Nicaragua: las maras en la madeja de la subversión (I parte). Por Octavio Fraga Guerra


Nicaragua ha sufrido desde abril de 2018 decenas de ataques terroristas cuyo saldo es, según la Comisión de la Verdad, Justicia y Paz, de 265 vidas cercenadas. Considerables daños materiales se han materializado en la infraestructura pública: se estiman en 430 millones de dólares de acuerdo con datos aportados por el Banco Central de esa nación.

Oscar Antonio Rivas, alias El Diablo, a quien las autoridades locales vinculan con actos del crimen organizado y el narcotráfico en territorio nicaragüense

Resulta inaceptable ignorar la escalada de violencia protagonizada en la geografía nicaragüense, donde ha sido lacerada la dignidad del pueblo y la paz de cientos de familias víctimas de brutales actos terroristas, muchas veces importados desde las naciones que comparten frontera con Nicaragua.

En esta cruzada contra el gobierno Sandinista las puntas de lanza fueron Sergio Ramírez, Gioconda Belli y Carlos Fernando Chamorro, militantes todos ellos del Movimiento Renovador Sandinista (MRS) y enemigos acérrimos de Daniel Ortega y Rosario Murillo, para dar legitimidad y jerarquía a esta última campaña instrumentada contra el gobierno que lidera dicho partido.

No se puede desconocer que el Frente Sandinista de Liberación Nacional ha ganado las últimas tres convocatorias de elecciones con un amplio y contrastable apoyo de las mayorías. Varias encuestas certifican el acompañamiento a este gobierno por una mayoría de nicaragüenses, entre ellas la que realizó Latinobarómetro en octubre del año pasado (certificó un 67 % de aprobación, la mayor de toda América Latina).

En este segmento de datos se ha de jerarquizar que Nicaragua ha logrado sacar de la pobreza al 17.6% de la población en el periodo 2009-2016, aumentó la cobertura eléctrica del 54% al 94% de la población en diez años y logró un crecimiento sostenido cercano al 5% del PIB en los últimos nueve años.

Los grandes medios de comunicación globales y de la región, habituados a desinformar, omitir o manipular sobre los procesos históricos, sociales y políticos que se desarrollan en las naciones lideradas por gobiernos progresistas de América Latina, han dibujado a los participantes de estos actos terroristas contra el gobierno de Ortega como “pacíficos estudiantes universitarios”.

Los actores de la desestabilización han sido cartografiados como jóvenes “desarmados”, con el agrego de “son víctimas de grupos paramilitares” afines al gobierno. Esta matriz mediática ha sido inoculada en el entramado global sin pruebas legitimadoras.

Por otra parte, las redes sociales y algunos medios de nuestro continente, no alineados al discurso de los emporios de la información, han tributado un cúmulo significativo de fotogramas y videos que muestran las armas, los útiles de la violencia y las herramientas de comunicación que han usado, revelándonos que han actuado con total brutalidad y con apoyos logísticos que truncan la imagen de “estudiantes desvalidos y carentes de medios”, evidentemente tramado para subvertir la paz en Nicaragua. No han faltado en estas violentas confrontaciones, debidamente documentadas, actos vandálicos y execrables contra los partidarios del Sandinismo que lidera el presidente Ortega.

En medio de toda la madeja que envolvió a este escenario convulso, ha pasado “inadvertido” por los monopolios informativos la participación activa y protagónica de las bandas delincuenciales conocidas como los Maras en actos desestabilizadores, estimulados por la derecha reaccionaria nicaragüense, las oligarquías de esa nación y la participación cómplice de algunos jerarcas de la iglesia que han fustigado al gobierno de Ortega. Estos “lideres” religiosos han realizado también actos que son penados por cualquier tribunal.

Se impone, por tanto, mapear algunas fuentes que corroboran los anteriores enunciados. Una nota de Omar Aguilar, fechada el 11 de junio de 2018, aporta los primeros apuntes periodísticos de estos “ocultos” actores de la desestabilización, que nos permite delinear el escenario y los modos de operar de dichas bandas delincuenciales en una nación que no ha certificado una significativa presencia de Maras en su geografía. El texto, Nicaragua y la fundación de los “maras”[i], nos aporta algunos antecedentes.

“En la conjura que transcurre para darle un golpe de Estado a Daniel Ortega, una fuerza siniestra financió y armó (y por ende aglutinó, organizó) a las pandillas, que nunca llegaron a tener el poder destructivo de las “maras” de los países del llamado triángulo del Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador). Y las dirigió a realizar saqueos de comercios grandes y pequeños, y de instituciones públicas como el seguro social; incendios y destrucción de edificios y bienes públicos, y viviendas privadas; ataques a cuarteles; refuerzos y en algunos casos, dirección, en el montaje de “tranques” en las vías; y otros desmanes para provocar el caos y aterrorizar a la población”.

[…] “Esta fuerza siniestra es el MRS (Movimiento de Renovación Sandinista) en concurso con organismos de inteligencia de USA y el aporte financiero de algunos empresarios. (En la conjura, que ha logrado aglutinar a toda la ultra derecha política, el gran capital nica se dividió. Carlos Pellas no participa activamente, e incluso inicialmente se opuso; Piero Cohen contribuye financieramente en el sustento de las maras)”.

 […] “Hoy, cuando la policía y el ejército están concentrados en sus cuarteles; y además la policía ha sido exitosamente demonizada por los medios involucrados en la conjura. Hoy, las pandillas convertidas en maras, controlan poblados, ciudades y vías”.

 […] “Cincuenta días después, las cosas están más que claras. La lucha en contra de las medidas del INSS era sólo un pretexto para una escalada de violencia fríamente calculada, preparada con mucha antelación y con un objetivo claro: borrar los avances del país en materia económica y social logrados por el gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, evitar que Nicaragua siguiese siendo el segundo país más seguro de Latinoamérica, el país más atractivo a la inversión, el país con mejores avances en la región, el país con las mejores carreteras, los hospitales más modernos y con una ruta de salida de la pobreza acertada y muy bien estructurada. Un país de izquierda con tales éxitos, es sin duda un mal ejemplo para una región dominada por gobiernos derechistas, impopulares y sin la más mínima pizca de justicia social”.

Otra nota esencial en este compendio de fuentes redondea el accionar de los Maras en los actos desestabilizadores gestados contra Nicaragua. El encabezado es bien elocuente: Develan accionar de maras contra estabilidad en Nicaragua[ii]. El periodista Alberto Corona, autor de este trabajo, subraya:

“La Policía Nacional de Nicaragua develó el accionar de maras (organización criminal internacional de pandillas) contra la estabilidad en el país, tras detener a un cabecilla de origen salvadoreño de la temible Mara 18”.

Y añade:

“Se trata de Oscar Antonio Rivas, alias El Diablo, a quien las autoridades locales vinculan con actos del crimen organizado y el narcotráfico en territorio nicaragüense, además, de ser contratado por sectores adversos al gobierno sandinista para generar zozobra y terror en el territorio nacional. El Diablo, acorde con un informe policial, fue apresado cuando pretendía cruzar de manera ilegal al territorio costarricense por el sector conocido como El Río Sapoá”.

 […] “Acorde con las investigaciones, el connotado criminal fue contratado para organizar y dirigir en Nicaragua tranques y bloqueos de vías, escenario de robos, secuestros, violaciones, torturas y asesinatos, método que -según denuncias- sectores opositores pretender usar como mecanismo de presión contra el gobierno”.

 […] “Como resultado de esos contactos, según el comisionado mayor, los mareros se plantean apoyar a sectores opositores contra el gobierno sandinista, a fin de facilitar las condiciones de traslado de droga por Nicaragua. ‘Acuerdan la participación del detenido, Oscar Antonio Rivas, en actividades terroristas en contra de nuestro gobierno, por lo que recibiría la cantidad de 300 dólares semanales”.

[…] “En ese contexto, el jefe policial indicó que la orden inmediata dada a esos criminales fue obstaculizar el tráfico vehicular en diferentes vías del país, el asesinato de policías, el saqueo y la quema de estructuras, edificios públicos y casas particulares. Pérez sostuvo que el robo y quema de vehículos es de interés para esos grupos, a fin de generar una presión social en contra del gobierno nicaragüense, acciones que se ejecutan en León, Chinandega, Managua, Carazo y Matagalpa”.

Misión verdad publicó un texto de investigación que arroja otros elementos despreciados por los grandes medios de comunicación. El encabezado es bien contundente: Violencia armada en Nicaragua: un producto importado[iii].

  […] “La manera en que las fuerzas de desestabilización han venido manifestándose en Nicaragua durante los últimos meses, debe enmarcarse en una región donde la violencia armada y paracriminal representada en bandas como la Mara Salvatrucha (MS-13) y la Calle 18 (M18), que han mutado de bandas callejeras a desempeñarse en niveles medios del crimen organizado, sirven de peones en la defensa de la industria internacional del narcotráfico. Ganar el territorio nicaragüense, ajeno al control paramilitar de sus instituciones, a la causa del narcotráfico y sus derivados criminales, se convierte en parte de los móviles para presionar por el cambio de régimen en el país”.

Y al aludir a los sucesos ocurridos en los últimos meses en Nicaragua el texto significa:

“Ahora, con el surgimiento de las manifestaciones aparentemente pacíficas en abril de 2018, utilizando el modelo de revolución de color como línea de acción para forzar un cambio de régimen, se fija el enlace de los operadores intelectuales con grupos paramilitares que escalen el conflicto a un nivel mayor de violencia política. Mientras que toman y aseguran territorios valiéndose del caos, la campaña mediática inicial de cubrir con el manto cívico a los grupos violentos blanquea a los involucrados en los hechos y se los adjudican al gobierno de Daniel Ortega”.

Otros capítulos esenciales de la nota dibujan la labor de zapa de los Maras en este escenario centroamericano:

“Las similitudes en las formas de actuar de las agrupaciones criminales en el desarrollo del conflicto nicaragüense y las células pandilleras en regiones fronterizas, se observan en el uso de asesinatos selectivos, la extorsión, saqueos de negocios, control de las vías de comunicación y extorsión a la ciudadanía. El modus operandi que los identifica”.

[…]  “Secuestrar y amordazar a las víctimas para golpearlas, amenazarlas de muerte y grabar las acciones que luego difunden en redes sociales, evocan las tácticas de terror que bandas paramilitares aplica en otros países. A finales del año pasado, miembros del MS-13 grabaron y luego publicaron en redes sociales la tortura y posterior asesinato de una menor de edad, un caso que no sólo impactó a la opinión pública sino que sirvió de propaganda para que el MS-13 se proyectara por encima de la capacidad policial de las autoridades salvadoreñas”.

  […] “Es el caso de Mayasa, departamento del oeste que estuvo bajo asedio de las bandas armadas durante dos meses, y que hoy, liberadas de estas, relatan los vecinos del sitio. Los focos de violencia, mayores en las regiones centrales y del norte del país, aumentaron vertiginosamente en el mes de junio, con un incremento en los sicariatos a miembros de los cuerpos de seguridad, dirigentes de movimientos políticos, instituciones públicas y organizaciones sociales, así como en los casos de incendios a hogares, escuelas y centros hospitalarios”.

