“El coco” en cuatro patas. Por Paula Hass


Sí, ese mismo, “el coco” de asustar a los niños, que ciertos adultos convierten alegremente en “la bruja de la escoba”, o “la garra siniestra”, o “el hombre del saco”, o “la mano peluda”, o cualquier otra
aberración que garantice la obediencia de los díscolos chiquillos.

Sigue leyendo