¿Por qué hay que culpar a Cuba de los fracasos de EE.UU. en Venezuela? Por Iroel Sánchez


Durante la Guerra Fría, el gobierno estadounidense esgrimió la amenaza soviética para justificar su intervencionismo en Latinoamérica, y hasta alguna lógica tenía porque, a pesar de que las intervenciones estadounidenses al Sur de sus fronteras son muy anteriores a la existencia de la URSS. En recursos energéticos, territorio, población y poderío militar la Unión Soviética era un rival cuyas magnitudes facilitaban la tarea de convertirla en el “gran enemigo de la democracia en las Américas”.

Al interior de los Estados Unidos, el mismo pretexto sirvió para el más feroz anticomunismo que alcanzó sus cuotas más altas en los años cincuenta del Siglo XX con las persecuciones macartistas tan bien testimoniadas por la dramaturga Lilian Helman en su libro Scoundrel Time.

La Unión Soviética desapareció, y desde Estados Unidos se proclamó el fin de la historia, el añorado triunfo del capitalismo había llegado.  En América Latina, se anunció que la Revolución cubana tenía sus horas contadas, pero no fue suficiente, hubo que recrudecer el bloqueo económico, imponer nuevas sanciones como las establecidas en la leyes Helms Burton y Torricelli y aun así no lograron su derrumbe. Peor todavía, el nuevo siglo trajo la palabra socialismo de regreso en varios países latinoamericanos y una alianza entre ellos -la ALBA- cuyo centro pasaba por el petróleo venezolano y los servicios de salud y educación cubanos. Millones de latinoamericanos y caribeños humildes abandonaron el analfabetismo, la ceguera y la precariedad energética gracias a ello.

Desde que a inicios del Siglo XXI se hizo visible la orientación socialista del gobierno bolivariano en Venezuela, los intentos de retomar el control de los importantes recursos energéticos venezolanos no han cesado, tanto desde Estados Unidos como desde la oligarquía local que se le subordina. Primero, intentando derrocar el gobierno de Hugo Chávez, incluyendo el golpe militar, y luego de su fallecimiento, con el incremento de la guerra económica contra la continuidad de su proyecto político encarnada por Nicolás Maduro y la unión cívico-militar que Chávez construyó. La unión cívico militar venezolana marca la diferencia con el fracaso de otros procesos donde golpes militares o parlamentarios alentados desde Washington han tenido resultado exitoso. A pesar de los constantes y abiertos llamados efectuados por figuras del gobierno estadounidense para que los militares venezolanos derroquen el gobierno bolivariano, las sanciones de Washington a varios de ellos y las amenazas contra quienes permanezcan leales, las Fuerzas Armadas han continuado en una postura fiel al gobierno de Nicolás Maduro.

La búsqueda del aislamiento internacional de Venezuela, con gobiernos latinoamericanos y europeos seguidores de Estados Unidos reconociendo a un “presidente encargado” por Washington, tampoco ha tenido los resultados esperados, y el intento de provocar una insurrección a partir de la introducción de una politizada “ayuda humanitaria” y un muy mediático concierto fronterizo, se volvió contra sus promotores al revelarse hasta por la prensa hegemónica capitalista las mentiras que lo acompañaron.

¿Qué les ha quedado entonces en su arsenal a quienes desde Estados Unidos insisten en el derrocamiento del gobierno venezolano? Siguiendo la misma ruta empleada con Cuba después del fracaso de la invasión de Bahía de Cochinos, el incremento del sabotaje abierto como ha ocurrido con el ciberataque al sistema eléctrico que tuvo sin luz y agua a la mayoría de los venezolanos durante cinco días, y la propaganda de guerra que convierta en causa el efecto de las agresiones económicas norteamericanas en la calidad de vida del pueblo norteamericano.