Desde este escenario de conflictos y acciones desestabilizadoras han reflotado titulares, debidamente minimizados, sobre la participación de algunos jerarcas de la iglesia nicaragüense. Uno de ellos subraya esta tesis bien contundente: “Acusan a sacerdote y pastor cómplices de tortura ejecutada por Maras 19[iv]. La nota está firmada por Abel Carelo:

“Acusan a Padre Berrios y Pastor Figueroa de cómplice de torturas a Sander Francisco Bonilla Zapata, el joven que hace aproximadamente una semana fue interceptado por los vándalos de la derecha golpista en la ciudad de León. La víctima cuenta cada uno de los minutos de torturas físicas y psicológicas que sufrió en manos de estas personas sin piedad”.

Un trabajo[v] distante del accionar de los Maras en Nicaragua, que no podemos ignorar, lo aporta el académico norteamericano Daniel Denvir:

“Este es un problema estadounidense (refiriéndose a los Maras), porque tratarlo como si fuese una amenaza externa impuesta a Estados Unidos oscurece el hecho de que fueron nuestra política exterior, nuestra intervención militar y nuestra larga historia las que en un inicio crearon la MS-13”.

[…] “El académico explica que la Mara Salvatrucha nació en Los Ángeles, California, con refugiados que huían de las “guerras sucias” del expresidente Ronald Reagan en El Salvador, en la década de 1980. Posteriormente, el exmandatario Bill Clinton firmó una ley que facilitó la deportación de inmigrantes criminales, y la multiplicó”.

El investigador Marcelo Colussi, en un trabajo titulado: Guatemala; Maras y poderes ocultos[vi], aporta otras recapitulaciones:

“​​​​​​​Las maras constituyen un problema social con aristas múltiples. Esto ya es sabido, existiendo una amplia bibliografía sobre el tema. Lo que se quiere resaltar ahora es la vinculación que existe entre ellas y poderes paralelos u ocultos nacidos en la guerra contrainsurgente de décadas pasadas, y que aún sobreviven, en muchos casos ocultos en estructuras del Estado, detentando considerables cuotas de poder económico y político. Las maras operan en buena medida en función de un mensaje de control social que estos poderes ocultos envían al colectivo. La violencia generalizada que campea sobre el país, fundamentalmente sobre determinadas zonas urbanas, tiene una lógica propia derivada de un entrecruzamiento de causas, pero al mismo tiempo responde a la implementación de planes trazados por determinados centros de poder donde ellas se han convertido en nuevo “demonio”, supuesta causa de todos los problemas, justificando así la aplicación de políticas represivas”.

¿Es esta una teoría despreciable? ¿No es algo que debemos de tener en cuenta ante probables paralelismos aplicados también en Nicaragua? El texto de Colussi lo redondea así:

“Los llamados grupos de poderes paralelos enquistados en diversas estructuras que siguen operando con lógicas contrainsurgentes, aprovechan a estos jóvenes para sus operaciones delictivas. Pero más aún: en un proyecto semi-clandestino, desde ciertas cuotas de poder que esos grupos detentan, las maras constituyen un brazo operativo y funcional que sirve a sus intereses de proyección político-económica en tanto grupos de poder, disputándole terreno incluso a fuerzas sociales tradicionales”.

 […] “En tal sentido, las maras operan en función de un mensaje de control social que estos poderes ocultos envían al colectivo. La violencia generalizada que campea sobre el país, fundamentalmente sobre determinadas zonas urbanas, tiene una lógica propia, pero al mismo tiempo responde a la implementación de planes trazados por determinados centros de poder donde las maras se han convertido en nuevo “demonio”, supuesta causa de todos los problemas”.

¿Quién se beneficia de las maras? Es una interrogante presente en este texto que evoluciona desde el rigor, al análisis particular de un país centroamericano, donde la presencia de los Maras es muy significativa.

“Los mareros, -en Guatemala- cada vez más, deciden menos sobre sus planes, y en forma creciente se limitan a cumplir órdenes que “llegan de arriba”. El sicariato, cada vez más extendido, está pasando a ser una de sus principales actividades. Valga al respecto la declaración de un joven vinculado a una pandilla: Decían en Pavón estos días los chavos mareros, ahora detenidos, que están contentos porque el año que viene, año electoral, van a tener mucho trabajo. Eso quiere decir que se los va a usar para crear zozobra, para infundir miedo. Y por supuesto, hay estructuras ahí atrás que son las que dan las órdenes y le dicen a la mara qué hacer”.

Este artículo de profundidad propone varias preguntas inquietantes: ¿Es posible que realmente no se puedan desarticular estas maras desde el punto de vista estrictamente policíaco-militar? ¿O acaso conviene que haya maras? ¿A quién podría convenirle?

Y el autor apunta a manera de conclusión:

“No sólo desarrollan actividades delictivas, sino que, básicamente, se constituyen como mecanismos de terror que sirven para mantener desorganizadas, silenciadas y en perpetuo estado de zozobra a las grandes mayorías populares urbanas. En ese sentido, funcionan como un virtual ejército de ocupación”.

Salvando los paralelismos, ¿no son estas algunas claves que se han aplicado en Nicaragua para desestabilizar al gobierno Sandinista que preside Daniel Ortega? ¿Debemos ignorar estos apuntes ante un escenario donde el gobierno de los Estados Unidos, en su habitual practica intervencionista, ha declarado que dará otras contribuciones financieras para “democratizar” a Nicaragua?

El politólogo argentino Atilio Borón, EEUU “exporta” mareros para desestabilizar a El Salvador[vii], un trabajo publicado en Cubadebate, apunta hacia el gobierno norteamericano.

