Francia nunca ha sido tan rica con tantos pobres. Por Patricia Pérez


Los he visto cerrando el paso en las rotondas, peleando contra las medidas de Macrón y contra el frío invernal de 2 o 3 grados y hasta menos, bloqueando las salidas de las autopistas (que ahora hacen pagar más caros sus servicios) o echándole leña al fuego que calienta sus cabañas de poca fortuna para recabar sus derechos frente a zonas comerciales donde exhibe indolente su ganancia el capital monopolista.

Sigue leyendo