Sanciones, trumpismo e hipocresía imperial (I). Ángel Guerra Cabrera


Las ilegales e inmorales sanciones comerciales contra México que muy probablemente entren en vigor el 10 de junio, liquidarían también toda posibilidad de aprobación, por ahora, del Tratado de Libre Comercio. Estados Unidos, siempre agresivo y arrogante, con el arribo a la Casa Blanca de Trump y su pandilla de maleantes ha llevado esa característica al paroxismo al reducir su política exterior, en violación del derecho internacional, a casi únicamente la amenaza del uso de la fuerza y a las sanciones.  Desesperado ante el evidente ascenso de China, Rusia, India y el número creciente de países que no están dispuestos a acatar sus órdenes, unido a su relativo retraso tecnológico y productividad declinante, el círculo supremacista en torno a Trump actúa cada vez de forma más enloquecida. El obsesivo afán reeleccionista del presidente, casi única motivación de su conducta, además de los negocios, coincide con los objetivos de los supremacistas, más que todo porque abona a las expectativas de los ultras y fanáticos votantes de Trump. Ergo, todo lo que apoye a Netanyahu y acose a Irán. Sigue leyendo

Bullying literario. Por Teresa Melo


Así como hace años hablé de los “cubanólogos” que no sabía en qué kilómetro del mar entre Cuba y Estados Unidos se graduaban, para sentirse los únicos autorizados a hablar de los que vivimos en la Isla, me sorprende hoy no saber en cuál kilómetro del mismo recorrido está la escuela de letras que gradúa a tanto crítico literario, sin haber estudiado jamás e incluso sin saber nada de literatura. Más penoso, por cierto, cuando sí saben.
Es curioso que faltando pocas semanas para el Congreso de la Uneac los “críticos” ¿estudien y denigren? ahora el poema de Miguel Barnet “La política”, publicado en el periódico Granma, como lo hicieron antes con el texto “Empujando un país”. Sigue leyendo

¿Obedece más Huawei al gobierno chino que Google al norteamericano?… y otras preguntas prohibidas (+ video). Por José Manzaneda


La prensa corporativa nos informa sobre los 18 cargos que presentará el gobierno de EEUU contra Julian Assange (1). Sin escándalo. Ni condenas a la “violación de la libertad de prensa” que supone la persecución y caza del periodista que informó al mundo de los crímenes del ejército estadounidense.

Pero sí es un “acto de hostigamiento al periodismo” que, en La Habana, la policía interrogue –no detenga ni encarcele- a una periodista pagada por el gobierno de EEUU (2). Sigue leyendo