En esa propaganda de guerra Estados Unidos necesita un culpable para explicar al mundo el fracaso de tantos y continuados esfuerzos que, si bien comenzaron en su última etapa cuando Barack Obama declaró a Venezuela “amenaza inusual y extraordinaria” a la seguridad nacional estadounidense, han abandonado toda máscara y se han hecho absolutamente explícitos después de la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. Al parecer, los halcones de la Guerra Fría como Elliot Abrams – a  quien Washington ha puesto al frente de su estrategia antivenezolana- no han encontrado idea más original que resucitar la “injerencia comunista” que enarbolaron hace más de treinta años para aislar a la Revolución cubana y justificar el papel de la CIA y el State Department tras las dictaduras militares y la ola de asesinos y torturadores que, formados en la tristemente recordada Escuela de las Américas, asolaron la región. Se apoyan así en el discurso antisocialista con que Donald Trump -elogioso visitante de Vietnam y amable interlocutor de Kim Jong-Un- intenta desacreditar el ascenso de políticos exitosos que se definen socialistas en el congreso de EE.UU., como Bernie Sanders y Alexandria Ocasio Cortéz.

Allí es donde entran en acción los peregrinos cuentos de la “injerencia cubana” en Venezuela, porque según la prensa hegemónica es Cuba, y no Estados Unidos, la que tiene intereses económicos tras su posición sobre el país suramericano, son los “más de veinte mil agentes cubanos” los que sostienen a Maduro, aunque no se haya podido mostrar una sola prueba de ello y la cifra coincida con la cantidad de trabajadores de la salud que desde hace más de una década han mejorado la vida de millones de venezolanos, muchos de los cuales nunca antes habían visto un médico. El último aporte de esta guerra propagandística es la “investigación” sin pruebas de The New York Times, según la cual los médicos cubanos en Venezuela estarían haciendo lo que los “sargentos políticos” hacían en la Cuba que Washington apoyó antes de 1959: buscar votos a cambio de servicios de salud, práctica desterrada para siempre por la Revolución y bien conocida por muchos de quienes en Miami llevan sesenta años tratando de derrocarla.

Cuba no es la URSS, y ni militar ni económicamente puede significar amenaza alguna para nadie. Tampoco el gobierno cubano es como el de Estados Unidos, que tiene un largo historial de guerras basadas en mentiras para apoderarse de recursos energéticos en todo el planeta, menos aún sus embajadas -como sí sucede con las estadounidenses- han estado detrás de golpes de estado en algún país latinoamericano. Pero con esta estrategia mentirosa Washington suministra una hoja de parra a quienes viven igualando agresores y agredidos, bloqueados y bloqueadores, víctimas y victimarios… el pretexto ideal para los falsos valientes que les permite colocarse en un lado o en otro según se desarrollan los hechos. Desde Talleyrand hasta Lenin (Gorbachov) Moreno los que comienzan diciendo “ni con este ni con aquel”, terminan alineados ya sabemos con quiénes, esos mismos a los que The New York Times representa tan bien: los poderosos que no tienen el menor interés en que haya médicos para los pobres ni dinero en otros bolsillos que no sean los suyos.

(Al Mayadeen)

13 pensamientos en “¿Por qué hay que culpar a Cuba de los fracasos de EE.UU. en Venezuela? Por Iroel Sánchez

  1. Segun el “librito democrático” a todo pueblo que lucha por su verdadero desarrollo lo primero en aplicarle es la definición de satélite de alguien como en su momento tambien Cuba “seria” un satélite de la Union Sovietica.
    Con esa nada inofensiva coletilla de satélites se pretende despojar a los procesos sociales de su originalidad y motivación ideológica y hacer aceptable para al resto del mundo la injerencia de los Estados Unidos y compinches y la aplicación de sus políticas de terror contra los pueblos disfrazándolas como cruzadas por la libertad y la democracia.
    También se buscaria “potabilizar” el terrorismo politico-económico estadounidense para el consumo de los pueblos del sistema democratico occidental, engañar esos pueblos, porque como se ha hecho una costumbre el terror debera ser aplicado por todos los gobiernos democraticos lacayos del sistema.
    Con ese enfoque la lucha de Venezuela se despoja de toda motivación ideológica y solo se trataría de un grupo usurpador del poder impuesto por los cubanos para conseguir petróleo gratis. Asi de simple lo pintan y aunque sea una soberana tontería, algunos gobernantes se aprovechan para conseguir méritos y ventajas a su paso por el mando y mas si en un futuro pueden necesitar un exilio seguro para no responder por lo que han robado a sus pueblos.

