Silvio. Por Teresa Melo


Crecí escuchándolo y cuando escribí mis primeros poemas quería escribir como él. Recuerdo que se rieron de mí un poquito porque en la primera entrevista de mi vida dije que él era el poeta que más me influenciaba. Un mediodía de años después, en un descanso de actividades de Feria del Libro, compartíamos con Iroel Sánchez, hermano, entonces su presidente, y hablábamos de nuestras afinidades por Silvio: de Iroel fue la idea y un año después León Estrada, Reynaldo García Blanco y yo presentábamos en La Habana la antología “Silvio: te debo esta canción”, con numerosos poemas inspirados en temas de nuestro trovador.

Hoy amanecí con Silvio porque estoy a casi mil kilómetros del escenario frente a Casa de las Américas donde dio anoche su concierto 101 de gira por los barrios. Grandes amigos sí estuvieron y han compartido imágenes de su húmeda alegría. Pero quiero entregar estas de las que hizo el talentoso Gabriel Guerra Bianchini: la despiadada lluvia y el aire de tormenta también se fueron a corear las canciones. Y allí una magia de abrazo en las palabras mantuvo al público. Qué regalo de privilegio. Y en primera fila dos jóvenes más cantaron con todos: Miguel A. Díaz Canel y Bruno Rodríguez.

SILVIO CUBA: Te amaré y después… te amaré.

(Facebook de la autora)

5 pensamientos en “Silvio. Por Teresa Melo

  1. Gracias a mi querida hermana Teresa, por recordar la historia de ese libro que parimos junto a otros dos amigos poetas hace casi 20 años y también por dar testimonio desde la distancia del concierto que anoche, 26 de abril, nos tuvo empapados y felices oyendo al poeta que abrió tantas puertas y ventanas a varias generaciones de cubanos rendir tributo a la Casa que lo acogió a él y a buena parte del talento de nuestro tiempo americano. Un público mayoritariamente joven que le pidió, aun lloviendo, “El Necio” y fue complacido por quien expresó “ustedes son bravos”, por quien convocó la lluvia más fuerte con su canción “Días de agua” y cerró escampando con una “Ojalá” también reclamada que dice “ojalá que la lluvia deje de ser milagro que baja por tu cuerpo”… Y el milagro ocurrió y fue Silvio.

  2. Gracias Silvio por tanto…a más de uno nos hizo creer, que escribir versos era lo más fácil del mundo y ahí comenzamos a jugar con el ese amasijo de carne, sentimientos y palabras…tendremos que volver una y una vez a Silvio, para saber que fue bendecido con la conjunción perfecta de música y versos, él no lo sabe por eso nos sigue regalando, la espada envuelta en flor con que enfrenta su vida.
    Saludos

  3. Esta belleza de post de Teresa no puede pasar desapercibida, ni
    tampoco los vibrantes comentarios de Iroel, Mérito Cubano, Maño y gloriaalicia y para los que hemos tenido la suerte de ir creciendo y escuchar a Silvio, se comprenderá que hay personas que oyen sus voces interiores con gran claridad y actúan según lo oyen, esas personas se vuelven locas o se convierten en leyenda, como nuestro Silvio…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .