Brasil: Frente Amplio Antifascista. Por Ángel Guerra Cabrera


La abrumadora victoria del nazi Jair Bolsonaro en la primera vuelta de las elecciones brasileñas no debe ser subestimada. Brasil es la octava potencia mundial, con posición geopolítica de primer orden en América del Sur. Bolsonaro, descaradamente chovinista, misógino, racista, homófobo, proyanqui, prosionista, detesta los valores democráticos.  Es la continuación del golpe de Estado contra la democracia, iniciado mucho antes del golpe parlamentario que tiró a Dilma con una extraña movilización de masas y una campaña mediática internacional que dibujó al PT como el único partido corrupto del país. Campaña salida del Departamento de Justicia estadounidense, promotor del caso Odebretch y las miserables delaciones retribuídas.

Bolsonaro no es un hecho local. Se inscribe en una corriente mundial de ascenso del fascismo, que tuvo su primera expresión rotunda en la elección de Donald Trump, a quién casi nadie tomó en serio, igual que al ex militar hasta hace unos meses.  Lo mismo ocurrió con Hitler. Esta corriente eslabona hoy a Trump, Le Pen, Salvini, Orban y, por supuesto, Netanyahu, entre otros. Está creando una internacional con articuladores como Steve Bannon, ex jefe de campaña del hoy inquilino de la Casa Blanca, y generosos donadores como los hermanos Koch, grandes entusiastas de Bolsonaro. Aunque no sean abiertamente fascistas, Duque, Macri y Piñera son fanáticos neoliberales y en un eventual triunfo de Bolsonaro el 28 de octubre, constituirían un peligroso polo reaccionario en América del Sur.

El capitalismo ha sufrido importantes mutaciones desde 1933. Pero hay constantes que mantiene y hasta se agudizan. De la misma manera que la crisis del capitalismo decimonónico liberal condujo a la Gran Depresión del 29 y al fascismo, aunque también la primera llevó a la Revolución Bolchevique y la segunda reforzó las opciones socialistas, la crisis del capitalismo neoliberal ha evidenciado la incapacidad de la democracia representativa y su sistema de partidos para procesar las grandes insatisfacciones que crea.  Ello hace que los de abajo anhelen soluciones alternativas a las de ese modelo y los de arriba constaten que ya no les alcanza para seguir controlando a las víctimas del sistema de explotación.  El neoliberalismo y la democracia de millonarios han sido incapaces siquiera de lograr crecimiento económico y grandes potenciadores de flagelos capitalistas como el desempleo, el analfabetismo, la falta de acceso a la cultura y la educación, a la vivienda, las continuas guerras, el cambio climático y verdaderos genocidios en nombre del combate a las drogas o al terrorismo.

La alternativa puede venir, en dependencia de una serie de factores, de victorias populares como la de AMLO en México; Evo Morales, en Bolivia o Chávez y ahora Maduro en Venezuela. Pero también llegar al extremo de amenazar en Brasil con el ascenso al poder del fascismo más crudo personificado en Bolsonaro. Por supuesto, la mayoría de los que votaron por el ex militar, no sabe lo que es el neoliberalismo, menos el fascismo, ni sospecha sus consecuencias. Muchos de ellos fueron beneficiados y catapultados a la clase media por los programas sociales de Lula. Comenzaron a disponer de más bienes materiales y de inéditas oportunidades de ascenso social pero no se realizó con ellos el trabajo de formación cultural y política que les permitiera comprender por qué y con qué fin estuvieron privados antes de esos beneficios y por qué recién los habían podido recibir ahora.  Los regímenes fascistas clásicos, históricamente han sido aupados por minorías de activistas que movilizaron a mayorías insatisfechas e indignadas, con frecuencia incultas políticamente, a las que la izquierda no fue capaz de ganar para una auténtica transformación social. En una encuesta realizada en favelas sobre el programa Bolsa Familia en los meses anteriores al golpe parlamentario contra Dilma, el mayor porcentaje de encuestadas contestó estar muy satisfecho porque Dios se los había proporcionado.  