 “En el Clarín de este Domingo hay una pequeña nota de Gustavo Sierra con el título de “Las maras desangran El Salvador”. (23 agosto 2015, p. 32) En ella se habla de la ola de violencia que sacude a ese país centroamericano: según el autor en tres días “murieron 125 personas en los enfrentamientos entre los pandilleros y con la policía o el ejército.” La nota abunda en otros detalles: la fenomenal tasa de homicidios en El Salvador actual: 90 por cada 100.000 habitantes”.

[…] “En la nota de Sierra se mencionan algunos de ellos, pero se omite el que, en la violenta irrupción de estos días, es sin duda el más importante: la decisión del gobierno de Estados Unidos de liberar a cientos, probablemente miles, de mareros que estaban recluidos en diversas cárceles de ese país y enviarlos directamente a El Salvador. Esto ya de por sí no es precisamente un gesto amistoso para con el país al cual se le remite tan nefasto contingente, pero es mucho más grave si previamente se limpia el prontuario de esos delincuentes de forma tal de imposibilitar que se pueda impedir legalmente su ingreso a El Salvador. Con sus antecedentes delictivos convenientemente purgados nada puede detenerlos, y los malhechores se convierten en gentes que regresan a su país de origen sin tener ninguna cuenta pendiente con la justicia. Una canallada, ni más ni menos”.

Borón es muy claro a la hora de apuntar sobre los objetivos y los responsables:

“… generar una ola de violencia para sembrar el caos y provocar el malestar social que desestabilice al gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén, del Frente Farabundo Martín de Liberación Nacional, en línea con la prioridad estadounidense de “ordenar” lo antes posible el díscolo patio trasero latinoamericano sacándose de encima a gobiernos indeseables”.

Las maras, “nuevos actores” protagónicos en el complejo crucigrama de la región, están claramente ausentes en los escenarios de los partidos mediáticos impresos, visuales y digitales. Estos últimos, articulan pensadas líneas de contenidos, intencionadas hacia un estado de opinión que desestimula la consulta de otras fuentes y enfilan su material simbólico e informativo a la edificación de un lector alineado al discurso que pretende legitimar la subversión y la ruptura del orden constitucional en Nicaragua. Dicha praxis se ha instrumentado también para potenciar una escalada desestabilizadora contra los gobiernos progresistas de Latinoamérica.

Fotografiados por los cimientos del audiovisual en varios textos cinematográficos y televisivos, que retratan la cartografía de las maras, mutantes según sus características y los escenarios sociales donde operan, en una segunda, y última entrega del presente texto serán graficadas estas bandas, así como el mapa donde operan, para destilar la aritmética social de los “nuevos” actores de la desestabilización en la región centroamericana.

[i] http://www.cubadebate.cu/especiales/2018/06/11/nicaragua-y-la-fundacion-de-las-maras/#.W1n5jjW-PIU

[ii] http://www.prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=191504&SEO=develan-accionar-de-maras-contra-estabilidad-en-nicaragua-fotos

[iii] http://misionverdad.com/TRAMA-GLOBAL/violencia-armada-y-paracriminal-exportada-a-nicaragua-investigacion

[iv] http://managuartv.com/acusan-sacerdote-y-pastor-complices-de-tortura-ejecutada-por-maras-19/

[v] http://www.institutodeestrategia.com/articulo/americas/cual-fue-verdadero-papel-estados-unidos-desarrollo-pandilla-ms-18/20180201113856010259.htm

[vi] https://www.hispantv.com/noticias/opinion/216364/maras-guatemala-poderes-paralelos-estado

[vii] http://www.cubadebate.cu/opinion/2015/08/24/estados-unidos-exporta-criminales-no-democracia/

20 pensamientos en “Nicaragua: las maras en la madeja de la subversión (I parte). Por Octavio Fraga Guerra

  1. Muy buen artículo, además de extraordinariamente necesario.
    Gracias, Iroel, por ponerlo. Me lo llevé al muro de Facebook.
    Abrazos

  2. Pingback: Nicaragua: las maras en la madeja de la subversión (I parte) | Foro Contra la Guerra Imperialista y la OTAN

  3. Agradecido por este artículo, es muy aleccionador. La tesis del autor es interesante y a la vez preocupante. Estaré pendiente de la segunda parte. Gracias por compartirlo en su blog. Saludos, Mariela

  4. #58 AÑOS DE USA – BLOQUEO GENOCIDA Y CRIMINAL. CUBA RESISTIENDO

    Extrañaba un post sobre Nicaragua, (hubo uno anterior https://lapupilainsomne.wordpress.com/2018/04/24/aspectos-clave-de-la-revolucion-de-colores-en-curso-en-nicaragua-por-william-serafino). En este de ahora de Octavio Fraga Guerra (I parte), se puede leer desde la perspectiva razonada lo que se mueve en esta Latinoamérica, concretamente en los pueblos irreverentes con el imperialismo, Roel de nuevo demuestra el momento adecuado para poner el dedo en la llaga, por supuesto que algunos lamentosos nuevos revolucionarios y otros hipercríticos con todo lo que el gobierno cubano representa y apoya incuestionablemente, para estos nuevos revolucionarios están hablando de apoyo y defensa a ultranza de Cuba a un gobierno denigrado de izquierdas, corrupto y casi como si se tratara de defender ese anacronismo de culpar de todo al imperio.

