Seamos otra vez aquel peñasco de profundidad incalculable que giraba sin plan en pos de aquel milagro. Por José Luis Fariñas


Hermanos II

Fariñas, El que lleva luz, creyón graso, colección Orta, 2006

Nuestras palabras sagradas siguieron su curso
hacia otros mundos, desiertos rojos que la geometría
desconoce y que levantan sus cielos de agua durmiente
golpeándose al despegar en busca del roce
de nuestros pies helados.
¿Y ese sonido escarlata en el ventanal?
¿Qué significa? ¿Que revela?
Vamos de una vez por siempre, hermanos,
¡vámonos quedándonos!, aunque sea
sin volver el rostro, y seamos otra vez
aquel peñasco de profundidad incalculable
que giraba sin plan en pos de aquel milagro,
de aquel punto de fuga naciente
por donde el sol besa todavía
la ribera oculta de este diluvio de almas.
Acuarelas de José Luis Fariñas (con pie de imagen) y poemas de su libro Demasiada niebla

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.