No es tan fácil Mr. Trump. Por Ángel Guerra Cabrera


Los operadores del presidente Donald Trump quieren acabar pronto con los gobiernos revolucionarios y progresistas de América Latina y el Caribe y hablan descaradamente de la vigencia de la Doctrina Monroe. Pero el paso de los meses ha puesto a pensar por lo menos a su jefe que la tarea no es tan fácil. Lo hizo expresar su frustración por el fracaso del plan relámpago del asesor de seguridad nacional John Bolton para derrocar al presidente Nicolas Maduro y lo ha conducido a aburrirse del tema para concentrarse en la irresponsable política contra Irán, la del propio Bolton, de Pompeo y del yernísimo Jared Kushner. Hicieron creer a Trump que conseguirían quebrar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para que, al menos, un sector militar tumbara a Maduro, tal vez con una ayudadita de tropas especiales yanquis. Después de eso, pensaban, el gobierno cubano caería como ficha de dominó y el sandinismo en Nicaragua no duraría un suspiro. Helo a continuación.

Han transcurrido seis meses desde que Bolton anunciara en Miami sanciones contra Cuba, Venezuela y Nicaragua, a los que denominó la “troika de la tiranía” (1-11-2018). Añadió que Estados Unidos esperaba ver caer “cada sórdido triángulo del terror” en La Habana, en Caracas y en Managua.

En marzo pasado, hinchado por los desorbitados elogios prodigados por Bolsonaro en su visita a la Casa Blanca, Trump proclamó triunfalmente la llegada del “crepúsculo del socialismo”. Meses más tarde, Bolton, de nuevo en la ciudad floridana, cuando celebraba a los integrantes de la brigada mercenaria de la CIA derrotada 58 años antes en Playa Girón por el pueblo cubano, a la que con su mendacidad habitual inventaba batallas y hechos heroicos solo ocurridos en su afiebrada imaginación, anunció nuevas sanciones contra Cuba y los otros dos miembros de la “troika”. En aquel momento, eras tales los aires marciales despertados por la compañía de los freedom fighters de Bahía de Cochinos y por sus propias y delirantes mentiras que hicieron exclamar al super halcón: Cuba, Venezuela y Nicaragua están empezando a desmoronarse. En ese discurso dio a conocer la suspensión de las exenciones al título III de la ilegal e inmoral ley Helms-Burton decretadas cada seis meses desde 1996 por el presidente Clinton y sus sucesores y por el propio Trump hasta el anuncio de Bolton. Ello, claro, no libera a Clinton de su responsabilidad histórica en la aprobación de una norma que codificaba todas las leyes del bloqueo, concebido desde su inicio, hace casi 60 años, como cínicamente escribió entonces el subsecretario de Estado Lester Mallory: La mayoría de los cubanos apoya a Castro… El único modo efectivo para hacerle perder el apoyo interno(al gobierno) es provocar el desengaño y el desaliento mediante la insatisfacción económica y la penuria… Hay que poner en práctica rápidamente todos los medios posibles para debilitar la vida económica… negándole a Cuba dinero y suministros con el fin de disminuir los salarios nominales y reales, con el objetivo de provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno.

Las sucesivas exenciones al mencionado título I obedecieron a un acuerdo con la Unión Europea y Canadá, que habían puesto pleito a Estados Unidos en un tribunal de la OMC por la posible aplicación que pudiera hacer de esa sección de la ley. Sus inversiones en Cuba podían resultar muy perjudicadas al abrirse la posibilidad de que antiguos dueños de propiedades nacionalizadas por la Revolución Cubana pudieran reclamar compensaciones a quienes se beneficiaran de ellas, como puede ser el caso de los inversionistas en la isla. Existe, además otra razón fundamental, la agresiva extraterritorialidad de la norma y, por tanto, el precedente que podía sentar.

Pero como es sabido, a Estados Unidos, que nunca fue muy dado a respetar el derecho internacional, en la actualidad le importa un bledo. Trump ha roto tratados y acuerdos sin inmutarse, incluso tan delicados como el Acuerdo de París para el cambio climático o el tratado de misiles de alcance corto y medio con Rusia. El caso del bloqueo a Cuba es paradigmático de un atropello sin igual a la ley internacional pues como acaba de comentar el canciller ruso Serguei Lavrov en conferencia de prensa con su par cubano Bruno Rodríguez, solo dos países en el mundo votan en la ONU a favor de la medida de fuerza. Lo peor para Washington es que pese a todo el daño que hace el bloqueo a la economía y a los cubanos no ha logrado ni logrará doblegarlos, como tampoco a los venezolanos. Hay que ver cómo Cuba y Venezuela, cada una en su circunstancia, están dando la pelea por salir adelante. Es una de las razones por las que el autoproclamado títere de títeres se ha desinflado de tal forma que, contrariamente a todo lo que prometió a sus partidarios, ha tenido que aceptar las pláticas en Oslo para un arreglo político en Venezuela. Pero, cuidado, la potencia del norte nunca aceptará países independientes en su patio trasero.

Twitter:@aguerraguerra

8 pensamientos en “No es tan fácil Mr. Trump. Por Ángel Guerra Cabrera

  1. Desde la mentalidad imperialista de la superpotencia yanqui, el nuevo orden mundial y el derecho internacional que nació de las cenizas de la II Guerra Mundial fue al mismo tiempo su particular forma de entender y regular el que acabaría siendo un maquiavélico sistema neocolonial. Inclusive el modelo de guerra fría con el campo socialista respondía a las necesidades y expectativas del complejo industrial militar, que permitió a USA fortalecer su poderío militar sobre el “mundo libre”, con más de 800 bases militares, que velaban por sus intereses neocoloniales, y a aquel convertirse en un más que lucrativo mecanismo de apropiación de buena parte del superávit que se generaba fuera y dentro de la superpotencia.

    Tan pronto el nuevo orden mundial y el derecho internacional que lo regulaba dejó de interesarle, como, desde la visión imperialista, era un orden y derecho internos, optó por cambiarlo de forma unilateral. Es el caso de la OMC, cuya férrea normativa ha saltado por los aires tan pronto le ha convenido a USA con su particular política arancelaria violatoria del derecho internacional. Lo mismo haría con el FMI y el BM tan pronto le conviniera. De igual modo, ha saltado por los aires la relación de la superpotencia con lo que considera sus estados satélites al violar la Carta de la ONU en todo lo relacionado con la soberanía de los pueblos y el derecho a la autodeterminación. Sólo desde una lógica imperialista, que considera al resto del mundo su patio trasero, se puede entender su injerencismo en Cuba y Venezuela.

  2. Trump, bolsonaro, le pen, viktor orban, liga norte, vox, etc, etc como miles de san jorge, todos contra el dragon del populismo izquierdizante, con su carga enajenante y antinacional.

  3. Pingback: It’s Not That Easy Mr. Trump | Resumen LatinoAmericano English

  4. Pingback: Red News (Español) | Protestation

  5. Pingback: Sanciones, trumpismo e hipocresía imperial (I). |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.