EE.UU. demuestra abiertamente el odio visceral, patológico e irracional contra un pequeño país. Por Coordinadora Francesa de Solidaridad con Cuba


El 2 de mayo de 2019, la administración del presidente Trump reactivó el capítulo III de la Ley Helms Burton, que ahora se aplica en su totalidad contra Cuba y sus socios comerciales en todo el mundo.

La Coordinadora Francesa de Solidaridad con Cuba se opone enérgicamente a la decisión, anunciada por John Bolton, encargado de la seguridad nacional, y por el Secretario de Estado Mike Pompeo, cuyo único objetivo es arrodillar a una nación que se le resiste desde hace más de medio siglo, para, como declaraba anteriormente el senador Mallory, Empujar al pueblo a la miseria y a la desesperación para que derroque a un gobierno surgido de su Revolución. Con esta decisión, Estados Unidos demuestra abiertamente el odio visceral, patológico e irracional que el mayor poder económico y militar del mundo tiene contra un pequeño país de 11 millones de habitantes. 

             Es por ello que: 

            – Condenamos en los términos más enérgicos una ley promulgada en 1996 por Bill Clinton para estrangular al pueblo cubano impidiendo que los socios extranjeros inviertan en Cuba, bajo pena de sanciones financieras para bloquear el desarrollo de la economía de la isla, y también prohibiendo al banco central cubano el acceso al dólar estadounidense. Han transcurrido 57 años desde que el pueblo cubano se ha resistido heroicamente a lo que no es más que un intento de genocidio que las Naciones Unidas condenaron nuevamente hace unos meses por una abrumadora mayoría.

            – Culpamos enérgicamente a un gobierno que se retracta de los acuerdos oficiales firmados con Cuba, que restablecían un principio de normalidad entre dos países vecinos. Hasta entonces, ningún presidente norteamericano había aplicado plenamente la Ley Helms Burton para reforzar un bloqueo que el presidente Obama había calificado de obsoleto e inoperante.

           – Estamos estigmatizando una ley que prohíbe a los ciudadanos norteamericanos viajar a Cuba, por temor, sin duda, a que se den cuenta por sí mismos de las mentiras de su administración. ¡Una prohibición que atenta contra sus derechos definidos en su propia Constitución!

          – Denunciamos con firmeza la crueldad de esta ley que restringirá el derecho de los ciudadanos cubano-americanos a visitar a sus familias en Cuba y limitará drásticamente los envíos financieros a sus familiares. Esto para satisfacer a un electorado compuesto por representantes de una derecha obstinada y revanchista y de una poderosa minoría cubano-americana nacida de la emigración que huyó de la Revolución de 1959 y que no perdió la esperanza de «recuperar» la isla para volver a esa época bendita para ellos donde, junto con las empresas imperialistas y la mafia americana, reinaban sobre el «burdel» de América.

             Gracias a la activación del título III de la Ley Helms-Burton, estos exiliados podrán solicitar a la justicia estadounidense la restitución – ¡con intereses! – de bienes confiscados o nacionalizados durante la Revolución. Ahora bien, hay que distinguir entre confiscaciones y nacionalizaciones. Los bienes confiscados pertenecían a personas condenadas por la justicia cubana y no son indemnizables. En cuanto a los bienes nacionalizados, Cuba ha propuesto desde hace tiempo una indemnización a los interesados.

            – Nos oponemos a las acusaciones escandalosas y falsas que buscan justificar el recrudecimiento del bloqueo contra Cuba con un supuesto apoyo militar de la gran isla caribeña en Venezuela. Los 20.000 cubanos presentes en este país son médicos, enfermeros, profesores. Pretender lo contrario equivale a difamación y mala fe.

             – Alertamos a la Unión Europea del peligro que representa la aplicación de esta ley para las empresas europeas por su extraterritorialidad, una decisión que, según el propio dictamen de la Comisaria europea Cecilia Malmstrom y de la Jefa de la diplomacia de la UE, Federica Mogherini, podría afectar a las relaciones entre la UE y los Estados Unidos, tendrá un impacto importante en los operadores económicos de la UE en Cuba y sólo puede conducir a una espiral innecesaria de acciones judiciales.

              – Instamos a los responsables de la UE a que se pongan en contacto con la Organización Mundial del Comercio (OMC) con otros países socios y a que utilicen todos los medios posibles para luchar contra una decisión que representa una injerencia manifiesta, contraria a la ley internacional y que es, ante todo, una negación de humanidad

               – Por último, nos sorprende, y el término es débil, que los Estados Unidos, que se proclaman la mayor democracia del mundo, hagan tan poco caso de la soberanía del pueblo cubano, cuando este pueblo acaba de adoptar una nueva Constitución, ¡tras un largo debate democrático de varios meses, lo que es un ejemplo sin precedentes en nuestras «democracias modernas»! 