    Hay una curiosa coincidencia de estos nuevos revolucionarios con aquellos izquierdosos progresistas que en forma de opereta y con cierta intelectualidad de izquierda legitimaban la guerra contra un “torturador y asesino de su propio pueblo” como decían del legítimo presidente de los sirios, Bachad Al Assad. Aquellos ilustres académicos de pandereta apoyaron con sus falacias la guerra mediática contra Siria. Desde medios alternativos de procedencia de izquierdas pero también en los masivos justificaban y elaboraban relatos que presentaban como principios éticos cuando lo único que era su opción política. Ridiculizaban y simplificaban, manipulaban y en definitiva y tergiversan la opción de los pueblos antiimperialistas. Donde han quedado ahora todos aquellos, ahora que están prácticamente derrotados por el heroico ejército nacional sirio? Dónde están aquellos ultra izquierdosos? Los medios y sus corporaciones ya no hablan de guerra civil, ya no hablan de militantes a los asesinos que cortaban las gargantas de todos aquellos que se ponían por delante, terroristas de la peor calaña, o hablaban que los militantes se movilizaban para defender Alepo e impedir la ocupación por el “régimen sirio”. Todos esos que se auto titulan revolucionarios de izquierda, anticapitalistas y antiimperialistas. Por Cuba se puede ver algunos cuántos de ellos y con algún medio alternativo también, para ejemplo el reciente trabajo de Miguel Alejandro Hayes en ese blog que cada día va desojando margaritas, preguntándose, “seré o no seré” Un lamentable post donde de nuevo se oye el coro de los antes mencionados manipuladores contra Siria, ahora Nicaragua. Ese mencionado post donde ni siquiera habla del “nica act”, y frivolizan con el significado de la injerencia de la CIA, USAID, aquellos mismos que alimentaron, armaron y organizaron lo que se conoció como la contra nicaragüense y que degeneró en el caso iran contra. No tienen desperdicio ese post de Hayes en la LJC, es el mismo estilo que los coristas intelectuales contra Siria, ahora “rescatando el sandinismo”, casualidad? No nada de esto, son los mismos pero andan ahora por América latina, andan también por Cuba balanceando sus escritos. No es el único post, también le acompaña otro tan lamentable que habla de “Hungría 1956, pueblo insumiso”, esta vez el escribano un tal René Portuondo, misma línea argumental, salvando las distancias.
    Tenía ganas de decirlo….

  5. Iroel, disculpa, por una errata te he destrozado tu nombre apareciendo Roel, y esto no me lo puedo permitir cuando se trata del alma mater de este blog, Iroel Sanchez.

  6. Pingback: Nicaragua: las maras en la madeja de la subversión (I parte). | ONG AFRICANDO SOLIDARIDAD CON AFRICA

  7. Este artículo ilustra claramente como las maras podrían ser, o ya son, los “nuevos” instrumentos de desestabilización contra los gobiernos progresistas de nuestro continente, Gracias por este aporte La pupila.

  8. Excelente artículo. Me ayudó a comprender mejor la crisis inducida en Nicaragua. Esperaré la segunda parte. Gracias

  9. ¿Que no es cosa de la Central Intelligence Agency y organismos afines Mr. Hayes? Me parece que peca usted de ingenuo y que también ha caído en lo mismo. La fuente es Wikileaks. Profundice y estudie a fondo la situación.

    Léase a continuación:

    Cablegate: Zoilamerica Narvaez Seeks Usg Help in Her Iachr
    Tuesday, 28 March 2006, 9:13 pm
    Cable: Wikileaks
    Ref: 06MANAGUA708
    VZCZCXYZ0001
    PP RUEHWEB

    DE RUEHMU #0708/01 0872113
    ZNY CCCCC ZZH
    P 282113Z MAR 06
    FM AMEMBASSY MANAGUA
    TO RUEHC/SECSTATE WASHDC PRIORITY 5768
    RUEHZA/WHA CENTRAL AMERICAN COLLECTIVE
    INFO RHEFDIA/DIA WASHINGTON DC
    RUEAIIA/CIA WASHDC
    RHEHNSC/NSC WASHINGTON DC

    C O N F I D E N T I A L MANAGUA 000708

    SIPDIS

    SIPDIS

    DEPARTMENT FOR D, DRL, G/IWI AND WHA/CEN

    E.O. 12958: DECL: 03/27/2036
    TAGS: PHUM PREL PGOV KDEM KCRM USOAS KWMN NU
    SUBJECT: ZOILAMERICA NARVAEZ SEEKS USG HELP IN HER IACHR
    CASE AGAINST STEP-FATHER DANIEL ORTEGA

    Classified By: AMBASSADOR PAUL TRIVELLI. REASONS 1.4 (B,D).

    1. (C) This cable includes an action request. See paragraph
    8.

    2. SUMMARY: (C) On March 24, DRL PDAS Jonathan Farrar and
    poloffs met Zoilamerica Narvaez, the daughter of Rosario
    Murillo and the step-daughter of Daniel Ortega, to discuss
    Narvaez’s ongoing complaint against the Nicaraguan state
    before the Inter-American Commission on Human Rights (IACHR).
    Her case centers on the failure of Nicaraguan institutions
    to provide due process in her complaint against her
    stepfather for sexual assault, sexual harassment and rape
    committed over a period of years. Narvaez seeks USG
    cooperation to set up a support group in Nicaragua to help
    her deal with the inevitable Sandinista counterattack. Aside
    from striking a powerful blow against impunity and corruption
    in Nicaragua, assisting Narvaez could do real damage to
    Daniel Ortega’s political ambitions, both in this election
    year and thereafter. END SUMMARY.