  2. Pingback: ¿Por qué hay que culpar a #Cuba de los fracasos de #EE.UU. en #Venezuela? | argencuba

  3. Responsabilizar al personal médico cubano del triunfo electoral de Maduro en Venezuela es poco consistente y sabemos que forma parte de la estrategia de cambio de régimen en Cuba. Sin embargo, lo censurable en este caso no es la ayuda prestada a la víctima en su resolución de emanciparse de su verdugo tradicional y, con sus recursos, alcanzar las más altas cotas de desarrollo humano y hacer realidad el sueño integrador de Bolívar.

    Cuba ha hecho en todo momento lo correcto en Venezuela de acuerdo con el derecho internacional y los más altos ideales en materia de cooperación internacional y defensa de los derechos humanos. Si ello ha servido para fortalecer al chavismo y debilitar al genocida imperialismo yanqui, debería ser motivo de felicitación desde el convencimiento de que América Latina avanza en la buena dirección.

    Si tuviéramos que identificar a los grandes culpables de lo que ocurre en Venezuela, habría que empezar diciendo que todo cambió desde el momento en que un nuevo proyecto al servicio de las mayorías humildes (buena parte de ellas en situación de exclusión social y jurídica) derrotó a los partidos de la oligarquía y del imperio que, turnándose en el poder, habían logrado crear una falsa apariencia de democracia, como en el resto de América Latina y del mundo capitalista.

    Fue a partir de ese momento y, sobre todo, de la comprensible permanencia en el poder del chavismo ( por representar al 95% de la sociedad y demostrarlo con sus políticas) que Venezuela mereció el calificativo de dictadura y el chavismo de populismo, como ocurriera sin excepción en el Ecuador de Correa, el Brasil de Lula o la Bolivia de Evo Morales.

    La narrativa de la desestabilización en Venezuela, Ecuador, Nicaragua, Honduras, Bolivia, Brasil, Argentina o Paraguay tuvo siempre el mismo origen: la conquista del poder por un partido que no estaba bajo el control de las oligarquías nativas y del imperio y dispuesto a gobernar al servicio de las mayorías sociales, a convertir en democracias reales a las falsas democracias burguesas o plutocracias.

    Conscientes la oligarquía y el imperio de que bajo esas reglas de juego, con un partido comprometido con las mayorías censales y dispuesto a hacer políticas transformadoras, no había nada que hacer, no les quedaba otra opción que utilizar toda la artillería mediática para que la semántica hiciera su trabajo destructivo llamando dictadura al mismo régimen que calificaban de democrático antes, por el hecho de que el pueblo no se limitaba a votar a los peones de la oligarquía y porque se le tenía en cuenta, y asegurando que se atentaba contra las libertades, como la de expresión por el hecho de que no controlaban todos los medios importantes como en el resto del mundo capitalista.

    Como la manipulación de la opinión pública no fue suficiente, volviendo a ganar en las urnas, pasaron a la guerra económica y a las guarimbas, esperando el momento de una “guerra humanitaria”, que es en lo que están ahora con todo tipo de sabotajes y embargos.

