Johny, el de mi barrio. Por Michael Vázquez Montes de Oca


Johny, el de mi Barrio, ha escuchado, porque él no lee el periódico salvo la página deportiva, no ve la televisión del país y mucho menos los noticieros, que un número indeterminado de personas quieren la elección directa del Presidente  y otros cargos importantes. Aunque solo se entera de algunas cosas por el llamado Paquete y los comentarios de vecinos tan ilustrados como él, se le ocurrió enseguida una idea brillante; ¿ Por qué no podría él postularse y hacerse millonario con el dinero que obtendría de la campaña electoral y el que robaría después de los programas de gobierno no realizados ? . Y ahí empezaron las dificultades.
Como no pertenece al Partido pensó en afiliarse pero como esto es a partir de méritos políticos y sociales que tenga el candidato tendría que empezar por hacerlos y a su edad y comodidad esto le sería muy difícil, pero, además, ¿cómo sería la presentación de la candidatura para la elección directa ? ¿Serian varios candidatos o uno solo? ¿Si son varios los candidatos se pondrían a competir unos con otros? ¿Quién seleccionaría los candidatos ? ¿Y si fuera un solo candidato, para que haría falta la elección directa si ya saldría de todas formas?
Ya a Johny, que no estaba muy acostumbrado a pensar sino solo como vivir sin hacer nada le empezó a doler la cabeza, pero se le ocurrió la idea salvadora. Si por el Partido oficial no podía postularse por falta de historia y méritos lo que correspondía era formar su propio
Partido Y ESO SÍ LO PODÍA HACER porque socios no le faltaban en el Barrio, a los que había hecho muchos servicios y esos a su vez tenían otros socios en el Barrio que a su vez habían hecho muchos servicios a otros SOCIOS que a su vez tenían socios en otros Barrios con los que se podía hacer una cadena de SOCIOS que llegaran a todo el país, pero, ¿ y el dinero para los gastos de campaña, propaganda y compra futura de votos?. Bueno, habría que recaudarlo por el convencimiento o a la
cañona, extorsionando, prometiendo favores y puestos en el futuro gobierno o robando, incluso antes de llegar al Gobierno.
Ahora, ya teniendo el dinero tenía que cuidar que no se le acabara porque había que pagarle a los socios de los socios de los socios que querían su tajada por los NUEVOS SERVICIOS PRESTADOS. Había que aumentar la recaudación y ya no quedaban muchas posibilidades a no ser el juego ilegal , las drogas o la prostitución pero esto podía llevarlo a la cárcel si no gastaba el dinero en sobornos que harían que el nuevo dinero también se le acabara. Por otra parte, los gastos de publicidad eran muchos porque había que llenar la ciudad y los pueblos con su foto, que era verdad que se vendía sola porque en realidad para eso él era bonito y simpático, el buena gente, el que le caía bien a casi todos, tan bonito y simpático que no le hacía falta divulgar un programa político que además no tenía. Pero bueno, esto no importaba tampoco porque podía hacer miles de promesas que después no cumpliría. El asunto era llegar a la Presidencia y mantenerse hasta que pudiera robar todo lo necesario para hacerse millonario y repartir entre los SOCIOS que lo habían llevado hasta donde estaba, permitiéndoles además todos los negocios  limpios o sucios que se les ocurrieran sin interferir porque algunos de ellos eran violentos y podían cobrarle el pellejo.
Llegado a este punto, le surgió otra preocupación. ¿ Qué haría mientras tanto el pueblo, sobre todo los del pueblo que no eran sus socios?. Habria que reprimirlos por lo que le haría falta formar una
Policía y un Ejército que reprimiera, es decir, que repartiera palos y torturas y, si era necesario, asesinara. Como nadie se iba a quedar con los brazos cruzados la represión provocaría insurreccion y la insurreccion  más represión en otra cadena sin fin.
Ante este otro dilema le empezó a doler la cabeza de nuevo hasta que se le ocurrió otra idea salvadora ¿Para qué estaban entonces los nuevos ricos que se habían creado en el propio país, los ricos en otros países y, al final los ricos entre los más ricos o sea el gobierno norteamericano y sus aliados con sus poderosas armas y ejércitos? Ellos serían los que lo ayudarían en la represión final,
no importa la sangre que costara porque esta era barata en comparación con las riquezas saqueadas y, entonces, se acordó, del montón de saqueadores que habían sido arrastrados por las calles o colgados de un farol cuando la ira popular iba hasta el límite y llegó a la sabia conclusión.
Mejor seguía en el Barrio, viviendo a costa de los SOCIOS, del juego, el robo de poca monta, la especulación, el llamado desvió de recursos, la explotación de las mujeres y los niños, la droga al detalle, tomando alcohol en la esquina sin pasar tanto trabajo, inventando lo inventable, viviendo al día y quizás así lograra seguir así muchos años más, ante la indiferencia no fuera  a ser que llegar a Presidente por la nueva politiquería le costara su vacía cabeza.
Mejor dejarle ese camino a los experimentados (o candidatos a serlos) camajanes de la política, nuevos y viejos, de manera solapada, hipócrita o abiertamente, que al estilo Trump y sus compinches
sobran en la corrompida política mundial y, en particular en la politiquería latinoamericana salvo muy contadas y honrosas excepciones.
Septiembre del 2018

 

 

3 pensamientos en “Johny, el de mi barrio. Por Michael Vázquez Montes de Oca

  1. Genial, buenísimo Michael Vázquez Montes de Oca, pedazo de pedagogía.
    Johny cogió su fusil, pero no para matar canallas, sino para los que hemos leído este post reventarnos de la risa y de pena por ese Johny. Dále Johny, tómate un tableta de aspirina, o mejor dicho, un paquete entero, ayy qué dolor….

  2. ,´´ Mejor seguía en el Barrio, viviendo a costa de los SOCIOS, del juego, el robo de poca monta, la especulación, el llamado desvió de recursos, la explotación de las mujeres y los niños, la droga al detalle, tomando alcohol en la esquina sin pasar tanto trabajo, inventando lo inventable, viviendo al día y quizás así lograra seguir así muchos años más, ante la indiferencia no fuera a ser que llegar a Presidente por la nueva politiquería le costara su vacía cabeza.´´ Johny el bananero, con o sin tus sueños de presidente, a ti, hay que irte arriba y extinguirte por escoria, por lumpen, por antisocial en cualquier sistema, hasta en de las repúblicas bananeras, Abajo Johny y sus socios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.