Por Lula, Cristina, Correa y Maduro. Por Ángel Guerra Cabrera


El miércoles 22 Evo Morales tuiteaba: nos unimos al pronunciamiento de la Red de Intelectuales que denuncia acción injerencista de Estados Unidos para derribar el gobierno de Venezuela, e impulsa persecución mediática y judicial contra hermanos Lula, Correa y Cristina.

Ante los continuos triunfos electorales de las fuerzas populares y progresistas y el éxito de sus gobiernos en el combate al neoliberalismo al en elevar el bienestar de nuestros pueblos, Washington y las derechas locales optaron por la tremenda. Lanzaron una contraofensiva integral basada en el esquema de las revoluciones de colores de Gene Sharp, fundador y cabecilla de la organización ultraderechista Albert Einstei Institution, cuyo historial golpista y desestabilizador recorre la geografía planetaria donde quiera que haya gobiernos que no son del agrado de Estados Unidos.

Evidenciando una vez más en nuestra historia que solo respetan las reglas de la democracia representativa cuando los favorecen, el imperialismo yanqui y las derechas iniciaron una cadena de golpes de Estado contra los gobiernos progresistas. La primera víctima fue la pequeña Honduras, donde derribaron al presidente Manuel Zelaya(2009) por la fuerza de las armas, para lo que contaron con apoyo judicial, parlamentario y mediático. Siguieron los golpes contra el presidente Fernando Lugo en Paraguay (2012) y contra su homóloga Dilma Rousseff (2016) en el gigantesco Brasil.

Pero también ha habido varios intentos derrotados de golpe contra los gobiernos populares. El caso paradigmático es Venezuela por haberse utilizado casi la totalidad de los recursos de la guerra no convencional, híbrida o de cuarta generación. Por solo mencionar algunas acciones muy relevantes, se produjo el golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez en 2002, precedido de un paro patronal y seguido a los pocos meses del paro petrolero, que paralizó la principal industria del país a un costo de miles de millones de dólares. El golpe llegó a sacar del gobierno a Chávez pero duró escasas 48 horas al reinstalar al líder venezolano luego de un contundente contragolpe popular-militar sin precedente. Allí se soldó la unidad cívico-militar que ha vencido los numerosos intentos de derrocar al chavismo, encarnado en los últimos años por el presidente Nicolás Maduro. Entre ellos, las feroces guarimbas de 2014 y 2017, el recrudecimiento sin límites de la criminal guerra económica y mediática y el recientemente frustrado intento de magnicidio contra el mandatario venezolano. No es casual, este estaba por lanzar una verdadera revolución económica y financiera dentro de la revolución, que golpeará muy duro a la especulación contra la economía popular y rompe con el dólar como moneda de cambio.

También fueron objeto de graves intentos de derrocamiento los presidentes Evo Morales(2008) y Rafael Correa (2010), los que, dada su esencia, no pueden calificarse sino de golpes de Estado de nueva generación. Ambos requirieron de una acción enérgica de UNASUR, hoy en proceso de liquidación por el actual gobierno ecuatoriano y otros gobiernos de derecha de América del Sur.

A la vez, Lula está preso tras un proceso amañado cuyo único fin es impedir al político más popular del país que compita por la presidencia en octubre de este año. Sometido a un descomunal linchamiento mediático internacional, el gobierno golpista le prohíbe manifestarse en los medios, participar en los debates o siquiera tener acceso libre al teléfono o a las redes sociales. No obstante, continúa siendo el puntero en todos los sondeos y ya alcanza una intención de voto de 39 por ciento, muy por encima de sus eventuales rivales. Pese a las sonadas protestas y cuestionamientos dentro y fuera de Brasil se busca la “ilegalización” de su candidatura.

Algo parecido ocurre con el expresidente Correa contra el que se desarrolla un proceso judicial espurio y al que, tras meses de guerra mediática, se pretende detener por el gobierno del reconvertido a neoliberal Lenín Moreno mediante una orden internacional de captura.  La derecha que Correa sea el ganador de una futura elección.