    Yo creo que, a la pregunta del tirano: ” quién es espartaco?”, todo pueblo digno de América Latina debe responder sin titubeos: “yo soy espartaco!” convencidos de que probablemente no habrá otra oportunidad de emancipación como esta, en la que hay que conseguir máxima unidad civico-militar y protegerse de las falsas banderas que buscan la división interna, como las de trasfondo socialdemócrata, que ensayaron con Falcón, aprovechando el desgaste, y que ahora resurgen bajo formatos nuevos como “marea socialista” y mentiras que intentan crear división interna inventando grupos dentro del chavismo y acusándolo de corrupción y de ser responsable de problemas como los apagones por deficiencias en la red, por más evidentes que sean las pruebas de que son continuos sabotajes.

  4. “los poderosos que no tienen el menor interés en que haya médicos para los pobres ni dinero en otros bolsillos que no sean los suyos.”
    Este será siempre ese “tantito asi” que un alunado con metralleta y selva nos dejó como legado para entender este Mundo.
    Saludos

  5. La pregunta deberia ser ¿Por qué hay que culpar a Cuba de los fracasos en Venezuela?
    -Le ha sacado a Venezuela hasta el ultimo centavo.
    -Ha utilizado los recursos del pueblo venezolano para apuntalar a un gobierno parasito,ineficiente y que mantiene al pueblo cubano bajo un sistema economico totalmente ineficiente.
    -Ahora en estos momentos en Venezuela mueren mas personas por falta de alimentos, medicinas y enfermedades que en cuanquier otro gobierno anterior.
    -Ahora en Venezuela la recesion es tan grande, la crisis es tan gigantesca que el dinero venezolano no sirve para comprar nada. Estan usando el dolar porque tienen la inflacion MAS GRANDE DEL MUNDO.
    -La economia es un desastre.
    -La violacion de los derechos humanos es un practica diaria y en aumento.
    Estados Unidos no ha fracasado en Venezuela. El que ha fracasado ha sido el des- gobierno de Venezuela por haber seguido ese modelo llamado socialismo del siglo XXI. El gobierno cubano embarco al gobierno y al pueblo de Venezuela. Los venezolanos No sabian lo que tenian antes hasta que vieron el desastre que tienen.
    Por cierto como se dice en el articulo: La URSS no existe.
    No se menciona que:
    La ALBA no existe.
    Del socialismo del siglo XXI apenas queda el nombre.
    Ver como esta ahora Venezuela seria inimaginable dos decadas atras.
    Con relacion a los RUSOS. Este pais es tan o mas imperialista que USA. O creen que los rusos estan en Venezuela para jugar a las casitas y ayudarlos?
    NO , no estan para ayudar nada!. Estan para lo mismo, para coger y coger todo lo que puedan de esa riqueza que tiene el noble pueblo venezolano. Quieren asegurar sus inversiones de miles de millones $$$
    La diferencia entre los rusos y los Americanos esta en que los RUSOS no piensan mucho. Cuando hay que sacar los tanques, se sacan como hicieron en Ucrania y no les importa lo que diga el mundo. Los Americanos son mas suaves (a veces) pero no los provoquen porque tienen muy Buenos musculos tambien y a veces se cansan de los payasos que arruinan a sus pueblos y al mundo.

  6. Pingback: ¿Por qué hay que culpar a Cuba de los fracasos de EE.UU. en Venezuela? | mitimaes

  7. Pingback: ¿Por qué culpar a Cuba de los fracasos de EE.UU. en Venezuela? |

  8. Señor James:
    Diga mejor: por que hay que culpar a USA de los problemas que vive hoy Venezuela y, por extensión el resto del mundo? Muy sencillo: porque cada día vive más a costa del superávit y hasta del los recursos críticos que se generan fuera de sus fronteras, recurriendo a la extorsión y la guerra cuando hace falta, y porque como contraprestación (cuando la hay) entrega de sutilidades de la economía de guerra, de la enfermedad, el agronegocio, finanzas basura etc.