    THE HISTORY OF THE CASE–A STORY OF JUSTICE REPEATEDLY DENIED
    – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

    3. (U) The Zoilamerica Narvaez legal saga began in 1998 when
    Narvaez brought rape, sexual assault and sexual harassment
    charges against Ortega, and the FSLN leader subsequently used
    his immunity as a National Assembly deputy and his control of
    the courts to ensure that the case never went to trial.
    Having protected himself from judicial action, Ortega then
    actively sabotaged all efforts by the Nicaraguan government
    (GON) to provide justice to Narvaez via other means (such as
    an acknowledgment that state institutions had failed to
    protect her right of due process). As another way of burying
    the allegations, the Sandinista leader also used his mother
    and Rosario Murillo in a public relations campaign to
    whitewash his image and to tar Narvaez as a liar. With
    justice denied in Nicaragua, Narvaez took her case to the
    IACHR in 2000, and the Commission accepted it the following
    year.

    4. (C) In 2002, the IACHR asked Narvaez and the then-new
    Bolanos administration to try to reach an “amicable solution”
    to settle the case. Both sides agreed, and the IACHR put the
    case on hold in Washington to allow negotiations to take
    place in Nicaragua. These negotiations nearly bore fruit–by
    the fall of 2002 the GON had agreed to issue a public
    statement admitting that the Nicaraguan state had failed to
    provide Narvaez justice and was prepared to pay an indemnity
    to the non-profit foundation for victims of sexual abuse that
    Narvaez and her husband founded. The then-human rights
    ombudsman, Benjamin Perez, was also about to issue an
    official finding stating that the Nicaraguan state had
    violated Zoilamerica’s right to due process.

    5. (C) According to Narvaez, it was at this point politics
    intruded. At a time when the Bolanos government was bringing
    corruption charges against ex-president Arnoldo Aleman and
    seeking to remove him from the National Assembly to face
    trial, it needed the support of the FSLN caucus in the
    Assembly. At the last minute, Perez and his office were
    forced to abandon their plan to issue a finding in Narvaez’s
    favor and the GON backed out of its agreement to settle the
    case with her. Having thus been denied justice yet again,
    she subsequently sought to revive her case at the IACHR, but
    has lacked the financial resources and political support to
    restart the legal proceedings. Narvaez has repeatedly
    requested USG help to connect her with people and
    organizations in the United States that could provide
    political, organizational and financial help.

    NARVAEZ MEETS PDAS FARRAR AND DISCUSSES HOW TO PROCEED
    – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

    6. (C) During their March 24 meeting, Narvaez told PDAS
    Farrar that she is anxious for movement in her case, but does
    not want any public exposure until she and her supporters
    have fashioned a coherent “winning” strategy to bring the
    case to conclusion. Narvaez believes that her inability to
    obtain justice for the sexual and domestic violence she
    suffered has only worsened the already rampant impunity in
    Nicaragua for violence against women. She fears that the
    spectacle of yet another public “defeat” would only convince
    Nicaraguan women that achieving justice for domestic and
    sexual violence is an impossible dream, increasing their
    already strong reluctance to report such crimes. Narvaez
    also wants to ensure that the USG will continue to support
    her even after the November elections, whatever their
    outcome. She feels that in the past, the USG has only
    actively promoted her case in the run up to national
    elections and has lost interest thereafter. Narvaez fears
    being left alone to face the wrath of the formidable FSLN
    political, legal and propaganda machines, not to mention
    extra-legal dirty tricks and threats against her and her
    family.

    7. (C) Narvaez presented PDAS Farrar and poloffs a list of
    individuals and organizations in Nicaragua familiar with the
    details of her case and that she believes would be willing to
    support her openly when the case is revived at the IACHR.
    These include officials at the Presidency, the Attorney
    General’s office, the Nicaraguan Permanent Commission on
    Human Rights (CPDH) NGO, the local office of the
    International Republican Institute (IRI), the Women’s NGO
    Network, a handful of women deputies in the National
    Assembly, and one key media outlet. PDAS Farrar told her
    that we are committed to helping her and need to find the
    right mechanisms to do so. Post will approach all of these
    individuals and institutions to sound them out on the case,
    and thereafter plans to convene a meeting of key players to
    establish a group to support Narvaez and discuss strategy.
    Although most Embassies in Managua are afraid to touch the
    case because of either its sensitivity and/or their
    sympathies for the FSLN, Narvaez stated that she will
    approach the Swedish Ambassador, who is both a woman and
    outspoken when it comes to matters of corruption in Nicaragua.

    8. (C) ACTION REQUEST: Narvaez added that she plans to be in
    the Washington area during the second half of June, and she
    will provide post her itinerary when it is set. Post
    believes that this trip would be an ideal opportunity to
    arrange meetings for Narvaez with key officials in the
    Department, the OAS, and other appropriate government and
    non-government organizations. Post requests the assistance
    of the Department in developing a list of appropriate and
    interested contacts now and in scheduling appointments when
    the dates of Narvaez’s travel are set. END ACTION REQUEST.

    COMMENT
    – – – –

    9. (C) Aside from the obvious merits of supporting Narvaez
    as a means of defending human rights and fighting the rampant
    impunity and corruption that are holding back Nicaragua’s
    democratic and social development, any progress in her case
    (and associated publicity) could do real damage to Daniel
    Ortega and his perennial political ambitions. The FSLN is
    well aware of this and can be expected to respond in a fierce
    and well-coordinated manner against Narvaez, the USG, and
    anyone else that promotes her case. However, a sustained and
    effective effort to promote and publicize the case,
    particularly to young voters being actively courted by the
    FSLN, could go a long way to reinforce Ortega’s poor public
    image and ensure his defeat in November. Even if Ortega
    loses in November, supporting Narvaez in bringing her case to
    a successful conclusion could end Ortega’s political career
    once and for all, rather than allowing him to rise from the
    ashes yet again in 2011.
    TRIVELLI.