                                                                     Coordinación francesa de solidaridad con Cuba

 

 Miembros de la Coordinación: ACCA, actionpopulaire-reunion, ARAC Cuba Solidarité, Ardennes Cuba, CERCLE BOLIVARIEN PARIS, Collectif entre Amis Malakoff,  COORDINATION COMMUNISTE 62, Cuba Coopération, Cuba Linda, Fédération du Pas-de-Calais du PCF, France Amérique Latine FAL, France Cuba, Le Grand Soir, les Amis de Cuba  17, MJCF, MRAP, PCF -Relations internationales, PRCF, Solidarité Bolivarienne, UL CGT d’Arras, Montpellier Cuba solidarité

La Coordinación de Solidaridad con Cuba, fundada en 2016, tiene como objetivos:

– el fin del bloqueo contra Cuba perpetrado por los Estados Unidos desde hace más de 50 años

– la restitución de la base naval de Guatánamo a Cuba

– el cese de la financiación por parte de los Estados Unidos de los grupos   antirrevolucionarios anticubanos

la indemnización de los Estados Unidos por los daños causados por el bloqueo desde 1962

5 pensamientos en “EE.UU. demuestra abiertamente el odio visceral, patológico e irracional contra un pequeño país. Por Coordinadora Francesa de Solidaridad con Cuba

  1. Pingback: EE.UU. demuestra abiertamente el odio visceral, patológico e irracional contra un pequeño país | La Vacuna de Cuba

  2. Comparto que es un odio visceral e inclusive patológico, ya que la mentalidad burguesa es la psicopatología más grave y devastadora que sufre la humanidad (por su extraordinario poder adictivo como modalidad de juego patológico que utiliza a las personas y los recursos planetarios para hacer de la acumulación una fuente de placer inagotable), pero calificarlo de irracional significa desconocer u ocultar la profunda animadversión que existe entre ambos modelos, cuya coexistencia pacífica siempre fue descartada por el sistema que es plenamente consciente de su inferioridad, al estar basado en la explotación del hombre por el hombre y no perseguir otro objetivo que la acumulación patológica de riqueza, sin importar el coste en vidas humanas e infelicidad de nuestra especie.

    Al capitalismo no le ha quedado otra opción que hacer uso de la fuerza, de la manipulación ideológica y la extorsión económica como estrategia de supervivencia. Inclusive con la aplicación del capitulo III de la Ley Helms Burton, cuando el imperio genocida ha agotado todo su arsenal de guerra no convencional, el socialismo cubano seguirá garantizando a sus ciudadanos los derechos humanos básicos bajo unas reglas de convivencia humanistas y solidarias con los más desamparados del mundo capitalista. Intentemos imaginar por un momento cómo sería hoy Cuba y el mundo si el socialismo hubiera podido poner en práctica desde sus orígenes un experimento no contaminado por el injerencismo de su mortal enemigo.

    Tampoco creo que ayude a la causa cubana adherirse a las tesis del paradigma dominante, tan falaz como lo fue el geocentrismo en la Edad Media y que reconocen a los sistemas liberales como ejemplos de democracia tanto a nivel de la convivencia interna de los estados como de la convivencia entre estos. Como todos sabemos, los acuerdos firmados con Obama no fueron de “normalidad”, como sugiere el manifiesto, sino un cambio de estrategia para acelerar el cambio de régimen en Cuba. No esperemos la filantropía de un sistema condenado a formar parte del basurero de la Historia. Los sistemas liberales son incompatibles con la democracia por estar al servicio de los intereses de una clase hegemónica, ultraminoritaria en términos censales y dispuesta a sacrificarlo todo con tal de cumplir sus objetivos. Por ello, nada les molesta más que los sistemas políticos donde las mayorías sociales no están representadas por sus partidos lacayos, única forma de que una minoría tan irrelevante en términos censales pueda jugar bajo reglas aparentemente democráticas. En el caso de Cuba, la crítica va dirigida contra su sistema social de clase única y su modelo económico socialista, pero en el caso de Venezuela, Bolivia y Nicaragua es por el “simple hecho” de que las mayorías humildes han canalizado su representación política a través de partidos no controlados por el sistema turnista burgués.

    Cualquier manifiesto de apoyo a Cuba debe merecer nuestro agradecimiento pero creo que estamos profundamente equivocados si pensamos que va a ser posible alguna vez la coexistencia pacífica entre el capitalismo y el socialismo, y lo estamos más todavía si albergamos alguna esperanza para el género humano sin tomar conciencia de que el capitalismo nos está llevando al borde del precipicio y que no conoce ni los frenos de emergencia ni la marcha atrás. Como carece de autocontrol el sistema, por el hecho de que no lo hay en la mente adictiva de los plutócratas, estamos condenados de antemano a padecer nuevamente graves desastres cíclicos, que podrán ser las clásicas guerras sistémicas (y probablemente las últimas, si se usa armamento nuclear) o puede que se adelantes devastadoras catástrofes ambientales.

    Esto es lo que los ciudadanos del mundo debemos tener en cuenta a la hora de enjuiciar el problema cubano, en cuyo caso lo veríamos más bien como el antítodo a la cicuta que cada día ingerimos al dejarnos seducir por la mentalidad del síndrome psicológico más grave que sufre la humanidad contemporánea y más devastador, no precisamente para quienes necesitan tratamiento psicológico por la ludopatía que padecen sino para sus víctimas: el resto de los mortales. Disponemos de los mayores avances científicos y tecnológicos, pero sólo bajo las reglas sociales y culturales del socialismo la humanidad logrará poner al hombre y sus aspiraciones en el centro de su devenir histórico, buscando la mayor armonía posible con un entorno enormemente frágil y de recursos limitados.

  3. Pingback: Red News (Español) | Protestation

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.