    Como lo veo muy amigo de USA y hasta puede que viva allí, le recomiendo que vea el documental de Michael Moore sobre Trump y reflexione sobre lo que estan haciendovesos criminales con lis habitantes yanquis de Flink, ya que eso mismo estan haciendo con usted en el terreno de la información: envenenarle y desestructurarle el cerebro, que es p puede ser mucho más grave que el envenenamiento con plomo ya que puede convertirle en colaborador necesario de los asesinos en serie de su nación que juegan con la salud, la seguridad, el medio ambiente, la educación de todos los yanquis y quienes vivimos fuera de esa nación donde gobierna el crimen organizado.

  9. Señor SIN-PERMISO
    Vamos a ir por parte:
    Que tiene que ver el superavit y los recursos “criticos” con el desastfre economico en Venezuela?
    Por que habla solo de USA y no de Rusia. Cual es la diferencia?
    Por que no puedo se amigo de Los Estados Unidos de America ? Que quiere que sea amigo de los RUSOS?
    En USA se puede ver y leer y creer en lo que se quiera.
    A mi Trump NO me simpatiza como a muchos millones de personas como tampoco me simpatiza PUTIN , ni MADURO,ni KIM JON UN ni mingun dictador.
    Trump no es un dictador y tendra como todos los presidentes en USA de un termino mas si es que sale otra vez. Despues se tiene que ir para su casa.
    El documental que menciona, es un ejemplo de la DEMOCRACIA en USA.
    Usted se contradice . Me habla de un documental que habla en contra de Trump y esta diciendo que en USA envenenan el cerebro. Usted cree que soy tonto? En los paises que hay libertad, las personas tienen opciones de informacion.
    Creo que usted no esta informado. De que crimen organizado usted habla? Por favor si no vive en USA como va a decir eso,? Creo que es usted el que debe leer mas sobre noticias que no esten en el GRANMA.
    Espero que la proxima vez escriba por que son Buenos los RUSOS.Sino preguntele al pueblo Ucraniano y a muchos otros a los que invadio el imperialismo Ruso.Ellos te daran la respuesta. Un articulo sobre esto seria muy interesante.

  10. El amigo Forta no es muy fuerte en el análisis. ¿El “desastre” en Venezuela es ajeno al bloqueo financiero de Estados Unidos, al sabotaje, al terrorismo y la violencia que Washington ha estimulado y ejecutado?
    Claro que tiene derecho a ser amigo de EUA, el torturador de Guantánamo, el asesino de millones iraqíes y lo dejo ahí para ser breve.
    Como en USA se puede ver y leer a cualquiera no entiendo por qué Noam Chomsky es un total desconocido allí.
    ¿No será que se pude criticar a Trump pero no al sistema que lo coloca en la Casa Blanca?

  11. Señor James:

    No se enfade por lo que le dije sobre su situación mental y las consecuencias. El neoliberalismo surgió en la dictadura de Pinochet, donde no existía la posibilidad de optar por una alternativa de poder y así debe ser para que el pueblo, despojado de cada día más derechos, no sea capaz de rebelarse con éxito. Lo que ocurre es que se ha sustituido la represión militar por el pensamiento único de un oligopolio mediático a nivel planetario, del que usted es una víctima más por envenenamiento masivo de su cerebro, no con plomo, sino con las mentiras de falsimedia, que causan más daño.

    Dice que no ve la relación de la apropiación del superávit por parte de USA y la situación de Venezuela. Y no creo que sea un problema de miopía ni envenenamiento con plomo sino resultado de la manipulación letal de su mente ya que Venezuela es la primera potencia mundial en petróleo y de las primeras en gas, oro, agua y otros recursos. En este caso es peor todavía que apropiarse del superávit imponiendo a las naciones dependientes (como España, resto de la UE y todas las naciones del tercer mundo dependientes) el deber de comprar sofisticados armamentos a las poderosas corporaciones yanquis que los fabrican, a sabiendas de que nunca tendrán que utilizarlos ya que nadie va a cuestionar la hegemonía sobre ellas de la superpotencia, que succiona el superavit de esas naciones a través del presupuesto público. Lo de Venezuela es peor: la típica política de rapiña de recursos por las buenas o por la vía militar.