  10. Con este otro comentario quiero felicitar a Octavio Fraga Guerra por su, Nicaragua: los maras en la madeja de la subversión (I parte) y espero con gran interés la II parte, tal y como te escriben el resto de foristas. Con este trabajo tuyo, Octavio, desde otra perspectiva, sacas a la luz una fuerza tenebrosa, un instrumento diabólico al servicio del interés de dominación global por parte del omnipresente Imperio yanqui en América latina, Los Maras, concretamente en centro americe, porque en ese interés de dominación cuando se habla del patio trasero que abarca toda América latina en su conjunto, hay una división geoestratégica y en cada zona se emplea una táctica diferente de dominio según qué protagonistas. Anteriormente jugaba un papel primordial, la escuela de asesinos que bautizaron como “La Escuela de las Américas”, situada en Panamá y posteriormente trasladada a Fort Benning, Georgia, USA, y reconvertida en, “Instituto de Cooperación para la Seguridad Hemisférica” (SOA/ WHINSEC por sus siglas en inglés), en esa escuela enseñaban, como ya es conocido, a torturar, asesinar, secuestrar, desaparecer, masacrar, cientos de miles de latinoamericanos. Los alumnos militares de aquella escuela luego iban ascendiendo en el escalón de poder en las fuerzas armadas de cada país de origen, así que fue un instrumento de apoyo para las dictaduras latinas, y todos esos alumnos enquistados en las capas de poder, actuaban de forma siniestra, y más tarde cuando las dictaduras dieron paso a otras situaciones continuaron en la sombra para aparecer muchos de ellos ahora mismo en Argentina, Chile, Paraguay, Brasil, Perú y se mantienen a la expectativa para Bolivia, Venezuela, Uruguay, en Ecuador ya se han instalado de nuevo gracias al troyano Moreno. Ahora mismo hay un “cartel de Lima” que agrupa todo lo dicho dirigiéndolo el narco-estado colombiano, el Israel de América latina, un estado vivero de mercenarios y asesinos paramilitares, una punta de lanza militar para usar en su caso para una supuesta agresión contra la hermana Rep. Bolivariana de Venezuela, junto con Perú en este caso.

    La otra vertiente geo-estratégica es América central, donde los tentáculos son transmitidos desde Langley como director de orquesta, los mismos de siempre, “como si fueran fantasmas del pasado acusar al imperialismo de todos los males que acechan a nuestros pueblos” (a ver si te enteras Mr. Hayes) junto con las CIA’s de bolsillo, USAID, NED… y que el ya conocido incauto? Intelectual, banaliza y frivoliza en ese sumidero de blog que se ha convertido, salvo algunos honrosos colaboradores. Aquí tal y como señala Octavio deja a nuestra percepción un tenebroso instrumento desestabilizador, asesinos organizados a modo del Estado Islámico, DAESH (según siglas en ingles) así que los Maras en todas sus vertientes de MS13, MS18 y todas las que se quieran sacar de los bolsillo$, actuarían a modo de todos las incontables organizaciones y ejércitos de “luchadores por la libertad y la democracia” como en el Oriente Medio, criminales organizados y financiados, auténticos asesinos a sueldo que destruyen todo lo que “las ordenes de arriba” les señalan. Es un paralelismo, una estrategia, absoluta, EEUU quiere fundar un “califato” en América Central, no necesita importar salafista a América, porque ya tienen quienes actúen como el Emirato Islámico que desempeña un papel en la estrategia de Estados Unidos en el Oriente Medio. Ahora con los Maras van a tratar de desempeñar otro Estado Islámico en América Central y que con el tiempo fuera contagiando todo lo que fuera a su paso, hasta donde fuera posible. La estrategia en mi opinión es clara. En Siria no existían salafistas y de repente con una convocatoria por facebook en Daraa aparecen unos jóvenes estudiantes protestando contra la dictadura de Bashad (a ver si te vuelves a enterar Mr. Hayes) muertos por disparos en la cabeza tanto de policías como de “manifestantes” más tarde el guion ya está servido. Esos manifestantes provienen de Libia, donde el EI ya está instalado después de destruir el estado libio. Los Maras provienen de Guatemala, Salvador y Costa Rica a una Nicaragua donde no existían como organización y de repente, ocupan y trancan calles, queman casas, personas, hospitales, todo lo que pillan a su paso e intentan aterrorizar a la población, las victimas casualmente son pacíficos manifestantes asesinados por la policía y fuerzas de choque de Ortega, continuemos el guion en la II parte de Octavio Fraga que, mientras escribía este comentario ya la he visto publicada en la pupila…

  11. Daniel Ortega dió marcha atrás a su polémico proyecto de reforma de la seguridad social, pero la subversión continuó sine die, perfectamente coordinada con un hecho que puso el foco y la megafonía de falsimedia sobre Nicaragua: la entrega del Cervantes al mediocre Sergio Ramirez, cuya presencia en las filas del sandinismo tras el triunfo de la revolución algunos no llegamos a entender y que ahora confirma que, en los procesos revolucionarios, el imperialismo siempre juega su baza con hombres que, llegado el momento, cumplen la función encomendada.

    Lo que ahora estamos presenciando en Nicaragua es el resultado del segundo triunfo apoteósico de la revolución sandinista, esta vez no contra Somoza sino contra sus sucesores, encarnado en el mayor respaldo electoral de América Latina para el verdadero sandinismo, liderado por Daniel Ortega. En la primera ocasión, como no podía ser de otra forma, hubo que crear un ejército mercenario, con el apoyo de los gobierno de las naciones limítrofes y el patrocinio de Estados Unidos, un ejército capaz de aterrorizar a la población e hipotecar la mayor parte de los presupuestos públicos. Ahora, los nuevos contras han pasado de ser un ejército mercenario, financiado por el imperio y la oligarquía, que lucha contra un pueblo revolucionario unido, a convertirse en “sublimes universitarios” que, con similares orígenes y métodos violentos, reclaman en las calles lo que no consiguen en las urnas: un cambio de gobierno.

