciones sociales, nadie puede creer que algo de lo que plantea por AMLO se le permita realizarlo si llegara realmente a intentarlo.
    Y para mas, en este caso esta el sucio asunto de las drogas que desde Mexico se suministran a los consumidores estadounidenses y que si se cayera la oferta en el mercado interno gringo los narcos se matarían en las calles por los dolares de los desesperados millones de drogadictos.
    Asi la guerra de las drogas llegaria a los pueblos y ciudades de gringolandia lo que se sumaria al creciente nivel del crimen por la pobreza.
    Por lo que dice la historia y el negocio sucio metido en el asunto, todo cubierto con un muy delicioso dressing del racismo nacional en aumento, Mexico se convertirá en un serio asunto para la seguridad nacional.

  4. Los mexicanos tienen una esperanza de cambio con AMLO, las elecciones fue un castigo a los partidos tradicionales, pero de mi perceptiva, hay cosas muy difíciles de cambiar en México, AMLO quiere liberar la mariguana, quiere dar amnistía a presos por droga y corrupción, ha apoyado públicamente a Ester Bordillo líder de maestros sancionada por corrupción (esto lo he escuchado de él o de sus asesores de campaña o futuro gabinete), es decir la va a tener difícil, en México un país que la corrupción se ha hecho endémica, donde hasta colaboradores de él lo han agarrado con millones de pesos en efectivo para su campaña, creo que AMLO es un político un poco más honesto que el resto de los políticos mexicanos, pero está rodeado de los mismos políticos que han gobernado México, otro detalle importante a tener en cuenta es que en México solo se puede ser presidente una vez por 6 años “¿Le alcanzara el tiempo para hacer lo que desea?”, solo el tiempo dirá si en verdad AMLO represento un punto de inflexión en los Estados Unidos Mexicanos, solo un detalle Orlando, PEMEX y el agua siguen siendo del gobierno mexicano, se han abierto inversiones con capital privado pero siguen siendo del gobierno mexicano, hasta ahora que yo sepa y se halla informado aquí en México ninguna de esas dos ramas se ha privatizado, se ha inyectado inversiones privadas, pero eso está haciendo cuba en su economía y a nadie se le ocurriría decir que nosotros entregamos nuestras empresas a empresas privadas.

  5. Las nuevas leyes que pretenden regular el uso de las aguas interiores en México contemplan el otorgamiento de concesiones a perpetuidad a empresas privadas y transnacionales, y la eliminación del régimen de veda que protege a este preciado líquido y sus sustitución por uno más laxo. Toda estas medidas privatizadoras y desreguladoras están íntimamente asociadas a la fracturación hidráulica para la extracción de hidrocarburos, proceso que requiere enormes cantidades de agua y contamina el manto freático.
    En Cuba las únicas empresas relacionadas con nuestras aguas son la Nestlé, y otra italiana, cuyo nombre no recuerdo, que aportan tecnología al proceso de extracción y embotellamiento de las aguas provenientes de los manantiales de Los Portales y Ciego Montero. A ninguna se les ha concedido derechos de explotación a perpetuidad y ambas están sujetas a las disposiciones de nuestra normativa en materia ambiental y protección de aguas.
    Véase:
    https://actualidad.rt.com/actualidad/276867-expertos-alertan-privatizacion-agua-mexico-gobierno-desmiente
    https://www.proceso.com.mx/519326/todo-listo-para-privatizar-encarecer-el-agua

  6. Aquí les dejo esta entrevista sobre el tema del agua en programa de la TV UNAM al economista ambientalista Gian Carlo Delgado:

  7. Pingback: López Obrador: Oh! che sarà, che sarà? – Aurora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s