Tras numerosos montajes mediáticos y judiciales continúa la persecución contra Cristina Fernández de Kirchner, principal referente del campo popular argentino, cuyas propiedades están amenazados de allanamiento, que, según el plan derechista, sería seguido de la pérdida del fuero parlamentario. Pese a ello, encabeza las encuestas para las elecciones de 2019 y si la contienda fuera hoy, derrotaría claramente al presidente Mauricio Macri, motivo principal de un mayor ensañamiento contra ella. Necesitamos una contraofensiva popular muy inteligente y creativamente organizada para derrotar a quienes pretenden mantener la dictadura oligáquica sobre los pueblos nuestroamericanos.

Twitter:@aguerraguerra

15 pensamientos en “Por Lula, Cristina, Correa y Maduro. Por Ángel Guerra Cabrera

  1. Pingback: Por Lula, Cristina, Correa y Maduro. Por Ángel Guerra Cabrera – manuel pena

  2. Antes, cuando las democracias burguesas se ponían democráticas, el sable del coronel era el encargado de solucionar el problema. Ahora que el 5% dispone de una forma de totalitarismo todavía más eficaz y especialmente sutil, otros son los poderes encargados de hacer el trabajo sucio, como el judicial, del que habría que decir más bien que jamás hizo un trabajo limpio, al servicio siempre de los poderosos y en pugna permanente con los “robagallinas”, que la letra con sangre entra, y no hay lección más importante en el capitalismo que el respeto al derecho de propiedad.

    Antes, en las corridas de toros de las plutocracias, lo típico del cartel era un mano a mano entre los espadas de los principales partidos turnistas. Lo que se va a vivir dentro de un mes en Brasil va a ser un mano a mano entre Lula y el juez Sergio Moro. Si este gana, y no hay nada que haga pensar lo contrario (ya que no necesita pruebas para mandar a la cárcel a cualquiera que moleste a sus amos), se restablecerá la “democracia” en Brasil, y ya sabemos lo que eso significa para una amplia mayoría de ciudadanos. En Ecuador, Lenin se ha pasado por el arco del triunfo la voluntad de todos sus votantes, poniéndose al servicio de los plutócratas, con lo que también allí se va a lograr pronto restablecer la democracia, sin que ningún experto en el mundo del derecho o alta magistratura se vaya a molestar en denunciar que traicionar la voluntad del pueblo soberano, expresada en las urnas, es la peor de las tiranías. Para los jueces y fiscales argentinos va a resultar muy fácil incriminar a Cristina Fernández, aunque para ello se tenga que recurrir a pruebas falsas, así como encubrir a Macri, al resto de peones de la oligarquía y a los principales oligarcas, ya que los juicios tienen vista previa en los grandes grupos mediáticos, donde el grupo Clarín gana por goleada al resto, y ya sabemos que aquí los antisistema son los reos habituales y no cuentan con abogado defensor, mientras que el nombramiento jurado popular que dirigirá los interrogatorios y dictará sentencia es potestad reservada a los dueños de los grupos mediáticos, que son también los amos de los caballitos.

    Dar por muerto al capitalismo en estas circunstancias es un poco aventurado. Antes habría que dar por muerta a la democracia y concienciar a los de abajo para que reconozcan la existencia de la lucha de clases y que la suya va perdiendo, precisamente por el hecho de que no hay democracia, pero sería una insensatez esperar que los sicarios de la oligarquía en el mundo del derecho y de la información se vayan a poner de parte de estos en algún momento. Por el contrario, seguirán ejerciendo su trabajo mercenario al servicio de los tiranos, del mismo modo que lo hizo tradicionalmente el sable del coronel. Tanto en el mundo del derecho como en el mundo de la información es mucha la tela que le queda por cortar a los humildes en las plutocracias, pero jamás lo van a lograr haciendo la ola a sus amos, corroborando que vivimos en democracia y en estado de derecho. Dotarse de una carpintería propia en el ámbito del derecho y de la información es vital si las mayorías aspiran a conquistar la soberanía y dotarse de instituciones que hagan viable la democracia, pero ello tendrá que ser, obviamente, con programas electorales vinculantes y una clase política con responsabilidad penal objetiva, ya que quien tiene capacidad (y los políticos la tienen por encima del resto, a controlar poderes especiales: legislativo, ejecutivo y presupuestario) debe tener también responsabilidad (aquí cualquier excepción se convierte en un privilegio injustificable e intolerable).

