Silvio. Por Teresa Melo


Crecí escuchándolo y cuando escribí mis primeros poemas quería escribir como él. Recuerdo que se rieron de mí un poquito porque en la primera entrevista de mi vida dije que él era el poeta que más me influenciaba. Un mediodía de años después, en un descanso de actividades de Feria del Libro, compartíamos con Iroel Sánchez, hermano, entonces su presidente, y hablábamos de nuestras afinidades por Silvio: de Iroel fue la idea y un año después León Estrada, Reynaldo García Blanco y yo presentábamos en La Habana la antología “Silvio: te debo esta canción”, con numerosos poemas inspirados en temas de nuestro trovador. Sigue leyendo