Culpabilidad en “Inocencia”. Por Iroel Sánchez


No creo decir nada nuevo si afirmo que la película cubana Inocencia, dirigida por el cineasta Alejandro Gi,l tiene algunas culpas. Entre ellas la de demostrar que al público cubano le siguen motivando los temas históricos, siempre que se traten con la inteligencia, la belleza y la originalidad que logren conmover, aun cuando aborden hechos que escuchamos relatar desde nuestra niñez. En este caso, el fusilamiento de ocho estudiantes de medicina cubanos por el colonialismo español en un juicio amañado a partir de motivaciones y presiones políticas.


Pero también, a partir de ese suceso tan conocido en Cuba, la película aporta referencias poco difundidas y lo hace desde un enfoque muy enriquecedor. En particular, el paralelismo con que cuenta las actitudes de los representantes de dos instituciones religiosas ante el mismo hecho: un sacerdote de la Iglesia católica que llama a aceptar sumisamente la muerte injusta, y de otro lado los integrantes de la sociedad secreta Abakuá que se lanzan -semidesnudos y muy mal armados- al rescate de los jóvenes inmolados.
El papel en esos acontecimientos de los Abakuá -una sociedad fraternal surgida entre los negros traídos a Cuba como esclavos desde África que ha sufrido a lo largo de la historia discriminaciones y malinterpretaciones diversas – ha sido muchas veces soslayado, incluso el escritor Heriberto Feraudy llamó la atención sobre cómo nuestra prensa no ha mencionado este pasaje entre los aportes de la película.
Como cita Feraudy al final de su artículo, fue el Che el primer dirigente de la Revolución en referirse a este hecho, cuando en el discurso por 90 aniversario del crimen contra los estudiantes afirmó

Y no sólo se cobró en esos días la sangre de los estudiantes fusilados. Como noticia intrascendente, que aún durante nuestros días queda bastante relegada, porque no tenía importancia para nadie, figura en las actas el hallazgo de cinco cadáveres de negros muertos a bayonetazos y tiros. Pero de que había suficiente fuerza en el pueblo, de que no se podía matar impunemente, dan testimonio el que también hubiera algunos heridos por parte de la canalla española de la época.”

Frente a la injusticia siempre hay dos caminos, rebeldía o sumisión. El primero, aun cuando no siempre ha sido inmediatamente exitoso, es el que a la larga nos ha permitido sobrevivir como pueblo. El cine cubano lo ha reflejado en no pocas ocasiones y ahora que nuevamente lo hace y logra, con la emoción del arte verdadero, conmovernos, es bueno que se diga y se aplauda, junto a todos los méritos de un filme que ha logrado llevar a los cines a cubanos y cubanas para mirarse en su historia. Y que jamás vuelva a relegarse el papel de esos que escogieron la culpabilidad de enfrentarse “a bayonetazos y tiros” para impedir la muerte de ocho inocentes.
(La Jiribilla)

9 pensamientos en “Culpabilidad en “Inocencia”. Por Iroel Sánchez

  1. Iroel, será posible disponer de alguna documentación sobre ese hecho muy relegado al olvido del intento de miembros de la hermandad Abakuá? lloré juntoa estudiantes de ciencias médicas cuando veíamos la película.

  2. Pingback: Culpabilidad en “Inocencia”. | argencuba

  3. Excelente Iroel, no sabía de este hecho como me imagino un gran porcentaje de la población cubana

  4. Pingback: Culpabilidad en “Inocencia”. Por Iroel Sánchez | jagell42

  5. La actitud de esos Abakuá fue algo dentro de lo humanamente posible porque aunque los grupos religiosos de origen africano son considerados primitivos en su practica muestran un mayor respeto por la vida y la dignidad humana que las grandes religiones monoteístas del mundo.
    La razón para ese gesto heroico se origina por ser movimientos religiosos de base que responden a lo que sucede en su comunidad sin pedir permiso a nadie pues no tienen una cúpula o elite lider que los controle y manipule por conveniencias o
    con la supuesta obediencia divina.
    Y algo curioso, si algunos mal los critican porque en sus rituales suelen sacrificar animales, rechazan totalmente las matanzas de seres humanos aceptadas por las religiones “civilizadas” y que nadie critica.
    Por pura curiosidad, España se disculpo por el crimen ?

  6. Como en el caso de Willy Toledo, con la ejecución de ocho inocentes estudiantes de medicina se pretendió inocular el miedo entre la población de la isla, sobre todo entre aquellos que, por su condición social elevada, podían convertirse en líderes de opinión y cabecillas de un proceso independentista en ebullición.

    Por irrelevantes que fueran los hechos juzgados y falsa la autoría en la mayor parte de los estudiantes fusilados, el cuerpo de voluntarios necesitaba sangre con el fin de infundir miedo extremo. Tanto el juez como el fiscal mostraron su desacuerdo y solo las amenazas de aquel cuerpo ejercieron la presión necesaria para que el tribunal dictara tan injusta sentencia.

    Hoy es una táctica de guerra utilizada habitualmente, inclusive en las “guerras humanitarias”. A menudo se hace de forma indiscriminada y contra los grupos más vulnerables: escuelas, hospitales, para que el miedo sea paralizante. Con razón USA ni ha firmado la declaración de derechos del niño ni esta sujeta a la CPI, pero ello no le afea el honor de ser la nación que más vela por la “democracia” y los “derechos humanos”.

    El papel de la iglesia católica siempre estuvo a la altura de lo que se esperaba de ella, en perfecta sintonía la cruz con la espada. Por cierto, me gustaría saber si la reivindicación de la paz y la negociación por parte del papa Francisco en el caso de Nicaragua también la ha hecho extensiva a Venezuela, en situación más dramática y piedra angular para la liberación e integración de América Latina o, por el contrario, el estado del Vaticano ha preferido reconocer al “títere diabólico” (en palabras del hermano Nicolás Maduro). Yo sé que los casos de pederastia lo tienen muy ocupado, pero, si ha tenido tiempo de reclamar la paz para la pequeña nación de centroamerica, qué le impidió hacerla extensiva a Venezuela?

    Sobre la sociedad fraternal afro Abakua, Antonio ha apuntado aspectos distintivos a resaltar en relación con la católica. No cabe duda de que la historia contemporánea la han escrito cronistas de sociedades esclavistas como la inglesa, norteamericana, francesa, holandesa y española, hasta el punto de que no se podría concebir la revolución industrial e imperialismo en Gran Bretaña y el auge de USA como potencia sin la contribucion de este flagelo.

    Iroel se queja con razón del pobre papel en la película del apoyo prestado por la sociedad fraternal, pero la historia está repleta de agravios, como en el caso de la revolución de los esclavos en Haiti, la fundación de una república y la declaración de los derechos del hombre a comienzos del siglo XIX y la decisiva ayuda que prestó a Miranda y Bolívar el presidente Petion para la liberación de la patria grande respecto del imperio español, que es lo que ahora esta en juego de nuevo: la verdadera y definitiva liberación del imperialismo yanqui.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.