  3. Pingback: Por Lula, Cristina, Correa y Maduro | Foro Contra la Guerra Imperialista y la OTAN

  4. Esta claro que la burguesía en el poder en el capitalismo no quiere que distribuyan sus ganancias sino a través de la concebida limosna a lo que esta acostumbrada hace 500 años en América Latina, sin embargo de todos los nombres y países mencionados que han defendido el campo nacional y popular hay sus diferencias en cuanto a la ética y la moral de los lideres que la encabezan. He aprendido algo a lo largo de todos estos años, defender las ideas de los humildes con practicas poco transparentes y diciendo una cosa en cámara y haciendo cosas poco ética por detrás lo que hace es destruir las ideas mas puras, los de abajo nos merecemos no solo que nos tengan en cuenta sino que se haga con las armas limpias. De los que tenemos al frente no voy a hablar, es obvio, ha sido una larga noche de 500 años de miseria y explotación, robándonos hasta nuestra dignidad, pero derrocarlos o “quererlo hacer” debe hacerse con toda la integridad posible.

    Uno lee cosas, no se puede tener un Hotel en el Sur, con todas las habitaciones vacías que han sido contratadas en su totalidad por empresarios cercanos al gobierno, porque les gusta gastar dinero al pedo sin ocuparlas por inquilinos concretos, alguien me dijo una vez una frase que se me quedo, “en la vida no solo hay que ser honesto, sino también parecerlo”. Como es posible que haya presidentes en el campo popular que durante su gestión hayan incrementado su patrimonio en un 1000%, ni los mas exitosos CEO de este Mundo han tenido semejante aumento en su “prosperidad”.

    Yo fui criado con la imagen del hombre, donde siendo Presidente del Banco de su nación, en su casa se comía lo que se comía en el pueblo, hombre que SOLO dejo como “patrimonio” cuando renuncio a sus cargos gubernamentales, la dignidad a su familia, es eso lo que espero de quien ejerce la función publica en el gobierno de su país y lo demás como decíamos en el barrio “tumbalo”, no me sirve, aunque me hablen de ir al paraíso.
    Saludos

  5. Pingback: Por Lula, Cristina, Correa y Maduro

  6. Pingback: Por Lula, Cristina, Correa y Maduro |

  7. Pingback: Por Lula, Cristina, Correa y Maduro « Cuba Update

  8. Hablar de democracia, en realidad es analizar, capitalismo, que deja paso al liberalismo con sus conservadores y posteriormente al neoliberalismo con sus neo-conservadores, cada nuevo “concepto” es cada vez mas ultraconservador y todo esto necesita la globalización, que el poder sea global, avasallador, pero como el compañero Simpermiso recalca siempre, un poder global de ese 5% , de esa oligarquía mundial política, militar, financiera, monetaria y geopolítica es decir, el mundo en poder de una supra élite mundial y por lo tanto la esencia de Estado-Nación debe quedar destruida y dar paso a otro “concepto”. Simpermiso es muy didáctico y sagaz en su comentario, deja muy claro el panorama.

    El concepto de democracia que conocemos por lo tanto es prostituido, o quizás es que en realidad ese concepto naciera ya en un burdel. En cambio el concepto “socialismo” es universal, incluyente, regenerador y tiene como colofón, como máximo logro, el comunismo. Por lo tanto el enemigo a destruir por la oligarquía mundial, por ese 5% que Simpermiso nos habla siempre, es destruir el socialismo para que de esa manera la palabra comunismo ni exista, se borre de nuestras mentes. Así que por lo tanto ser anti-imperialista es la esencia para un revolucionario, no es posible ser revolucionario sin ser anti-imperialista y no será posible construir un comunismo con el imperialismo en nuestras puertas, dentro de nuestras casas. Esto es bien conocido por la oligarquía mundial y por esa razón necesita sus think-tanks, que son su fuente de propagación del ideario de sus lobbys de poder. Definición de, think-tank: ”Resulta ser frecuentemente centros propagadores de ideas provenientes de un lobby, que bajo la cobertura de «instituto de investigación» trabajan ideológicamente para convencer a las poblaciones civiles de la veracidad e importancia de los propósitos que vehiculan”. “Así que, el objetivo de un, think-tank, es de convencer a la gente de lo que ellos realmente tienen interés, y es ahí que se encuentra la manipulación”.