    El enemigo va ganando en legitimidad ante un pueblo dividido con la ayuda de falsimedia, instalada en la mentira desde que un sistema mediático totalitario se alzara victorioso en un mundo unipolar donde disentir (decir la verdad) te convierte en antisistema y te condena al ostracismo. A principios de los 80 el pueblo nicaragüense era un pueblo orgulloso por su triunfo frente a la tiranía y con los más altos ideales, al que sólo se le podía combatir desde fuera con la ayuda de fuerzas mercenarias financiadas por el enemigo (una situación parecida a la del pueblo cubano desde el triunfo de la revolución) pero la adopción del pluripartidismo y el reconocimiento de la propiedad privada en el terreno de la información lo que provocó fue la división de la sociedad nicaragüense y que los enemigos de la revolución adquirieran legitimidad y pudieran implementar los instrumentos que han convertido a la oligarquía y al imperio en fuerza hegemónica planetaria. Ahora el triunfo en las urnas del sandinismo le deslegitima (ante los poderes fácticos de un sistema diseñado a cabalidad de las necesidades de una clase social censalmente irrelevante) y abre la vía de la desestabilización y el golpismo.

    Los maras son los paramilitares de Centroamérica, los encargados de realizar el juego sucio para que el pueblo no pueda liberarse de la tiranía o, en el caso de Nicaragua, para que el terror provocado por sus crímenes y los daños ocasionados a las nuevas infraestructuras siembren la impotencia nuevamente en el pueblo y la aceptación de que cualquier tiempo pasado fue mejor, por graves que fueran las injusticias y abominables los crímenes que cometían los tiranos, ya fuera en nombre de la democracia, de dios o de la patria. Si el pueblo revolucionario fue capaz de renunciar a sus ideales devolviendo el poder a los herederos del somizismo y del imperialismo, agrupados en la UNO bajo el liderazgo de Violeta Chamorro, el enemigo tiene fundadas esperanzas de que sus escuadrones de la muerte alcancen el mismo objetivo disfrazados de caperucita, bendecidos por los gorilas con sotanas y con todos los títulos y másteres que otorgan las escuelas de las Américas y falsimedia a sus peones (importando poco si han sido cursados o no por los falsos o verdaderos alumnos, nacidos para servir a sus señores del mismo modo que otros nacen para matar con uniforme militar, aunque sea a miembros de su propia clase social).

    Y a todo esto, el papa Francisco sigue sin pronunciarse ni en Nicaragua ni en Venezuela. Por lo que parece, la pedofilia es lo único que merece su reprobación. Que sus gorilas les hayan abierto las puertas del cielo a los peores infieles, que, por explícita decisión divina, jamás obtendrán el premio de la vida eterna, al menos mientras los camellos no logren entrar por el ojo de una aguja, poniendo en riesgo los derechos adquiridos por las mayorías humildes y hasta la vida de estos, debería ser motivo de excomunión, pero ya sabemos a quién ha servicio la iglesia católica a lo largo de su historia y cómo los papas que lograban sobrevivir unos pocos días al comienzo de su pontificado toleraban y practicaban toda clase de vicios y crímenes. Por el modo como está gestionando Francisco la crisis de Venezuela y Nicaragua, en que sus peones están jugando un papel activo al lado de la oligarquía y en clara confrontación con las conquistas y aspiraciones de ambos pueblos, yo creo que no debe preocuparse por su seguridad sino que deben ser los latinoamercianos los que deben preocuparse por conocer las razones profundas de que un obispo de segunda o tercera división en la jerarquía católica fuera elegido Papa en un continente en proceso de emancipación del imperialismo capitalista y sus lacras.

  12. Celebro la noticia que nos hace llegar Iroel. Bienvenido Octavio, creo que va a ser una inyección muy saludable tu colaboración y además en un tema que despierta el universo que todos llevamos dentro, la cinematografía y relacionado con la política va a dar mucho que analizar.

  13. Hasta hace apenas unos años leía con asiduidad el excelente blog de Octavio, Cine Reverso. Me complace saber que se incorpora como colaborador de La Pupila Insomne/Asombrada. Saludos

  14. Amigo Simpermiso, has tocado un tema muy interesante en tu comentario, bueno todo el conjunto del comentario me parece inmejorable, pero me refiero al canónigo, a los gorilas con sotana como llamas, me has hecho reír con este vocablo, que viniendo de alguien como tú, que seguramente siendo español te habrá tocado pasar lucha, en esa España negra y que llevaban bajo palio a un criminal sanguinario sin rasgarse las sotanas.
    En efecto, la iglesia, o sea el Francisco, no ha dicho nada sobre Venezuela ni Nicaragua, sobre esos fascistas con sotanas y escapularios que parece tienen bula papal para estar como siempre al lado de las prebendas, de las comilonas y de los torturadores y criminales, caricaturizando un poco, solo un poco, porque la realidad es mucho peor, seguirán manoseando a niños y niñas mientras no se les corte la mano, literal.
    Saludos compañero.

  15. Pingback: Nicaragua: las maras en la madeja de la subversión (I parte). Por Octavio Fraga Guerra | mitimaes

  16. Gracias Alejandro por tus comentarios, confío en que CineReverso vuelva a estar activo pronto. Son temas técnicos los que impiden su relanzamiento. Obviamente seguiré colaborando con Iroel y su Pupila. Es un gusto ser parte del grupo de colaboradores de este blog. Que tengas un buen día. Fraga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s