La votación alcanzada por Bolsonaro en la primera vuelta de las elecciones, no puede menos que asombrar. El ex capitán con sus 49 276 990 sufragios estuvo a un tris de alcanzar la victoria definitiva.  Así habría evitado comparecer en el segundo turno, donde pese a la ventaja de 17 934 005 que le sacó a Fernando Hadad, candidato apoyado por Lula, corre el riesgo de ser derrotado por un esfuerzo gigantesco, ya en marcha, de gran parte de la izquierda y las fuerzas democráticas y progresistas brasileñas.

Pero esa votación de Haddad habla de un gran esfuerzo movilizativo, del Partido de los Trabajadores  para llevar hasta allí a un candidato que no tenía ni un mes de proclamado. Fue cuando un Lula preso injustamente y sin pruebas y político más popular de Brasil punteaba en las encuestas y el Tribunal Supremo le prohibió competir electoralmente.

¡El fascismo no pasará!

Twitter:@aguerraguerra

10 pensamientos en “Brasil: Frente Amplio Antifascista. Por Ángel Guerra Cabrera

  1. Pingback: Brasil: Frente Amplio Antifascista. | Foro Contra la Guerra Imperialista y la OTAN

  2. la diferencia grande que veo cuando se compara a trump con bolsonaro es que el primero no ganó el voto popular y me parece que es bueno recordarlo: trump salió por la estructura del sistema eleccionario en estados unidos que propicia que en contadas ocasiones -como la de él- sea elegido un presidente sin mayoría de voto popular, sin haber ganado en las urnas… no es el caso de bolsonaro… por otro lado -siendo un don nadie para cuestionar la opinión de ángel guerra cabrera- no creo que “la mayoría de los que votaron por el ex militar, no sabe lo que es el neoliberalismo, menos el fascismo, ni sospecha sus consecuencias.”… yo pienso que sí saben lo que es el neoliberalismo pues los estado donde dominó bolsonaro son los estados más ricos… las personas de mejor nivel de vida votaron por él y es bueno recordar que los pobres, los más necesitados, no van a las urnas en gran porciento porque son analfabetos o semianalfabetos, tienen urgencias de vida que los agobian y ocupan más que ir a votar, están metidos en un mundo de pobreza extrema rodeado de violencia -hace poco leí que brasil superó a méxico en homicidios en lo que va de año-, droga, delincuencia… los pobres viven en la incultura y para ejercer el voto y sobre todo, analizar los candidatos y medir una consecuencia nacional, hay que tener cierto nivel educativo elemental… además, bolsonaro a apelado a los bajos instintos, y los bajos instintos como la misoginia, la homofobia o la ideología extrema no entienden de clases sociales…

  3. Es bueno este post como resumen de una situación global y la aclaración que hace Camarero es cierta, el fenómeno es complejo y esta bueno pensarlo y repensarlo entre todos. Hay una realidad dentro del PT, se cometió corrupción por parte de muchos integrantes del partido, y la bandera de la burguesía, donde la corrupción es endémica, ha hecho taladrar el cerebro de muchos, poniéndose como ejemplo de pulcritud, por tanto hay una dosis también “antipetista” y utilizada por un supuesto “outsider” de los partidos del establishment (el PT con su lucha logro establecerse como uno de los partidos importantes del Brasil). La burguesía rica que maneja el poder, no tiene escrúpulo, ni principios, para aliarse con quien garantice su permanencia, así también sucedió con Hitler al principio.
    Ojala que la movilización de todas las fuerzas antifascistas sean suficiente. Hoy recorre una encuesta que subió las preferencias de Bolsonaro a un 58%, para colmo lleva en su nombre la palabra “Messias”, que desgracia.
    Saludos

  4. Pingback: Brasil: Frente Amplio Antifascista. | ONG AFRICANDO SOLIDARIDAD CON AFRICA

  5. Estaba esperando un articulo semejante, no otra cosa puede esperarse del autor. Yo no se hasta donde puede llegar la ceguera intelectual humana, este sitio siempre a favor de las peores causas. Es lamentable.

  6. Lo verdaderamente lamentable Romulo betancorto, es tu sombrilla, que no llega ni a presencia, en este sitio. Estoy seguro que Iroel te ha permitido tu fratulencia de comentario porque es casi hasta didáctico, “como pasar a spam en un abrir y cerrar de ojeras”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.