    El imperialismo norteamericano, o sea, el imperialismo yanqui, es el gran especialista, el nuevo sumo sacerdote que sustituyó al imperio británico. Pero América latina no ocupa un lugar mundial para el imperio yanqui, es su patio trasero, nada más, es algo que por “designación divina” le pertenece y ni siquiera merece propagar sus ideas de dominación global, los problemas de la plebe, del patio, se arreglan “quirúrgicamente” según sea necesario.

    Pero dentro del propio imperio yanqui también tienen sus luchas internas, una vez tuvieron una guerra civil, su origen y su desarrollo histórico también fue manipulado, por supuesto. En la actualidad hay algunas fuerzas internas que luchan entre ellas, no va a suceder ninguna nueva guerra civil, porque en realidad ese 5%, entre ellos, no se matan y digamos que los ultraconservadores o eso que se llaman neoconservadores tienen el poder más letal en sus manos, el poder militar y de manipulación y su mayor representante la NED, consumados especialistas en “democratizar” países mediante “revoluciones de colores” y si es necesario directamente la guerra.

    Para América latina no era necesaria mucha sofisticación, bastaba con una universidad de asesinos, la escuela de las Américas y que sus alumnos aventajados controlaran con dictaduras duras y despiadadas del cono sur más alejado del norte, como Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay, Bolivia, todo esto con la estimable ayuda de antiguos nazis expertos en exterminación. Centro América que ya era una tradición el modus operandis desde el mismo comienzo de EEUU, y la parte más próxima era cuestión de abarrotar con bases militares y formar un buen vigilante como Colombia para controlar Perú y Ecuador y la joya de la corona, Venezuela, con las riquezas más exuberantes. Después estaba el Caribe del descanso del guerrero, la distracción sexual y de juego y asentamiento de mafiosos y Méjico era el más cercano, al que robaron la mitad de su territorio aprovechando que no había todavía una fuerte conciencia nacional, recién salida del colonialismo español y posterior presencia “imperial” francesa. Brasil era un territorio que se le daba un tratamiento a parte por ser el gigante latino americano, pero las dictaduras eran indispensables también. En el patio trasero, las revueltas se solucionaban con el 5% de la oligarquía local (siempre hace acto de presencia el 5% que nos comenta Simpermiso) y el sable del coronel al servicio de esa oligarquía, como también nos precisa Simpermiso en su comentario de este post. Es cuando ocurre lo inesperado para el imperio desde el punto más cercano que pudiera imaginarse, la mayor de las Antillas, Cuba, que con unos barbudos en la sierra dirigidos por el que sería el político y líder más carismático de la época moderna y que comienzan la revolución mas emblemática de la historia moderna y a 90 millas declaran una Republica Socialista, una revolución de los pobres, por los pobres y para los pobres, y lo que más podía doler al vecino del norte, nacionalizar todos sus bienes neocoloniales de los que se hicieron dueños una vez acabado y expulsado el vetusto imperio español.

    Con Cuba lo han intentado todo y siguen haciéndolo, desde el robo más largo de la historia, 58 años de bloqueo económico, financiero, hasta las centenas de intentos de asesinar al líder indiscutible Fidel Castro Ruz, el comandante en jefe de la revolución, Fidel para su pueblo, y a todas las figuras importantes de la revolución; con intento de invasión, con terrorismo, con mercenarios desde Miami, y ahora con mercenarios pagaditos, pero de todos modos para el imperio la revolución cubana era un punto y aparte, nada podían hacer ya contra su triunfo, así que lo que tenían que hacer es no dejar extender su influencia en el resto del patio trasero.