    James tampoco ve diferencias entre el imperialismo de rapiña y genocida de USA y el papel que juegan a nivel internacional Rusia y China, dos naciones que respetan el derecho internacional y la soberanía de los pueblos, a los que no generan desutilidades sino todo lo contrario.

    Para que Trump no fuera un dictador se requeriría que USA no fuera una dictadura, pero lo es, aunque existan dos grandes partidos y medios de comunicación privados, ya que son las mismas grandes corporaciones, que se han apropiado del poder político y funcionan bajo las tesis del crimen organizado, las que financian a ambos partidos y no permitirán jamás que ninguno de los candidatos (incluido Sanders, que no lo hará por propia iniciativa) ponga en riesgo sus abusivos y lucrativos intereses. Mi afirmación es de perogrullo y tan vieja como las democracias burguesas. Ya lo decía Rousseau del pueblo ingles.

    Ta erróneo como llamar democrático al sistema yanqui es afirmar que promueve la libertad de expresión y respeta la voluntad de los ciudadanos. El documental de Michael Moore dice verdades como templos que nadie encontrará en el oligopolio totalitario de la oligarquía, en donde lleva la batuta el maestro Goebbels, por lo que es la mentira y no la verdad quien determina la opinión mayoritaria y los resultados electorales.

    Por último, le quiero aclarar que no es en la Cuba socialista donde he desarrollado mi pensamiento crítico hacia el capitalismo y hacia el imperialismo yanqui sino en la “democracia” que usted parece apreciar tanto como ignora, siendo indiferente que mi nacionalidad sea española, en lugar de yanqui.

  12. Carlos Luis …sigues esgrimiendo la misma justificacion: Echarle la culpa de todo al Imperio.Se objetivo, sabes que Venezuela paso de ser un pais donde la gente vivia con un poco mas de dignidad que ahora. La gente se va por montones(el que pueda claro) para escapar de ese desastre. No culpes a USA.
    Y otra vez no mencionas a Rusia. Tengo que recordarte todo lo que ha hecho y hace el Imperialismo sovietico y ahora ruso?
    Que paso con la invasion de Ucrania , la anexion descarada de Crimea, los ataques ciberneticos, su intervencion en Siria ? Eso no es imperialismo y anexionismo. Voy a ser breve tambien: Que hace Rusia en Venezuela? Se honesto y di : Lo mismo que USA y China proteger sus recursos y su geopolitica.

    En cuanto a VIOLENCIA , la mas grande y unica que hay es la del gobierno de Maduro contra su propio pueblo.Mira lo que dijo Bachelet (segurameente ya lo viste pero no te importa)Por cierto Bachelet es de lo que llaman de Izquierda y el video es en Naciones Unidas.
    Si quieres saber
    https://cnnespanol.cnn.com/video/bachelet-presenta-informe-derechos-humanos-venezuela-violencia-menores-onu-live/

    Parece que el amigo Carlos Luis no analisa los hechos objetivamente ni anque los mire directamente con los ojos.

    Se me olvido decir que en USA se puede, se critica , se escribe , se habla ,se publica, se oye en la TV, en el internet en cualquier medio informativo no solo la critica al presidente o cualquier funcionario, persona, institucion y lo que sea sino que tambien y con mucha fuerza al sistema politico, los problemas sociales que existen y que son por montones, la discriminacion, el acceso eficaz a la salud , entre mucho otros problemas que cualquier pais puede tener.Todos esto se hace con libertad plena y sin restricciones, ni miedo a represalias.Ni ningun partido ejemonico, ni ideologia por encima de estos derechos.

    Sin-permiso… de lo que escribe no se que decir. Es bien dificil discernir lo que escribe… es un enrredo de cosas que no se como digerirlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.