La entrega de Julian Assange. Por Enrique Amestoy


Fue entregado a la policía británica por el Presidente ecuatoriano Lenin Moreno el fundador de WikiLeaksi, ganador – entre otros – de los Premios Amnistía Internacional de los Medios Británicos en 2009, por la exposición de asesinatos extrajudiciales en Kenia con la investigación de El Llanto de la Sangre.
Sigue leyendo

 Trump: patadas de ahogado.  Ángel Guerra Cabrera


Luego de innumerables intentos fallidos de golpe de Estado contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, el gobierno de Trump actúa a la desesperada en la larga guerra contra la patria de Bolívar.  Washington  retorció otra vez principios fundamentales del derecho internacional, de la Carta de la OEA y normas internas de ese desprestigiado organismo para sentar a un representante del super títere Juan Guaidó en la silla de Venezuela. Cómo serían de graves las violaciones al derecho,  que para conseguir  una mayoría  simple de votos, Estados Unidos y sus lacayos tuvieron que aceptar una propuesta de Jamaica dando al enviado de Guaidó la categoría de “representante de la Asamblea Nacional” y no de la República Bolivariana de Venezuela como pretendían los  gobiernos  de  Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, Chile, Paraguay y Perú.  Este circo se realiza, no es casual, en un momento en que Washington ostenta la presidencia rotatoria del Consejo Permanente. La maniobra imperial fue tan burda que el corresponsal del proimperialista diario El Tiempo de Bogotá se vio obligado a reseñar perlas como estas: La decisión, en todo caso, fue duramente cuestionada por algunos países, entre ellos México y Uruguay. Para estos, una decisión semejante solo podía ser adoptada por una mayoría calificada de las dos terceras partes (24 votos) y durante una Asamblea General o Extraordinaria… órgano supremo de la organización… Así mismo, que no le correspondía al Consejo reconocer a un gobierno o desconocer a otro.  Sigue leyendo

No va más!!! Negro el once. Por Enrique Amestoy


Después de que el Parlamento Europeo votara el pasado 26 de marzo de 2019 la nueva directiva de Copyright, el colectivo Xnet[i] señaló en comunicado que “no sólo es un día negro para los derechos en la era digital, sino también para la calidad democrática de las instituciones europeas”[ii]. Sigue leyendo