    Todo iba bien hasta que apareció Chávez, el comandante Hugo Chávez y que también mandó a parar y en donde?, en Venezuela!!!, esto se les podía ir de las manos!! había que hacer lo que fuera por acabar con esos chavistas que se proclamaban socialistas y que conquistaban el corazón y el alma de los ignorados de toda la vida, una sublevación de todos esos marginados en manos del otra vez repetido 5% de la oligarquía local, (en este caso la mas asquerosa, pitiyanqui, escuálida, cobarde, vendepatria…) En este caso esa oligarquía quedó en el país, no pasó como en Cuba que todos fueron pa’ Miami, dejando las ropas en el closet, creyendo iban a regresar en unos pocos meses. Aquí la oligarquía creyendo podría manipular los votos como siempre lo habían hecho, no se dieron cuenta que la Rev. Chavista vino para quedarse y comenzaron a morder el polvo en todas y cada una de las elecciones (salvo en dos ocasiones) en donde el pueblo era protagonista esta vez, aquellos olvidados por fin podían ser protagonistas y el 5% de la oligarquía comenzó a conspirar en todas las maneras posibles bajo la tutela y dirección del imperio yanqui, y al ir fracasando una y otra vez, terminaron asesinando muy sofisticadamente a Hugo Chávez, convirtiéndolo en un símbolo vivo, en el eterno comandante y que en un acto del Olimpo, reservado solo para los dioses, en una última alocución pública, nombró a Nicolás Maduro como su más firme y leal hijo y que todos le apoyaran, y tuvieran como grito de combate, unidad, unidad y unidad.

    La llamada oposición se las pintó muy felices creyendo en el desconcierto provocado por la muerte física del comandante Chávez, y cuando Nicolás Maduro, de acuerdo a la constitución de la Rep. Bolivariana de Venezuela convocó a elecciones, la oligarquía creyó que iba a recuperar el control, pero de nuevo perdió y desconoció el resultado hablando de fraude, y desde entonces comenzó el nuevo método aplicado a Venezuela, aquí si se ha empleado todo lo habido y por haber, golpe continuado, guerra de 4ª generación, guerra económica, psicológica, sucia, terrorismo, guarimbas, declarar a Venezuela amenaza contra la seguridad de los EEUU, revoluciones de colores, todo. Con el resultado de las últimas elecciones ya solo les queda el asesinato de Maduro y todo el gobierno bolivariano, al fracasar, ponen “todas las opciones sobre la mesa”, (que ya estaban previamente) como les gusta decir al imperio y en esas se está.

    Ahora siguiendo el modelo sirio, se inventan una “crisis humanitaria” con los refugiados que salen “hambrientos con sobrepeso” huyendo de las duras condiciones de la “dictadura” de Maduro, las fronteras llenas de estos “desesperados refugiados”, Perú, Brasil, Colombia y ahora también Ecuador preocupado, en manos de un tulipán que ni es traidor, porque siempre ha sido un infiltrado, el Lenin Moreno,(Rafael Correa no anduvo muy listo aquí) un Lenin Moreno que ya se va quitando la careta y que ahora siguiendo el guion pre-establecido se sale del Alba hablando boberías sobre Venezuela.

    Para ayudar “humanitariamente” a la crisis de los refugiados, EEUU va a mandar un barco hospital llamado sarcásticamente Comfort, parece ser que los enfermeros serán los cascos blancos que ya salieron de Siria, recogidos por Israel, y diversos países, Alemania entre ellos, bien, pues estos cascos blancos que manipulaban y falseaban ataques químicos de Bashad Al Assad contra su pueblo, para así provocar una intervención occidental de la OTAN, están por Sudamérica (??) Parece ser que estamos en la antesala de una agresión militar contra la hermana Rep. Bolivariana de Venezuela, EEUU usará sus lacayos del patio, que previamente ha organizado en golpes, parlamentarios (Hondura, Paraguay, Brasil) y de montajes contra los lideres “progresistas”, Lula, Cristina, Correa también para que anularles políticamente. Contra Ortega no sirve un golpe parlamentario y han elegido un golpe de color, con mercenarios guarimberos de Venezuela y con los Mara, como hemos podido ver en dos post recientes de Octavio aquí en La Pupila. Bolivia con el hermano Morales controla la situación pero no exento de los peligros que tienen ser objetivo del imperio y estar en la mira también.

    Venezuela es la amenaza más real e inmediata que ahora vive América Latina, están muy avanzados en sus planes, la “crisis de humanitaria de refugiados” es muy próximo y tendrán que ser los lacayo de la OEA, en este caso Perú y Colombia fundamentalmente los que llevarán el peso de la agresión, con la ayuda de Argentina de Macri, y Brasil a un nivel táctico no militar, pero que va a fracasar y va hacer necesaria la intervención directa de EEUU y aquí es donde se enreda la cosa porque Venezuela no está sola, el internacionalismo anti-imperialista tomara parte, que no lo dude nadie, Venezuela tienen capacidad militar para resistir y solo una operación relámpago podría tener éxito, pero esto no va a ser posible porque las FANB están preparadas para hacer fracasar esto, y una invasión seria una guerra integral y total del pueblo y el internacionalismo solidario, y la carroña opositora es cobarde, vendepatria y como he dicho en otro comentario, saldrían como ratas corriendo, con las “nalgas mojadas”. Así que solo queda decir, que se atrevan!!

  9. En mi comentario anterior, se me olvidó hacer mención a la hermana república bolivariana de Venezuela, que, como nos ilustra Tocororo, vive una situación especialmente vulnerable. Aquí el poder de los imperialistas y sus aliados venezolanos ha logrado rizar el rizo en el control del poder judicial, primero corrompiendo para su causa a la exfiscal general (lo que da buena cuenta de su extraordinario poder) y finalmente alimentando la ilusión de un tribunal supremo en el exilio, investido de poder uno no sabe si por Calígula o su caballo Incitado, que no ha dudado en condenar a Nicolás Maduro por corrupción a 18 años de cárcel. Repárese en que se trata de una condena sin juicio previo, en que no se le ha brindado la menor oportunidad al reo ni se han aportado las pruebas, muy distinto de las peticiones de extradición que está haciendo el gobierno bolivariano contra los implicados en el intento de magnicidio contra el Presidente Maduro y altas autoridades, que sería el primer paso de un juicio con todas las garantías.

    El por qué de este agravio comparativo es fácil de explicar. A Nicolás Maduro y resto de gobernantes bolivarianos se les condena todos los días en los medios de persuasión de la tiranía con toda clase de manipulaciones y el testimonio exclusivo de la parte contraria. Para el espectador que lleva meses (o incluso años) soportando e incluso asumiendo (activa y pasivamente) la condena y linchamiento mediático de los bolivarianos, la sentencia de esa banda de mercenarios es algo de lo más natural del mundo. La situación que se vive en el mundo moderno, como resultado de la tiranía impuesta por el oligopolio mediático de la burguesía, dista muy poco de la que se vivió en la posguerra española de los años 40, en que los rebeldes franquistas condenaban a los republicanos por “adhesión a la rebelión”. El dictador Franco, tras recibir el cuerpo de Cristo de manos de un gorila con sotanas y degustar una opípara taza de chocolate con churros, acostumbraba a firmar esta clase de sentencias sin despeinarse.

    Y mientras ese otro brazo corrupto de la medusa, que es el poder judicial, le hace el trabajo sucio al imperialismo y a la oligarquía nativa en América Latina, para compensar las deficiencias de los otros poderes, clama al cielo la impunidad de que gozan los tiranos y sus sicarios, desde narcoterroristas como Alvaro Uribe a expresidentes genocidas como Bush (padre e hijo), Clinton y Obama, pasando por todos los gobernantes en activo y en turno de espera (como Temer, Macri, Peña Nieto, Santos). Del mismo modo que no se puede esperar de una administración autoritaria que revise de oficio o a instancia de parte sus actos, tampoco podemos esperar que los tribunales de las falsas democracias burguesas e incluso instituciones internacionales como el Tribunal Penal Internacional, creadas en un mundo unipolar, vayan a sentar en el banquillo a quienes velan por la ley y el orden imperial.

    Respecto de la crisis humanitaria que se intenta crear en Venezuela, sobre la que nos informa agudamente Tocororo, les quiero revelar que llevo varios días sobresaltado debido a que en los informativos de TVE1 ponen imágenes todos los días de los subsaharianos que intentan saltar la valla y sortear las concertinas por la frontera entre España y Marruecos en Ceuta y Melilla. Al tratarse de imágenes violentas y de africanos parecidos a los afroamericanos venezolanos, se produce una respuesta refleja en mi cerebro: “¡ya estalló la crisis humanitaria en venezuela!”. Sin embargo, al comprobar que se trata una vez más del problema doméstico de la inmigración ilegal, mi mente se relaja (a diferencia de la de muchos españoles, que ven en la entrada de cientos de pobres desesperados, con la intención de dejarse explotar en los trabajos que no queremos los españoles, la mayor de las amenazas, frente a los crápulas especuladores financieros, que vuelan en primera clase en un mundo sin fronteras). En este caso ningún medio se pregunta por lo que ocurre en las naciones de origen ni quienes son los culpables. Tampoco por ejemplo de que miles de libaneses intenten salvar la vida huyendo de las condiciones de vida creadas por las falsas guerras humanitarias, cuando antes de la invasión de los escuadrones de la muerte imperiales Libia no tenía emigración sino que era receptora de inmigrantes (entre ellos técnicos cualificados cubanos).

    Mientras en Africa se ha creado una crisis humanitaria irresoluble, como resultado de las políticas imperiales en la zona, políticas de rapiña y de absoluta indiferencia ante la bomba de relojería que representa la explosión demográfica, lo que está ocurriendo en Venezuela es algo perfectamente calculado y programado por la tiranía imperial y sus peones escuálidos para que los problemas económicos y demográficos en el patio trasero no encuentren nunca una solución satisfactoria a través de políticas de emancipación y políticas sociales, que es lo que tantas veces Maduro ha reivindicado como solución al problema de las migraciones hacia el Norte poderoso y opulento. Como en el caso de Afganistán, Irak, Libia y Siria, pretenden acabar con los gobiernos nacionalistas, que velan por todos sus ciudadanos, interviniendo y creando crisis humanitarias en el mayor de los caos, para que nunca más vuelva a intentarse un proceso de emancipación. Acabar con gobernantes como Gadafi no era suficiente. También había que acabar con los derechos adquiridos por los libios gracias a sus políticas.

    Cuando de lo que se trata es de destruir una sociedad y arrebatarle sus riquezas, no basta con asesinar a sus líderes. Tienes que destruir todo lo creado y, a ser posible, que no te hagan responsable de ello. El ejército mercenario yihadista está siendo el encargado de hacer el trabajo sucio en una nación en que los ciudadanos gozaban de sanidad y educación gratuitas, ayudas de todo tipo y un envidiable nivel de vida. No sólo eso, el motivo principal de la invasión fue que Gadafi decidió ser Chávez en Africa invitando a otros gobiernos africanos a conectarse gratis a un satélite que iba a lanzar y a beneficiarse de una moneda que iba a crear. Ahora, desde Libia, el ejército mercenario yihadista tiene la misión de destruir y generar el caos en todos los territorios que puedan crear algún problema al primer mundo. Si no fuera suficiente, habría que inocular guerras y enfermedades (como el ébola, derrotada por los médicos cubanos, lo que dio paso a las desesperadas políticas de la zanahoria de Obama, para acabar con el socialismo internacionalista cubano), pero todo esto será muy aséptico si los medios de persuasión de la tiranía hacen bien su trabajo. En cambio, sobre Venezuela hay que colocar todos los focos e inventar crisis humanitarias en las fronteras para que la fruta, madurada en las cámaras de gas de falsimedia, caiga por su propio pesos y cualquier acción de los enemigos, por violenta que sea, se convierta automáticamente en humanitaria, sin que importe mucho el resultado final, el coste que la operación tendría para el pueblo venezolano. La tiranía siempre encontraría algún chivo expiatorio. De momento, ya tienen un culpable: las políticas bolivarianas, que cometieron el error de sacar del limbo jurídico a millones de venezolanos para dotarlos de derechos y de la condición de seres humanos dignos.

  10. Pingback: Por #Lula, #Cristina, #Correa y #Maduro | La Borra de Abuela

  11. Pingback: Por Lula, Cristina, Correa y Maduro. | HAVANA INSIDE

  12. Pingback: Por Lula, Cristina, Correa y Maduro |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.